www.onemagazine.es
Contacto: Mitsubishi Space Star 120 MPI Motion

Contacto: Mitsubishi Space Star 120 MPI Motion

Como buena firma japonesa, Mitsubishi siempre ha sido una especialista en vehículos urbanos. Bien lo saben en Japón y también en Europa, donde aún se recuerda el buen resultado que ofrecía el Colt, último integrante del segmento que ofreció esta firma en el Viejo Continente. Ahora, por fin, ha llegado su sustituto.

Como buena firma japonesa, Mitsubishi siempre ha sido una especialista en vehículos urbanos. Bien lo saben en Japón y también en Europa, donde aún se recuerda el buen resultado que ofrecía el Colt, último integrante del segmento que ofreció esta firma en el Viejo Continente. Ahora, por fin, ha llegado su sustituto.

Queda claro que entre el Colt y su sucesor, denominado Space Star, hay un mundo de diferencias… a pesar de que ambos son urbanos, son pequeños, su precio es ajustado y deben enfrentarse en una categoría donde la competencia es numerosa y altamente cualificada. Para empezar, el cambio de nombre ya es bastante significativo; a pesar de que la denominación ‘Colt’ contaba con muy buena prensa, Mitsubishi ha apostado por otra que ya le diera muy buen resultado en el pasado. Y es que Space Star era el nombre de un monovolumen compacto que se hizo con un muy buen hueco en el mercado, entre otras cosas por sus atractivas e ingeniosas campañas de publicidad en televisión –como aquel anuncio ambientado en Italia y con la canción Super Sexy Girl, de Fundación Tony Manero sonando de fondo-.

Por otra parte, frente a la amplitud de gama del anterior Colt –que llegó a contar con versiones gasolina y diesel, tres y cinco puertas –incluso una descapotable de techo retráctil-, varios acabados y hasta una espectacular versión deportiva, en el Space Star todo es más sencillo. De hecho, hay dos motores –y ambos de gasolina-, dos acabados –Challenge y Motion- y una carrocería –de cinco prácticas puertas-. Durante la presentación, hemos elegido la variante superior, ya que apenas supone 900 euros más, pero a cambio recibimos un motor más potente y de mayor cilindrada, así como un equipamiento de serie muy superior.

¿Se equivoca Mitsubishi apostando por un coche menos ‘refinado’, deportivo y exclusivo que su predecesor… o la fórmula de la sencillez del nuevo Space Star es una buena idea? Lo cierto es que, en la situación actual del mercado, este nuevo microurbano se nos antoja una de las compras más inteligentes del momento. A modo de resumen, podríamos decir que es el vehículo perfecto para el día a día de millones de conductores, que tiene un precio competitivo –con todas las promociones actuales veremos que baja claramente de la barrera psicológica de los 10.000 euros- pero que no obliga a renunciar a una amplia dotación, a cinco prácticas puertas y a una potencia suficiente para casi todo lo que no sea un viaje muy largo.

Comenzando por el exterior, el Mitsubishi se puede juzgar desde muchos ángulos. Si lo comparamos con otros vehículos recientes de la marca, este urbano no levanta pasiones, no llama la atención por sus formas arriesgadas y no parece una ‘rabiosa novedad’. Sin embargo, por otro lado lo que tenemos es un coche muy poco visto, con colores muy vistosos, una notable visibilidad, una longitud que le hace perfecto para el callejeo y aprovechar muchas plazas de aparcamiento –sólo mide 3,71 m, cuando otros urbanos ya sobrepasan la frontera de los cuatro metros- y, sobre todo, una excepcional aerodinámica. De hecho, gracias al trabajo efectuado en los bajos, en el diseño frontal –muy redondeado y con pocas aberturas- consigue un Cx final de sólo 0,27, lo cual es un récord entre los urbanos.

En cuanto a detalles, destacan positivamente las llantas de aleación de 15” –muy bonitas y calzadas sobre neumáticos de 175 mm y baja resistencia a la rodadura-, los retrovisores con intermitentes de leds incluidos, los paragolpes pintados íntegramente en el color de la carrocería...

Por lo que se refiere al interior, las sensaciones son muy buenas; sobre todo, sorprende lo que ya comentábamos al principio, que para el precio que tiene no le falta de nada, ni siquiera un completo ordenador de a bordo –que analiza si nuestra conducción eficiente, entre otras funciones-, un climatizador automático, elevalunas eléctricos en las cuatro puertas o hasta volante multifunción.

Si analizamos la calidad, la conclusión es que es muy razonable: como en la mayoría de vehículos del segmento, hay muchos plásticos duros al tacto, pero están bien ajustados, y entre las inserciones en negro, los displays de la consola, el volante de cuero… la sensación general es buena. Todo ello completado con buenos ajustes y mandos ergonómicos y sencillos de manejar, algo que suele ser ‘muy japonés’; lo única pega es que el botón que permite manejar el ordenador está en la propia instrumentación –para accionarlo habría que introducir la mano por dentro del aro del volante, así que habrá que hacerlo en parado-.

La postura de conducción es correcta, aunque sería todavía mejor con un volante regulable en altura –no tenerlo puede perjudicar a los más altos- y unos asientos con un ajuste en altura más amplio. De todas formas, las banquetas son cómodas y, al menos durante nuestra toma de contacto, viajamos sin ponerle ninguna pega. El espacio delante es correcto y detrás está muy bien aprovechado; a diferencia de otros urbanos de pequeño tamaño, el Space Star está homologado para cinco pasajeros, lo cual le vendrá muy bien a muchas familias que le toca ir a recoger a la prole al colegio. Y en cuanto al maletero, los 235 litros son sólo correctos, suficientes para la compra del día, una maleta de gran tamaño, las mochilas del colegio… pero que se puede ampliar abatiendo el respaldo de los asientos posteriores. Debajo del piso viene de serie con un kit reparapinchazos.

En marcha, el pequeño motor 1.2 tricilíndrico de gasolina ofrece 80 CV y es nuevo dentro de la gama. Su rendimiento es muy bueno, por varias razones; por un lado, tiene una respuesta instantánea con apretar el acelerador, así que es muy ágil en zonas urbanas. Por otro lado, apoyado en el reducidísimo peso del coche -845 kg- esa potencia cunde más que de sobra y permite acelerar de 0 a 100 km/h en 11,7 segundos. Asimismo, la citada buena aerodinámica es clave para que la velocidad máxima declarada sean unos sorprendentes 180 km/h.

En nuestra prueba, realizada por los alrededores de Madrid y con dos personas a bordo, el ‘motorcito’ se defendía muy bien, y resultaba muy divertido ‘apurar’ las marchas para conseguir su máxima aceleración; viene acompañado en exclusiva de una caja manual de cinco velocidades que tiene un manejo muy suave… y, sobre todo, unos desarrollos de transmisión muy largos. Es por eso que en segunda velocidad es capaz de alcanzar los 100 km/h de marcador y superar los 140 km/h en tercera, de forma que nos quedan dos marchas más para llanear con un consumo muy ajustado. Hablando de consumo, durante nuestro trayecto, efectuado a un ritmo normal/rápido, el ordenador marcaba de media alrededor de 5,5 litros; no son los 4,3 que declara Mitsubishi, pero es un poco para un modelo de gasolina.

La plataforma del Space Star también es inédita entre los Mitsubishi europeos. Destaca por sus 2,45 m de distancia entre ejes, por emplear el mismo esquema de suspensión de cualquier micorurbano o urbano –con el sencillo eje rígido trasero- y por haber apostado por una amortiguación muy suave. Lo cierto es que el coche es muy agradable de conducir, sobre todo en ciudad. En este terreno, los badenes ni se nota, absorbe bien las irregularidades, gira en poquísimo espacio y como tanto los pedales como la dirección tienen un manejo ‘sedoso’ se conduce sin el más mínimo esfuerzo. En carretera también mantiene el tipo, pero la sonoridad a alta velocidad es más elevada y en zonas de curvas la dirección no es muy directa, con más de tres vueltas de volante. La blandita suspensión sigue siendo cómoda en autopista, pero hace que el coche balancee en las curvas si decidimos ir rápido… algo que, por otra parte, no será lo habitual en este modelo. Los frenos –con discos delanteros de 219 mm y tambores traseros de 180- no nos plantearon problemas.

Por lo que se refiere al asunto de la relación precio/producto, tan sólo se puede decir que es brillante. El coche tiene un precio de tarifa de 11.750 euros, pero con la actual promoción oficial, esa cantidad queda reducida a unos ajustadísimos 9.500 euros, que pueden ser 8.500 si nos beneficiamos de las ayudas del Plan PIVE 6. Lo mejor es que el equipamiento de serie que incluye este modelo con acabado Challenge –el más alto de la gama- es muy bueno para su precio y, en cualquier caso, mejor que el de la competencia directa, como el Nissan Micra 1.2: espejos eléctricos, asientos traseros abatibles, volante regulable en altura, sistema stop/start, ordenador de a bordo, indicador de cambio de marcha, luces diurnas, control de presión de neumáticos, ABS, airbags frontales, laterales y de cortina, control de tracción, aire acondicionado, elevalunas eléctricos delanteros y traseros, cierre centralizado, dirección asistida, tres años de garantía, equipo de audio con CD, USB y cuatro altavoces y asiento del conductor regulable en altura, llantas de aleación, cristales traseros tintados, volante y pomo del cambio en cuero, faros antiniebla, sensor de lluvia y luz, climatizador automático, asiento del pasajero regulable en altura, bluetooth, volante multifunción, istema de acceso y arranque sin llaves, tres años de garantía o 100.000 km... Como única opción se ofrece la pintura metalizada, con tres colores a elegir –rojo, gris o negro- siendo el blanco el tono disponible de serie.

En resumen, los planes de Mitsubishi de comercializar 20.000 unidades al año de este nuevo urbano en toda Europa, 2.000 de ellos en España, parece un objetivo totalmente lógico y razonable.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

¿Qué opinas? (Login)
Normas de uso
  • Esta es la opinión de los internautas, no de Onemagazine
  • No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
  • La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.
  • Tu dirección de email no será publicada.
  • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.