www.onemagazine.es
Las elecciones que marcarán la historia de Angola
Ampliar
(Foto: Jesús Kiteque)

Las elecciones que marcarán la historia de Angola

El 23 de agosto Angola celebrará elecciones generales y el líder del partido Movimiento Popular para la Liberación de Angola (MPLA) y presidente de la República, José Eduardo dos Santos, en el poder desde 1979, dejará su cargo tras 38 años de gobierno. El actual ministro de Defensa, Joao Lourenço, será quien sustituya a Dos Santos como líder del MPLA y es el favorito a ganar los comicios.

40 años de gobierno de Dos Santos

Los angoleños están acostumbrados a la forma de gobernar de Dos Santos, segundo presidente que ha tenido el país desde su independencia de Portugal en 1975. Sus dos primeras décadas en el poder estuvieron marcadas por la guerra civil (1975-2002), que dejó al país arruinado. Sin embargo, gracias a Dos Santos, Angola ha llegado a ser, en la actualidad, una de las economías africanas que más rápido crece.

No obstante, a pesar de su desarrollo económico, Angola es fuertemente dependiente del petróleo, lo que ha sumido al país en una grave crisis debido a la bajada de los precios del crudo en los últimos años. Por tanto, el país africano aún tiene pendiente diversificar su economía para poder seguir progresando. Además, la población es muy crítica con el hecho de que las élites en el poder se enriquezcan mediante prácticas corruptas, mientras que, aproximadamente, el 40% de los angoleños viven bajo el umbral de la pobreza.

Todo apunta a que el MPLA volverá a ganar

Dado que los partidos de la oposición están fraccionados internamente y que el MPLA obtuvo más del 70% de los votos en las elecciones de 2012, todo apunta a que, de nuevo, este partido será ganador, aunque hay algunas dudas.

Para empezar, en las elecciones de 2012, el mayor partido de la oposición, UNITA, obtuvo un 18% de los votos, casi el doble que en los comicios de 2008. Además, los partidos de la oposición consideraron que las elecciones de 2012 no fueron libres y justas, por lo que, quizá, los resultados obtenidos no se ajustaron a la realidad.

La participación en esas elecciones fue del 57%. El cambio en el liderazgo del MPLA puede animar a los angoleños a ir a las urnas para apoyar a una oposición que ha estado casi cuarenta años alejada del poder. Sin embargo, no parece factible que vayan a lograr un gran número de votos, ya que se espera que el MPLA mantenga un férreo control del desarrollo de los comicios para garantizar su éxito, por ejemplo, dificultando a la población el acceso a las urnas.

La distribución de la población, clave para la elección del presidente

Por otro lado, la edad de la población se distribuye de la siguiente manera: más del 40% de los angoleños tiene entre 0 y 14 años, un 20% entre 15 y 24 años, un 29% entre 25 y 54, y un 7% más de 55. Siendo los jóvenes los más numerosos (un 60% en total), no sería de extrañar que estos demandasen el cambio en el Gobierno para acabar con el monopolio del poder que lleva ejerciendo el MPLA desde hace décadas.

Otro factor a tener en cuenta es la distribución de la población en grupos étnicos. Los Ovimbundu, la etnia mayoritaria en el país, conforman el 37% de la población angoleña, mientras que los Kimbundu representan el 25%. Además de estas etnias, existen otros grupos, como los Bakongo (13%), con menor representación en la demografía de Angola.

El análisis de estos porcentajes puede ayudar en la predicción del futuro del país, pues los Ovimbundu formaron el partido UNITA, mientras que la base del MPLA fue construida por los Kimbundu. Asimismo, UNITA tiene el apoyo de los Bakongo, que habitan, principalmente, en el enclave de Cabinda, donde el grupo armado Frente de Liberación del Estado de Cabinda (FLEC) reclama la independencia de la zona. Igualmente, UNITA y el FLEC han acercado posturas en cuanto a las demandas de este último, tales como la propuesta de un referéndum nacional para discutir la situación del enclave. En consecuencia, si atendemos, únicamente, a estas cifras, se entiende que, por porcentaje poblacional, UNITA debería ganar más votos que el MPLA en las elecciones. No obstante, la inclinación política del resto de etnias presentes en el país es la que trazará el devenir de Angola.

Cambios políticos y, posiblemente, económicos y sociales

Tras las elecciones, Angola atravesará indudablemente un cambio a nivel político a partir de agosto, pero queda conocer si lo experimentará, también, a nivel social y económico. Se prevé que Lourenço, de trayectoria militar y muy ligado al partido, conduzca al país de una manera similar a Dos Santos, quien permanecerá activo en la política como miembro del MPLA. Además, Lourenço es uno de los pocos políticos angoleños que no ha sido acusado de corrupción.

No se descarta que el propio Lourenço se vea obligado a retirar a Isabel Dos Santos, hija del actual presidente, de su cargo en Sonangol a causa de la presión pública, que solicita que no haya dos centros de poder en el país. José Filomeno, hijo también de Dos Santos, controla el fondo soberano de inversión del país y en un principio sonó para reemplazar a su padre, aunque las críticas internas desde el partido lo impidieron.

El devenir de Angola

Aunque los resultados de las elecciones den como vencedor al MPLA, queda por ver por cuánto tiempo seguirá gobernando el país. De hecho, los factores anteriormente mencionados pueden condicionar la continuación de este partido en el poder en los próximos años.

En consecuencia, si bien todo indica que el MPLA continuará en el poder, se debe valorar la posibilidad de que, en los próximos años, el país termine abrazando un cambio político y social que lleve a la oposición a gobernar.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Desarrollo Editmaker

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.