www.onemagazine.es
Contacto: Jeep Compass 2.0 Multijet II 140 Limited 4x4 Manual
Ampliar

Contacto: Jeep Compass 2.0 Multijet II 140 Limited 4x4 Manual

Jeep siempre ha sido un referente entre los auténticos todo terreno y, desde hace más de una década, también ha intentado hacerse con un hueco entre los todo camino o SUV. Sin embargo, nunca lo había hecho con tanta fuerza como con la llegada de este Compass. ¿Es una alternativa al exitoso Nissan Qashqai?

Contacto: Jeep Renegade 2.0 Multijet 170 CV Trailhawk
Los coches del año: Jeep Cherokee 2.2 Multijet

Cada vez que aparece un nuevo todo camino compacto es habitual que los periodistas del motor comencemos a hablar de la historia del Nissan Qashqai, de cómo allá por el año 2006 descubrió un nuevo segmento, de cómo se han ido sumando a él poco a poco todas las marcas, de lo que supuso para Nissan este vehículo.... Por lo tanto esa es una historia que casi todo el mundo se conoce ya de memoria, aunque lo que más de uno no sabía es que Jeep con su larga tradición en vehículos off road fue de las primeras en replicar a la marca japonesa y, además, lo hizo por partida doble. Así en el año 2007 la firma estadounidense puso en el mercado no sólo un competidor del Nissan sino dos: básicamente eran el mismo vehículo, pero diferenciados en cuanto a estética para cazar al mayor número posible de clientes. Por un lado comercializó el Compass, mientras que también era posible elegir una variante más aventurera conocida como Patriot -por simplificarlo, el Compass era estéticamente como el hermano pequeño del Grand Cherokee y el Patriot era lo propio del aventurero Wrangler-. En ambos casos se trataba de vehículos de plataforma bastante moderna que compartían con modelos de Dodge -por ejemplo, el Caliber- y Mitsubishi -el Outlander-. Y aunque los productos en si resultaban bastante competitivos y respondían a la fórmula planteada por el Qashqai, su éxito comercial en el mercado español fue simplemente correcto, sin llegar a despuntar. De hecho, el Patriot no duró mucho en los concesionarios, mientras que el Compass, en la foto inferior, logró mantenerse hasta el año 2014 a base de rediseños -tanto del exterior como del interior, alguno de ellos muy acertado-, nuevos motores -los diesel fueron excelentes- y sobre todo una política comercial en cuanto a precios y descuentos muy agresiva.

Jeep Compass de la anterior generación

A pesar de todo, Jeep ha querido que la segunda generación de su Compass sea mucho más completa, tecnológica, potente y atractiva. Para conseguir esto último, por ejemplo, el nuevo modelo tiene un diseño muy moderno y actual, sin caer en fórmulas arriesgadas, pero con un punto muy a favor y es que destila ADN de Jeep. De hecho por resumirlo en pocas palabras se podría decir que esté todo camino mantiene uno de los atractivos de su predecesor: imitar la apariencia de un Grand Cherokee pero a escala reducida. Con todo, sus 4,4 metros de longitud le enclavan no sólo ya como competidor directo del Nissan, sino también de una amplia gama de modelos que han ido apareciendo en la última década como pueden ser el Volkswagen Tiguan, el Kia Sportage, el Peugeot 3008, el Hyundai Tucson...

¿Qué le hace especial a su diseño exterior -aparte de su inconfundible parrila-?

Por ejemplo, la amplísima gama de colores que comprende hasta 12 tonalidades, algunas de ellas tan atrevidas como el azul láser o el naranja spitfire, a lo que hay que sumar que diez de ellas se pueden elegir en formato bitono -con techo en negro-, así como la posibilidad de decorarlo con diversos accesorios del preparador oficial Mopar -como por ejemplo vinilo negro para el capó por 158 euros, unos guardabarros traseros...-. Por último, prácticamente ningún oponente contempla la opción de decantarse por un acabado especial conocido como Trailhawk qué consigue darle un aspecto más aventurero no sólo a base de incluir protecciones de carrocería y un altura sobreelevada, sino también añadiendo unos paragolpes específicos que mejoran sus cosas TT.

En cuanto al interior lo primero que está claro es que el diseño... no resulta sorprendente -en ese aspecto, la referencia sería el Peugeot 3008-. No queremos decir que no sea moderno o actual sino que repite en gran medida el esquema básico que ya hemos visto en el Jeep Cherokee o, en menor medida, en el pequeño Renegade. El ejemplo perfecto es una consola central que integra, en su parte superior, una pantalla táctil flanqueada por las dos salidas de aire y que deja la parte inferior para los mandos de la climatización -en la versión probada, los de un climatizador de dos zonas-. También es similar el estilo del volante multifunción o la disposición de la instrumentación en el cuadro de mandos -clara, sencilla y con una pantalla en el centro-, así como la decoración a base de tonos grises claros y oscuros con detalles de estilo metalizado.

Volviendo hablar de la pantalla central hay que decir que su tamaño varía en función del acabado siendo la que se ve en la foto la más grande y completa de todas con un tamaño de 8,4 pulgadas y que sirve para albergar el sistema multimedia Uconnect. Éste se complementa con la información añadida en un panel de instrumentos que también dispone de una pantalla a color de 7 pulgadas.

En términos de habitabilidad el nuevo Compass está bastante bien aprovechado con cinco buenas plazas... aunque, como suele ser habitual en el 95% de los coches que no son monovolúmenes con asientos independientes, la plaza central trasera ofrece un confort algo inferior al resto. Por el contrario, nada que objetar ni al maletero -quizá uno de los puntos flojos del anterior Compass- ni la postura de conducción que es muy cómoda y natural, con unos asientos que ofrecen un agarre suficiente y un volante con amplios reglajes -de serie, tanto en altura como en profuncidad- para sentirse a gusto desde el primer momento. Como es lógico en un coche de esta talla, la visibilidad es muy buena, y esa sensación de dominio respecto al resto del tráfico, uno de los motivos (nada desdeñable) por el que muchos adquieren un vehículo de este tipo. La ergonomía en general es correcta -en general, ningún mando desentona por estar mal situado o resultar complejo de manejar- y también se lo puede dar una buena nota a la calidad global, sobre todo lo relacionado con la calidad de los plásticos utilizados y a la apariencia general en sí; nada de lujos, más bien funcionalidad, pero es que también es lo habitual en el segmento.

Si tocamos el apartado de la tecnología, estamos ante un coche plenamente del siglo XXI y eso se comprueba en apartados como la conectividad. El mencionado Uconnect engloba en un único dispositivo funciones de comunicación, entretenimiento y navegación a través de la mencionada pantalla táctil y capacitiva de alta definición que es compatible con móviles en los protocolos Apple Carplay y Android auto. Como curiosidad esta versión Limited cuenta con una aplicación denominada Jeep Skills y que proporciona indicadores específicos para la conducción fuera del asfalto de tal forma que los conductores puedan monitorizar su rendimiento cuando llevan a cabo una ruta fuera de carretera. Es sólo uno de los ejemplos de los beneficios de que coche y teléfono sean, cada vez más, uno solo.

Dentro de los Jeep es el que mejor va en carretera

Con todo, el 'comprador tipo' de esta clase de vehículos rara vez se saldrá de las carreteras convencionales y recurrirá a esa aplicación. Si lo analizamos sobre el negro asfalto, en ese tipo de escenarios hay que decir el nuevo Compass es, posiblemente, el Jeep más equilibrado de toda la gama -por ser 'más coche' que el Renegade y más manejable y ligero que los Cherokee y Grand Cherokee-. Basado en la plataforma conocida como Small Wide -es decir, una plataforma común destinada a modelos de tamaño compacto-, se beneficia de un moderno diseño de suspensiones, una dirección asistida eléctrica, una estructura robusta pero con un peso contenido... y en la variante que hemos probado, de un sistema de tracción total permanente activo que la marca denomina Jeep Active Drive. En pocas palabras, se trata de un dispositivo que, normalmente, -suelo seco, línea recta, asfalto en buen estado- envía la fuerza del motor a las ruedas delanteras -eso reduce rozamientos mecánicos y contiene el consumo- y mantiene desconectado el eje trasero. Sin embargo, cuando las ruedas delanteras piden tracción -por la aparición de gravilla, lluvia, un exceso de confianza con el acelerador al tomar una curva...-, de forma automática y en cuestión de milésimas de segundo, el sistema es capaz de enviar par motor al eje trasero con el objetivo de incrementar la adherencia. Si al comprador todo esto no le parezca suficiente siempre puede adquirir la variante especifica denominada Trailhawk, que añade funcionalidades como una reductora, una mayor altura al suelo y unos neumáticos mejor preparados. Por lo demás, de la versión Limited que hemos probado nos ha sorprendido que la suspensión es ligeramente firme lo cual contribuye a que su estabilidad en carretera sea mejor que buena sin que tampoco se resienta demasiado la comodidad.

Muy buen resultado el conseguido con la dirección ya que es suave y precisa pero también sorprendentemente rápida para un todo camino, ya que puede llevar las ruedas de un extremo al otro en sólo 2,6 vueltas de volante.

Un motor es el punto de equilibrio para tenerlo todo

De la completa oferta de motores con la que se ha lanzado este modelo nos quedamos sin duda alguna con el equilibrado turbo diesel 2.0 Multijet de 140 CV que se puede combinar tanto con un cambio automático de nueve velocidades -que, por cierto, no tiene rival directo en cuanto a número de marchas dentro de la categoría-, como con la caja manual de seis de la versión que hemos tenido ocasión de probar, de funcionamiento correcto. Se trata de una mecánica con muy buen empuje -como turbodiésel moderno que es, la cifra de par es abundante desde bajas revoluciones-, prestaciones más que correctas -el 0 a 100 km/h en apenas 10 segundos da buena prueba de ello- y aunque es cierto que no tiene el refinamiento de la variante de gasolina, dispone de suficiente aislamiento acústico como para pasar desapercibida en cualquier viaje por carretera a velocidad constante. Por cierto que durante nuestra prueba en carretera el consumo medio rondó los siete litros que es un valor muy aceptable para este modelo, si bien es cierto que se aleja de los escasos cinco litros anunciados por la marca. En todo caso, la autonomía está más que asegurada gracias a los generosos 60 litros de depósito.

Para concluir tenemos que hablar de dos aspectos; el precio de esta versión es de 34800 €. Es una tarifa que le sitúa en una posición intermedia dentro de sus segmentos; a su favor juega el hecho de que es una novedad en el mercado y también algo que es su principal valor: el hecho de ser un Jeep. También es cierto que dispone de interesante fórmulas de financiación aunque frente a sus rivales de lo que momento no puede presumir de contar con enormes descuentos oficiales, si bien es cierto que siempre es posible dar con buenas campañas en el concesionario. El otro aspecto tiene que ver con la seguridad, donde el Compass se ha alzado con la máxima puntuación, cinco estrellas, en EuroNCAP, con datos tan buenos como índice de protección del 90% para pasajeros adultos en caso de impacto. No es un dato baladí, si tenemos en cuenta que es el tercer modelo de la marca que lo consigue, pero lo hace con las pruebas más exigentes introducidas recientemente. Además, deja en evidencia a su antecesor, que sólo logró dos estrellas en estas pruebas.

Detalles del Jeep Compass:

1// En la parte inferior de la consola central, bajo los mandos del climatizador, se encuentran el mando del Selec-Terrain -que en esta versión ofrece hasta cuatro modos predeterminados (Auto, Snow, Sand y Mud) para ofrecer las mejores prestaciones en las cuatro ruedas sobre cualquier superficie, dentro o fuera de la carretera, y en cualquier condición climática-, el freno de estacionamiento electrónico, el mando que desconecta el Stop-Start del motor así como los puertos de conectividad y carga de dispositivos. 2. El techo solar tiene un gran tamaño y cuesta 1.320 euros. 3. La versión probada se puede adquirir con cambio automático, pero supone un incremento de 2.500 euros. 4. En uno de los talleres, durante la presentación, nos contaron los secretos de diseño del Compass... utilizando maquetas de arcilla. 5. La combinación bitono consigue muy buen resultado estético. 6. La vista frontal es muy parecida a la del Grand Cherokee; los faros delanteros son de leds. 7. El sistema de navegación, que ofrece un buen resultado y un manejo correcto, también es de serie en la versión probada. 8. La versión Trailhawk añade detalles específicos también en su decoración, como este adhesivo en color negro y anti-adherente (no es sólo estético, también está pensado por si alguien tiene que subirse al capó para otear mejor el horizonte).

Equipamiento de serie:

Airbag de conductor y pasajero, laterales delanteros y de cortina, asiento trasero abatible por mitades, asiento del conductor regulable en altura, asistente de arranque en pendientes, asistente a la frenada de emergencia, cierre centralizado con mando a distancia, control de velocidad, control de estabilidad, control de presión de neumáticos, control de tracción, equipo de audio con radio digital, dirección asistida eléctrica, elevalunas eléctricos delanteros y traseros, luces de encendido automático, faros traseros de LED, organizador de maletero, retrovisores eléctricos y plegables, sistema de aviso de colisión frontal, stop start, Bluetooth coma volante multifunción de cuero, asiento del pasajero con respaldo abatible hacia delante, faros antiniebla, llantas de aleación de 18 pulgadas, sensor de aparcamiento trasero, asientos de cuero y tela luces delanteras de LED, sensor de lluvia, salida de escape cromada, pantalla multifunción de 7 pulgadas en el cuadro de mandos y sistema Uconnect en la consola central compatible con Apple carplay y Android auto.

Opciones: Pintura metalizada desde 580 hasta 1.500€ -en este último caso incluye pintura bicolor-, pack function 740€, pack winter 550€, pack parking 915€, pack infotainment 1650 €, pack premium 74€, pack visibility 740€, pack trailer tow 485€, pack cuero 900€, pack cuero con asientos ventilados 1200 €, solar panorámico 1.320€, rueda de repuesto de tamaño normal 200 €, llantas de 19", 500€.

Datos del vehículo probado

Tamaño exterior: longitud de 4,394 metros, anchura de 1,819 m, altura de 1,647 m incluidas barras de techo, distancia entre ejes de 2,636 metros, vía delantera de 1,540 metros y vía trasera de 1,540 m, diámetro de giro entre bordillos de 11,07 m, ángulo de ataque de 16,8 grados, ángulo de salida de 31,7 grados, ángulo ventral de 22, 9 grados, altura libre al suelo de 215 mm, capacidad de vadeo de 406 m. Velocidad máxima de 192 km hora, aceleración de 0 a 100 km/h en 10,1 segundos, peso en vacío de 1.575 kg, capacidad del depósito de 60 litros, consumo urbano de 6,1 litros a los 100 km, consumo extraurbano de 4,7 litros a los 100 km, consumo medio de 5,2 litros a los 100 km equivalente a 138 gramos de CO2 por kilómetro. Motor turbodiesel de 1.956 cc, 4 cilindros en línea, 16 válvulas, una potencia de 140 CV a 4.000 rpm, par máximo de 35,7 kgm a 1.750 rpm, caja de cambios manual de seis velocidades, tracción 4x4 con desconexión del eje trasero.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Desarrollo Editmaker

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.