www.onemagazine.es
Audi A8: Así es el automóvil que permite ver el futuro
Ampliar

Audi A8: Así es el automóvil que permite ver el futuro

Por muy avanzado que resulte tu vehículo siempre irá un paso por detrás de lo que nos propone Audi con el A8. En su nueva generación, el tope de gama del fabricante alemán es capaz de cosas asombrosas. Cosas que, de aquí a cinco años, empezarán a extenderse a otros vehículos más populares.

¿Será así el próximo BMW Serie 7?
De qué es capaz del primer Mercedes Clase S con enchufe

El lanzamiento de los buques insignia de las tres grandes marcas alemanas -Audi, BMW y Mercedes- siempre es todo un acontecimiento automovilístico. Y es que hablamos de vehículos que atesoran toda la tecnología que estos fabricantes premium son capaces de poner en el mercado. Como es lógico, ese es uno de los motivos que justifican los precios de unos automóviles que suelen arrancar en los 100.000 euros. Sin embargo, hay que tener en cuenta que muchos de los dispositivos de ciencia ficción que incluyen a bordo terminarán llegando, en un plazo de entre tres y diez años, a muchos de los modelos que el comprador medio se puede permitir. De esta forma, podríamos decir a modo de resumen que estas súper berlinas de lujo permiten ver cómo serán los coches 'normales' en el futuro.

En julio, Audi ha lanzado su 'máquina del tiempo': una nueva generación, la cuarta del conocido como A8 que, como veremos, hace hincapié en aspectos como la forma de interactuar entre el conductor y el vehículo, la conducción semiautónoma o el confort en la conducción. Pero empecemos por lo más evidente: el exterior.

Digamos que esta nueva berlina es justamente lo que esperábamos; en una categoría cuyos compradores potenciales son bastante conservadores en lo relacionado con el diseño, el A8 ofrece una apariencia elegante, clásica y que sigue los cánones marcados por los últimos vehículos que ha comercializado la casa de los cuatro aros. Como en sus predecesores, será un coche disponibe en dos tallas: normal, con 5,17 m de largo y larga, con 5,3 mm y una distancia entre ejes sobredimensionada. En ambos casos hay elementos que llaman poderosamente la atención, como la enorme parrilla hexagonal, los voluminosos pasos de rueda, los detalles cromados, la gama de colores exclusiva -sorprende el llamativo Rojo Seville de las fotos, aunque también hay otros más clásicos e igual de sugerentes, como el Beige Impala, el Azul Navarra, el Gris Vesuvius...-, y unos faros excepcionalmente avanzados que poco a poco empezaremos a ver en muchos otros modelos del mercado. Los delanteros, conocidos como HD Matrix Led, cuentan incluso con tecnología láser, que se activa a velocidades superiores a los 70 km/h. Cada faro del A8 dispone de 138 diodos -incluyendo los intermitentes- controlados de forma individual, algo que permite -en combinación con una cámara- no deslumbrar de noche a otros usuarios, adecuar la iluminación al trazado de la carretera... Igual de sofisticados son los pilotos traseros, con 135 diodos y una iluminación espectacular, con funciones como los intermitentes dinámicos -al verlos es como una tira de luz que se enciende de dentro hacia afuera-.

Estos coches se hacen para vivirlos desde dentro

Posiblemente la zona más trabajada del Audi se encuentre en el interior; como es obvio en un coche de este nivel, tanto la habitabilidad como la calidad de los acabados -con la posibilidad de elegir entre las mejores pieles Valetta, Valcona y Unicum, las inserciones en madera de haya o eucalipto, o metalizadas- están a otro nivel. Ambas virtudes, además, se complementan con un diseño muy simplificado, en el que practicamente han desparecido todos los mandos y botones para dar paso a pantallas táctiles. Por ejemplo, en la consola central existe una de 10,1” que se complementa con otra de 8,6” en la parte inferior. Esta profusión de pantallas comenzará a ser habitual en breve en todos los segmentos del mercado y muchas de ellas permitirán su control mediante gestos -ya no hará falta ni tocarlas para determinadas funciones-.

¿Una curiosidad? La versión de carrocería larga también utiliza la iluminación por leds para las luces de cortesía de las plazas traseras, empleando unas lámparas cuyo brillo, haz y foco se puede ajustar. Un detalle que pronto podríamos ver en modelos más generalistas.

Por lo que se refiere a la gama de motores, en un principio este A8 llega a Europa con dos motores turbo de seis cilindros: un 3.0 TDI diéseñl de 286 CV y un 3.0 TFSI gasolina de 340 CV, a los que más adelante se sumarán los propulsores de ocho cilindros, un 4.0 TDI diésel de 435 CV, el mismo que emplea ahora el Audi SQ7 y un 4.0 TFSI gasoliona de 460 CV derivado del que utilizan los RS6 y RS7, dejando para el final un impresionante W12 de 585 CV, sólo disponible con la carrocería larga y que tendrá como principales mercados el chino y los países árabes. También veremos más adelante una versión híbrida enchufable, sólo con carrocería larga, conocida como e-tron y que puede circular hasta 50 km exclusivamente con electricidad. Será un modelo tan avanzado que propondrá un sistema de carga inalámbrico para la batería, es decir, ya no hará falta conectarlo a un enchufe, sino simplemente aparcarlo encima de una plataforma que genera un campo magnético.

¿Por qué todo el mundo empezará a hablar de los 48 voltios?

Audi asegura que todas sus mecánicas dispondrán de un excepcional refinamiento y serán muy eficaces, en parte gracias a la inclusión de la tecnología MHEV, que emplea un nuevo sistema eléctrico principal de 48 voltios que suministra energía al sistema de 12 voltios, que ahora pasa a ser un subsistema eléctrico. Con él, este A8 puede rodar en modo de marcha por inercia en un rango de entre 55 y 160 km/h… y en un rango de hasta 40 segundos con el motor completamente apagado. También permite que el stop/start entre en funcionamiento cuando el coche baja de 22 km/h. Por otro lado, las variantes V8 son capaces de desactivar la mitad de sus cilindros cuando el coche retiene, algo que también ayuda a disminuir el gasto.

Todas las versiones se venden en exclusiva con cambio automático, mientras que en opción y para mejorar aún más el comportamiento dispondrá en opción de un diferencial deportivo.

En cuanto al equipamiento tecnológico, uno de los aspectos más representativos es el ADA, o Audi Adaptative Driving Assistant, que permite que el coche responda a límites de velocidad, trace curvas, pase por cruces y circule por rotondas sin necesidad del conductor, acelerando o frenando. Por otra parte, llegan asistentes que le aproximan, cada vez más, a la realidad de la conducción autónoma; por ejemplo, debuta el Audi AI traffic jam pilot o asistente de conducción en atascos. Con él, este Audi puede circular por si solo a velocidades de hasta 60 km/h, actuando sobre frenos, acelerador, dirección y arranque. Pero eso no es todo: esta gran berlina alemana puede incluir 12 sensores ultrasónicos en las zonas frontal, trasera y laterales, cuatro cámaras de 360 grados en la parte frontal, trasera y los retrovisores exteriores, una cámara en el borde superior del parabrisas, cuatro radares de alcance medio en las esquinas del vehículo, un radar de largo alcance en la parte frontal, un escáner láser en la parte frontal -y una cámara infrarroja en la parte frontal -asistente para visión nocturna-. Una primicia en el segmento es el escáner láser, que tiene el tamaño de un puño y que con los pulsos de luz que emite permite saber lo que hay en la parte delantera del vehículo, con un alcance de 250 metros, incluso con lluvia y niebla, o si es de noche.

Otra cosa que ya puede hacer el A8 por sí solo –y que pronto veremos en modelos de precio más asequible- es el sistema de aparcamiento remoto, que permiten que este coche sea capaz de estacionar en línea o en batería sin ayuda del conductor. Además, lo mejor es que puede hacerlo… sin que el conductor se encuentre a bordo.

Tampoco falta un original sistema de climatización, que incluye una bomba capaz de recoger el calor emitido por los componentes eléctricos y ayuda a calefactar y enfriar el coche cuando es necesario. Además, con la ayuda de una app y el móvil, es posible elegir la temperatura interior antes de subirnos a bordo.

Por no hablar del exclusivo sistema de sonido opcional de la firma Bang & Olufsen, que es capaz de sonar con 1.920W de fuerza gracias también a sus 23 altavoces.

No hables con los demás: este Audi ya lo hace por tí

Otro aspecto importante del que hablar es de la conectividad; ahora es posible incluir un módulo de transmisión de hasta 300 Mb/s en descarga y 50 en subida. Además, el A8 está conectado a la nube y eso le permite contar con servicios como ‘Car-to-X’, que le sirven para comunicarse con otros Audi; cada uno de ellos recoge información de la zona por la que circulan y pueden avisar a los demás conductores que se encuentren próximos de posibles situaciones de riesgo: un coche averiado en medio de la carretera, pavimento deslizante…. Por otro lado, el chasis puede incluir soluciones como la suspensión actica –con varios ‘perfiles’ de funcionamiento: confort, auto, dynamic y lift- que limita de manera notable la inclinación de la carrocería en las curvas. También cuenta con dirección en las cuatro ruedas –a baja velocidad, cuando se mueve el volante, las ruedas traseras giran en dirección contraria a las delanteras y a alta velocidad en la misma, consiguiendo mejorar la maniobrabilidad y la agilidad. Por último, según versiones, el A8 puede incluir llantas de hasta 21”, neumáticos de 275 mm de ancho y discos de freno cerámicos de 420 mm de diámetro.

Audi A8: Así es el automóvil que permite ver el futuro
Ampliar
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

¿Qué opinas? (Login)
Normas de uso
  • Esta es la opinión de los internautas, no de Onemagazine
  • No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
  • La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.
  • Tu dirección de email no será publicada.
  • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.