www.onemagazine.es
Así viví como gastador de la Academia de Infantería la celebración del Corpus Christi en Toledo

Así viví como gastador de la Academia de Infantería la celebración del Corpus Christi en Toledo

Uno de los mayores beneficios de ser gastador de la Compañía de Caballeros Alféreces Cadetes fue la oportunidad de vivir en primera persona la que sin duda es la procesión más arraigada en Toledo.

En mayo de 1979, como cada año, la Academia de Infantería de Toledo se preparaba para participar en una de las celebraciones más multitudinarias, tradicionales y fervorosas de la ciudad: la procesión del Corpus Christi.

Una de las ventajas de ser gastador de la Compañía de Caballeros Alféreces Cadetes fue la oportunidad de vivir en primera persona esta procesión porque, siguiendo la tradición, la escuadra de gastadores escoltaríamos la custodia con la Sagrada Forma acompañándola a su lado durante todo su recorrido.

El ambiente

Corpus Christi

Cuando llegamos aquel 14 de junio a las inmediaciones de la catedral, con la antelación necesaria antes del inicio de la procesión, lo que más me sorprendió fue la expectación de la multitud que ya llenaba las calles del centro de Toledo. Otro elemento novedoso, por desconocido para mí entonces, fue el toldo continuo que recorría las calles, a modo de palio o de parasol, junto con las colgaduras de los balcones, adornados con ramas entretejidas y colchas o paramentos. Pero el recuerdo que se mantiene más vivo en mi memoria es el del olor que saturaba el ambiente, que sería del romero que alfombraba el suelo, al que después se sumaría el del incienso.

Estas explicaciones son sólo un pálido reflejo de lo vivido y resultan insuficientes para transmitir los recuerdos del que sigue siendo, para mí, uno de los días más singulares de mi vida.

La custodia

En realidad, se compone de dos custodias, ambas de estilo gótico: la primera la mandó construir la Reina Isabel la Católica con la parte que correspondía a la Corona del primer oro que trajo Colón de América; en esta custodia, de unos 60 cm de altura, se emplearon 17 kilos de oro.

Tiempo después, el cardenal Cisneros –regente de Castilla a la muerte de la reina-, encargó una custodia más grande que albergara a la anterior. El orfebre que la construyó fue Enrique de Arfe y tardó siete años en la tarea (1515-1523). Mide unos 3 metros de altura, pesa unos 200 kg -de plata, 183; de oro, 18-, y su coste final fue de 15.000.000 de maravedíes, importe que habría permitido comprar, en aquel tiempo, un rebaño de 7.500 vacas. A este continente, que pretende seguir honrando el contenido de la Sagrada Forma, a esta joya del arte español del XVI íbamos a dar escolta inmediata los gastadores.

Los honores militares

Aquel día del Corpus de 1979, la custodia salió por la puerta Llana del lateral derecho de la Catedral y allí, conforme mandaban los reglamentos entonces en vigor, la Compañía de Alféreces, con la bandera de la Academia, los gastadores, la Banda y la Música, todos descubiertos con la gorra de plato a la espalda, rendimos al Santísimo los honores militares exclusivos: adoptar la posición de 'rindan armas', que era poner la rodilla derecha en el suelo, e inclinar los fusiles. Mientras, sonaba el máximo honor con la interpretación del Himno Nacional.

La procesión

Corpus Christi

Una vez acabados los honores militares, la custodia comenzó su recorrido. Los gastadores dábamos escolta colocados tres en cada lado y el cabo detrás. El resto de la procesión estaba formada por una gran sucesión de corporaciones ataviadas con sus ropajes de diferentes colores con sus veneras y golillas que recordaban siglos anteriores. Así, desfilando a paso lento, al ritmo de la custodia, fue discurriendo toda la procesión. De vez en cuando, el cabo –hoy general- mandaba cambiar el fusil de hombro.

A lo largo de todo el recorrido, en las calles y en los balcones no cabía un alma; estaban saturados de gente que contemplaba y adoraba la custodia en silencio. En el ambiente había silencio, expectación, respeto, olor a incienso… todo se mezclaba para hacer de aquella mañana soleada una experiencia irrepetible.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (3)    No(0)

¿Qué opinas? (Login)
Normas de uso
  • Esta es la opinión de los internautas, no de Onemagazine
  • No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
  • La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.
  • Tu dirección de email no será publicada.
  • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.