cabecera

    29 de agosto de 2014
1/1

La nueva organización de la Fuerza en la Armada

Ángel Tafalla Balduz, Almirante

Última actualización 18/01/2010@00:00:00 GMT+1
Bajo el veraz titulo de “ La Flota agrupa en tres mandos principales a toda la Fuerza de la Armada” nuestra redacción describe la evolución organizativa de la misma desde que acabo nuestra guerra civil. Descripción exacta pero que obvia un hecho fundamental: lo que ahora se llama Flota es la totalidad de la Fuerza de la Armada incluyendo por lo tanto lo que históricamente eran las fuerzas asignadas a los Capitanes y Comandantes Generales.

Bajo el veraz titulo de “ La Flota agrupa en tres mandos principales a toda la Fuerza de la Armada” nuestra redacción describe la evolución organizativa de la misma desde que acabo nuestra guerra civil. Descripción exacta pero que obvia un hecho fundamental: lo que ahora se llama Flota es la totalidad de la Fuerza de la Armada incluyendo por lo tanto lo que históricamente eran las fuerzas asignadas a los Capitanes y Comandantes Generales. No me extraña esta confusión porque lo que la Instrucción 52/2009 del Ajema del pasado 31 de Julio hace es, asignar al todo, el nombre de lo que hasta ese momento era solo una de las tres “patas” operativas de la Armada.

Salvada esta primera observación de que lo que estamos comentando no es la Flota -en su afección tradicional- si no la totalidad de la Fuerza que por cierto es la razón de ser de la Armada, pasemos a revisar dicha evolución.

Hasta 1988 los Comandantes Generales de la Flota estaban embarcados porque se suponía que desde su buque insignia mandarían operativamente. Esto se engarzaba en una bella tradicion naval por la que los mandos estaban tan en primera línea como el ultimo marinero y compartían los mismos riesgos. Este modus operandi y esta tradición le costo la vida entre otros muchos a Gravina, Churruca y Nelson.

Conforme se iban haciendo mas complejas las operaciones y se confiaba mas en la radio se establecían mas Cuarteles Generales en tierra y esto fue lo que paso cuando se traslado a Rota y se asigno el empleo de Almirante al hasta entonces Comandante General de la Flota.

Es curioso que con la introducción de las comunicaciones por satélite, con su enorme capacidad de transmisión de datos, y por el mayor énfasis en las operaciones conjuntas hemos deshecho en cierto modo el camino andado. Así el ahora denominado Almirante de Acción Naval es en todo menos en el nombre el antiguo Comandante General de la Flota y con el empleo de Vicealmirante esta preparado para ejercer el mando desde su buque insignia.

Esta tradicional organización de la Flota convivió largos años con cuatro otros mandos operativos del mas alto nivel: los tres Capitanes Generales de la Península y el Comandante General de Canarias. Tenían estos últimos mas sabor territorial y jurisdiccional que justificación operativa. Pero eran parte de la visibilidad de la Armada ante la sociedad. En una dolorosa decisión de la que fui testigo y parte, la Armada los sustituyo por un solo Almirante de Acción Marítima encargado de las denominadas misiones permanentes, vigilancia y Seguridad Marítima, junto al apoyo a las otras administraciones civiles que entienden de temas marítimos.

Esta segunda “pata” de la Fuerza persiste con algunas perdidas y ciertas ganancias, pero su carácter básico no se ha alterado aunque ya no es cabeza operativa sino subordinado al recientemente redefinido Almirante de la Flota. Esta nueva dependencia es -a mi juicio- un nuevo paso mas en la simplificación de los mandos superiores y va acompañada de disminución de empleos de los que los desempeñaran en el futuro. Para mi que me he sentado en el Consejo Superior de la Armada junto a cinco Oficiales Generales cabeza de Fuerza, el ver que queda uno solo me provoca sentimientos contrapuestos aunque en su día estuve de acuerdo con la inicial simplificación de mandos operativos.

Por ultimo, la Infantería de Marina. La profunda reorganización de ella acometida en el 2004 la articulaba en dos Brigadas aunque no precisamente con esas denominaciones. El Tercio de Armada mantenía su tradicional misión de proyección de fuerza y su doble dependencia: para cuestiones anfibias del Almirante de la Flota y para el resto del Comandante General.

Las otras unidades de Infantería de Marina encargadas de la protección de buques, personas e instalaciones de la Armada se agrupaban y organizaban en una especie de Brigada “virtual” dándole un mayor enlace con las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado lo que nos parecía mas realista- de acuerdo con su misión- que la anterior organización en la que dependían de los Capitanes Generales.

Con todo ello se reforzaba la figura del Comandante General de la Infantería de Marina que seguía manteniéndose intermedio entre dos niveles : el operativo y el propio de su dependencia directa del Ajema. Esto ha sido modificado ahora por la Instrucción 52/2009, perdiendo esta dependencia directa y dotándole únicamente de un nivel teóricamente operativo-desplegable. Se le ha añadido a sus responsabilidades la de Guerra Naval Especial que es la versión propia de la Armada de las operaciones especiales y que ya ha tenido su debut en el caso Alakrana.

No quisiera haber descendido a muchos detalles técnicos y he dejado de mencionar muchas notables unidades donde sirven con ilusión y dedicación muchos hombres y mujeres de la Armada pero que no han sido afectadas tan directamente por esta ultima reorganización, pues de eso se ha tratado mas que del desarrollo del Real Decreto 41672006 y de la Orden Ministerial 114/2006. No seria justo no reconocer que esta reorganización tiene aspectos controvertidos y que hará falta algo de tiempo para que sea asimilada o eventualmente modificada tratando siempre de simplificar las cadenas de mando operativas propias de la Fuerza y a la vez ayudar a facilitar la generación de unidades adaptadas a las misiones que puedan surgir en un ambiente cada vez mas conjunto e internacional.

Otros artículos del autor:

Obama, Afganistán e Irak

Alakrana: lecciones aprendidas

Alakrana: disminuyen las opciones

Otra solución para el Alakrana


¿Te ha parecido interesante esta noticia?   Si (0)   No(0)
1/1
Compartir en Meneame

¿Qué opinas?



Normas de uso
  • Esta es la opinión de los internautas, no de One Magazine
  • No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
  • La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.
  • Tu dirección de email no será publicada.
  • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Portada | Hemeroteca | Búsquedas | [ RSS - XML ] | Política de cookies
One Magazine - Seguridad Nacional Contacto
Cibeles.net, Soluciones Web, Gestor de Contenidos, Gestor PDF Digital EditMaker 7.2.0.2