www.onemagazine.es
 (Foto: Office of Representative Phil Gingrey)
Ampliar
(Foto: Office of Representative Phil Gingrey)

EEUU despliega a la Guardia Nacional en Texas para combatir la crisis migratoria

Los primeros efectivos de la Guardia Nacional que el gobernador de Texas, Rick Perry, prometió para combatir la crisis migratoria en la frontera, ya están sobre el terreno, mientras el resto del dispositivo será desplegado en los próximos días.

Los primeros efectivos de la Guardia Nacional que el gobernador de Texas, Rick Perry, prometió para combatir la crisis migratoria en la frontera, ya están sobre el terreno, confirmaron a Efe fuentes oficiales, mientras el resto del dispositivo será desplegado en los próximos días.

"La Guardia Nacional de Texas actualmente tiene tropas a lo largo de la frontera entre Texas y México en apoyo de la Operación Fuerte Seguridad", dijo a Efe la teniente coronel Joanne MacGregor, portavoz de las Fuerzas Militares en este estado.

Texas tiene unos 2.000 kilómetros de frontera con México, un tramo que en los últimos meses ha sido el epicentro de la crisis migratoria de los niños centroamericanos, principalmente de Guatemala, Honduras y El Salvador.

Se calcula que 63.000 menores no acompañados han llegado desde octubre a Estados Unidos huyendo de la violencia en sus países.

Perry prometió en julio el despliegue de 1.000 efectivos de la Guardia Nacional, que no tiene competencias en asuntos migratorios, para enfrentar la crisis.

Los primeros ya han tomado posiciones, mientras que el resto sigue su capacitación en el complejo militar Camp Swift, ubicado en la localidad de Bastrop, cercana a Austin.

Según medios locales, ese primer contingente desplegado en la frontera asciende a unos 300 soldados de la Guardia Nacional, cifra que no quiso confirmar la teniente coronel MacGregor.

El gobernador texano, quien aspira a convertirse en el candidato republicano a la Presidencia en 2016, impulsó esta medida frente a la inoperancia, dijo, de la Administración de Barack Obama para encontrar soluciones a la crisis.

"La política fronteriza de Washington está permitiendo la entrada a criminales muy agresivos que no se detienen en Texas", afirmó Perry en una visita reciente a Camp Swift, en la que animó a los soldados de la Guardia Nacional antes de su despliegue: "Ustedes son ahora la punta de lanza para proteger a los estadounidenses de esos cárteles y pandillas".

La llegada de los primeros efectivos a la frontera coincide con una visita de dos días del presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, a California, muy centrada en la crisis migratoria.

"Sabemos que hay estados que no han evolucionado tanto como California y que todavía escatiman reconocimientos y, peor aún, los derechos de los inmigrantes", dijo el lunes Peña Nieto en Los Ángeles, donde agregó que "la imposición de medidas discriminatorias" a los indocumentados es "reprobable" y afecta a los principios de "responsabilidad compartida".

Hace unos días, ante la inminente llegada de la Guardia Nacional a la frontera, el Gobierno de México emitió un comunicado en el que "rechazaba" la medida ya que, a su parecer, "no contribuye a la solución del fenómeno migratorio", sino que "se aparta del camino del diálogo y la concertación".

"El Gobierno de México reitera, de manera firme y categórica, su rechazo a esta medida. No existe circunstancia alguna o cambio negativo en la seguridad fronteriza que justifique o motive esta acción estatal", reza el texto, que tilda el despliegue de "decisión unilateral" contraria a los esfuerzos de "construir una frontera moderna, próspera y segura".

Aunque el contingente de 1.000 efectivos prometido por Perry está llegando ahora a la frontera, otro grupo de la Guardia Nacional en funciones de antinarcóticos también opera en las torres de vigilancia instaladas en la zona en coordinación con la Patrulla Fronteriza.

La Operación Fuerte Seguridad tiene un presupuesto inicial de 38 millones de dólares, una duración de tres meses y ha levantado una gran polémica, ya que sus detractores alegan que una solución militar no resuelve un problema humanitario.

Los críticos de Perry también consideran la iniciativa como una operación propagandística del gobernador en su carrera hacia la Casa Blanca.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Desarrollo Editmaker

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.