www.onemagazine.es
De izquierda a derecha, Juan Narro, director de formación del Grupo Atenea; Juan Rosell, presidente de la CEOE, y José Luis Cortina, presidente del Grupo Atenea (Foto: Jotxo Cáceres)
De izquierda a derecha, Juan Narro, director de formación del Grupo Atenea; Juan Rosell, presidente de la CEOE, y José Luis Cortina, presidente del Grupo Atenea (Foto: Jotxo Cáceres)

Atenea celebra 25 años de Inteligencia Económica

jueves 22 de mayo de 2014, 18:16h

El Grupo Atenea cumple 25 años promoviendo la utilidad de la Inteligencia Económica para las empresas en España. Para celebrarlo, el martes tuvo lugar un acto conmemorativo en el Centro de Estudios Políticos de Madrid, con ponentes de grandes empresas españolas como Iberdrola o Santander, y la clausur a cargo del presidente de la CEOE, Juan Rosell.


Con motivo del 25 aniversario del Grupo Atenea promoviendo la Inteligencia Económica para la empresa en España, se celebraba en el Centro de Estudios Políticos de Madrid un acto conmemorativo, que se encargó de presentar el Presidente del Grupo Atenea, José Luis Cortina y de clausurar el presidente de la CEOE, Juan Rosell Lastortras.

Participaron en el evento José Luis de la Fuente, Director de Vigilancia Estratégica e Inteligencia Tecnológica de Iberdrola y presidente de ASEPIC; José Luis Nieto, Presidente del Grupo GESTEREC y que fue alumno del II Curso de Inteligencia Económica del Grupo ATENEA; José Carlos Moreno Durán, Director de Inteligencia y Análisis del Área Corporativa de Seguridad del Grupo Santander; José Ángel González Andrés, Gerente de Seguridad Corporativa del Grupo Telefónica y responsable de ciberseguridad de la compañía y Juan Narro Romero, Teniente General en la reserva y miembro del Consejo de Dirección del Grupo ATENEA.

El encargado de dar la bienvenida a los participantes fue José Luis Cortina, que señaló que los 25 años de actividad del grupo Atenea han demostrado dos cosas. La primera, “que es una evidencia en este momento pero no lo fue en el inicio de nuestra actividad”, que la inteligencia económica ha sido una necesidad para la dirección empresarial de excelencia, y la segunda, que después de 5 lustros, el Grupo Atenea no se siente en un final de etapa, sino en un renovado punto de partida con el compromiso de alcanzar nuevos horizontes.

Para José Luis Lafuente, de Iberdrola, “la importancia de la Inteligencia Económica para la empresa”, base de su intervención, pasa por la vía de la innovación con el objeto de optimizar la consecución de los intereses de los clientes, la sociedad y las personas a las que su empresa sirve, en el “ecosistema” en el que todos ellos se desenvuelven, y alcanzar unas metas de energía limpia, asequible y fiable.

Aseguró Lafuente que la IE no debe ser un fin en sí misma, sino una estrategia para alcanzar los objetivos perseguidos y un espacio en el que coincidan los valores que pueden ser útiles para crear un espacio en el que dar a la sociedad un producto único y exclusivo.

La aportación de la IE a esa estrategia, según Lafuente, “pasa por una visión anticipadora para saber cuál va ser el futuro en el que queremos estar presentes y saber dónde pueden ser mejor empleados los recursos”. Hay que ser cada vez más eficaces, imaginando escenarios de riesgo en los que moverse y adaptarse a ellos con anticipación para ser más eficaces, porque las empresas cambian con el tiempo y no va estar siempre en el mismo punto.

Apostó también por una actitud prospectiva de futuro, que permita buscar la noticia, no allá donde esté para valerse de ella, sino saber elegir entre el exceso de información actual, y buscar aquella que de verdad es útil para aplicarla en la Inteligencia Económica y que permita encarar el futuro con ciertas garantías.

El que fuera alumno del II Curso de Inteligencia Económica, José Luis Nieto, señaló que en el sector privado empresarial en general, las necesidades que tienen los empresarios españoles, tanto las grandes corporaciones como la pequeña y mediana empresa, pasan por la necesidad de internalización como base de continuidad en el negocio, asunto sobre el que versaba su intervención.

La necesidad que tienen las grandes corporaciones para la mejora de su negocio, se centran en obtener informaciones que les permitan obtener negocio. Lo importante es la anticipación a los posibles problemas que puedan encontrar en otros países, ya que de no hacerlo, corren peligro de provocar una penalización económica para la empresa o incluso la penalización mayor que supone una fuerte caída de su imagen frente al país en el que están e incluso ante otros países.

Esto se evita, señaló, con una unidad de Inteligencia que se anticipe a las situaciones y se las pase a los analistas, cuya función es saber realmente de inteligencia, para que la trabajen adecuadamente y la remitan a la dirección de la empresa para que actúe con datos reales y sepa reaccionar frente a los posibles inconvenientes que puedan surgir.

En el boom de inteligencia que vivimos hoy en día, realmente no hay muchos analistas que sepan de Inteligencia Económica, resaltó Nieto, que asegura que hay que prestar atención a la formación en IE de los analistas para que sepan analizar situaciones. La mayoría de las veces, dijo, las empresas “nos llaman cuando el problema les ha estallado en las manos”.

Finalizó su intervención resaltando que hay que huir del concepto de Inteligencia Económica como espionaje, porque la inteligencia económica no es eso, sino anticipación. Y que, de la misma manera, hay que diferenciar entre lo legal y lo no legal, y entre lo legal y lo no ético y su recomendación expresa es acatar y seguir un código ético.

“Resiliencia”

El director de Inteligencia del Grupo Santander, José Carlos Moreno, se centró en la “resiliencia”, que resumió como una actuación en la que “no prevenimos, sino que nos anticipamos”. Para Moreno, hay que dotar de innovación al concepto de inteligencia y prevenir los riesgos ”reputacional y operacional”, ya que todo riesgo de reputación se traslada a la operatividad y viceversa. Las empresas deben estar preparadas frente a futuras amenazas para evitar que la actividad de las mismas se suspenda. Para ello invoca el concepto de “resiliencia”, porque la prevención está en otras áreas, dijo, mientras que la anticipación es lo realmente eficaz, porque permite minimizar, e incluso absorber, cualquier consecuencia negativa en un momento de crisis.

Asegura Moreno que el papel de un gestor de riesgos es imprescindible para ayudar a una empresa en su adaptación al medio, saber identificar futuros problemas y, como consecuencia, pensar en todas las posibilidades para saber cómo anticiparse a ellas. Destacó una frase del Senador Fullbrigth que, según Moreno, explica muy bien la “resiliencia”: “hay que pensar en lo impensable, porque si lo impensable nos llega a ocurrir, entonces no habrá tiempo para pensar y las acciones que tomemos las tomaremos sin pensar”. Pero aseguró también que anticipar el futuro con un horizonte de certidumbre más allá de tres meses es descabellado. Porque, más allá de ese período de tiempo, es difícil predecir los acontecimientos.

Para José Carlos Moreno, la seguridad es también la confianza de enfrentarse a una situación negativa con esperanzas de éxito.”Con confianza tenemos más resiliencia,… y si evitar es deseable, detectar es imprescindible”, aseguró, “porque hemos pasado de gestionar la seguridad a gestionar los riesgos de una manera eficiente”. Destacó por último que hay que recuperar el concepto de Antifrágil (de Nicholas Taller) que figura en todo aquello que no únicamente se recupera, sino que sale reforzado en el caos y en la incertidumbre.

José Ángel González de Andrés, de Telefónica, que se refrió en su intervención a la Ciberinteligencia en el mundo empresarial, destacó que el mundo del análisis, según la Inteligencia Económica, ha cambiado y que ya no sólo se compite con otras empresas, sino directamente con los países que apoyan a esas empresas. Puso como ejemplo a China, que desplaza a los países a sus propios trabajadores e incluso sus propias fuerzas de seguridad, básicamente dando dinero al país. Un marco mucho más complejo, dijo, en el que hay que respetar siempre la ética, “que nos hace merecernos nuestros trabajos”.

“En algunos casos tenemos competencia incluso delictiva”, dijo, y puso como ejemplo el robo de cables de cobre en ciertos países, que supone unos beneficios altísimos al margen de la ley sin inversión alguna, y un problema mayor de lo que se creía. Lo que en principio su empresa pensaba que era un robo de menudeo, se demostró gracias a la IE que realmente suponía un gran tráfico de cobre, en el que buques cargados con grandes contenedores repletos de cables de Telefónica ya limpios, partían rumbo a otros países.

Añadió que el robo de información a las empresas y su difusión y el mal uso que se hace de ella en las redes es muy perjudicial tanto para la empresa como para los clientes de las mismas. Y se refirió también al concepto de “resiliencia” como anticipación a los acontecimientos, y a situarla como una meta fundamental para las empresas. Siempre vamos a recibir golpes, dijo, y hay que saber cómo estar preparados para encajarlos de la mejor manera y minimizar sus consecuencias. Abogó por último por una cultura de protección común de las empresas, ”de la ética de nuestras empresas, de cómo nos tenemos que comportar y de un buen uso de la IE para el bien común, porque no estamos en un reino de taifas, sino en España y en una Europa común”.

El último de los ponentes fue el Teniente General en la reserva Juan Narro Romero, que como miembro del Consejo de dirección de Grupo Atenea y director del Departamento de Formación del Grupo, hizo un repaso por la actividad de Atenea en estos 25 años, el presente y el futuro del Grupo y de la Inteligencia Económica. Señaló Navarro que los 25 años transcurridos desde la creación del Grupo ATENEA han marcado un punto de inflexión importante en el concepto de Seguridad Nacional que se ha incorporado incluso a su logo, y ha modificando el aspecto y los contenidos de la revista para conseguir una mayor difusión de esta idea.

Atenea ha desarrollado labores de consultoría en Inteligencia Económica, y el tratamiento de la misma desde la perspectiva de la empresa y no a la inversa, como ocurre a menudo. Destacó el apoyo a la proyección exterior de las empresas, y en la parte académica y en colaboración con la Universidad Francisco de Vitoria, los cinco Cursos Superiores de Inteligencia Económica y Empresarial ya impartidos.

Unos cursos aplicables en la vida empresarial a muchos campos, destacó, como procesos mercantiles, Recursos Humanos, búsqueda de perfiles de directivos y personal estratégico, apoyo a la internacionalización de las empresas o apoyo a los expatriados, entre otras muchas aplicaciones.

Asimismo, añadió que ATENEA se encuentra en un proceso de impulso a la internacionalización de la consultora y de los estudios que se imparten en el campus virtual. En un futuro próximo se va a poner en marcha un Master de Inteligencia Económica y Análisis, semipresencial y un Curso de posgrado on line para Iberoamérica.

Hizo referencia también a otras actividades recientes desarrolladas por el Grupo ATENEA, como la publicación de artículos sobre la importancia de la IE para la empresa en el digital de ATENEA, donde se han colgado ya varios vídeos. El último de ellos denominado "Empresas capaces, empresas inteligentes".

Atenea ha prestado además sus instalaciones como centro de encuentro entre delegaciones de otros países y empresas españolas. Recientemente ha servido de enlace entre una delegación de muy alto nivel de un país centroafricano, y diversos organismos de la administración y de empresas españolas, aportando la sede como lugar donde exponer las oportunidades de negocio del país ante una docena de empresas líderes españolas. Finalizó su intervención asegurando que el Grupo Atenea seguirá luchando por ser un referente en Inteligencia Económica y por seguir creciendo.

Rosell: “esto está remontando”


La clausura del acto corrió a cargo de Juan Rosell Lastortras, Presidente de la CEOE, que aseguró que a las empresas cada vez les interesa más la Inteligencia Económica para tomar decisiones acertadas en cualquier país y en situaciones muy distintas. Y aunque si bien dijo que él no es un experto en Inteligencia Económica, añadió que sí lo es de las empresas españolas, e hizo un profundo recorrido por la situación económica y empresarial de España desde los inicios de la crisis hasta el momento actual.

Así, aseguró que, por lo que habla con otros empresarios y él mismo ve día a día, la economía parece remontar y en los últimos dos meses ha empezado a mejorar notablemente la situación de España. “Esto está remontando”, aseguró. Señaló que, cuando creíamos estar bien, en realidad se exageró y no estábamos tan bien y que habría que haber hecho reformas estructurales, que no se hicieron en su momento, y que posteriormente nos pasaron factura. También que hemos llegado a estar muy mal, “aunque tampoco en el infierno como nos situaban algunos”, matizó.

Recordó que entre los años 2005 y 2007 teníamos superávit presupuestario y una deuda pública del 36% del PIB mientras que Alemania tenía el doble. Desde el inicio de este siglo y hasta segundo semestre del 2008 en España se creaba empleo, dijo, casi 4 millones en esos 8 años, y desde 2009 se han destruido 3 millones. “Por lo que pese a la crisis, en datos netos, se han creado prácticamente un millón de empleos, algo que no han hecho otros países”.

Destacó Rosell que nuestro gran error de IE, fue abrir las puertas con un “aquí tenemos trabajo para todos”, que creó un efecto llamada, y por el que legaron a España 6 millones de personas. Cinco de ellos de forma legal y un millón de manera ilegal. “Teníamos un traje, pero al engordar con tanta rapidez, rompimos las costuras” señaló Rosell en un simil de la situación de España con la costura. Fue una crisis financiera de la que Rosell dijo “tuvimos todos la culpa”. A ello se unió la crisis inmobiliaria, y de 2.5 millones trabajando del ladrillo se ha pasado a 900.000 trabajadores. Una serie de burbujas que hicieron que mientras el PIB creía al 2 o 2 y medio por ciento, el crédito llegó a crecer al 13%, dijo Rosell.

Según el presidente de la Patronal, los bancos daban más dinero en créditos de lo que se necesitaba, y asumían grandes riesgos. Aunque fue culpa de todos y el Banco de España tampoco puso mucho de su parte y no se enteró de la situación. Hay que controlar el déficit para controlar el endeudamiento, matizó.

Se multiplicó el endeudamiento privado, y a partir del 2009, añadió, se dio la misma situación con la deuda pública. Se habían controlado los ingresos y los gastos hasta entonces, pero en ese momento hubo una caída muy fuerte en los ingresos, los gastos se aceleraron y no supimos controlarlos. La austeridad no tiene por qué ser mala dijo Rosell.

A ello hay que añadir, según Rossell, que la reforma financiera en España se hizo tarde y lentamente. La misma reforma financiera que en España ha llevado siete años, el Gobierno de Obama la hizo en siete días con el acuerdo de demócratas y republicanos del Congreso y del Senado.

La reforma laboral ha sido positiva, dijo, “teníamos una legislación laboral que venía del franquismo, y ha habido que adaptarla a los nuevos tiempos”. Añadió que aunque no hay costumbre de ello en España, empezarán a crecer los contratos a tiempo parcial, que hasta la fecha no se habían dado, pero que según Rossell son una buena solución para dinamizar el mercado laboral.

Señaló que es necesario acometer también una reforma de las administraciones públicas para simplificar y unificar las normas y evitar duplicidades. “Esto no es inteligente”, según Rossel, y se emplea el dinero en cosas absurdas. Hasta ahora se ha legislado en clave política, añadió, y ahora hay que hacer reformas para evitar que los costes políticos que se aplican, por ejemplo al gas o las eléctricas con primas, impuestos y demás, favorezcan la deslocalización de empresas con grandes consumos eléctricos. No puede ser que la electricidad en España sea tres veces más cara que en Estados Unidos, dijo Rossell.

Según el Presidente, o seguimos haciendo reformas, “con ganas”, o no seremos competitivos. “Hay que ponerse las pilas y darle vitaminas a la Europa del bienestar y acabar con todo lo que supongan gastos superfluos”. Pero también quiso ser positivo de cara al futuro, y señaló que las informaciones sobre crecimiento son mejores de lo que se pensaba.”Hace seis meses no nos habríamos creído el ritmo al que estamos creciendo, y las últimas informaciones son mucho más positivas de las que teníamos hace seis meses. Y la creación de empleo también es mayor.

Quien haga las reformas con más rapidez y profundidad tendrá más opciones en Europa, destacó Rosell, y hay que recordar que las exportaciones están creciendo y que las inversiones extranjeras vuelven a España. Se vuelve a tener confianza en nuestro país. En definitiva, según el representante de CEOE, las empresas y empresarios “somos” el futuro del país. Hay un millar de empresas que están haciendo las cosas bien aquí y vendiendo a otros países que tienen mercados muy difíciles. “Las empresas españolas lo están haciendo bien y tenemos muchas posibilidades de salir y salir bien de esta crisis”.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (14)    No(1)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Desarrollo Editmaker

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.