www.onemagazine.es

 Motor / Novedades

Volvo V40 y el motor diesel que logra algo increíble

Volvo V40 y el motor diesel que logra algo increíble

Hasta hace pocos años, Volvo tenía que confiar en marcas externas –como Renault o Audi- para equipar con motores diesel a su gama de modelos. Sin embargo, en los últimos 15 años, su progresión en este campo ha sido tan grande que el resultado ha sido éste…

Durante el último Salón de Ginebra, la firma sueca presentó el que, seguro que por mucho tiempo, va a ser el mejor propulsor diesel por su relación entre potencia y consumo. El coche sobre el que ha hecho su debut esta mecánica es un V40 y con ella, Volvo anuncia una potencia de 190 CV con un consumo medio de 3,3 litros cada 100 km, es decir, un registro que están logrando homologar en la actualidad o bien vehículos de potencia similar pero ayudados con tecnología híbrida... o buen diesel convecionales, pero en el entorno de los 110 CV. Esta mecánica, combinada con el cambio manual de seis marchas también se podrá elegir con cambio automático de ocho velocidades-, registra unas reducidas emisiones medias de 85 gramos de CO2 por km. También es destacable su excelente cifra de par máximo: 40,8 kgm, al tiempo que la firma sueca afirma que este propulsor será uno de los más 'suaves' y silenciosos de la categoría, algo que no se podrá comprobar hasta que se ponga a la venta a finales de la primavera.

El motor en sí entra dentro de la nueva familia de mecánicas Drive-E que ya tiene preparadas Volvo para sus nuevos modelos; en este caso hablamos de un 2.0 diesel de cuatro cilindros que se denominará D4, pero también existirá un 2.0 gasolina turbo que desarrollará 245 CV y un par máximo de 35,7 kgm, algo que permitirá, en el caso del V40, convertirse en un interesante rival de todo un VW Golf GTI -sobre todo gracias a su ajustadísimo consumo medio de 5,8 litros a los 100 km

Algunos secretos del motor diesel son su doble turbocompresor, un sistema que consigue que en los arranque en frio la mecánica alcance lo antes posible su temperatura óptima de funcionamiento o los sensores de presión en cada cilindro, gracias a unos inyectores inteligentes dotados de un chip que monitorizan esa presión. Con esa información, un sistema llamado i-ART consigue que se inyecte la cantidad exacta de combustible y a la presión ideal  -que puede llegar a alcanzar los 2.500 bares- durante cada ciclo de combustión.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Desarrollo Editmaker

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.