www.onemagazine.es
Contacto: Fiat 124 Spider Lusso

Contacto: Fiat 124 Spider Lusso

En un mercado lleno, cada vez más, de automóviles convencionales, atreverse con modelos tan pasionales como este roadster llama cada vez más la atención. Si quieres saber lo que era conducir hace 30 ó 40 años, las sensaciones que significaba tener un volante entre las manos y pasar un muy buen rato, no dejes de darte una vuelta en lo nuevo de Fiat.


En breve: Descapotable de dos plazas, 4,05 m de largo, 1,74 m de ancho y 1,23 m de alto. Tiene capota de lona manual, propulsión trasera, cambio manual de seis velocidades y un motor colocado en posición delantera longitudinal. Se trata de un bloque de 1.368 cc, cuatro cilindros en línea, turbo y una potencia de 140 CV a 5.000 rpm con un par máximo de 24,5 kgm a 2.250 rpm. Este Fiat, que pesa 1.050 kg, alcanza 215 km/h y acelera de 0 a 100 en 7,5 segundos con un consumo medio de 6,6 l/100 km. Tiene 45 litros de depósito y un maletero de 140 litros. El precio de la versión Lusso es de 28.500 euros, con promoción 27.340 euros. Entregando un coche a cambio y financiando con la marca: 25.390 euros.

Una velocidad de 300 km/h sin ningún esfuerzo, unos asientos cómodos, sistema de entretenimiento a bordo, unos movimientos de carrocería apenas perceptibles, un silencio casi absoluto y un agradable charla con el pasajero. Nuestro viaje en el AVE de las siete en punto de la mañana hacia Gerona podría ser parecido a lo que se experimenta a bordo -eso sí, a 120 km/h- de cualquier vehículo actual. Cubrir largas distancias en un reducido tiempo con total confort ,seguridad, aislamiento y, por qué no, aburrimiento es algo habitual en casi todos los vehículos modernos. Fuera de esta ecuación queda el más mínimo atisbo de emoción, sensación o complicación... pero es a lo que nos están acostumbrando hoy en día prácticamente todas las marcas de automóviles. Queda claro que hoy en día mandan las familias, los largos viajes, la necesidad de mucho espacio y modelos grandes por fuera que transmitan un 'nosequé' a los que nos rodean, ya sea el vecino o nuestro compañero de carril en el atasco. Sin embargo, en el mundo siguen quedando singles, solteros o personas de cierta edad con pareja y unos hijos independizados que buscan algo diferente.

Por suerte este tren en el que viajamos se dirige hasta muy cerca de la Costa Brava, un escenario ideal para disfrutar del vehículo que vamos a poder probar. En cualquier coche convencional nos pasarían desapercibidos muchos de los increíbles paisajes de la zona, sus bonitas playas y el agradable sol combinado con un brillante cielo azul, todo aderezado por una temperatura que ronda los 22 grados. Sin embargo vamos a poder hacer el recorrido previsto a bordo de un roadster, y no uno cualquiera, sino uno de los pocos que a día de hoy todavía conservan una fórmula con décadas de historia y que, desgraciadamente, pocos fabricantes han querido conservar en nuestro tiempo. Nos referimos al Fiat 124 Spider, un biplaza que representa la antítesis de casi el 99% de los coches que puedes comprar.

Antes de comenzar debes tener en cuenta varias consideraciones. En primer lugar, a pesar de ser un Fiat italiano, este vehículo ha sido desarrollado en colaboración con la firma japonesa Mazda; de hecho el coche se fabrica en Japón, concretamente en la planta de Hiroshima. De allí sale el Mazda MX-5 junto con este Fiat, aunque entre ambos existen claras diferencias en cuanto a diseño, mecánica, detalles de equipamiento o puesta a punto del bastidor.

Otra consideración interesante es que llama la atención que un fabricante como Fiat sea capaz de ofrecer modelos tan funcionales como el Panda o el nuevo Tipo... y al mismo tiempo reserve un hueco dentro de su gama para coches tan especiales como el Fiat 500 o el 124 que protagoniza este contacto. Nuestra prueba comienza en la misma estación de Gerona, concretamente en su aparcamiento, donde a un reducido grupo de periodistas nos esperan cuatro unidades de este descapotable.

Una historia que comenzó hace medio siglo

Para entender el diseño exterior de este modelo hay que hacer un viaje en el tiempo hacia el pasado concretamente uno que nos lleva medio siglo atrás, hasta 1966. Es en ese momento de la historia cuando Fiat presenta el 124 original, modelo que vino a suceder al que fuera el primer descapotable de la marca el Fiat 1100 Spider; desde entonces la marca italiana ha contado con siete vehículos de este tipo, siendo el inmediato antecesor de nuestro protagonista de hoy el popular Barchetta. Respecto al primer 124, que estuvo la venta entre 1966 y 1980 se fabricaron nada menos que 200.000 unidades y un 80% de esa producción fue destinada al mercado estadounidense.

Para no olvidar este glorioso pasado, durante la presentación pudimos disfrutar de una de esas unidades destinadas al mercado yankee -en concreto una de las últimas, con motor 2.0 de 103 CV- y de paso apreciar las diferencias, pero al mismo tiempo saborear cómo se ha conservado el espíritu del modelo clásico en su avanzado sucesor. Por ejemplo, volviendo al tema de la estética, el nuevo Spider hace múltiples guiños a su ancestro. En primer lugar, por una sencilla cuestión de proporciones ya que hablamos de un modelo que tiene un tamaño muy ajustado de apenas cuatro metros de largo -como un Ford Fiesta- pero lo combina con una altura reducida de apenas 123 centímetros, un morro muy alargado, un puesto de conducción muy retrasado, y una distancia entre ejes bastante amplia de 2,31 m. La parte frontal también pretende ser un homenaje al coche de los años 60 de ahí que se haya apostado por unos faros redondeados, una parrilla dividida en dos zonas, un marco del parabrisas muy bajito...

Para nuestra toma de contacto tuvimos la ocasión de probar la variante de acabado más completo conocida como Lusso y que es reconocible por elementos como las llantas de aleación de 17 pulgadas, el marco del parabrisas en un tono plateado, la doble salida de escape cromada y separada... aunque luego nuestra unidad, la que ves en las imágenes, contaba con accesorios curiosos con las carcasas de los retrovisores en color plateado por 133€, un llamativo portaequipajes sobre el portón trasero -por 907 euros- o unas llamativas llantas que en principio son exclusivas del acabado Europa, una serie especial con un equipamiento específico. Este Fiat se puede escoger en ocho colores diferentes de carrocería, destacando el blanco denominado Giacchio por 950 euros -el único sin sobreprecio es el negro-. En todos los casos la capota de lona es en color negro y con accionamiento manual. Esto no es una pega ya que desde el puesto del conductor es fácil plegarla o desplegarla en apenas tres segundos, ya que tan solo hay que soltar un enganche situado en la parte superior del marco del parabrisas y echarla hacia atrás sin demasiado esfuerzo.

Un interior hecho a medida

Una vez echado un vistazo a conciencia de su exterior y tras dejar los abrigos y unos pequeños bolsos de mano el maletero -menos mal que no llevamos más equipaje porque no habría donde dejarlo en los 140 litros destinados a espacio de carga- nos subimos a bordo del Fiat. Y aquí empiezan a hacerse aún más evidentes las diferencias con cualquier coche "normal". Lo primero que llama la atención es lo bajito que se encuentra el habitáculo, aunque si el coche está descapotado cómo era nuestro caso, resulta fácil 'descender' hasta el asiento, ya que puedes emplear el marco de parabrisas como punto de apoyo para no dejarte caer de golpe hasta unas butacas situadas casi a ras del suelo. Lo siguiente en lo que te fijas es que dichos asientos resultan un poquito estrechos para personas de espalda ancha, y también sorprende lo deportiva qué es la postura de conducción ya que en todo momento se llevan las piernas muy estiradas.

Bastan unos pocos kilómetros para notar que se ha hecho un buen trabajo de aislamiento del viento cuando viajas a bordo. Sin más ayuda que las ventanillas subidas y un pequeño deflector situado entre los dos arcos de seguridad, en el habitáculo de 124 es posible viajar bastante protegido del aire, de las turbulencias y ruido hasta unos 110-120 km/h. Esto lo percibe sobre todo la persona que viajar en el asiento del copiloto, ya que puede 'hundirse' un poco más dentro del asiento y viajar aún más aislado. Con todo, el conductor es el auténtico privilegiado. El volante tiene un tacto y tamaño magníficos, la palanca de cambios está situada apenas a un palmo del volante y queda muy a mano, la visibilidad es mejor de lo esperado y frente nuestros ojos hay un bonito cuadro de mandos en el que el gran protagonista es el cuentarevoluciones situado en posición central. Un poco más a la derecha, dónde en otros coches se desplazaría la consola central, aquí si apenas tienes tres ruedas circulares para manejar la climatización y una pantalla de 7 pulgadas colocada en la parte superior y que se gobierna desde el conjunto de mandos situados entre los dos asientos delanteros. Queda claro que uno de los puntos fuertes de este coche es la ergonomía, ya que todo lo que necesitas manejar está muy bien colocado y además no se emplea un excesivo número de botones.

La calidad en general resultado muy buena, además recurre en este acabado superior a una tapicería de cuero que se puede elegir en dos tonos y que viene de serie. La que llevaba nuestra unidad en tono marrón claro queda de maravilla porque además va a juego con partes del salpicadero. Otros aspectos que denotan el cariño con el que está fabricado este modelo son el tacto de todos los botones, el manejo preciso de las salidas de las salidas de aire, el tacto de las palancas del volante, lo bien que encaja la capota cuando la cierras -para conseguirlo, las ventanillas bajan unos milímetros al abrir y cerrar las puertas que, por cierto, tienen un sonido contundente-... Tan solo mejoraríamos un par de detalles, en primer lugar el aspecto un poco sencillo del plafón de luces y el segundo el plástico y tamaño un poquito reducido de los parasoles. A pesar de que el habitáculo es reducido, hay varios huecos donde dejar objetos, por ejemplo la consola con tapa situada en la parte posterior de los asientos o los huecos que hay en las puertas.

140 CV: no necesitarás más para divertirte

Desde el principio el 124 se está revelando como un vehículo especial, pero esto no es nada comparado con lo que sucede cuando arrancas el motor. En esta versión Lusso si lo deseas no necesitas la clásica llave, sino que se pulsa un botón ubicado a la derecha del volante -forma parte de un pack, por 1.000 euros-. El pequeño motor 1.4 sobrealimentado con turbo ofrece un rendimiento excepcional. Este modelo se queda en apenas 1.050 kg, y eso ayuda a que la cifra de 140 CV, que no parece muy impresionante, cunda muchisimo; el cuatro cilindros tiene una respuesta magnífica, constante y lineal, desde bajas revoluciones hasta el punto de que se enmascara bastante su carácter de propulsor sobrealimentado. En todo momento tienes la sensación de que no necesitas más potencia para disfrutar de una conducción, incluso deportiva. Además se nota que se ha trabajado el sistema de escape, ya que su sonido es siempre muy sugerente y da gusto escucharlo cuando circulamos con la capota quitada. Otra de las ventajas que apreciamos durante nuestra prueba es que esta mecánica es capaz de ofrecer siempre un consumo razonable lo cual significa que estaremos gastando entre 7 y 8 litros en un uso normal e incluso rápido.

La conducción de este modelo es todo el experiencia desde el primer instante. En un coche así se puede hablar de los conceptos clásicos en cuanto a estabilidad, eficacia, confort, sencillez de manejo... Está el intangible de las sensaciones, que en un roadster así llegan por todas partes. Por ejemplo el hecho de ir sentado en un puesto de conducción tan retrasado da la sensación de que estás controlando un vehículo con un morro enorme; un morro que, por cierto, es capaz de obedecer sin ningún problema todo lo que tú le mandas desde el volante. Nuestra ruta se desarrolló en buena parte por una carretera conocida como la de las 1.000 curvas y desde luego parecía el lugar propicio para que esté Fiat mostrará lo mejor de sí. Esta carretera forma parte de la historia del Fiat 124 spider. El modelo original de 1966 venció el Rallye Costa Brava de 1972 que se disputó por la conocida "carretera de las 1.000 curvas" conducido por Raffaele Pinto y Luigi Macaluso. Incluso en una conducción alegre no se percibe ningún tipo de reacción extraña, no existe apenas subviraje y la carrocería balancea muy poquito en las curvas, todo ello termina dándote sensación de control y seguridad, lo cual te invita a ir cada vez un poquito más rápido. La dirección ayuda a que el panorama sea divertido y entretenido, ya que resulta muy rápida y su tacto es simplemente perfecto. Lo mismo se puede decir del cambio manual de seis velocidades, si bien es cierto es que las marchas están tan juntas que a veces si lo manejas con decisión puedes equivocarte de velocidad. Para los más cómodos existe la posibilidad de equipar por 2.000€ una transmisión automática también de seis velocidades que apenas tiene efecto sobre las prestaciones y consumo, por lo que es una alternativa también muy recomendable. El cóctel se complementa con buen equipo de frenos y unas detenciones equilibrada incluso cuando se pisa el pedal a fondo.

Queda hablar por último del tema del precio. Este coche tiene un coste de partida de 28.500€, lo cual lo situa dentro de las compras que se pueden calificar como de capricho. Sin embargo basta con echar un vistazo a lo que hay en el mercado para darse cuenta de que dentro de segmento de los descapotables de tipo roadster con esta configuración, equipamiento de serie y exclusividad no hay muchos modelos que tengan precios tan ajustados. Además hay que tener en cuenta que la marca suele contar con buenas promociones en las que se incluye descuentos oficiales, rebajas por financiar Joma o entrega de un vehículo usado. Si sumamos varias de ellas al final este 124 puede quedarse en algo más de 25.000€, precio muy justificado para un coche así.

Detalles de exterior

1//La tapa del depósito situada en el lado izquierdo de la carrocería delata el origen japonés de este modelo. 2. Un guiño también al modelo original de los años 60 es el capo con la doble joroba. 3. Nuestra unidad llevaba unas llantas específicas de 17” conocidas como 'Historical', mientras que los neumáticos en medida 205/45 con código de velocidad 88 W no son muy baratos ya que cada unidad ronda los 190€. 4. Este original portamaletas situado sobre la tapa del maletero es un vistoso detalle retro que, eso sí, hay que pagar aparte: 907 euros. 5. Lo mismo sucede con las carcasas de los retrovisores laterales, quedan muy bien pero suponen un desembolso de 133€ -tambien los hay en negro brillante por 145 euros-. 6. Visto desde atrás se aprecia el bonito diseño de los arcos de seguridad situada justo detrás de los reposacabezas de conductor y pasajero -pueden ir en negro brillante por 169 euros-. 7. La denominación 124 seguro que trae muchos recuerdos a la gente; si queremos que también vaya en la parrilla delantera, hay que pagar 79 euros. 8. Al abrir el portón del maletero encontramos la cámara de ayuda al estacionamiento que muestra su imagen en la pantalla del salpicadero.

Detalles de interior

1//. Esta versión puede incluir -ver punto 3- el sistema Keyless Entry & Go: basta llevar el mando a distancia de la llave del coche junto con nosotros para que las puertas se desbloquean con pulsar un botón situado en la manecilla de las mismas. Una vez dentro, para poner el motor en marcha hay que apretar este botón situado a la derecha del volante. 2. Llama la atención el generoso tamaño de los agarraderos de las puertas. El conductor tiene a mano tanto los botones de los elevalunas, que son de un toque, como el de los retrovisores. 3. El sistema de navegación es una opción que cuesta 1.000 euros -viene en un pack junto con el sistema de acceso y arranque sin llaves y la cámara de visión trasera- que funciona francamente bien y cuya pantalla está situada en la posición perfecta para no tener que desviar mucho a la vista de la carretera. 4. La llave tiene un diseño conocido ya que es muy parecida a la que utilizan muchos modelos de Mazda. Lo mismo se puede decir de los botones que controlan la pantalla de la consola central y que son prácticamente idénticos a los del sistema MZD de Mazda. 5. La instrumentación deja todo el protagonismo el cuentarrevoluciones, aunque tampoco falta un ordenador de a bordo cuyo display es un poco pequeño. 6. En lugar de una guantera frente al pasajero lo que tenemos es esta otra con tapa situada entre los respaldos de los dos asientos. 7. La versión con el equipo de audio más potente, firmado por Bose y con nueve altavoces, lleva cuatro de ellos integrados en los reposacabezas. 8. El motor de gasolina pertenece a la familia MultiAir y destaca por un funcionamiento excelente.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Desarrollo Editmaker

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.