Por qué acabó mal la batalla de almohadas de la academia militar de West Point

Por qué acabó mal la batalla de almohadas de la academia militar de West Point

La edición de 2015 de la tradicional batalla de almohadas con la que los cadetes de la academia de West Point –Nueva York- dan por terminado el verano, está siendo investigada por la policía. El diario ‘The New York Times’ revela que 30 alumnos resultaron heridos.


24 de los heridos que participaron en la batalla el pasado 24 de agosto, sufrieron algún tipo de traumatismo craneal; uno de ellos tuvo que ser trasladado al hospital en ambulancia. Algunos de los participantes habían rellenado sus almohadas con objetos duros.



El coronel Christopher Kasker, portavoz de la academia, ha reconocido finalmente el suceso, asegurando que todos los estudiantes de primer curso se han reincorporado ya. El superintendente de West Point, el general Robert Caslen, ha asumido la responsabilidad: "aunque la mayoría de los alumnos mantuvieron el espíritu del evento, es evidente que otros no lo hicieron". Caslen garantiza que, cuando se conozcan los resultados de la investigación policial, tomarán medidas en consecuencia. En un comunicado, añadió: "nunca perdonamos ninguna actividad que provoca un daño intencionado a un compañero". Por ahora, la academia de West Point no contempla dejar de celebrar esta peculiar batalla.

La guerra de almohadas es una forma de festejar que el programa inicial de seis semanas impartido a los cadetes de West Point llega a su fin. De acuerdo a la documentación de la que se dispone, viene celebrándose al menos desde 1897.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

¿Qué opinas? (Login)
Normas de uso
  • Esta es la opinión de los internautas, no de Onemagazine
  • No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
  • La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.
  • Tu dirección de email no será publicada.
  • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.