www.onemagazine.es
Contacto: Nuevo Skoda Fabia 1.2 TSI

Contacto: Nuevo Skoda Fabia 1.2 TSI

La tercera generación del urbano de Skoda gana en refinamiento, economía de consumo y es, probablemente, las más atractiva en cuanto a diseño y comportamiento en carretera. Hemos ido a Lisboa para probar una sorprendente versión de gasolina.

Skoda Fabia Combi 2015: ¿cuánto da de sí su maletero?
La tercera generación del urbano de Skoda gana en refinamiento, economía de consumo y es, probablemente, las más atractiva en cuanto a diseño y comportamiento en carretera. Hemos ido a Lisboa para probar una sorprendente versión de gasolina.

Cuando en 1999 Skoda puso a la venta el primer Fabia, sustituto de los Favorit y Felicia, muy pronto se vio de todo lo que podría ser capaz esta marca checa, con el apoyo tecnológico y los conocimientos acumulados del grupo Volkswagen. A lo largo de 15 años, 3,5 millones de unidades vendidas y dos generaciones, el Fabia se convirtió, posiblemente, en uno de los modelos más 'racionales' y equilibrados de su segmento. ¿Los motivos? Era un coche grande por fuera y por dentro, tenía un precio muy ajustado y siempre disponía de una competente gama de motores. Pero faltaba 'algo': ese algo era un toque de 'pasión' en el diseño y en la puesta a punto, y que esas cualidades no estuvieran reservadas a las eventuales versiones deportivas apellidadas 'RS'. Y en esos aspectos es en los que la gente de Skoda parece haber trabajado más en el Fabia III, es decir, la tercera generación de un coche que llega al, posiblemente, segmento más competido y con mayor volumen de ventas en España. Una categoría con infinidad de rivales, ya sean franceses -Citroën C3, Peugeot 208, Renault Clio-, japoneses -Toyota Yaris, Nissan Micra u Honda Jazz-, alemanes -VW Polo, Opel Corsa-, italianos -Fiat Punto, Alfa Mito-, españoles -Seat Ibiza- e, incluso, estadounidenses -Ford Fiesta-.

Contemplado al natural, el nuevo Fabia es mucho más 'fresco'; como en su antecesor, se venderá inicialmente sólo con cinco puertas... pero no con tres; sin embargo, ese hándicap lo compensa ofreciendo una variante familiar -de apellido Combi-, que sigue siendo algo poco habituan en esta categoría del mercado.

Al contrario de lo que suele ser habitual, el nuevo modelo mide 3,992 m de largo, frente a los cuatro metros exactos de su predecesor; además, es 31 mm más bajito. Si a esto le sumamos un frontal mucho más personal, unas líneas más marcadas, los ya clásicos pasos de rueda abultados o la forma ligeramente descendente del techo y rematada con un pequeño alerón, el resultado es una silueta menos clásica y más deportiva, que según ciertos ángulos recuerda a un VW Polo, sobre todo porque es un modelo que transmite bastante empaque. También será un coche con una accesibilidad al interior bastante cuidada: no sólo las cuatro puertas laterales ofrecen un buen ángulo de apertura, sino que también el portón trasero es de generoso tamaño y la boca de carga se queda a sólo 65,9 cm del suelo.



Esta nueva generación estará disponible en 15 colores de carrocería -blanco y azul serán 'los de serie' y, el resto, metalizados-, que se podrán combinar con otros cuatro -plata, blanco, negro o rojo- para los pilares delanteros y el techo; Skoda aún no ha confirmado que todas las combinaciones cromáticas se vayan a ofrecer en nuestro mercado. En cuanto a las llantas, también habrá un amplio catálogo donde elegir, según motorización y acabado, con tamaños que irán de las 14 a las 17".

Por lo que se refiere al interior, y aunque también se ha renovado por completo -desde los mandos y botones a los tiradores de las puertas o la instrumentación-, lo que se puede decir es que allí donde se mira, todo nos resulta familiar, bien porque ya lo hemos visto en algún otro Skoda o en diferentes modelos del grupo Volkswagen. El diseño es sencillo y clásico, pero con más clase y más 'elaborado' que en su inmediato predecesor; además, está previsto que, como en el exterior, se pueda elegir entre distintas combinaciones de colores para que cada comprador pueda personalizarlo a su gusto. Es cierto que éste no es el interior más llamativo del mercado, donde hay modelos como el Renault Clio o el Peugeot 208 que han apostado por una imagen tecnológica y juvenil, pero es que el coche checo es tan práctico y funcional que, a la hora de sentarse a sus mandos, uno se siente a gusto desde el primer momento y 'no hace falta que nadie te explique nada': todo está allí donde tiene que estar y todo funciona a la perfección. ¿Una curiosidad reconocida por la propia marca? En el salpicadero predominan los trazos horizontales, porque ayudan a incrementar la percepción visual de espacio.

En realidad, el Fabia no sólo 'parece' amplio, sino que realmente lo es y en este apartado siempre ha sido una de las compras más aconsejables del segmento. Así, el espacio para las piernas en las plazas traseras es muy bueno, entre otras cosas gracias a que se ha incrementado en 8 mm -no es mucho, pero se parte de un coche que, como decíamos, ya destacaba en este aspecto- mientras que la anchura es prácticamente la misma, 1,38 m: esto hace que, como en la práctica totalidad de urbanos, dos adultos vayan comodísimos y tres ya no tanto. Un dato que demuestra lo bien aprovechado que está el nuevo Fabia es su maletero: dispone de 330 litros, es decir, aproximadamente un 10% más que su antecesor y que la media de la categoría. Y a quien no le parezca suficiente, hay que recordar que, prácticamente desde el principio, también habrá una variante familiar conocida como Combi, unos 600 euros más costosa que la de cinco puertas, y que dispone de unos excelentes 530 litros.



La postura de conducción es 'made in VW', con muchos y buenos reglajes para asiento y volante, que quedan en el lugar ideal, sea cual sea nuestra talla. Las butacas tienen un diseño correcto y un mullido adecuado, la visibilidad general es muy buena y la ergonomía global es notable con mandos bien situados... si bien es cierto que en este aspecto no alcanza la excelencia de su antecesor. En aquel, la consola central aglutinaba los mandos del climatizador y el equipo de audio prácticamente a la misma altura del volante, así que apenas había que mover la mano para manipularlos; sin embargo, en el nuevo Fabia los mandos del climatizador pasan a ocupar una posición más baja. El motivo es la llegada de una gran pantalla en la parte superior -según versiones, de entre 5 y 6,5" de tamaño-, desde la que se controlan diversas funciones del vehículo... e, incluso, disponible con la funciíon Mirror Link, que permite mostrar en dicha pantalla lo mismo que se vea en la pantalla de nuestro móvil -y poder controlar todas sus funciones y las aplicaciones que en él tengamos y que también pueden ser útiles para el vehículo: escuchar música de Internet, disponer de navegador...-.

Tecnológicamente -aparte de la mencionada pantalla-, el Fabia también estrena nuevos dispositivos, como una gama de equipos de audio mucho más completa, sistema de acceso y arranque sin llaves, control de aparcamiento delantero y trasero, sensor de luces y lluvia con luces largas automáticas, detector de fatiga para el conductor, sistema de frenado emergencia en ciudad, seis airbags, climatizador automático con más funciones -eso sí, de una sola zona- o un gran techo panorámico practicable que mide 1,07 m de largo por 76 cm de ancho.

En el equipamiento tampoco faltan las clásicas soluciones 'inteligentes' de la marca, como un pequeño clip de plástico en la zona del parabrisas -muy útil para el ticket del párking, por ejemplo-, el rascador de hielo situado en la cara interna de la tapa del depósito de combustible, la papelera -con su mini bolsa de basura y todo- en la puerta del conductor, el hueco específico y a mano para llevar el chaleco reflectante, el nuevo soporte para dispositivos multimedia en uno de los posavasos de la consola central... o numerosos huecos repartidos por el interior -de hecho, hay sitios hasta para siete botellas de entre 0,4 y 1,5 litros de capacidad-, ganchos en el maletero, bandeja que se puede situar en dos alturas para compartimentar la zona de carga...

Desde el inicio, la gama de motores será muy amplia; por hacer un breve repaso, se podrá elegir entre versiones diesel de 75, 90 y 105 CV -todas desarrolladas a partir del mismo bloque 1.4 TDI de tres cilindros- y cuatro de gasolina con 60, 75, 90 y 110 CV -los dos primeros utilizan un 1.0 de tres cilindros ya empleado en el Citigo, mientras que los dos últimos recurren a un 1.2 turbo de cuatro cilindros-. Para esta toma de contacto nos hemos centrado en el más potente de la gama, un motor del que teníamos excelentes referencias por haberlo probado en coches bastante más grandes y potentes, como el Skoda Yeti o el Seat León, y siempre con muy buen sabor de boca.



A bordo del nuevo Fabia, esta mecánica de 110 CV, combinada de serie con un cambio manual de seis velocidades -en opción, por unos 1.600 euros se ofrecerá una caja automática secuencial DSG de siete marchas-, consigue un rendimiento sorprendente, es bastante rápido, suena muy poco y apenas vibra, por lo que resulta muy agradable de manejar. Además, salvo las primeras 2.000 rpm, responde con la contudencia que le otorga el turbo y si bien no baja de los cinco litros de media como declara oficialmente la marca -en concreto, homologa 4,8 l/100 km-, en nuestro recorridos quedó algo por encima de los seis litros, que no está nada mal para 'lo bien que anda'. Teniendo en cuenta que -aunque aún no hay precios oficiales- este gasolina será unos 1.500 euros más barato que el diesel equivalente -1.4 TDI de 105 CV- resulta una alternativa muy a tener en cuenta como opción de compra, sobre todo si no solemos hacer más de diez o doce mil kilómetros al año.

El nuevo Fabia dispone de una plataforma claramente mejorada, y eso se nota sobre todo en su finura y calidad de rodadura; es cierto que este Skoda siempre ha ido muy bien en buenas carreteras, con un notable nivel de comodidad y, sobre todo, seguridad... pero los baches grandes e irregularidades 'se le atragantaban' y no siempre las filtraba con delicadeza. Eso, sin embargo, ya no pasa en este renovado modelo, que gracias también a la mejora de la rigidez global -y eso que el peso se ha ajustado: resulta hasta 65 kg más ligero que la generación precedente-, a las mejoras en el chasis -por ejemplo, la utilización de vías más anchas- y en la suspensión y a la introducción de soluciones que se han introducido en la plataforma MQB -la que usa el Skoda Octavia-, logra un excelente comportamiento en casi cualquier terreno.



Durante nuestro trayecto de presentación, nos ha parecido muy noble a alta velocidad, con cierto punto de agilidad en zonas lentas -también ayudado por el generoso neumático que llevaban las unidades de pruebas, de excelente agarre o al sistema XDS+, que mejora la tracción- y bastante confortable como para realizar un viaje largo por carretera. Además, la nuevo dirección eléctrica cuenta con la asistencia ideal y se muestra rápida pero también precisa. Otra buena noticia tiene que ver con los frenos: esta variante de 110 CV recurre a discos en las cuatro ruedas -algo cada vez menos habitual en los urbanos, para ahorrar costes y peso-, que se muestran realmente eficaces y que también contribuyen a esa conducción 'divertida' que mencionábamos antes. Puede que no alcance la agilidad 'superlativa' de un Ford Fiesta o un Peugeot 208, pero como es tan sencillo de conducir, al final, seguro que una persona con un nivel de conducción medio se 'atreverá' a llevar un ritmo más alto en el Skoda por la seguridad que transmite siempre y en cualquier situación.

Con los precios aún por definir, y según nuestras estimaciones, calculamos que esta variante 1.2 TSI 110 CV, que se ofrecerá con los acabados más completos -Ambition y Style; por debajo de ambos habrá un tercero más sencillo, denominado Active-, partirá desde los 16.000 euros, sin contar con posibles promociones. La gama inicial se pone a la venta este mismo mes de noviembre; sin embargo, ya en 2015 se sumarán las versiones ecológicas Green Line y también una versión pseudo-deportiva con el apellido Montecarlo -y que a buen seguro contará con el excelente motor 1.4 TSI gasolina con turbo y sistema de cilindros desconectables, que ofrece 150 CV-.



DETALLES DEL FABIA 2015
1. Los faros delanteros llevan integradas las luces diurnas. 2. En opción se ofrecerá este techo panorámico que cuenta con una cubierta en su cara interior. 3. El sistema de infoentretenimiento más completo puede mostrar el contenido de nuestro móvil-. 4. Por primera vez, el Fabia puede incluir sistema de acceso sin llaves. 5. Práctico y siempre a mano: el rascador de hielo va en la cara interior de la tapa del depósito. 6. Ejemplo de combinación de carrocería verde lima, techo negro y llantas de aleación oscuras. 7. El mando que regula los retrovisores eléctricos queda demasiado 'vertical' a la hora de manipularlo. 8. Hay un hueco específico para llevar nuestro móvil sin que se mueva.

Ficha técnica 1.2 TSI 110 manual:
Motor de gasolina, cuatro cilindros en línea, 1.197 cc, 110 CV entre 4.600 y 5.600 rpm, par máximo de 17,8 kgm entre 1.400 y 4.000 rpm, inyección directa, turbo, caja manual de seis velocidades, suspensión delantera de tipo McPherson, trasera de eje semi-rígido, frenos delanteros de disco ventilados, traseros de disco, neumáticos de 185/60 R15, aerodinámica Cx de 0,32. Dimensiones: 3,99 m de largo, 1,73 m de ancho y 1,467 m de alto, distancia entre ejes de 2,47 m, vía delantera de 1,457 m y trasera de 1,451 m, maletero de 330 litros. Peso de 1.129 kg, depósito de combustible de 50 litros, velocidad máxima de 196 km/h, aceleración de 0 a 100 en 9,4 segundos, consumo medio de 6,1 l/100 km en ciudad, consumo de 4,0 l/100 km en carretera y consumo medio de 4,8 l/100 km. Radio de giro de 10,4 m.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Desarrollo Editmaker

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.