www.onemagazine.es

General Ballesteros: “Como no controlemos el Sahel vamos a tener un problema de envergadura en Europa”

El director del Instituto Español de Estudios Estratégicos ha intervenido en las jornadas de inauguración de la Cátedra CEU San Pablo sobre Cultura de Defensa.

Una de las principales amenazas para la estabilidad de España se encuentra en el Sahel, y “como no logremos controlar esa zona vamos a tener un problema de envergadura en Europa, y sobre todo en España, puesto que nuestro país es la puerta de entrada al continente europeo”. Así se ha expresado esta mañana el director del Instituto Español de Estudios Estratégicos (IEEE), general Miguel Ángel Ballesteros. Lo ha hecho durante su intervención en la mesa redonda ‘Los intereses nacionales de España desde la geopolítica’, que se ha desarrollado en el marco de las jornadas de inauguración de la Cátedra sobre Cultura de Defensa que ha creado la Universidad CEU San Pablo de Madrid.

La zona del Sahel (franja de países que se sitúan entre el desierto del Sahara en el norte y la sabana sudanesa en el sur, y entre los que se encuentra Mali) es en la actualidad un foco de inestabilidad en el cinturón de África por la presencia de redes terroristas, entre ellas AQMI (Al Qaeda en el Magreb Islámico). Las actividades delictivas de estos grupos salafistas yihadistas (corriente suní del Islam que pretende volver a la época de esplendor del profeta Mahoma mediante la Guerra Santa) están encaminadas a obtener financiación. Tráfico de drogas, de personas, secuestros, atentados… son algunas de las muestras de su actividad criminal.

Pero las actuaciones de estas redes terroristas de delincuencia organizada no quedan relegadas a esa zona concreta del centro de África, y así lo ha puesto de manifiesto el general Ballesteros. La inestabilidad en el Sahel afecta, y mucho, a Europa; y, por consiguiente, a España. “La inestabilidad en el norte y el centro de África, por ejemplo en Marruecos o Argelia (países pertenecientes al Magreb), se traslada automáticamente a nuestro país”, ha afirmado. Por eso, hay que buscar soluciones para estabilizar esa zona y, en estos momentos, poner fin a al conflicto que actualmente se está viviendo en Mali, uno de los países situados en esa región africana.

A juicio de Ballesteros, la solución al conflicto de Mali, y en general a la inestabilidad que existe en el Sahel, “no es fácil”. “El Sahel –ha añadido- es nuestro problema, uno de los principales que tenemos ahora”. Por eso, en su opinión, la Unión Europea (UE) debe implicarse en la resolución de los conflictos que existen en la zona. También en el Magreb, sobre todo ahora después de la revueltas que se originaron en Túnez y que se expandieron por todo el norte de África. “Es importante –ha subrayado- que la UE monitorice los procesos de transición en estos países y trate de influir en esos nuevos escenarios, porque el futuro de esos países será fundamental para la seguridad en Europa”.

Todavía pasará un tiempo hasta que haya despliegue militar en Mali

Ballesteros ha señalado que si Túnez fue el modelo para el inicio de las revueltas, “también puede serlo para el final de las mismas y el proceso de transición que ha comenzado en todos esos países”. Y ahí es fundamental el papel que juegue la Unión Europea. “No podemos esperar a ver qué ocurre; es necesario actuar”. Como también es necesario actuar, y así lo ha recalcado, en el conflicto de Mali, aunque, en su opinión, “el problema lo vamos a tener en generar las fuerzas”.

Se refería el director del IEEE al proceso abierto para que se configure un contingente militar que, bajo el amparo de Naciones Unidas, ponga fin a la inestabilidad que se vive en el norte del país después de que el Movimiento de Liberación Nacional de Azawad anunciase, el pasado 8 de abril, la independencia para el norte de Mali, territorio que los tuaregs reclaman como suyo. A finales de semana expira el plazo establecido por el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas como paso previo al envío de una fuerza militar que devuelva la normalidad al país africano. En este proceso, “la UE probablemente aportará a la CEDEAO (Comunidad Económica de los Estados del África Occidental) las capacidades militares de las que estos países no dispongan”.

Pero, una vez que las cartas se pongan sobre la mesa (la CEDEAO ya ha anunciado el número de militares que está dispuesta a desplegar), vendrá el momento de configurar la fuerza militar que intervenga en Mali, y eso no será fácil a juicio de Ballesteros. “Yo creo –así lo ha expresado- que todavía pasará un tiempo hasta que se produzca el despliegue en la zona”. Y en ese despliegue no estará los países europeos, al menos no con fuerzas sobre el terreno. Sí podrán estar, según ha valorado el director del IEEE, en misiones de instrucción a las Fuerzas de Seguridad somalíes, pero no actuando como fuerzas de interposición entre las partes en conflicto.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
Compartir en Meneame

¿Qué opinas? (Login)
Normas de uso
  • Esta es la opinión de los internautas, no de Onemagazine
  • No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
  • La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.
  • Tu dirección de email no será publicada.
  • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.