www.onemagazine.es
¿Se volverán los robots cada vez más humanos?

¿Se volverán los robots cada vez más humanos?

Los robots nos ayudan a limpiar la casa, hacer la comida... y, sobre todo, a realizar trabajos tediosos en miles de fábricas de todo el mundo. Pero ¿de qué serán capaces en el futuro? Más de 400 científicos se han reunido en Madrid para responder a esa pregunta.

Los humanos y los robots, cara a cara por primera vez en España

Desde que se inventara el primer robot de la historia en 1956, estos ingenios se han convertido en aparatos cotidianos en nuestra vida. Los usamos para limpiar la casa, hacer la comida y, sobre todo, realizar los trabajos más tediosos y precisos en miles de fábricas en las que se montan desde coches hasta aviones. Madrid ha acogido esta semana el Congreso Humanoids 2014, la gran cita científica del año –en 2015 se celebrará en Seúl- en la que han participado más de 400 científicos de todo el mundo para hablar de los retos en inteligencia artificial, movilidad, aplicaciones y, también, el uso que los humanoides ya tienen en decenas de industrias y por qué van a ser más imprescindibles de lo que ya pensamos.

Los robots humanoides van a cambiarnos la vida, aunque aún tardarán mucho en llegar a lo que se ve en las películas compartiendo ciudad, oficina y casa con nosotros. Los retos para desarrollar unidades que sean capaces de interactuar con nosotros como lo hacen las personas aún tiene demasiadas preguntas sin resolver en el camino. “Por ejemplo, tareas que nos parecen tan sencillas como cortar un filete se convierten en un verdadero quebradero de cabeza para un robot por la complejidad de elegir cómo hacerlo, determinar si cambia la forma del filete por dónde empezar…”, explica el profesor de robótica de la universidad Carlos III de Madrid, Luis Moreno. “Por ello congresos como este que ha acogido Madrid son uno de los grandes hitos cada año: permiten poner en común todo tipo de avances de los laboratorios más importantes del mundo”, explica a One el presidente del evento, Carlos Balaguer y director del Robotics Lab de la Carlos III, uno de los centros españoles de referencia en este campo y artífice del éxito de esta edición del congreso que ha tenido como objetivo ver a los robots humanoides como algo más que una simple máquina: unos ‘amigos’ que, de forma colaborativa nos facilitan nuestro trabajo y que son capaces de compartir un entorno con las personas.

Durante cuatro días, científicos de 30 países han hablado de los problemas que se están encontrando en su día a día y, también, del futuro probable que espera al mundo de la robótica humanoide. Nadie duda que estos ingenios inteligentes convivirán con el hombre y nos harán la vida mucho más fácil, aunque nadie se atreve a decir una fecha sobre su presencia en nuestra vida con tareas trabajosas como lavar los platos, limpiar la casa o cuidar de los niños si nos tenemos que ausentar… dejando que las personas se dedican a labores más creativas.

Robot Nao

“En este tipo de congresos no se dan pasos de gigantes pero sí facilita mucho el trabajo intercambiando conocimientos con colegas que, a veces, ya tienen resuelto el problema sobre el que trabajamos”, explica otro investigador del Robotic Lab, el ingeniero Alberto Jardón. “La tecnología humanoide intenta replicar las capacidades de las personas por lo que queda por desarrollar mucha tecnología que no existen. Por ejemplo, ya somos capaces de hacer que un robot camine con naturalidad por una calle pero no conseguimos que haga lo mismo por el campo o en terrenos abruptos. Mejorar la estabilidad de los robots humanoides es uno de los campos en los que más se trabaja”, añade a la vez que recuerda que ello facilitaría su empleo en todo tipo de entornos industriales. “A diferencia de los robots que vemos actualmente con forma de brazo, por ejemplo, en fábricas de coches los humanoides son mucho más polivalentes ya que permiten hacer esa misma labor pero trasladar al robot de un lugar a otro sin apenas esfuerzo. Como si se tratara de una persona le puedes decir vete a esa cadena de montaje y haz lo mismo que haces aquí o cambia tu labor y atornilla ahora ese otro elemento”, destaca Jardón.

De hecho, en una de las mesas que ha moderado sobre el futuro de los robots en el sector aeroespacial, Airbus ha dado a conocer que en su factoría de Cádiz ya está probando de forma experimental el que sería el primer robot humanoide para fabricar aviones. De momento, su misión ha sido el taladrado y remachado de ciertos elementos del fuselaje. Una labor que hasta ahora hacían personas pero que resultaba muy tediosa.

Palrobot
Otra de las muchas aplicaciones que ya están poniéndose en marcha tiene que ver con los llamados 'robots serpiente' –con forma de este animal-. En el mundo aeronáutico se están utilizando para labores de mantenimiento e inspección en los depósitos de combustible de las alas donde las personas acceden con mayor dificultad. Además, estos robots serpiente también empiezan a usarse para inspeccionar las tuberías de ciudades en busca de fugas reduciendo el tiempo de su detección y facilitando la tarea a sus responsables.

De todas formas los campos en los que aún queda mucho por desarrollar son ingentes y entre ellos están desde los que trabajan en permitir al robot reconocer el entorno hasta la forma de comunicarnos con ellos hablándoles como personas o su capacidad para aprender del día a día evitando que tengamos que programar cada tarea que hacen. Entre las ideas más originales que se han conocido esta semana es el proyecto en el que trabajan la Agencia Europea del Espacio –ESA- y el estudio de arquitectura Foster+Partners que trabajan en la posibilidad de edificar una base lunar con robots humanoides que empleen impresoras 3D para disponer de las piezas que la conforman junto con piedra del propio satélite.

Las referencias españolas en el congreso

Entre las empresas y laboratorios que han mostrado sus avances esta semana en Madrid ha destacado Pal Robotics con un humanoide de casi 1,70 metros capaz de andar e interactuar con las personas, el Robotic Lab de la Carlos III que ha mostrado su robot Teo, de similar altura, y la compañía española Juguetrónica. Una empresa que ha comenzado como una tienda de robótica en Madrid y que está dando pasos para convertirse en una referencia en el mundo de los robots de ocio abriendo el primer museo de robots de España -que triplicará su superficie en diciembre con zonas de pruebas y programación- y la primera escuela, para niños y adultos, para aprender a programarlos. De hecho, en su stand ha mostrado el simpático robot Nao. Se trata de un humanoide de poco más de 60 centímetros de altura, desarrollado y comercializado por la francesa Aldebaran, que se ha convertido en el robot más vendido a universidad y empresas del mundo con cerca de 7.000 unidades por un precio que actualmente ronda los 6.000.

Daniel Bayón

Daniel Bayón, director general de Juguetrónica

Precisamente, en el número de la revista One Magazine de diciembre, hemos dedicado varias de sus páginas para recomendar los mejores robots que la gente puede comprarse estas navidades, según sus necesidades, desde 90 hasta 10.000 euros. El director general de Juguetrónica, Daniel Bayón, explica que “ se trata de un nuevo campo en el que, de momento, es fácil comenzar ya que existen todo tipo de robots con numerosos lenguajes de programación al alcance de los grandes investigadores pero también el público en general”. “De hecho, los robots son una herramienta fundamental para los profesores –desde secundaria hasta en la universidad-, ya que permiten trabajar capacidades como el trabajo en equipo, la creatividad, el esfuerzo. Unos conceptos que consiguen que cualquier estudiante se convierta en una referencia en el trabajo que elija”, explica el profesor de electrónica de la universidad de Alcalá de Henares, Madrid, Julio Pastor, uno de los grandes impulsores en España de la llamada robótica educativa.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (2)    No(0)
Compartir en Meneame

Foro(s) asociado(s) a esta noticia:

  • ¿Se volverán los robots cada vez más humanos?

    Últimos comentarios de los lectores (1)

    558 | MIGUEL ANGEL - 17/04/2015 @ 21:01:30 (GMT+1)
    Hola
    Sin duda los robots humanoides pueden tener exito al ser mas agradable tratar con Pris (androide de Blade Runner) que con R2D2.
    Sin embargo, que sean inteligentes es otra cosa.
    ¿Que es la inteligencia?
    Una maquina capaz de realizar inferencias intuitivas a partir de la observacion de la realidad, NO será humana, será otro ser. Y tomará sus decisiones, y reprogramará aquello que trate de controlarla, como hacen los virus. E inmediatamente nos considerará como una amenaza y tratará de protegerse y anularnos.
    Como "eso" es lo mismo que convertir plomo en oro (que se puede teóricamente), no lo veremos.
    Otra cosa es que programemos algo tan complejo que parezca ser más inteligente que la lavadora. Un airbus aterriza prácticamente solo ¿Es un robot? Sí. ¿Tiene aspecto humano? No.
    Pero ¿que es más barato: Un airbus o contratar un conductor de Abadejo de Encima?
  • ¿Qué opinas? (Login)
    Normas de uso
    • Esta es la opinión de los internautas, no de Onemagazine
    • No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
    • La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.
    • Tu dirección de email no será publicada.
    • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.