www.onemagazine.es

Ya están a punto las “pupilas electrónicas” de Ingenio, el primer satélite espía totalmente español

Juan Pons / Thales Alenia Space España ha dado por terminado el avanzado subsistema electrónico que regula el funcionamiento de las cámaras ópticas del satélite espía español Ingenio, cuyo lanzamiento se ha retrasado hasta mediados de 2015.

Ya está listo el avanzado subsistema electrónico que regula el funcionamiento de las sofisticadas cámaras del primer satélite espía totalmente español.

Tras más de cuatro años de trabajos, Thales Alenia Space España ha anunciado “a bombo y platillo” que el modelo de vuelo ya está a punto.

La compañía española ha sido la “responsable del diseño, desarrollo, fabricación, integración y pruebas del sistema”, ha confirmado Juan Garcés de Marcilla, máximo responsable de la firma asentada en Tres Cantos (Madrid). Para Garcés de Marcilla “ha sido un autentico reto, que nos ha permitido consolidar nuestra posición como integradores de satélites de observación”.

En un satélite de observación de la Tierra –popularmente, un satélite espía- como es Ingenio, la electrónica es algo así como las pupilas de los ojos -las cámaras- que vigilan cuanto ocurre sobre una determinada zona geográfica. Si las citadas “pupilas”, no se abren y cierran correctamente, el satélite no podrá cumplir con su labor de cobertura regular de toda Europa, norte de África y Sudamérica, áreas geográficas de interés estratégico para España.

Por tanto, el subsistema electrónico es clave para la vida útil del futuro satélite espía español. Los avanzados equipos electrónicos desarrollados por Thales Alenia reciben las señales adquiridas por los detectores ópticos, las acondicionan a los estándares óptimos, las digitalizan para su almacenamiento y, posteriormente, las descargan sobre las estaciones terrenas de Torrejón de Ardoz (Madrid) y Kiruna (Noruega) para su estudio y análisis por los técnicos en teledetección.

Un trabajo de ingeniería pura

Según el responsable de Ingeniería de Detección de Thales Alenia Space España, Rafael Navarro, la compañía ha llevado a cabo un arduo esfuerzo de “ingeniería pura”, a la vez que ha afrontado un autentico reto de “alta complejidad tecnológica”.

Garcés de Marcilla, el máximo responsable
de Thales Alenia Space España

Para Rafael Navarro, el trabajo ahora finalizado “ha tenido un gran efecto multiplicador y nos ha permitido adquirir nuevas capacidades que hemos podido volcar en otros satélites, tanto comerciales como institucionales”. “Gracias a haber desarrollado capacidades y competencias que no teníamos, ?corrobora Garcés de Marcilla ? la electrónica de Ingenio nos ha servido para ganar contratos en el exterior que, de otro modo, no hubiéramos conseguido”.

A partir de ahora, SENER, contratista principal del sistema óptico de Ingenio, podrá llevar a cabo la integración final de las cámaras y la electrónica. Para ello contará con la colaboración del Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial (INTA), organismo especializado del ministerio de Defensa, que apoyará tanto la integración como los ensayos finales.

Una vez puesto en órbita en la primera mitad de 2015 y desde una altura algo superior a los 600 kilómetros, Ingenio será capaz de tomar hasta un centenar de imágenes al día, con una resolución de entre 2,5 y 10 metros, la precisión definida en el año 2006 por técnicos de los ministerios de Defensa e Industria.

¿Qué ha sido lo más complicado? “La electrónica de los detectores era una parte critica que ha tenido sus dificultades, pero que hemos superado con éxito”, asegura Rafael Navarro.

El satélite Ingenio está incluido en el Programa Nacional de Observación de la Tierra, iniciativa de la que también forma parte el satélite de tecnología radar bautizado como Paz. Ambos conforman un sistema dual de observación que permitirá a España disponer de autonomía e independencia en la toma de imágenes de sus zonas de interés estratégico.

Al igual que Paz, el contratista principal de Ingenio es EADS CASA Espacio, en cuyas instalaciones de San Fernando de Henares (Madrid) se está llevando a cabo la construcción de las dos plataformas. La puesta a punto de ambos satélites y sus respectivas instalaciones terrenas conllevan una inversión total de 325 millones de euros.

Thales Alenia Space España también ha desarrollado y entregado los transpondedores en banda S y X de Ingenio, que permiten el enlace del satélite con los centros de control y la descarga de los datos adquiridos, respectivamente.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
Compartir en Meneame

¿Qué opinas? (Login)
Normas de uso
  • Esta es la opinión de los internautas, no de Onemagazine
  • No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
  • La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.
  • Tu dirección de email no será publicada.
  • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.