www.onemagazine.es
5 pruebas de alto riesgo a las que sometes a tu pelo cada verano
Ampliar
(Foto: Zachary Staines)

5 pruebas de alto riesgo a las que sometes a tu pelo cada verano

Aunque el efecto de tu pelo al salir del mar te encante... también tiene sus riesgos. Ocurre lo mismo con el cloro de la piscina, los rayos del sol que inciden sobre tu cabeza, o el resultado de realizar deporte en verano. Te contamos a qué te expones y cómo poder hacerlo protegiéndote.

Te levantas y te das una ducha. Bajas a la piscina en busca de un refrescante chapuzón que te alivie de los 35 grados con los que te castiga este caluroso verano. Al salir, otra pasada por el agua y un poco de sol, para reforzar el moreno. Por la tarde, te acercas a la playa, donde te zambulles, por lo menos, un par de veces entre las olas. Para ti ha sido una relajante jornada de vacaciones o de fin de semana… que tu pelo puede hacerte pagar cuando llegue septiembre.

Y es que, el cloro de la piscina, las duchas constantes, el calor, el sol y el salitre son ataques constantes a tu cabeza, que debes saber combatir. La experta Nuria Pascual, directora del Salón Nuria Pascual –un gran centro de estética, de más de 400 metros cuadrados, donde se ofrecen servicios de peluquería y tratamientos específicos con marcas como Revlon Profesional, American Crew u Orofluido, en Barcelona-, nos advierte de los peligros de estos cinco elementos fundamentales de cualquier verano y qué hacer para superarlos con éxito.

Bañarte en el mar

“El agua salada engrosa el cabello, por lo que lo hace más manejable y el efecto que deja al secarse suele encantar a los hombres”, indica Pascual. De hecho, algunos productos incorporan pequeñas dosis de sal o agua marina para favoreces el efecto surfero en un peinado. El problema es que, “cualquier cosa que pongas en sal -incluido el pelo-, se reseca”. Por eso, lo ideal es “evitar ir a la playa con gominas que contengan alcohol y optar por productos más suaves, como un acondicionador –yo recomiendo el Daily Conditioner de la línea de American Crew-, que crea una película que reduce el daño de salitre y cloro en el pelo al hidratarlo”. Y, por supuesto, lavártelo al llegar a casa con un buen champú.

Darte un chapuzón en la piscina

El agua de las piscinas reseca el cabello pero, además, aquellos con tonos castaños o rubios se enfrentan a otro inconveniente. “El cloro te cambia el color, ya que actúa como una lejía, y te cambia el pigmento a tonos verdosos”, explica Pascual. Algo que puede ser una ventaja para aquellos con pelo moreno que buscan aclarárselo porque “te da destellos más claros”. En estos casos, para evitarlo debes aplicarte sobre el cabello un protector solar, “una crema de sol, pero para el pelo”, que hay que ponerse cada par de horas.

No utilizar gorro o sombrero

Si dejas tu cabeza desprotegida frente a los rayos del sol debes tener en cuenta que estarás poniendo en peligro tu cuero cabelludo. “Hay muchísimos caballeros que, aunque tengan pelo, tienen poca densidad y no les cubre la raíz. Esto hace que el sol incida directamente sobre el cuero cabelludo, que es parte de nuestra piel y necesita la misma protección que la de cualquier otra parte”, explica la experta. Para protegerlo, es recomendable utilizar una gorra o sombrero o aplicar una crema en spray, perfecta para esta zona y lavar el pelo con un champú hidratante y un buen acondicionador.

Hacer deporte

El calor no afecta al cabello, pero si la sudoración del folículo, algo que favorecen las altas temperaturas o hacer ejercicio físico. “Al sudar, el folículo genera mucha grasa. Además del problema estético que puede suponer que no nos guste el efecto, si tienes problemas de caída, estos pueden potenciarse”, explica Pascual. ¿La solución? “Realizar un peeling una vez a la semana. Las células muertas del cuero cabelludo se van acumulando sobre la cabeza. Al realizar esta exfoliación favoreces una renovación celular y hacer que las células muertas, que hacen que la glándula no agarre bien el cabello, desaparezcan”.

Lavarte el pelo continuamente

Los de verano son los meses en los que más te lavas el pelo: para refrescarte, al salir de la piscina, de la playa… Para que esto no le perjudique, debes utilizar un champú neutro para arrastrar el residuo de cloro o sal –sería peor dejarlo ahí- y, en el caso de que lo hagas para aliviar el calor o limpiarte el sudor, evita emplear productos -con el agua es suficiente-.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Desarrollo Editmaker

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.