www.onemagazine.es
Contacto: BMW 120d 5p aut. 2015

Contacto: BMW 120d 5p aut. 2015

Desde su nacimiento, el Serie 1 ha conseguido ser una referencia entre los compactos por su rendimiento y deportividad. Ahora que estrena nueva cara... ¿seguirá manteniendo esos valores que le han hecho 'único' dentro de su segmento?
Desde su nacimiento, el Serie 1 ha conseguido ser una referencia entre los compactos por su rendimiento y deportividad. Ahora que estrena nueva cara... ¿seguirá manteniendo esos valores que le han hecho 'único' dentro de su segmento?

Cuando en el Salón de Frankfurt de 2011, BMW presentaba y ponía a la venta la segunda generación de su Serie 1, desde el primer momento recibió todo tipo de comentarios acerca de la estética de su nuevo modelo. Al contrario que su predecesor -que se ganó todo tipo de alabanzas por ser capaz de concentrar la imagen deportiva de la marca en un vehículo del tamaño de un Mégane-, al nuevo Serie 1 se le calificó de 'atípico', sobre todo por culpa de su frontal dotado de unos grandes faros que no se asemejaban a los de ningún otro modelo de la marca. No pasó mucho tiempo para que, incluso, se empezara a hablar de un restyling 'con efecto inmediato' que se centrase, precisamente, en el diseño del 'morro', con el obetivo de acallar cuanto antes las críticas. Sin embargo, la firma alemana finalmente ha respetado los plazos y ha esperado hasta el ecuador de vida de este coche para someterle a su primera cura de rejuvenecimiento, aprovechando para lavarle la cara a su modelo más pequeño.



Lo cierto es que, quitando las controversias que ha producido su diseño, el Serie no ha dejado de ser lo que todos recordábamos: un compacto excelente, un punto y aparte en cuanto a deportividad y tacto de conducción dentro de una súper poblada categoría -en la que podemos encontrar coreanos como el Hyundai i30, japoneses como el Honda Civic, franceses como el Peugeot 308, italianos como el Alfa Giulietta, suecos como el Volvo V40... y, por supuesto, alemanes como el Audi A3 o el Mercedes Clase A- y un modelo con una envidiable gama de motores. Quizá porque al producto le adornaban más virtudes que defectos es por lo que ha aguantado sin problemas estos casi cuatro años en el mercado sin tener que ser sometido a la cirugía estética que tan programada parecía.

Así que resulta obvio en qué se iban a centrar las novedades en el Serie 1 2015; incluso resultaba sencillo saber qué aspecto luciría finalmente el modelo, porque el frontal pensado para el coche no iba a ser otro que el de un BMW que ya lleva un año a la venta: el Serie 2, es decir, las variantes coupé y cabrio del Serie 1. El resultado ha sido pasar del Serie 1 de ojos saltones a uno claramente más equilibrado, quizá hasta más deportivo, estilizado y, por qué no decirlo, convencional. La mejora no sólo es estética: además, toda la gama recibe de serie los eficaces y bonitos faros delanteros con todas las funciones de leds, adelantándose en este aspecto a cualquier rival del segmento -en opción pueden incluir una función para regular su alcance según la velocidad, girar su haz de luz en las curvas o conectar de manera automática las luces de carretera-. De paso, se ha aprovechado para incluir nuevos paragolpes, entradas de aire de mayor tamaño...



Sin embargo, BMW no se ha conformado con esto, y también ha modificado la 'trasera', con un nuevo portón, faros de mayor tamaño y forma de 'L'; los cambios también incluyen dos nuevos colores para la carrocería -en conjunto, el Serie 1 2015 se puede elegir en 12 colores, más uno azul exclusivo de la variante 'M' depotiva; de ellos, tres no tienen sobrecoste (blanco, azul y rojo), así como nueve metalizados por 760 euros cada uno- y una gama de llantas de aleación -de 16 a 18"- actualizada.

Como era lógico, se mantienen esas características que hacen tan diferente a nuestro protagonista de cualquiera de sus rivales: un alargado morro -para ser capaz de acoger mecánicas en posición longitudinal, algo exclusivo del BMW en este segmento-, su enorme distancia entre ejes -2,69 metros-, la línea del techo descendente, la posibilidad de elegir entre carrocerías de tres o de cinco puertas -la primera más llamativa, con sus puertas delanteras sin marco... y la segunda más práctica, pero también 1.050 euros más cara-. Sigue manteniendo sus dimensiones -con 4,32 m de largo se emplaza en un puesto intermedio entre los más grandes y los más pequeños- y también su aerodinámica, con un simplemente discreto Cx de 0,30.



El interior mantiene en gran medida su apariencia; hay novedades, como que ahora todas las versiones vienen de serie con la pantalla central de 6,5" -hay otra opcional de 8,8"- y el conocido como mando iDrive para controlar todas sus funciones. También se han renovado los mandos de la consola central, aparecen inserciones en plástico negro, surgen nuevos tapizados y las indicaciones de displays como el del climatizador ahora muestran su información en color blanco por el día y en naranja cuando es de noche y activamos las luces.

Por otro lado, ahora surgen varios acabados para personalizar el aspecto del vehículo -algo que afecta tanto al exterior como al interior del coche-; así, además del acabado básico con el que el coche viene de serie se puede elegir entre Advantage, Sport, Urban y M Sport; de serie, todos incluyen los habituales elevalunas eléctricos, cierre centralizado con mando a distancia y botón de arranque, sensor de lluvia y de luz, espejos eléctricos o un buen equipo de audio con seis altavoces, bluetooth y tomas USB y auxiliar. Mientras, el Advantage añade elementos como llantas de 17", control de distancia de aparcamiento trasero, control de velocidad con función de frenado... El Sport cuenta con una apariencia más deportiva, reforzada por las llantas -a elegir de 17 ó 18"-, salidas de escape en negro, asientos específicos... Quien elija el Urban disfrutará de otras llantas específicas, tapicería en tela y piel, volante 'rácing', inserciones muy vistosas... Y, por último, el M Sport busca realzar la apariencia del coche con una suspensión rebajada en 10 mm, kit aerodinámico de carrocería, llantas exclusivas, asientos rácing con inserciones en Alcántara...



Como suele ser habitual en cualquier BMW, uno de los puntos fuertes del Serie 1 es la posibilidad de elegir entre multitud de opciones; algunas de ellas se echan en falta en el equipamiento de serie -como el asiento trasero abatible, el climatizador bizona o la alarma- y otras sólo están al alcance de compactos premium como éste: radio digital, equipo de audio con 12 altavoces y amplificador digital, conexión a Internet, asientos delanteros con regulación eléctrica, asistente para aparcar tanto en línea como en batería, control de velocidad inteligente... Además, todos los Serie 1 llevan incluida una tarjeta SIM de telefonía: algo que es necesario si tenemos en cuenta que, en breve, todos los coches que se vendan nuevos deberán incluir el sistema de llamada inteligente de emergencia. En el caso del Serie 1, también es válido para ofrecer nuevas prestaciones como vehículo conectado y servicios opcionales a través de internet. Así, es posible escuchar emisoras de radio en Internet, usar redes sociales o actualizar la cartografía del navegador. Por cierto, que los navegadores opcionales también son de nueva generación.

Por lo demás, el habitáculo mantiene todo lo bueno que ya conocíamo, hasta ahora, en el Serie 1; por ejemplo, la calidad se encuentra en su momento óptimo. Estos tres años y pico que el coche lleva en el mercado han servido para 'afinar' el producto, que cuenta ahora con unos materiales más refinados, conserva los plásticos de buen tacto y sigue ofreciendo diversas posibilidades de personalización. Por ejemplo, por 616 euros se puede elegir entre una combinación de telo-cuera y por 1.814 euros se puede escoger entre dos tonos de la magnífica tapicería de cuero Dakota de BMW. También se puede 'decorar' el habitáculo con los distintos acabados que mencionábamos anteriormente, dando como resultado un interior muy vistoso, atractivo, menos formal que el del Audi A3 y algo más conseguido que el del Mercedes Clase A -que, por cierto, en breve también recibirá un rediseño-.



Otra cosa que no cambia es la magnífica postura de conducción, algo más deportiva que la media: hay amplios reglajes de volante y aiento -cómodo y envolvente, incluso en su configuración básica-, y la butaca se puede colocar muy cerca del suelo, para conducir con las piernas más estiradas. La consola central orientada hacia el conductor, la palanca del cambio muy a mano, una visibilidad más que correcta conforman un panorama de lo más agradable. En cuanto a habitabilidad, no se han ganado -ni perdido centímetros-, de manera que seguimos teniendo espacio de sobra en las dos plazas delanteras, espacio correcto en las traseras -para dos, mejor que para tres, tanto por diseño de la banqueta como por el túnel de transmisión que recorre el suelo- y un maletero justo -cuenta con 360 litros, que es un 10% menos que los mejores de la categoría-. En resumen, lo que tenemos aquí es un interior con mucha personalidad, que no está pensado para ser el más práctico o amplio... porque, quien demande eso, tendrá que fijarse más bien en un modelo como el Serie 2 Active Tourer.

Una de las grandes virtudes del Serie 1, a lo largo de los años, es que dispone de una envidiable gama de motores, gasolina y diesel. Unos propulsores que, con el tiempo, han sido mejorados, actualizados, revisados o reemplazados por otros completamente nuevos; así ha sucedido en esta gama 2015, que estrena como principal novedad varios bloques de tres cilindros y dotados de la última tecnología para conseguir las típicas buenas prestaciones a las que nos tiene acostumbrados la marca... combinados con unos consumos de récord.

Y es que si hay algo en lo que la firma alemana siempre ha estado por delante es en lo relacionado con el rendimiento que es capaz de sacarle a sus propulsores -aunque sus rivales cada vez 'acechan' más en este apartado-. Y aunque, como decimos, lo realmente novedoso son los tricilíndricos tanto gasolina -116i de 109 CV- como diesel -116d de 116 CV-, nosotros hemos querido probar el 'valor seguro', el 'deseado' y, posiblemente, el mejor motor diesel de su cilindrada: el 2.0 de cuatro cilindros en su variante de 190 CV y combinado con la excelente transmisión automática de ocho velocidades. Una combinación que, por otra parte, sólo ofrece Volvo con el V40 D4 automático, que 'calca' la potencia y número de marchas.

Por más veces que probamos esta combinación, no nos cansamos de repetirlo: es espectacular; es difícil que exista un comprador que pueda demandar mayores prestaciones que las que es capaz de ofrecer este portentoso motor. Normal, cuando dispones de unos pletóricos 40,8 kgm de par máximo desde 1.750 rpm, una aceleración contundente -sus escasos siete segundos para acelerar de 0 a 100 km/h no andan muy lejos de los de un buen GTI 'de los de verdad'... y, en cuanto a sus consumos, son tan sorprendentes que cuesta imaginar cómo BMW lo consigue.



Es cierto que, respecto al no menos impresionante motor de gasolina equivalente -1.6 de 177 CV- puede que no resulte tan 'fino' y silencioso, pero lo compensa en todos los demás aspectos; ver cómo es capaz de rodar a poco más de 1.000 vueltas en una marcha larga para acelerar y coger velocidad con una facilidad increible, notar su empuje constante hasta más allá de las 4.000 rpm, comprobar que el consumo en el ordenador rara vez sobrepasa los cinco litros... Seguramente el también mejorado 118d de 150 CV le va a poner las cosas difíciles a la hora de ser 'el elegido' por los compradores, pero teniendo en cuenta que el 120d es sólo 1.950 euros más caro que el 118d y que, a cambio, nos llevamos 40 CV más... es como para no dejar pasar por alto al más potente. Por cierto, que ambas versiones son las únicas en diesel que pueden incluir un avanzado dispositivo de tracción a las cuatro ruedas. Si esa es la combinación que queremos, en este caso la elección es clara: mejor el 118d, porque la variante xDrvive sólo cuesta 2.250 euros más que la de propulsión trasera, mientras que en el 120d, por un tema de incremento de emisiones y de salto en el tramo de impuesto de matriculación, la diferencia se va hasta unos enormes 5.300 euros para la variante 4x4.

Desde la desaparición del Mercedes CLC, otro de los aspectos que hacen único al Serie 1 dentro de su categoría -y esperemos que siga siendo así durante mucho tiempo- es su propulsión trasera; algo que le permite conseguir no sólo un reparto de pesos óptimo entre ambos ejes -prácticamente al 50% en cada uno-, sino que hace que su conducción sea más ágil y dinámica. En realidad, a esto último contribuyen varios factores, entre ellos una dirección rápida y con muy buen tacto, una suspensión ligeramente firme -aunque para nada incómoda- y un buen tacto del pedal de frenos.

De serie, el Serie 1 viene con el llamado Driving Experience Control o, dicho de otra forma, unos botones junto al cambio para 'variar' el carácter del vehículo para que sea más cómodo, deportivo, eficiente... o 'un poco de todo'. Para ello actua sobre la respuesta del acelerador, la velocidad del cambio automático, la firmeza de la suspensión -si está equipado con la amortiguación regulable opcional- o de la dirección. Sólo por estos dos factores, está claro que el BMW es algo 'diferente' a la hora de conducirlo. Y, no: a pesar de su conducción de propulsión trasera, y bien apoyado por los ya tan habituales sistemas electrónicos de seguridad, no se percibe ninguna reacción extraña, ni siquiera conduciendo rápido o con suelo mojado. La diferencia con cualquier rival es que, para aquel conductor que lo desee, es posible desconectar todos los dispositivos, seleccionar el modo de conducción deportivo y practicar una conducción en la que las reacciones del coche sean 'más vivas'.

Por lo demás, y como viene siendo habitual en los últimos modelos de la marca, la suspensión permite que el coche sea plenamente utilizable en el día a día, los frenos se ha mostrado en nuestra toma de contacto como más que suficiente. Y en cuanto a la caja de cambios, hay que hacer especial énfasis en ella. Empecemos por lo menos bueno: no es barata, de hecho, son 2.395 euros de más respecto al manual -o 2.567 euros si la queremos con levas en el volante para manejarla de forma secuencial-. Sin embargo, hace mucho mejor a este coche y a este motor; así, la versión con cambio automático consigue reducir el consumo medio en 0,2 litros y que la aceleración de 0 a 100 km/h sea una décima más rápida. No es mucho, pero habla muy a favor de lo bien que funciona; asimismo, y como es lógico, hace mucho más cómoda la conducción, es muy suave en su funcionamiento tanto al subir como al bajar de marcha... y en modo automático resulta tremendamente 'inteligente' a la hora de seleccionar la marcha que más conviene; es más, si adquirimos el navegador opcional, la caja tendrá en cuenta el trayecto por el que nos desplazamos -con muchas curvas, pendientes...- para elegir siempre la relación adecuada.



Para concluir, como siempre, hay que hablar del precio; respecto a su predecesor, la tarifa del nuevo modelo -34.295 euros para el 120d automático de cinco puertas con el acabado base- se ha incrementado en cerca de mil euros. Esa cantidad se justifica de sobra con el mayor equipamiento de serie del modelo 2015 -sólo los faros de leds ya valen eso-, o en su mayor potencia. Respecto a sus competidores, un Audi A3 Sporback 2.0 TDI de 184 CV se vende por 38.005 euros... por el hecho de que sólo está disponible con la tracción total Quattro. El VW Golf GTD, de 184 CV y enfoque más deportivo, cuesta con la caja automática DSG se queda en 34.450 euros, que es una cantidad casi idéntica a la del BMW, pero es que el Golf viene mucho más equipado de serie. Luego está el Mercedes A220 CDI, que cuesta 34.575 euros, pero que tiene un motor menos potente -170 CV-; por último, el 'rival inesperado' es el Volvo V40 D4, con su sorprendente motor de 190 CV -el único que se aproxima al consumo del BMW, con una media de 4,2 litros cada 100 km- y un competitivo precio de 31.607 euros.



Detalles de exterior:

1. Según BMW hay mejoras aerodinámicas en la parte frontal y se ha 'hermetizado' mejor la zona entre faros y capón, SIn embargo, el Cx anunciado no varía: 0,30 -salvo en la versión diesel 116d EfficientDynamics Edition, que lo rebaja a 0,29-. 2. En opción se pueden solicitar neumáticos de tipo Runflat, que permiten rodar con un neumático pinchado hasta que podamos llegar a un taller. La medida de los neumáticos de serie del 120d son unos razonables 205/55 R16 91V -el precio de la unidad ronda los 100 euros-. 3. El logo de la versión va en el portón trasero; como siempre, podemos solicitar -sin coste- que no figure-. 4. La doble parrilla sigue siendo un signo inconfundible para distinguir a un BMW- 5. El 120d puede incluir tracción total en opción... al igual que dos de sus rivales: el Audi A3 y el Mercedes Clase A. 6. La carcasa de los retrovisores varía según el acabado elegido; estas de tono más claro son las que lleva el urban. 7. Este es uno de los nuevos colores del Serie 1; se asemeja mucho al que debutó en el Serie 2 Active Tourer. 8. Antes, la controversia la suscitaban los faros delanteros; tras el restyling, seguro que será los traseros los que más den que hablar.



Detalles de interior:
1. Bajo el capó -con amortiguadores- todo tiene un aspecto excelente; en estas cosas se nota la calidad de un coche. 2. Este es el diseño del pomo del cambio automático; a la derecha, el mando i-Drive de las versiones con navegador 'caro' y que incluye en la parte superior una superficie táctil para poder escribir con el dedo encima de ella para, por ejemplo, introducir las letras de un destino en el navegador. 3. Nuevas inserciones y la calidad que es cada vez mejor. 4. Buena ergonomía: los mandos de la consola central quedan a buena altura. 5. Con el kit M, el interior tiene este aspecto, donde no falta un bonito volante deportivo, resposapiés específico, asientos con mayor agarre... 6. La apariencia de la carcasa de la llave también cambia, según el acabado que elijamos. 7. La pantalla central puede mostrar interesantes datos del consumo, como un historial con nuestros últimos recorridos. 8. Aparte de las opciones de fábrica, sigue existiendo un amplio catálogo de accesorios de concesionario.

Ficha técnica (120d aut.):

Precio 120d aut. 5p: 34.295 euros.
Dimensiones: longitud de 4,329 m, anchura de 1,765 m, altura de 1,421 m, distancia entre ejes de 2,69 m, vía delantera de 1,521 m y trasera de 1,556 m, coeficiente aerodinámico CX de 0,30, motor turbodiesel de cuatro cilindros en línea situado en posición delantera longitudinal, con 1.995 cc, turbo de geometría variable, inyección directa common rail, 16 válvulas, relación de compresión 16,5:1, potencia máxima de 190 CV a 4.000 rpm, par máximo de 40,8 kgm entre 1.750 y 2.500 rpm, caja de cambio automática de ocho velocidades, propulsión a las ruedas traseras, diámetro de giro de 10,9 metros, suspensión delantera independiente con doble articulación, suspensión trasera multibrazo, dirección de cremallera con asistencia eléctrica, discos de freno delanteros con discos ventilados, discos traseros con discos ventilados, neumáticos en medida 205/55 R16 91V. Velocidad máxima de 228 km/h, aceleración de 0 a 100 km/h en 7 segundos, consumo urbano de 4,6 l/100 km, consumo en carretera de 3,5 l/100 km, consumo medio total de 3,9 l/100 km equivalente a unas emisiones medias de 103 gramos de CO2 por km -aunque según el tipo de llanta y neumático puede subir hasta los 4,3 l/100 km-, autonomía media de 1.335 km, sistema stop/start, capacidad del maletero de 360 litros -hasta 1.100 si se abaten los asientos traseros-, capacidad del depósito de 52 litros, peso en orden de marcha 1.465 kig, distribución de pesos al 49% delante y 51% detrás.

Equipamiento de serie:
Indicador de presión de neumáticos, sistema de llamada de emergencia, airbags frontales, laterales delanteros y de cortina, neumáticos antipinchazos, llantas de aleación de 16", dirección asistida, sistema de regulación dinámica de la conducción, indicador de cambio de marchas, faros antiniebla delanteros, sensor de lluvia, faros de leds, volante multifunción de cuero, volante regulable en altura y profundidad, climatizador automático, espejos eléctricos, cierre centralizado con mando a distancia, elevalunas eléctricos delanteros y traseros, equipo de audio con seis altavoces y pantalla de 6,5", toma USB, ABS, ESP.

Opciones:
Llantas de 18" (desde 776 hasta 1.713 euros), llantas de 17" (798 euros), volante calefactable (216 euros), enganche de remolque (726 euros), frenos deportivos M (684 euros), suspensión regulable (1.254 euros), dirección deportiva (399 euros), alarma (548 euros), acceso confort (344 euros), paquete deportivo M (3.652 euros), detalles cromados exteriores (228 euros), cámara marcha atrás (456 euros), techo de cristal (912 euros), red de separación del maletero (193 euros), cristales de protección solar (399 euros), espejos antideslumbramiento (559 euros), espejo interior antideslumbrante (193 euros), asientos eléctricos con memoria (1.085 euros), hueco para transportar objetos largos (228 euros), asientos deportivos (559 euros), asientos del. con soporte lumbar (320 euros), calefacción de asientos delanteros (375 euros), molduras interiores en aluminio y negro brillante (331 euros), molduras en negro (177 euros), inserciones de madera (513 euros), lavado de foras (307 euros), control de aparcamiento trasero (513 euros), delantero y trasero (741 euros), climatizador (628 euros), control de velocidad con función de frenado (355 euros), faros leds inteligentes (798 euros), faros antiniebla de leds (240 euros), luz de carretera automática (148 euros), driving assistant (592 euros), reposacabezas traseros abatibles (67 euros), control de velocidad inteligente (923 euros), navegador (desde 1.085 hasta 2.112 euros), radio digital (366 euros), altavoces Harman Kardon (901 euros), servicios Connected Drive (399 euros), información de tráfico en tiempo real (150 euros), Internet (113 euros), entretenimiento online (445 euros), telefonía (572 euros), cuadro de instrumentos ampliado (170 euros), suspensión deportiva (388 euros), volante M de cuero (113 euros), interior del techo en antracita (193 euros), línea Sport (1.827 euros), línea Urban (1.898 euros), acabado Advantage (1.300 euros), acabado Sport (2.600 euros), acabado M Sport (3.599 euros), acabado Urban (2.600 euros), cámara de señal de tráfico (366 euros), pintura metalizada (desde 759 hasta 821 euros).

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Desarrollo Editmaker

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.