www.onemagazine.es
Stefano Sannino, embajador italiano: “España es un país joven que no tiene miedo a cambiar”
Ampliar
(Foto: Víctor Cucart)

Stefano Sannino, embajador italiano: “España es un país joven que no tiene miedo a cambiar”

Stefano Sannino (Portici, Nápoles, 1959) es el embajador de Italia en España desde hace un año y medio. Reconoce que no es un embajador al uso. No es de esos que se levanta por la mañana y sigue la misma rutina todos los días desde su despacho. No, Sannino prefiere salir a conocer a nuevas personas, nuevas cosas, que le permitan comprender mejor la política, la sociedad, la economía…

Dicen que sus fiestas en la embajada son épicas pero, lo cierto, es que este napolitano de 57 años no solo sabe pasárselo bien, sino que también afronta temas calientes de la realidad italiana y europea, como las diferencias entre el norte y el sur del país transalpino, el poder de la mafia o la gestión de los refugiados.

¿Qué tal la experiencia en España?

Muy positiva, ser embajador de Italia en España es un lujo porque las relaciones son buenas. Hay mucha afinidad entre los países y las personas, así que, desde este punto de vista, es fácil.

Me gusta la forma de vivir, el enfoque que se le da a la vida aquí. Lo digo banalmente, te puedes sentar en un bar con una cerveza y pasarte una noche hablando con alguien y rehaciendo el mundo. Esto es muy bonito, es la capacidad de aprovechar lo bueno de la vida.

"Me gusta la forma de vivir, el enfoque que se le da a la vida en España"

¿Cómo es el trabajo del embajador italiano en España?

En un país como éste, amigo, sin problemas de guerras, lo que tiene que hacer uno es crear una vinculación más fuerte y ayudar a las personas dándoles apoyo institucional. Por ejemplo, a los jóvenes italianos que se han quedado en España y que se han fertilizado con la cultura española y que están creando algo distinto, que no es ni puramente italiano ni puramente español.

Aparte de lo que hacen los gobiernos, es importante que las sociedades se hablen más, se junten más. Lo estamos intentando a nivel de personas que trabajan en sectores específicos con el diseño y con la producción digital. Queremos seguir por este camino con sectores más tradicionales, como la gastronomía, la enología, el turismo, la moda... pero también intentando otros sectores menos normales como la sanidad o el farmacéutico.

Además, yo he pasado muchos años en Europa y para mí es fundamental ver cómo los dos países pueden fortalecer la dimensión europea.

(Stefano Sannino, durante la presentación de sus cartas credenciales al rey Felipe VI. Foto: Embajada de Italia en España)

¿Qué es lo que más te ha sorprendido?

La vitalidad de la sociedad que, de alguna manera, es como la italiana. España me parece un país joven, que tiene ganas de hacer cosas y que no tiene miedo a cambiar, a afrontar nuevas situaciones.

"En España hay menos capacidad de encontrar un punto de compromiso que en Italia"

¿Qué es lo que más nos asemeja y las principales diferencias?

Los elementos clave son muchos porque tenemos una civilización, una cultura, una manera de mirar a la vida, muy similar. Un italiano se siente muy cómodo en España porque reconoce su cultura, no se siente enfrentado.

Sobre las diferencias, creo que la más llamativa es que aquí, en general, hay menos capacidad de encontrar un punto de compromiso que en Italia. No lo digo desde el punto de vista político. Me refiero al sentido del honor, a “esto yo no lo puedo hacer”, a ser menos amoldables que los italianos.

España e Italia son dos potencias mundiales desde el punto de vista turístico, ¿cómo puede potenciarse su éxito?

Los dos países tenemos grandes ciudades y monumentos icónicos que todo el mundo conoce. Todo esto está bien pero, al final, lo bonito de España e Italia es ir descubriendo pueblos más pequeños con sus características particulares.

Es un tema que estamos poniendo en marcha. Hacer itinerarios conjuntos de turismo entre España e Italia. Hay turistas que vienen de lejano Oriente, Estados Unidos, Rusia, Iberoamérica... que cuando vienen a Europa les gusta ir a varios lugares.

"El Mediterráneo más que separarnos, nos une. Debemos transformar la competencia en el turismo en cooperación"

Ahora hay compañías aéreas baratas que te permiten moverte fácilmente e ir a cualquier lugar de España o Italia más o menos en el mismo tiempo que irte en coche de un lado a otro de la península italiana o ibérica.

El objetivo es ofrecerles un recorrido para que descubran lugares que son auténticas joyas y que también tienen súper restaurantes y bodegas. Transformar la competencia en cooperación. El Mediterráneo más que separarnos, nos une.

El diseño y la moda -junto con el fútbol- probablemente sean lo que más caracteriza la imagen de Italia. ¿Qué otros sectores desconoce la gente o no se asocian tanto con Italia?

La maquinaria. Normalmente se piensa que no es necesariamente un punto fuerte de Italia, pero tenemos una gran capacidad de fuerza en la producción de maquinaria de calidad en sectores muy específicos, como maquinaria para bodegas o de precisión, como si fueran máquinas tipográficas. Es una tecnología muy buena, muy desarrollada y con precios, normalmente, muy competitivos.

Con la cocina ocurre algo similar, se asocia mucho con pasta y pizza pero la oferta es mucho más…

La gastronomía italiana es muy rica, muy diversificada y muy regional, así que tienes muchísimas cosas. El risotto al zafferano de Milán no tiene nada que ver con un sartu di riso de Nápoles.

Es una cocina, normalmente, pobre, que se ha desarrollado a partir de los productos básicos. Esto, sinceramente, me gusta porque reconoces los sabores, lo que te estás comiendo.

Incluso los mejores chefs, cuando intentan hacer un plato innovador, sabes que te estás comiendo un trozo de carne o pescado, aunque luego los combinen con otras cosas para resaltar el sabor. No ponen 36 tipos de salsa…

(Fachada de la embajada italiana en Madrid. Foto: Embajada de Italia en España)

Contaba el periodista Enric González, antiguo corresponsal del periódico El País en Roma, que cuando los equipos del sur de Italia, como el Nápoles, viajaban al norte a enfrentarse a equipos como el Milan eran recibidos con pancartas que decían: “Bienvenidos a Italia, lávense”. ¿Tantas diferencias hay entre norte y sur?

La Italia contemporánea es un país que se crea a partir de 1860 añadiendo distintos reinados: la parte del norte más conectada con el Imperio austriaco, el estado Pontificio en el centro, el reino de las Dos Sicilias en el sur... No es que no hubiera una identidad nacional, pero no es un país centralizado desde el principio. Hay muchas Italias, pero también hay muchas realidades distintas dentro de la misma región.

Por ejemplo, las rivalidades históricas entre Pisa y Florencia o entre Palermo y Catania. Siempre tienes la idea del campanilismo. Tu fidelidad es a la campana de la iglesia de tu pueblo.

"En Italia tu fidelidad es a la campana de la iglesia de tu pueblo. El tema no es esta fidelidad, sino ver cómo sumas identidades. [...] Yo defino mi identidad por lo que soy con vosotros"

El tema no es esta fidelidad, sino cómo vas sumando identidades porque puedes tener una conexión muy fuerte con tu pueblo, con tu ciudad, con tu país, con otro país porque has vivido allí y con Europa. Todo eso puede sumar tranquilamente.

Decir que si soy italiano, no puedo ser europeo, o que si soy fiel a Europa, soy infiel a Italia es definir tu identidad en contra de otros. Es un poco chauvinista. Yo defino mi identidad por lo que soy con vosotros. Todo eso es perfectamente compatible.

Este año se han complicado 20 años de los asesinatos de los jueces Giovanni Falcone y de Paolo Borsellino a manos de la Cosa Nostra. ¿Cuál es la situación actual de la mafia italiana?

El asesinato de Borsellino y Falcone en Sicilia generó una reacción muy sana por parte de la sociedad. La tolerancia que había hacia la mafia, que era la gran debilidad de este asunto, se rechazó y creo que es lo que ha pasado en Sicilia.

El alcalde de Catania contaba que a finales de los ochenta, los muertos bajaron de forma muy drástica de ciento y pico cada año a cinco. Es una cuestión de las fuerzas del orden, del control del territorio... pero también de crear alternativas dando posibilidades a los jóvenes reduciendo el desempleo, haciendo que no miren actividades criminales, generando actividades culturales…

La situación actual es infinitamente mejor que hace un tiempo pero también es verdad que el crimen organizado se ha vuelto mucho más sofisticado.

No es solamente droga o prostitución, son también otras actividades ilegales como blanqueo de capitales o sectores de la vida económica del país. Eso hace que luchar contra ella sea mucho más complicado. Muchas veces son fenómenos transnacionales y, por eso, la cooperación internacional es muy importante. Y España e Italia lo hacen.

(Foto: Embajada de Italia en España)

Uno de los asuntos que más ha afectado a Europa en los últimos tiempos ha sido el terrorismo yihadista. ¿Cómo cree que debería abordarse este problema?

Con muchas cosas porque una sola medida no vale. Hay que hacer mucha prevención, estar atento a lo que está pasando en las rede sociales y en aquellos lugares donde el radicalismo se alimenta, trabajar con países terceros, vigilar para evitar los fenómenos de radicalización, reprimir cuando haya que reprimir teniendo en cuenta que poner personas en una cárcel no es probablemente la respuesta más adecuada porque al final lo que puede pasar es más radicalización...

"El modelo de integración que hemos hecho no ha funcionado"

Lo que pasa es que hay personas de segunda y tercera generación, que si lo analizas es muy preocupante, porque puedes tener problemas cuando llegas nuevo a una sociedad y tienes que encontrar tu sitio. Pero si te fijas la mayoría de atentados los han cometido personas que eran ciudadanos de Francia de segunda generación, también en Manchester… y no necesariamente personas que no tenían trabajo o que estaban completamente al margen de la sociedad.

El modelo de integración que hemos hecho, de una manera u otra, no ha funcionado. Tendríamos que enfocarnos más en cómo integrar más y mejor para que no haya radicalización.

¿El modelo de integración ha fracasado?

En países como Francia, Bélgica, Reino Unido, Alemania... hemos tenido estos problemas. Son personas que no vienen de campos de refugiados. Han nacido allí, han tenido la oportunidad de estudiar, acceso a la Seguridad Social… No digo que tuvieran una situación de bienestar pero tampoco una situación de pobreza extrema, de marginalidad extrema.

"No digo que [los terroristas que han atentado en Europa] tuvieran una situación de bienestar pero tampoco vivían en la pobreza extrema. Hay que intentar llegar al origen de todo"

Hay que intentar llegar a la causa, al origen de todo esto. Creo que esa es la cuestión principal. Algo pasa y no necesariamente conseguimos ver lo que está pasando.

Italia ha sido uno de los países a los que mayor número de inmigrantes y refugiados ha llegado procedente del norte de África. ¿Crees que se ha sabido gestionar bien?

Creo que Italia lo ha gestionado bastante bien. Hemos tenido momentos más complicados pero también tenemos que entender que de repente los números han empezado a multiplicarse y hemos pasado de 20.000-30.000 inmigrantes a 180.000-200.000.

En términos de solidaridad y de gestión hemos hecho mucho. Hay una presencia de refugiados, principalmente económicos, muy fuerte en Italia, y la idea de distribuirlos por todo el territorio nacional para que cada comunidad pueda asumir una parte de este peso creo que está funcionando bien. Puede que a un alcalde le guste menos pero el sistema, en general, funciona bien y no está creando una situación de rechazo generalizado.

Dicho esto, es evidente que colectivamente hemos cometido un error al pensar que el tema migratorio era una emergencia. El tema no es una emergencia, es súper estructural. Las crisis se están haciendo estructuras porque tomará tiempo antes de que se solucione lo que ocurre en Siria o en Libia.

“La presión de los migrantes se va a quedar hasta que el nivel de vida entre Europa y África se iguale”

Pero, además, tienes una presión muy fuerte por los migrantes económicos. Y se va a quedar hasta que el nivel de vida entre Europa y África se iguale. Tenemos que hacer más en cooperación al desarrollo para cuidar las causas. La crisis económica ha hecho que reduzcamos la ayuda al desarrollo y esto ha creado más presión. Es una ilusión pensar que si pones un muro la gente no entra.

También tenemos que cambiar un poco el chip en Europa y aceptar que las sociedades cambian. No puedes tener países que digan “Yo nunca he tenido musulmanes en mi país”.

(Foto: Embajada de Italia en España)

¿Y de cómo lo ha hecho Europa?

El problema de Europa es que no hemos evaluado bien el problema y el sistema se había pensado para números mucho más pequeños. Aunque, si miro la situación hoy y la comparo con la que había hace dos años, hemos hecho mucho porque al menos hay tres niveles.

El primero es la cooperación con terceros países para que ellos puedan controlar más sus fronteras. El segundo es el control de las fronteras internas porque para todos los temas, incluido el de seguridad, necesitas saber quién entra en tu territorio. Lo que ha pasado con Grecia, donde entraron 800.000 personas sin saber quiénes eran no es algo ni correcto ni sano porque genera mucha desconfianza en la opinión pública. Y yo no creo que los terroristas pasen de esto porque uno, ya está en el país de origen, y dos, si lo entrenas para atentar, no lo metes en un barco que se pueda hundir.

El tercer nivel es cuando esa persona ha llegado ya a Europa. No le puedes decir que no entra y que se ahogue en el Mediterráneo, tienes que llevarlo a un puerto seguro. Y este es el tema, cómo lo gestionas porque si todos llegan a Italia y las fronteras están cerradas se va a crear un problema muy fuerte. ¿Cómo compartir este peso y esta tarea? En esto, efectivamente, muchos países europeos, principalmente de Europa Centro-Oriental, lo siento decirlo, pero no están haciendo lo que tienen que hacer.

"Muchos países europeos, principalmente de Europa Centro-Oriental, no están haciendo lo que tienen que hacer [en el tema migratorio]"

El año que viene hay elecciones generales en Italia, ¿cómo se presentan los comicios?

En Italia, por un periodo hemos vivido con dos formaciones, dos grupos, como aquí, como en Francia. Lo que está pasando es lo que ha ocurrido en todos estos países. Los bloques más tradicionales sufren porque las opiniones públicas piensan que no han gestionado bien la situación de crisis. La situación se ha hecho un poco más complicada.

Lo que cuenta ahora es que hay una mayoría política muy clara a favor de Europa en Italia a pesar de todas las críticas y las dificultades que se han tenido. La época de decir que todas las culpas eran de Europa se ha acabado. Ahora todos los países, todos los líderes europeos, entienden mucho más que Europa es una dimensión útil y positiva porque la dimensión nacional no es suficiente.

"La época de decir que todas las culpas eran de Europa se ha acabado"

Si empiezas a minar la credibilidad de Europa constantemente como se ha hecho en Reino Unido durante años, al final pasan cosas como el Brexit. Salirse de la UE no es bonito y decir que una vez que estás fuera serás más rico, más feliz y más guapo me parece una caricatura de la situación.

(Stefano Sannino (c), junto al exprimer ministro de Italia y expresidente de la Comisión Europea, Romano Prodi. Foto: Embajada de Italia en España)

EN BREVE

Un libro ‘La divina comedia’, de Dante Alighieri.

Una película ‘La ventana indiscreta’, dirigida por Alfred Hitchcock

Una canción ‘A far l'amore comincia tu’, de Raffaella Carrà y ‘Yo soy así’, de Alaska.

Un hobby La fotografía (me gusta más que la comida).

Un sueño Una casa cerca del mar.

Una frase Inténtalo siempre.

Un coche Es complicado porque si digo uno, luego los otros se enfadan. El Cinquecento es el que siempre me ha gustado más.

Un político Romano Prodi, una persona con la que he trabajado mucho y quiero mucho.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Desarrollo Editmaker

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.