www.onemagazine.es

De piloto de combate a vicepresidente de Sener

Andrés Sendagorta de Sener: “La Seguridad es el segundo bien más preciado tras la vida: sin ella no podemos hacer lo que nos gusta”
Ampliar

Andrés Sendagorta de Sener: “La Seguridad es el segundo bien más preciado tras la vida: sin ella no podemos hacer lo que nos gusta”

Si le dejaran iría todos los días con su mono de vuelo de cuando pilotaba cazas Harrier en la Armada. Cambió su camarote en los barcos de combate por una mesa llena de papeles. Capitán de corbeta y al frente de uno de los grandes grupos industriales españoles, Sener, el hijo de su fundador recuerda que la clave para innovar y tener éxito es vivir “con un radar permanente en busca de buenas ideas”. ¿El secreto del éxito de esta empresa que factura 1.356 millones de euros y da trabajo a más de 5.600 personas? Poner el servicio a la sociedad primero y el dinero después. “Cambiar el orden nunca es una buena idea”

Cómo se ve Andrés Sendagorta…

Soy un privilegiado porque siempre he trabajado en lo que me gusta. Primero como oficial de la Armada, como piloto de Harrier y ahora como ejecutivo de Sener. Y todo ello rodeado siempre de un gran equipo con el que siempre es fácil encarar retos.

¿Cuál es la fórmula del éxito?

De otros no la sé. En Sener sí la tenemos, ya que somos ingenieros –risas-. Hace muchos años la grabamos en un lingote: Sener es igual A+B+CxD. Siendo A trabajo, b entusiasmo y c imaginación y multiplicado por d, que es espíritu deportivo. ¿En resumen? Trabajar mucho… y divertirse con lo que se hace. Si no te lo pasas bien trabajando es complicado que lo hagas bien. La pasión es fundamental para tener éxito.

Qué recuerdas de los comienzos...

Sener fue creada por un ingeniero naval y otro aeronaútico. Eran los años 50 y todo estaba por hacer. Comenzamos diseñando barcos, luego hicimos plantas industriales, programas espaciales, nucleares… Nunca nos hemos puesto un límite y buena prueba de ello es que muchas de las fábricas de coches, de los trenes o de la energía que consume la gente han tenido detrás a Sener.

Lo que más te sorprendió…

La gente normal mide los negocios en euros –entonces pesetas-. Pero esto es una empresa de ingeniería. La gente te decía en el pasillo…¡me han dado un proyecto de 50.000 horas de trabajo! Y yo me preguntaba, ¿y eso cuánto cuesta? Pero sí, Sener es como una bicicleta que propulsan las horas de trabajo y para mantenerla en marcha hay que participar en proyectos, a veces creando la propia empresa que da pie a ello. Y así pasamos de ser Sener a ser el holding que somos.

¿Existen las ideas geniales?

No creo en las ideas felices que te hacen millonario. Se habla siempre de Steve Jobs y de que comenzó en un garaje en Silicon Valley… pero no de los miles de garajes en los que otros comenzaron y nunca llegaron a nada. Más que en las grandes ideas creo en los pequeños incrementos basados en el trabajo duro, en la formación y la colaboración con otras personas que tienen ideas diferentes y enriquecen la tuya. Las grandes ideas surgen cuando una persona con una idea entra en contacto con otra que tiene otra idea… y crean algo distinto con lo mejor de ambas.

¿Cómo sabes que te están contando una?

Primero le miro a la cara… y, si es una persona que conozco, siento si es buena idea o no. ¿La clave? Que crea firmemente en lo que proponga y lo sepa explicar.

¿Cómo se puede pasar de la nada a millonario?

Hay que conseguir pequeños incrementos respecto a lo que ya tienes. Primero hay que crear un clima adecuado en el que se pueda compartir información y sumar esfuerzos. Las ideas nunca parten de una sola persona, es el equipo lo que cuenta.

¿Es fácil conseguir dinero para financiar una idea?

Sí, hoy más que nunca. Con los tipos de interés tan bajos hay muchos inversores, con mucho dinero, buscando ideas donde invertir. Lo complicado es demostrarles que una idea tiene futuro y aporta valor. En el caso de Sener, por ejemplo, si nos dejan podemos solucionar el problema de propulsión de los nuevos submarinos S80. Pedimos la oportunidad de mostrar cómo.

El secreto para tener éxito…

Tener activado siempre un radar en busca de nuevos problemas que tenga la gente y las empresas… y trabajar para solucionarnos.

Un consejo para emprender…

Apostar por lo que te apasiona sin tener en cuenta el dinero. Mucha gente joven se centra en estudiar para trabajar en puestos con grandes sueldos… y no terminan sus estudios. Yo aconsejo tumbarse en el campo bajo una noche estrellada y pensar… ¿cómo me veo dentro de 20 años? ¿Hago lo que entonces me gustaría haber hecho? Y desde el siguiente instante trabajar para conseguirlo. Tener un objetivo claro, aunque la realidad luego te muestre otros caminos, es fundamental para tener éxito.

Si comenzaras de cero porqué tecnología apostarías…

Creo que no es por una sola sino por un conjunto de tecnologías. Vamos hacia un mundo conectado que lo va a cambair todo. Y hay que estar muy atento a las nuevas posibilidades que ofrece la ciencia. El científico impulsa más allá el límite de lo que realizable. El ingeniero lo aprovecha y lo aplica en beneficio de la sociedad. Nosotros somos ingenieros y ponemos la ciencia al servicio de las personas. Y no todo es apostar por algo nuevo. A veces conlleva más tecnología conseguir fabricar un coche seguro y fiable por 3.000 euros que enviar un astronauta al espacio.

Cada vez hay más gente que es una referencia al margen de estudios reglados…

Sí, son gente que tiene capacidad y conocimientos para hacer el mal… y el bien. Y son los mejores. Quizá no sepan de historia o de biología pero en lo suyo son los mejores gracias a su capacidad para aprender y para pensar de forma diferente para resolver problemas. Es un registro diferente que al profesional clásico le cuesta mucho esfuerzo. Nosotros ya hemos empezados buscar y contratar este tipo de perfiles.

Un emprendedor al que admires…

A mi padre, Enrique de Sendagorta, por su capacidad para hacer equipo, su liderazgo y para resolver los problemas con una persperctiva diferente a la convencional.

El error que siempre hay que evitar…

Creerse superior. El gran pecado que lleva al fracaso. Nunca hay que perder la capacidad de aprender de todo y todos los que te rodean.

Un invento que te sorprenda…

La pantalla del Apple Iphone. Steve Jobs se empeñó en que las llaves no pudieran rayarla… y lo consiguió.

Sener una multinacional 100% 'made in Spain'

En cuanto a Sener, ¿cómo la defines?

Es una compañía de ingeniería líder mundial en tecnologías como la termosolar –genera electricidad con el calor del sol-. Estamos en todo tipo de proyectos: desde la construcción de puentes, hasta satélites, misiles, plantas eléctricas, estaciones de metro, aeropuertos… La gente usa muchas infraestructuras de Sener sin saberlo.

Cómo se consigue separar la familia de los negocios...

Tenemos un protocolo familiar. Jorge Sendagorda es el presidente y yo el vicepresidente. Pero separamos lo familiar de lo empresarial. De confundirlo corres el riesgo de cargarte el negocio. ¿La clave para que no suceda? Tenemos establecida una mesa en la que nos sentamos a hablar de las que cosas que nadie se atreve a decir en público y un consejo donde sólo hay cuatro personas de la familia de sus 10 miembros.

Para que está Sener...

Para prestar servicio a la sociedad y para ser los mejores en lo que emprendamos. Las empresas que no lo consiguen se conviertan en meras especuladoras. Por supuesto, también estamos para ganar dinero. Pero siempre siguiendo ese orden. Aquí no vale de todo para conseguir un contrato. Una filosofía que aplicamos a las tres patas de la empresa: al mundo aeronáutico a través de la compañía ITP de la que aún somos accionista mayoritario, a los proyectos de ingeniería –de Defensa, espacio e infraestructuras – y a las participaciones industriales que tenemos –actualmente somos uno de los líderes mundiales en tecnología termosolar-. No somos inversores financieros: todas las áreas de negocio tienen que ver con tecnologías que dominamos.

En qué sois los mejores...

En los proyectos más complejos. Si tienes que hacer una obra o programa fácil, no nos llames: saldremos caros. Pero si necesitas hacer un puente donde nadie puede, poner un túnel bajo la Sagrada Familia o atravesar con una vía férrea las Hoces del Cabriel.

De que te sientes orgulloso…

De contar con el mejor equipo con personas muy preparadas. Y de nuestra independencia. Garantiza a nuestros clientes que siempre apostaremos por la mejor tecnología. Además, al estar presentes en todo el mundo nos permite acceder al mejor talento en Singapur, China, España, etc…

Que lamentas…

El 95% de nuestro negocio son ventas fuera de España –y si nos centramos en contratos éstos llegan al 97%-. Es una cifra increíblemente buena para tiempos de crisis aquí… pero supone que, empresarialmente, somos extranjeros en nuestro país.

Os diferenciáis de la competencia…

No estamos organizados por sectores o productos sino por tecnologías. La idea es que cada una se pueda aplicar en todo tipo de campos. Por ejemplo, tenemos expertos en tuberías que comenzaron trabajando para los tubos externos de los motores del Eurofighter, en ITP, pero sus soluciones han sido utilizadas incluso en sistemas de la Estación Espacial Internacional y en refinerías. Conocerlo los secretos de cada tecnología nos permite usarla para resolver problemas en todos los campos.

Lo más raro que habéis resuelto…

Nuestros expertos en sistemas de estabilización para misiles consiguieron usar su tecnología en la estabilización de la antena del robot Curiosity de la ESA en Marte…. Y gracias a ella se pudo perfeccionar los sistemas de laparoscopia para intervenciones quirúrgicas de cardiología. Así que las aplicaciones de las tecnologías de Espacio y Defensa son claves en el mundo civil. Son la cuna de muchas de nuestras innovaciones, aunque no generan la gran parte de nuestro negocio.

Tu gran reto...

Desde 2017 nos gustaría participar en el desarrollorro del sistema de propulsión de los nuevos Submarinos S80 para que tengan un motor de pila de hidrógeno que les permita permanecer bajo el agua grandes periodos de tiempo –incluso de 15 días-. Nosotros tenemos la tecnología para resolver los problemas que ha tenido el programa. Pero no hemos sabido explicarlo al Ministerio de Defensa y éste no nos han consultado. Pero sabemos cómo conseguirlo.

Es un tipo de reto que nos gusta mucho en Sener –como cuando hemos cambiado los generadores de la central nuclear de Almaraz- y también nos gustaría que Defensa nos tuviera en cuenta para estos restos tecnológicos. Es más, me comprometo a desarrollar, si nos lo solicitan, un sistema de propulsión anaeroóbica como el que inicialmente se planteó para los S80 y que era el que les deba la gran ventaja militar respecto a los submarinos diesel convencionales. ¿Nuestro secreto? Estamos especializados en todas las tecnologías que permiten desarrollar este tipo de motores.

Líder mundial en energía termosolar…

Sí y quizá no es muy conocido. Junto con Abengoa Sener es la referencia en esta tecnología que utiliza el calor del sol para generar electricidad tanto de día como de noche a través de turbinas de vapor. Hemos hecho más de 30 plantas en todo el mundo con una inversión de 300 millones de euros por planta.

Qué le pides a la nueva ministra de Defensa…

España tiene que decidir dónde quiere estar en el mundo… y los españoles deben tenerlo claro. Hace falta ser coherente. No tiene sentido querer ser una referencia internacional con el presupuesto que tenemos de Defensa. Bastante se ha hecho en los últimos años pero está claro que hay que invertir más en seguridad. Estamos en una encrucijada y es una decisión política.

¿Y para la industria de Defensa?

El negocio del sector en España no es grande. De hecho, en Sener representa una parte pequeña de su facturación global. Creo que el ministerio de Defensa no ha descubierto el potencial de Sener –igual porque no hemos sabido explicarlo-. Pero tenemos un tesoro tecnológico en Defensa y Espacio y las tecnologías que parten de estos cambos tienen un efecto multiplicador en el mundo civil. La gente desconoce que inventos como el código de barras, el radar o el microondas partieron del mundo militar. Además, hay que enviar a nuestras tropas con los mejores medios. Como militar he estado en el mundo de los ejércitos y como ejecutivo en el industrial. Sé las necesidades de las Fuerzas Armadas y trabajo para solucionarlas. Hay que poner la tecnología más puntera a su servicio para conseguir que garanticen nuestro estilo de vida.

¿Su gran problema actual?

Tener claro qué necesita el cliente. Es su gran reto. En otros sectores no pasa porque es fácil de identificar. Aquí hay que saber qué a qué amenazas nos enfrentaremos en 15 años y no es sencillo. En la Guerra Fría todo era cuestión de tener más aviones, más carros de combate… pero ahora cuando un F16 tiene que enfrentarse a combatientes que van en burro las reglas cambian. Ya no sólo cuenta ganar la guerra, tienes también que ganar la paz, como ha quedado evidente en países como Irak. Las fragatas se hicieron para combatir pero ahora resulta que se enfrentan al problema de recoger centenares de naúfragos y no están diseñadas para ello. El futuro es difuso pero quién sepa verlo tendrá mucho ganado.

Lo que más te preocupa…

Hay que desarrollar y fabricar los sistemas militares más rápido. La industria de Defensa muchas veces llega tarde. Para cuando un sistema comienza a utilizarse ya se ha quedado caduco. Es necesario trabajar de forma conjunta entre industria y Fuerzas Armadas para disponer rápido de los medios que más se necesitan y se necesitarán. Y lo puedo decir como persona que ha estado ‘al otro lado de la mesa’.

¿Qué aprendiste de la tecnología como piloto de la Armada?

Qué resulta imprescindible en nuestro mundo. Por ejemplo, un piloto de un caza Harrier recibe muchísima información en tiempo real. Es imposible gestionarla todo y sin un sistema que la filtre por ti mostrándote lo que es vital no podrías enfrentarte con garantías al enemigo.

¿Y de la Armada?

Las cosas más importantes de mi vida las he aprendido en la Armada y siempre estaré en deuda con ella. Es el valor de lo intangible: de sus valores, de su forma de vida, de la forma en la que hay que liderar un equipo. Hay cosas que sólo se aprenden en una escuela naval.

¿Por qué Sener ha vendido ITP, la gran empresa española de motores de aviónes?

De los negocios hay que salir cuando van bien. ITP ya es una compañía consolidada y tiene una dependencia de Rolls Royce –el otro accionista- muy positiva. Hasta ahora teníamos el 53,2% pero no somos socios financieros sino industriales. Hay varias razones que nos han llevado a vender nuestra participación a Rolls Rouyce –que está pendiente de ser autorizada por el ministerio de Defensa-. La primera es creemos que con la creación de esta empresa ya hemos prestado el servicio a la sociedad para el que trabajamos. ITP tiene su gran negocio actualmente en el mercado civil y cada vez que sale un nuevo modelo de avión se preciso motorizarlo. Ello supone una inversión de 1.500 millones de euros de los que ITP asume en entre un 10% y un 15% así que conlleva una inversión de 150 millones. El gran problema es que el periodo de recuperación se de entre seis y siete años. Y eso para recuperar lo gastado… no para tener beneficio. Así que hemos tomado esta decisión que no supone cambiar las fábricas españolas de país. Sirva como ejemplo que muchas marcas de automoción, como Renault o Ford, son extranjeras pero tienen sus fábricas aquí. Así que las factorías de ITP van a seguir aquí aunque su propietario pase a ser extranjero. Se trata de tener coherencia con nuestra filosofía de negocio.

¿Por qué no hay emprendedores en el sector de la Seguridad Nacional?

Porque seguramente se gasta poco emprendedores que apuesten por tecnologías de Seguridad Nacional. En España hay una sobrecapacidad industrial en el mundo de la Defensa. Estamos infrautilizados y esta carencia, de momento, se suple con la exportación… pero se un desequilibrio que no puede mantenerse indefinidamente.

Qué te apasiona del sector de la Seguridad Nacional…

Cuando llegué a Sener desde la Armada aposté por poner a la compañía en el mundo espacial. Hacemos de todo: centrales eléctricas, estaciones de metro, plantas termosolares… pero cuando trabajas en tecnologías de Defensa es una sensación muy especial porque eres consciente de que con ellas están protegiendo a tu país y a quién trabajan para hacerlo seguro. Estás ayudando a defender nuestro estilo de vida.

Tu sueño tecnológico…

Tengo muchos pero seguramente conseguir que los satélites de comunicación multipliquen su capacidad. Vamos a vivir en un mundo conectado y ello no será posible sin satélites que multipliquen por 1.000 su capacidad de proceso. Además, también habría que apostar por nuevas formas de ponerlos en órbita. Los actuales lanzadores son muy caros y poco eficientes, en cierto modo son rudimentarios. Hay que apostar por nuevas formas más sencillas y con sistemas reutilizables. También me apasionan campos como el coche autónomo que lo va a cambiar todo: desde el automóvil en sí, hasta las ciudades, las carreteras, las comunicaciones, las leyes… Son pequeños incrementos respecto a la tecnología actual que lo cambiará todo.

Qué te gusta recordar…

Lo que hay que tener en cuenta es que la información va a ser clave pero ésta no sólo se va a conseguir con máquinas. Una máquina nunca te va a decir si una persona de tu equipo está motiva o no. Hay cosas que nunca van a poder hacer.

Un libro que hay que leer…

Una nueva biografía que saldrá sobre Magallanes y Elcano. Me apasiona la historia de España de los siglos XVI a XVIII.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Desarrollo Editmaker

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.