www.onemagazine.es
Cinco amenazas que pueden acabar con el turismo
Ampliar

Cinco amenazas que pueden acabar con el turismo

África y los movimientos de desconexión respecto a la UE serán dos de los principales desafíos. El número de turistas aumentó casi un 10% respecto al año anterior. La mayoría de visitantes extranjeros son británicos, casi 18 millones el pasado ejercicio

La llegada del verano volverá a anunciar buenas noticias para varios entornos, sobre todo aquellos que guardan relación directa con el sector turístico español, ámbito que no deja de superar sus métricas, año tras año. En el ejercicio del pasado 2016, los datos batieron todos los récords logrando un número de visitantes que superó los 75,3 millones, una cifra que representa un incremento del 9,9% respecto al año anterior, en base a los datos ofrecidos por el Ministerio de Energía, Turismo y Agenda Digital.

Se trata por tanto de un incremento respecto a las previsiones que vaticinaron la patronal Exceltur (74 millones) y la Organización Mundial del Turismo (75 millones). Además, España ingresó en torno a 77.000 millones de euros, un número que situaría el gasto medio por turista en torno a los 1.023 euros.

Esta información supone un crecimiento notable de esta actividad respecto a años anteriores, sin embargo, existen una serie de amenazas que ponen en riesgo la competitividad de este entorno. En concreto son cinco los desafíos a los que se enfrenta el sector turístico español:

  • África: Los países norafricanos representan uno los principales competidores de España a nivel turístico. Tanto España como estas regiones gozan de un excelente clima y se encuentran ubicados a poco más de tres horas de los principales aeropuertos de Europa, zonas que gozan de un mayor poder adquisitivo y de donde proviene el mayor flujo de turistas extranjeros. “La inestabilidad política y económica que ha reinado en las naciones al norte del continente vecino ha jugado a nuestro favor esta última década, sin embargo, se espera que la situación se regularice en los próximos años impactando de modo negativo sobre nuestra economía”, declara César Chiva, profesor de la Facultad de Turismo y Comercio en la Universidad Complutense de Madrid.
  • La ‘hiperconcentración’: Las costas del mar mediterráneo, las islas (Canarias y Baleares) y la Andalucía Atlántica registran casi toda la actividad turística proveniente del extranjero. “Entre los efectos negativos de la hiperconcentración resalta sobre todo la sobrepoblación de diferentes áreas y playas, lo que puede incrementar el efecto de no retorno entre los visitantes extranjeros”, concluye Chiva.
  • El carácter estacional: La gran afluencia de visitantes se concentra en épocas muy concretas del año. El clima se ha convertido en un elemento nuclear del turismo español, circunstancia por la que se explica que la tasa turística con mayor actividad se registre durante el verano. Un fenómeno que provoca una sensible dependencia del clima (cada vez menos estable) y, lo que es aún más notable, un perjuicio sobre el turismo interior.
  • Bréxit y la inestabilidad política en toda Europa: El movimiento de desconexión de Reino Unido respecto a la Unión Europea preocupa y mucho en España. Según los datos publicados por el INE, la mayoría de los turistas extranjeros son británicos, en concreto, entraron en nuestras fronteras casi 18 millones el pasado año. A este dato, se le ha de añadir el afloramiento de más movimientos de corte radical que promueven la salida de la UE en otros países de Europa. Una tesitura que lejos de favorecer las cifras de nuestro sector podrían dañarlas.
  • Las políticas de control del turismo: Mucho se ha hablado de las medidas anunciadas por Ada Colau para establecer restricciones al número de visitantes extranjeros. Así, es crucial estudiar cómo pueden afectar estas políticas y, sobre todo, buscar las fórmulas adecuadas para que estas restricciones no produzcan un efecto rebote, sino un desvío hacia otras zonas o áreas geográficas que demandan un mayor flujo de turistas

En esta tesitura es más que evidente que el sector turístico español requiere de ciertos estímulos para superar estos desafíos y seguir ocupando el trono de superpotencia turística. César Chiva, experto en turismo y comercio, propone algunas soluciones: “El turismo interior es un diamante en bruto que hay que pulir, dado que no se está vendiendo adecuadamente. Ofrecer a los visitantes extranjeros alternativas a la playa masificada, sirviéndonos de la amplia oferta de turismo cultural, gastronómico o artístico que poseemos en nuestro país es un camino prioritario para derribar algunos de estos muros, como la hiperconcentración, el carácter estacional o las políticas restrictivas”.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
Compartir en Meneame

¿Qué opinas? (Login)
Normas de uso
  • Esta es la opinión de los internautas, no de Onemagazine
  • No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
  • La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.
  • Tu dirección de email no será publicada.
  • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.