www.onemagazine.es
Prueba exclusiva: VW Polo GTI 5p 192 CV manual

Prueba exclusiva: VW Polo GTI 5p 192 CV manual

Es pequeño, rápido, divertido... y tiene todo lo que muchos desean en un Golf GTI, pero por un precio más ajustado y con un llamativo equipamiento de serie. El nuevo Polo GTI 2015 es una de las grandes sorpresas entre los urbanos deportivos de este año... y nosotros ya lo hemos probado a fondo.
Es pequeño, rápido, divertido... y tiene todo lo que muchos desean en un Golf GTI, pero por un precio más ajustado y con un llamativo equipamiento de serie. El nuevo Polo GTI 2015 es una de las grandes sorpresas entre los urbanos deportivos de este año... y nosotros ya lo hemos probado a fondo.

Cada cierto tiempo, el segmento de los mini-GTi se anima y como resultado aparece una nueva hornada de modelos que compiten por el título de 'urbano más rácing'. En estas fechas asistimos a uno de esos momentos de cambio en esta categoría, con la llegada del renovado Opel Corsa OPC, la actualización de los Peugeot 208 GTI, DS3 Rácing, Nissan Juke RS, Mini Cooper S, Audi S1... y que, en breve, se completará con un nuevo Seat Ibiza Cupra. Sin embargo, hay una novedad que, por tradición y nombre, destaca sobre el resto; nos referimos al Volkswagen Polo GTI, que a finales del año pasado estrenó el rediseño que el resto de la gama Polo había incluido meses antes, aunque no ha sido hasta ahora cuando han empezado a llegar las primeras unidades a los concesionarios.

La 'tradición' que comentábamos antes tiene que ver con todas las versiones deportivas que ha ido ofreciendo el Polo a lo largo de prácticamente todas sus generaciones. Si echamos la vista atrás, comprobaremos que desde finales de los 80 siempre ha existido un 'Polo picante' en las diversas generaciones del modelo, como lo demuestran los G40 que hubo entre 1986 y 1994, así como los 'GTI', que llegaron -con una asombrosa periodicidad- en 1995, 2000, 2005 y 2010. Ahora -de nuevo con casi cinco años de margen- se pone a la venta una nueva variante del Polo más deportivo -sin tener en cuenta el minoritario y carísimo Polo R de 220 CV que estuvo a la venta en 2013-. No es una nueva generación del coche, sino una profunda revisión del Polo GTI que estuvo a la venta desde 2010 y que, recordamos, era un automóvil dotado de un avanzado propulsor 1.4 gasolina con turbo y compresor, 180 CV y únicamente disponible con cambio automático DSG de siete velocidades.


Su sucesor es el coche que ves en esta prueba; curiosamente, lo que menos ha variado es el diseño y, aún así, hay bastantes pistas para reconocer al Polo GTI 2015. La más evidente es el frontal, que estrena paragolpes, rejillas y unos faros con posibilidad de incluir leds en todas las funciones; un elemento que como promoción de lanzamiento se va a ofrecer sin sobrecoste y que convierten a este modelo en el primero de su segmento que puede llevarlos -el siguiente de la lista es el Mazda 2-. También hay unas nuevas llantas de 17" -desaparecen las míticas de cinco grandes agujeros-, el paragolpes trasero y el difusor que incluye se han renovado... y otros detalles menores, como un alerón en la luneta un poco más grande y rematado en negro, una antena más estilizada o unos faldones laterales más elegantes. No se anuncian cambios ni en la aerodinámica ni en las dimensiones, de forma que con sus 3,97 m de largo, este GTI sigue siendo de los más compactos en un segmento donde la mayoría ya ronda o supera los cuatro metros. Otra buena noticia que se mantiene y que sigue haciendo casi único a este coche en esta categoría -con la excepción del Audi S1- es la posibilidad de escogerlo con carrocerías de tres o cinco puertas, siendo esta última la que hemos elegido para la prueba y que por un incremento de precio de 580 euros aporta un plus de practicidad que seguro que agradecen muchos clientes de este modelo.

En cuanto a los colores, se puede elegir en tres tonos sin sobrecoste –negro, blanco y rojo; este último es el que más eligen los clientes, en concreto el 24%-, dejando en opción otros cuatro: azul, otro negro, gris y un blanco perlado –los precios oscilan entre los 415 y los 945 euros-. Las posibilidades de personalización del exterior concluyen con la posibilidad de equipar el techo panorámico por 880 euros y otras llantas de 17” pero con distinto diseño y que salen por 155 euros –aunque con lo bonitas que son las de serie no creemos que merezca la pena-.

A modo de resumen del exterior, decir que con los cambios introducidos, el Polo GTI ha ganado en empaque, hasta el punto de que se asemeja bastante a su hermano mayor, el Golf GTI. A pesar de que el Polo comienza a afrontar la recta final de su comercialización -todo apunta a que entre finales de 2016 o principios de 2017 ya estaremos hablando de una nueva generación-, lo cierto es que conserva un aspecto modeno, sólido... y, en el caso de esta versión, adornado por un discreto toque de deportividad que le hace llamativo en su justa medida.



El interior del Polo GTI 2015 recuerda, como es lógico, al del modelo anterior al restyling; con todo, ha cambiado la consola central, el volante, el display que va en la instrumentación, los mandos del climatizador... y, sobre todo, estrena un nuevo sistema de conectividad e infoentretenimiento que, también como promoción de lanzamiento, se ofrece de serie. Así, el coche dispone de un vistoso navegador con pantalla táctil de 6,5" -muy rápida a la hora de manejarla con los dedos y que incluye unos sensores que cuando acercamos la mano hace que varíe la apariencia de algunos menús mostrados en pantalla-, puede contar con la función mirror link -para que en esa pantalla 'se reproduzca' lo que se ve en la de nuestro móvil; opción por 170 euros- y cámara trasera para ayuda al aparcamiento -270 euros-.

Como en todos sus rivales, esta versión deportiva incluye numerosos elementos para diferenciarla de los Polo más 'normales'; lo más evidente son los asientos deportivos y recubiertos con la clásica tapicería cuyo diseño Volkswagen emplea en sus GTI desde hace 40 años -aunque, quien lo desee, puede optar por unas butacas deportivas en cuero y Alcántara por 1.020 euros-. También hay unos pedales -y reposapiés- de aluminio, un recubrimiento para el techo en color negro, una instrumentación específica, un volante más grueso y achatado por la parte inferior -más vistoso que práctico-, un pomo del cambio y empuñadura del freno de mano con costuras en rojo -como en las alfombrillas- y unas placas con el logo GTI en los umbrales de las cuatro puertas.

Por practicidad es como cualquier Polo, por lo que cuenta con unas buenas plazas delanteras, unas plazas traseras sólo correctas -mejor para dos que para tres- y, eso sí, un maletero bastante pequeño, con sólo 204 litros, debido a que el sistema de escape roba bastante altura y el equivalente a 76 litros respecto a las versiones 'normales'. Es posible ganar algo de volumen prescindiendo de la rueda de repuesto de emergencia y sustituyéndola sin coste por un kit reparapinchazos, pero no merece la pena; también se puede abatir alguno de los dos asientos traseros para contar con más espacio de carga. Si hablamos de número de huecos, este GTI también cumple: la guantera principal es correcta, hay cajones bajo los asientos delanteros, huecos en las cuatro puertas, otro pequeño espacio dentro del reposabrazos delantero... y los habituales 'vacía-bolsillos' en la parte baja de la consola central.



En cuanto a acabados, el Volkswagen sigue siendo una de las referencias del segmento; para empezar, los plásticos empleados son de calidad y mullidos en la parte superior del salpicadero. Además, los ajustes son muy buenos, las puertas cierran con un sonido muy sólido, cualquier palanca, botón o ruedecita tienen un tacto preciso... Puestos a ponerle alguna pega, habríamos elegido una iluminación para el interior con leds blancos en lugar de las clásicas bombillas, aunque también hay que decir que es de los urbanos con más puntos de luz en el interior -en los parasoles, en el techo tanto delante como detrás, en la zona de los pies...-.

Para concluir con el interior, decir que el equipamiento de serie es realmente completo; no falta un buen climatizador, un completísimo equipo de audio -lo único que le falta es contar con radio digital-, elevalunas eléctricos en las cuatro puertas, el ya mencionado navegador, asistente de fatiga -nos recomienda cuándo parar si conducimos durante un largo periodo de tiempo-, control de funciones por voz, bluetooth, un completo volante multifunción... Para dejarlo perfecto le añadiríamos la alarma, por 225 euros. Eso sí, habrá que esperar a la próxima generación del Polo para ver elementos que empiezan a incluir algunos rivales, como el dispositivo de aparcamiento automático, el avisador de obstáculos en el ángulo muerto de los retrovisores, el que nos avisa si nos salimos del carril o la cámara que lee señales de velocidad.



Pero, sin duda, los principales cambios entre el Polo GTI de 2010 y éste tienen que ver con la parte mecánica y del chasis. Comenzando por el motor, Volkswagen ha tomado la dirección opuesta a la de muchos otros fabricantes a la hora de renovar el propulsor... y es que frente a la tendencia de apostar por un motor más pequeño, la firma alemana ha decidido jubilar al avanzado 1.4 TSI -que, al parecer, no cumplía en cuanto a emisiones contaminantes- por el 'gran' 1.8 TSI, es decir, el mismo que se puede ver en un Seat León, un Audi A5 o, incluso, un VW Passat. Para el Polo GTI se ha desarrollado una versión con 192 CV y un par máximo de 32,6 kgm -ojo, esa cifra sólo la desarrolla en caso de lleva el cambio manual, como en nuestra unidad; las que llevan la caja DSG están 'limitadas' a 25,5 kgm-. Se trata de una mecánica muy moderna, con turbo, inyección directa, dotado de soluciones como el control inteligente de la gestión térmica -para que alcance lo antes posible su temperatura óptima de funcionamiento- y resulta, curiosamente, más ligero que el anterior y más pequeño 1.4. Derivado del excelente 2.0 TSI que equipa el Golf GTI, este 1.8 es el reemplazo perfecto para aquel mítico 1.8 20VT que ya vimos en anteriores Polo GTI y lo cierto es que, en cierta manera, recuerda mucho a aquel por su excelente respuesta desde bajas revoluciones, su amplio margen de utilización... Eso sí, el nuevo modelo resulta claramente más refinado, más 'suave', está mejor insonorizado y, a pesar de su mayor progresividad, también es más rápido.

Lo cierto es que, aunque este Polo no es precisamente un coche ligero -de hecho, en orden de marcha y con todo el equipamiento se aproxima a los 1.300 kg- sí que se muestra muy rápido y 'reactivo' a cualquier movimiento sobre el acelerador. No sólo da la sensación de lograr holgadamente las aceleración que declara VW -de 0 a 100 km/h en 6,7 segundos-, sino que también admite con total tranquilidad una conducción tranquila, a ritmo legal en autopista, funcionando a poco más de 2.000 rpm y en medio de un notable silencio. Y a pesar de que en esta categoría ya ha rivales directos más potentes -como el Corsa OPC o el 208 GTI 30 aniversario, que se acercan a los 210 CV-, el Polo GTI no da la sensación de ser más lento que ninguno. Por lo que se refiere al consumo, la marca declara una cifra de 6,0 litros justos de media; un buen valor al que contibuyen soluciones como el stop/start -que, por cierto, funciona con una suavidad llamativa-. En un uso real, lo habitual es moverse entre los 7,2 y 7,7 l/100 km en condiciones normales, si bien es cierto que nuestra unidad aún tenía muy pocos kilómetos y es posible que esa cifra baje ligeramente con el paso de los kilómetros.



La otra gran novedad del nuevo Polo GTI es que se puede escoger con un cambio manual de seis velocidades; se trata de una caja cuya palanca -por cierto, de tamaño más pequeño que la media- tiene un tacto durito muy agradable y recorridos cortos, por lo que manejarla es un placer. Llama la atención que el pedal del embrague esté ligeramente duro, algo que últimamente no es lo normal en muchos deportivos que presumen de deportivos. Por lo demás, se mantiene la posibilidad de elegir este vehículo con la caja automática DSG de doble embrague y siete velocidades, que también funciona muy bien, incluye levas en el volante para manejarla de forma secuencial, ayuda incluso a reducir levemente el consumo del motor -por tener una marcha más- pero que supone un incremento de precio de 1.570 euros. En todo caso, y otro punto a favor del Polo, es de los pocos vehículos del segmento que ofrece la posibilidad de escoger entre dos tipos de transmisiones.

La plataforma del coche sigue siendo la misma, aunque también ha habido una puesta a punto. Respecto a las versiones menos potentes del Polo el GTI añade una suspensión que rebaja la altura del coche en 15 mm; por otro lado respecto a su predecesor se han introducido mejoras en el eje delantero, las llantas han crecido media pulgada en anchura -7,5" en total- y hay una inédita dirección electromecámica. También es novedad que, ahora, se pueda equipar un sistema de amortiguadores electrónicos, que viene dentro del conocido como Sport Performance Kit y que también es de serie durante el lanzamiento dle modelo. Este pack incluye una tecla en el salpicadero con la leyenda 'Sport'; si se pulsa, la suspensión se vuelve más firme, la dirección asistida se endurece, el ruido del motor se vuelve más perceptible -ojo, sólo en el interior, ya que aquí lo que se hace es 'jugar' con el sonido de los altavoces- y la respuesta del acelerador se vuelve aún más instantánea.



Traducido en sensaciones, se puede decir que el Polo GTI sigue siendo un coche plenamente utilizable en el día a día, al que se le nota 'firme' de suspensión, pero que es capaz de proporcionar una comodidad más que correcta y una sonoridad ajustada. También como en su predecesor, permite una conducción tan rápida como relajada, con un comportamiento muy eficaz en curva gracias a las mejoras en dirección y diseño de la suspensión, así como por la presencia del sistema XDS que permite optimizar al máximo la potencia que llega a cada una de las ruedas delanteras. Lo que ha ganado este GTI 2015 es un punto 'de agresividad' con la función Sport que mencionábamos, y que vuelve al coche más reactivo, más divertido y un poco menos cómodo. Tal vez no sea tan eficaz como el ligerísimo Ford Fiesta ST o el siempe equilibrado Renault Clio RS, pero sí que se muestra algo más polivalente de cara a ser el 'coche para todo uso'. Uno de los factores que contribuyen a que el Polo ahora sea más radical es el nuevo equipo de frenos, con generosos discos de 310 mm en el eje delantero, buen tacto del pedal y distancias de detención muy cortas. No sólo frena mucho, sino que lo hace de manera equilibrada y cuantas veces sea necesario. Finalmente, la nueva dirección hace un muy buen trabajo, con un tacto más 'natural' que la anterior electrohidráulica y con la ventaja de que no transmite demasiado a través del volante las irregularidades, de forma que eso incrementa la confianza del conductor si se encuentra con un asfalto en mal estado en plena curva.

Nos queda hablar del precio; lo cierto es que, desde el principio, nos ha sorprendido que VW haya rebajado el precio del modelo. Es cierto que, ahora, tenemos una versión manual y eso siempre abarata el coste, pero es que mientras la versión anterior, sin promociones, rondaba los 26.800 euros con la carrocería de cinco puertas, ahora el precio de arranque es de 22.850 euros, de forma que se coloca en una posición mucho más competitiva no sólo respecto al Polo GTI 2010, sino respecto a otros rivales como el Peugeot 208 GTI -200 CV, estrena diseño en primavera y su precio ronda los 22.900 euros-, el Renault Clio RS -24.650 euros-, el DS3 Rácing -207 CV, 29.800 euros-, Nissan Juke Nismo RS -218 CV; 23.700 euros-...

Además, el Polo tiene un pequeño descuento promocional que deja el precio de esta versión de cinco puertas y cambio manual en 21.625 euros... por no contar los elementos que ahora vienen de serie en la promoción de lanzamiento: tren de rodaje deportivo Sport Select, climatizador, faros de leds, sistema de navegación, volante multifunción... y que normalmente supondrían otros 3.000 euros.

Y no sólo eso; este Polo se lo pone muy difícil a su hermano mayor, el Golf GTI. Éste, con su motor de 220 CV y carroceria de cinco puertas sale casi 11.000 euros más caro que el Polo, sin estar más equipado ni ser mucho más rápido -es 10 km/h más veloz y 0,2 segundos mejor en la aceleración de 0 a 100-... algo que nos hace pensar que, salvo que tengamos cierta necesidad de espacio interior, el modelo urbano puede ser una excelente manera de acceder al mundo de los GTI de Volkswagen.



Detalles exteriores:
1. Las preciosas llantas de aleación de 17”, que combinan el cromado con el negro, son muy bonitas, pero complicadas de limpiar. Los neumáticos, unos Continental Premium Contact2 en medida 215/40 con código de velocidad Y salen caros: casi 200 euros la unidad. 2. El alerón sobre la luneta trasera es muy discreto en cuanto a tamaño, pero llama la atención por ir rematado en color negro brillante. 3. La doble salida de escape cromada es la que da un sonido algo más atractivo al motor; va integrada en un difusor; como curiosidad, para iluminar la matricula se usan leds blancos. 4. La rejilla delantera deportiva es exclusiva de esta versión del Polo, al igual que la banda roja que se prolonga hacia los faros; las tres míticas letras ‘GTI’ justifican una parte de lo que cuesta el coche. 5. La tapa del depósito va en el lado derecho y se puede repostar tanto gasolina sin plomo de 95 como de 98; en la cara interior de la tapa aparecen las presiones recomendadas: 2,7 bares en el eje delantero y 2,4 en el trasero si viajamos a media carga o 2,9 y 3,1 si viajamos con cinco pasajeros y su equipaje. 6. La antena es pequeña y desenroscable; también incluye la del sistema de navegación. La calidad de recepción de la radio, simplemente correcta. 7. Como promoción de lanzamiento, los Polo GTI vienen con faros de leds para todas las funciones, siendo el primer coche del segmento que ofrece dicha posibilidad. Alumbran de maravilla, con un haz muy blanco y de buena anchura; también se usan leds para las luces diurnas, pero no para los antiniebla, que hacen una función de alumbrado en curva. 8. Los intermitentes laterales van incluidos en los retrovisores; en su lugar está la bonita inscripción con fondo rojo.



Detalles interiores:
1. En la versión de cinco puertas se incluyen, de serie, los cuatro elevalunas eléctricos; tampoco falta el botón que permite bloquear las traseras. 2. En los umbrales de las cuatro puertas aparecen estas placas con la inscripción ‘GTI’. 3. El cuadro de manos no es muy diferente al de otros Polo, si bien en esta versión la escala del velocímetro llega hasta los 280 km/h; en medio de los dos relojes va el display del ordenador de a bordo. 4. La izquierda del volante va el mando que acciona las luces –incluidos los antiniebla delantero y trasero-. El GTi incluye luces de encendido automático. 5. La guantera principal no cuenta con cerradura, pero tiene una capacidad correcta; en su parte inferior hay una trampilla que se levanta y que oculta las ranuras de las tarjetas SD –una de ellas, para la cartografía del sistema de navegación-. También en la guantera está la cerradura para desactivar el airbag del pasajero. 6. De serie, el Polo GTI viene con una rueda de repuesto de emergencia; esta versión deportiva dispone de un maletero de 204 litros, es decir, 76 menos que las variantes convencionales debido al diseño y tamaño del silencioso del escape que recorre la parte inferior del coche. 7. Tanto el freno de mano como la palanca del cambio están forradas en cuero. 8. A la derecha del volante se encuentra la palanca que activa los limpiaparabrisas, lavafaros… De serie viene con sensor de lluvia. 9. Delante de la palanca del cambio hay dos sujetavasos, así como las tomas para USB y salida auxiliar. Más adelante hay otro pequeño hueco para objetos y que va iluminado con un led rojo. 10.Desde el volante multifunción se puede controlar el ordenador de a bordo, el control de velocidad, el sistema de órdenes por voz… y, por supuesto, el equipo de sonido.



Detalles de interior (2)
1. El equipo de audio dispone de seis altavoces; en los pilares delanteros van situados los de agudos. 2. Ambos parasoles delanteros disponen de espejos de cortesía y también luz –con bombillas halógenas tradicionales, como en el resto del habitáculo-. 4. La palanca del cambio manual es muy cortita y tiene un manejo agradable. 5. En la puerta del conductor va el mando que activa y desactiva el cierre centralizado, así como el mando para regular los espejos –y cuyo manejo, por la propia posición inclinada del mando en sí, es un poquito difícil-. 6. Todas las puertas disponen de un espacio para dejar cosas. 7. De serie, el Polo GTI dispone de un climatizador de una zona, de funcionamiento muy sencillo y con una eficacia más que notable. 8. También como parte de la promoción de lanzamiento, el GTI viene de serie con un completo y atractivo sistema de navegación. 9. El volante de cuero con la parte inferior achatada es más bonito y vistoso que práctico. 10. En la consola central van los mandos que desactivan el sistema stop/start, que desconectan el ESP, encienden el warning, desactiva el dispositivo de ayuda al aparcamiento… y el botón Sport, que al pulsarlo hace que el sonido del motor sea más deportivo, la respuesta al acelerador se vuelva más instantánea, la dirección y la amortiguación se endurezcan…

Ficha técnica:
Motor gasolina, cuatro cilindros en línea, situado en posición delantera transversal, inyección directa y turbo, 1.798 cc, potencia máxima de 192 CV entre 4.200 y 6.200 rpm, par máximo de 32,6 kgm entre 1.450 y 4.200 rpm. Aceleración de 0 a 100 km/h en 6,7 segundos, velocidad máxima de 236 km/h, recuperación de 80 a 120 km/h en 4ª 5,5 segundos y en 5ª 6,5 segundos, consumo medio en ciudad 7,6 l/100 km, consumo medio en carretera 5,1 l/100 km, consumo medio total 6,0 l/100 km, emisiones medias de 139 gramos de CO2 por km, depósito de combustible de 45 litros, gasolina sin plomo de 95 ó 98 octanos. Dimensiones: 3,97 m de largo, 1,68 m de ancho y 1,45 m de alto, distancia entre ejes de 2,468 metros, vía delantera de 1,443 m y trasera de 1,437 m, peso en orden de marcha 1.272 kg, volumen de maletero de 204 litros o 882 si se abaten los asientos traseros, habitáculo homologado para cinco pasajeros, neumáticos en medida 215/40. Suspensión delantera independiente de tipo McPherson y trasera de eje semi-rígido, en ambos casos con amortiguadores de dureza variable, dirección con asistencia electromecánica, frenos delanteros de disco autoventilados con 310 mm de diámetro y traseros de 230 mm.

Equipamiento de serie: ABS, ESP, seis airbags, navegador con pantalla táctil de 6,5", equipo de audio con seis altavoces, toma USB, aux-in y doble ranura SD, climatizador automático, sensor de luz y lluvia, espejo interior fotosensible, faros delanteros con todas las funciones de leds, faros antiniebla, lavafaros, volante deportivo multifunción forrado en cuero, asientos delanteros deportivos y regulables en altura, suspensión deportiva –rebajada en 15 mm- y regulable, pedales de aluminio, cierre centralizado con mando a distancia, elevalunas eléctricos delanteros y traseros, espejos eléctricos, dirección asistida, diferencial XDS para limitar el subviraje en curva, rueda de repuesto de emergencia, doble salida de escape, pedales en aluminio, freno de mano y palanca del cambio en cuero, control de velocidad, llantas de aleación de 17", ordenador de a bordo, luces de cortesía en los parasoles, control de aparcamiento delantero y trasero,alerón trasero, kit deportivo de carrocería, pinzas de freno en color rojo, cristales traseros tintados, sistema de detección de fatiga, cajones bajo asientos delanteros, bluetooth, reposabrazos delantero.

Opciones: Extensión de garantía a tres años -545 euros-, espejos abatibles eléctricamente -150 euros-, techo panorámico -880 euros-, asientos
deportivos en cuero/Alcántara -1.020 euros-, cámara de marcha atrás -270 euros-, USB para iPhone -70 euros-, mirror Link -170 euros-, paquete invierno -410 euros-, airbags de cortina traseros -750 euros-, alarma -225 euros-.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (7)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Desarrollo Editmaker

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.