www.onemagazine.es
Puerto de los españoles en Jilong, Formosa, en un mapa del año 1626
Puerto de los españoles en Jilong, Formosa, en un mapa del año 1626

11 de mayo de 1626: una expedición española llega a Taiwán

¿Sabías que en Taiwán -antes conocido como Formosa- llegaron a levantarse fortificaciones españolas? El descubrimiento y colonización española de las islas Filipinas son conocidos, pero no tanto las expediciones que, desde allí, ampliaron nuestra presencia en Asia. Descubre la que se completó un 11 de mayo de 1626.


El descubrimiento y colonización española de las islas Filipinas son conocidos, pero no tanto las expediciones que, desde allí, ampliaron nuestra presencia en Asia, llegando hasta Formosa -el actual Taiwán-, donde quedan fortificaciones españolas.

Desde la arribada en 1521, la actividad comercial española en Filipinas fue incrementándose de tal modo que hizo necesario organizar estructuras militares, comerciales y administrativas, a cuyo frente se puso, en 1565, a Miguel López de Legazpi, su primer gobernador.

Aquella lejana parte del Océano Pacífico se llamaba Islas de Poniente, pues, poniendo a Madrid en el centro de la Monarquía Hispánica, eran los territorios situados más hacia el oeste, mucho más allá que América. Eran las islas Filipinas, las Marianas –o de los Ladrones-, las de los Pintados, las Carolinas, etc. Todos estos territorios pertenecían administrativamente al Virreinato de Nueva España, es decir, México.

El comercio era la principal actividad de los españoles, pero también fue importante sobre todo para los chinos, pues valoraban mucho la gran calidad de las monedas de plata mexicana que traía a Manila la 'Nao de Acapulco'.

La estratégica situación de las Filipinas y el importante comercio de seda y especias provocaron ataques de piratas –principalmente chinos y malayos- y también de holandeses, que quisieron apoderarse del archipiélago varias veces.

Europeos en Formosa

En 1582, navegantes portugueses –cuyo rey era el mismo Felipe II de España- llegaron hasta una gran isla cercana a China a la que dieron el nombre de Fermosa y se instalaron en ella. Poco después, en 1583, el jesuita Alonso Sánchez propuso al Consejo de Indias la conquista de China, hecho que, desde las Filipinas, se creía factible enviando diez o doce galeones y unos doce mil hombres pero la propuesta fue desechada.

Con el tiempo, Holanda también se interesó en esa zona del planeta y, tras intentar en 1624 -sin éxito- asentarse en la bahía de Manila, también se fijó en Formosa estableciéndose, en 1625, en las islas de los Pescadores –situadas entre Formosa y el continente-, donde construyeron un fuerte al que denominaron Zelandia, donde actualmente está la ciudad de Tainan.

Preocupado por este asentamiento holandés, que perjudicaba las relaciones comerciales con China, el gobernador de Filipinas, Fernando de Silva, decidió obtener información directa y envió a Pedro de Vera, un experto piloto, que, disfrazado y metido en un inocente shampan -barco mercante autóctono– a que espiara el puerto y las fortificaciones holandesas.

Considerados los holandeses de Zelandia como una seria amenaza al comercio español, de Silva comunicó al Rey su intención de establecer en Formosa una plataforma para la conquista comercial de China. Así, el 5 de mayo de 1626 envió desde Filipinas una expedición compuesta por doce shampanes y dos galeras al mando del sargento mayor Antonio Carreño de Valdés. Tras costear el este de Formosa localizaron el 11 de mayo un puerto en el norte, la bahía de Kelung -actualmente Jilong-, que bautizaron como bahía de Santiago.

Dicho lugar resultó ser un excelente puerto natural con una isla en la entrada que facilitaba su defensa. Inicialmente, se fundaron el puerto de los Españoles y la ciudad de San Salvador, bautizando la pequeña isla de la entrada como de Todos los Santos. Carreño solicitó apoyo urgente a Manila, enviándole el gobernador personal, armamento y materiales para fortificarse, al tiempo que otorgó beneficios especiales a los españoles que se asentaran allí permanentemente.

En San Salvador se construyó el fuerte de La Santísima Trinidad, y otros tres fuertes menores cerca: San Millán o La Retirada, San Antonio o La Mira, y San Luis o El Cubo.

Desde este asentamiento español en Kelung se realizaban tanto actividades comerciales antes efectuadas en Manila como intentos de colonización, primero en las cercanías de Kelung y, en 1628, en un nuevo asentamiento en Tamsui – Danshui actualmente-, edificándose allí el fuerte de Santo Domingo. Pero no hubo progresos en esta otra zona por la oposición de los nativos, al contrario que en Kelung, que habían resultado amistosos, tanto, que algunos combatieron junto a los españoles contra los holandeses. En 1630 había unos 400 españoles asentados.

El siguiente gobernador de Filipinas, Juan Niño de Tavora, envió comunicaciones al que denominó 'Rey de China' justificando nuestra presencia en Formosa como reacción frente a la presencia holandesa y solicitando comerciar con aquel reino.

Pero las dificultades del abastecimiento, los tifones y las enfermedades debilitaron la presencia española en la isla que fue disminuyendo hasta abandonarse Tamsui en 1638 para reforzar el asentamiento originario de Kelung.

La decadencia culminó cuando el siguiente gobernador, Sebastián Hurtado de Corchera, a partir de 1639 dejó de atender las necesidades del asentamiento de Formosa por considerar que no resultaba rentable y porque una revuelta de los chinos de Manila le obligó a utilizar en dicha capital las pocas fuerzas disponibles. Todo ello, a pesar de los informes sobre las intenciones de los holandeses de atacar el puerto de los Españoles, pues, conociendo esta situación, desde Zelandia se aprestaban a ocuparlo.

Ataques holandeses



La isla de Formosa en 1896

Así, en septiembre de 1641 dos navíos de guerra holandeses y dos de transporte entraban en el puerto de los Españoles sin sorprender a su guarnición, alertada por los informadores nativos. El cañoneo dañó a uno de los barcos atacantes y los arqueros filipinos causaron numerosas bajas en la fuerza de desembarco.

El 17 de agosto de 1642 partió desde Zelandia el capitán Harouse con cinco barcos, un patache y un junco, con 370 soldados además de las tripulaciones. El día siguiente, los españoles del fuerte de San Millán rechazaron este intento alcanzando tres veces al navío 'Waterhondt' por lo que intentaron otro desembarco fuera del alcance de los cañones españoles. Ante esta nueva amenaza, el gobernador español envió al fuerte de La Mira 80 hombres -la mitad eran soldados españoles y arqueros filipinos–, con la orden de avanzar ostensiblemente hacia la cumbre, con los estandartes desplegados, para aparentar más fuerza que la real.

Harouse envió a 300 hombres en 17 barcas, fuerza que fue combatida por Carreño y sus hombres durante dos horas, tras lo cual se replegaron al fuerte de La Retirada. Al día siguiente, los holandeses ocuparon La Mira y atacaron el fuerte, donde 18 soldados españoles y 30 filipinos resistieron defendiéndose con sus tres cañones de bronce. Durante dos días, y mientras en La Retirada se reforzaban los muros, los holandeses construyeron en La Mira plataformas para dos cañones de a 18 libras que dispararon más de 100 proyectiles contra La Retirada, consiguiendo derribar el muro exterior.

El 25 se produjo el asalto final, replegándose los escasos supervivientes españoles al fuerte principal. Los holandeses concentraron entonces su fuego sobre La Santísima Trinidad, hasta que los defensores solicitaron el alto el fuego y el 26 se firmó la rendición. Los españoles no habían recibido ningún refuerzo.

Así terminó este episodio que, durante mucho tiempo, ha permanecido en el olvido, para cuyo recuerdo queda en su lugar la fortificación española de Tamsui y que los habitantes de Formosa siguieron llamando Santiau –por Santiago- a la bahía antiguamente llamada de los españoles.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (2)    No(0)

¿Qué opinas? (Login)
Normas de uso
  • Esta es la opinión de los internautas, no de Onemagazine
  • No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
  • La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.
  • Tu dirección de email no será publicada.
  • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.