www.onemagazine.es
Contacto: SsangYong XLV D16T Premium manual

Contacto: SsangYong XLV D16T Premium manual

Justo el año en el que se cumplen 20 años de la creación del segmento de los monovolúmenes compactos, la firma coreana SsangYong lanza su representante para esta categoría. Se llama XLV e, incluso su nombre, asegura que es un modelo 'excitante' y con mucho 'estilo de vida'. ¿Qué aporta a este segmento y por qué deberías apostar por él?


Hace ahora 22 años que SsangYong llegó al mercado europeo. Se trataba de un fabricante coreano que, en aquel momento, apostaba sobre todo por los vehículo de tipo todo terreno... si bien con el paso de los años ha ido completando su oferta con modelos de tipo monovolumen. Esta apuesta que, en principio, podría parecer arriesgada -por el hecho de centrarse sólo en determinados segmentos, teniendo en cuenta la 'riquieza' automovilistica en el Viejo Continente- ha demostrado ser todo un acierto, ya que la evolución del mercado en Europa ha demostrado que esos dos tipos de vehículos son los que la gente empieza a reclamar cada vez con mayor insistencia.

De esta forma no es de extrañar que los resultados de la marca sea cada vez más brillantes y un sencillo ejemplo puede ser del mercado español, en el cual la marca, en apenas tres años, ha experimentado un crecimiento del 136%. En nuestro país llevan un histórico acumulado de más de 70.000 vehículos y sus modelos más exitosos han sido el Rexton y el Rodius que han sumado 17.000 unidades cada uno. En el presente, la marca también ha sabido adaptarse a las necesidades y modas actuales; así, hoy en día los todo camino y los monovolúmenes también 'se llevan', pero de formato compacto y precisamente nuestro protagonista tiene un poco de ambos. Se llama XLV y es el tercer modelo que la marca va a desarrollar sobre su nueva y avanzada plataforma: en primer lugar la estrenó el Tívoli, ahora continúa el XLV y más adelante llegará un tercer coche cuyo nombre en clave de momento es C300.

Según la marca, el XLV se inscribe en una categoría en la que compiten con mucho éxito modelos como los Renault Scénic, Ford C-Max o Citroën C4 Picasso. Hablamos de un segmento que es muy estable y en el cual el 75% de las versiones son diesel y el 100% tienen tracción delantera... mientras que la gran mayoría apuestan por el cambio manual. Precisamente el modelo que hoy hemos probado se inscribe en el núcleo de esa categoría y se decanta por una gama inicial que, aunque reducida, se centra en los niveles de potencia y precio que el público demanda en este tipo de vehículos.

Si analizamos las dimensiones, nos encontramos con un coche que mide algo más de 4,4 metros de largo y 1,63 m de alto por lo que sus dimensiones le emparejan con sus oponentes directos. Sin embargo, nuestro XLV es un modelo con un diseño mucho más personal que la media de sus oponentes y apuesta por un estilo bien diferente ya que en vez de los clásicos trazos de los monovolúmenes, el SsangYong tiene más bien una apariencia de todo camino, algo que se percibe sobre todo en la parte delantera. En este aspecto el coche se asemeja bastante a su hermano el Tívoli -un auténtico todocamino- y del cual el XLV hereda gran parte de su apariencia frontal si bien el modelo que aquí hemos probado tiene una personalidad propia. Y es que este nuevo coreano está repleto de detalles muy interesantes, con elementos como los pilares delantero y central en color negro, las luces diurnas tanto delanteras como traseras, las vistosas llantas de aleación que puede ser de hasta 18 pulgadas -aunque en nuestro modelo eran de 16-, el alerón trasero que remata el techo y que incluye luz de freno, los abombados pasos de rueda que se prolongan hacia la parte superior de la carrocería, los detalles cromados que enmarcan las ventanillas...

Tampoco nos sorprende del todo su apariencia, porque hace cosa de un año la marca ya presentó este modelo en distintos salones del automóvil bajo la apariencia de un concept que se llamaba XLV Air -ver foto superior- y que se anunciaba -y así ha sido- como un complemento al monovolumen grande Rodius. En todo caso la conclusión del estilo general del coche es que tiene mucho gancho y una personalidad destacable, algo que empiezan a valorar cada vez más los clientes de este segmento. Para concluir con el exterior diremos que la carrocería se puede escoger en siete colores diferentes de los cuales el gris o plateado es el único gratuito y los demás son metalizados que se pagan a 410 €.

Es un monovolumen por espacio pero... ¿también por practicidad?

Al igual que sucedía en el exterior, el interior del XLV hereda muchos componentes de diseño de su hermano el Tívoli. Si nos centramos en el salpicadero veremos un automóvil moderno que nada tiene que ver con los modelos que fabricaba esta marca cuando desembarcó en España. Basta echar un vistazo a este vehículo para comprobar qué puede incluir toda la tecnología de un modelo del siglo XXI en cuanto a elementos de confort, seguridad y conectividad. En todo caso nos quedamos con elementos como el volante multifunción que tiene muy buen tacto y resulta muy completo, una consola central bien ordenada y en la que el protagonismo recae en la pantalla táctil de 8 pulgadas, una instrumentación muy vistosa en la que no falta un ordenador de a bordo con información tan curiosa como el ángulo que giran las ruedas delanteras o unos relojes que pueden variar su iluminación hasta en siete tonalidades...

Está claro que han hecho un buen trabajo en cuanto a diseño pero es que la ergonomía también está bien cuidada en general. Así la mayoría de los mandos, botones, palancas, ruedecitas, displays... están en el lugar apropiado y basta pasar unos pocos minutos a bordo del vehículo para comprender el manejo de todas sus funciones sin tener que recurrir al libro de instrucciones. Lo que también convence desde el primer momento es la practicidad. Lo más llamativo es el amplio número de huecos disponibles para dejar objetos y es que, además, dichos huecos resultan muy espaciosos. Hay dos ejemplos claros: uno sería la guantera principal, en la que cabe hasta un portátil con 13” de pantalla o la consola sitúa entre los asientos delanteros, donde también tiene cabida una tablet. Además de todo eso no faltan huecos en todas las puertas para botellas de litro y medio, portagafas, lugares donde dejar el móvil, una guantera adicional frente al pasajero... La postura de conducción está muy conseguida, por un lado gracias a unos asientos que tienen un diseño muy estudiado y una comodidad notable pero también por la contribución de unos amplios reglajes tanto para la butaca del conductor como para el volante. Evidentemente uno de los apartados clave en esta clase de vehículos es el espacio disponible y lo cierto es que el XLV ofrece unas buenas cotas en todas los plazas.

Como es lógico delante no hay ningún problema y llama la atención sobre todo en la altura disponible mientras que los asientos traseros hay anchura suficiente para dos adultos y un niño y cuenta con la ventaja de que el túnel de transmisión que recorre el suelo apenas levanta cuatro centímetros, algo que favorece la comodidad de quien viaje en la plaza central. Es cierto que no vamos a encontrar la extrema funcionalidad de los Picasso o Scénic pero, por lo general, este SsangYong cumple en ese apartado. Sería perfecto si hubiera añadido algún detalle como las bandejas en los respaldos de los asientos delanteros o una banqueta trasera corrediza que hubiera permitido jugar con el volumen disponible para los pasajeros posteriores o para el maletero: este modelo se conforman con un respaldo posterior cuya inclinación se puede ajustar 5 grados. En todo caso, tampoco es algo muy criticable porque el equilibrio que ha logrado entre espacio en el habitaculo y espacio en el maletero es muy bueno. De hecho no hay más que decir que el volumen de maletero con las cinco plazas ocupadas asciende a 574 litros o bien 720 si jugamos con el doble fondo que puede incluir el XLV; pero es que si abatimos los asientos posteriores esa cifra aumenta hasta los 1.440 litros. Son las ventajas de disponer de un espacio de carga en el que la anchura supera el metro treinta y la profundidad puede llegar hasta 1,10 metros.

Nos queda hablar de dos aspectos importantes; el primero es el de la calidad que nos ha parecido muy correcta no sólo por los materiales empleados sino por el tacto general de los botones en la sensación de solidez que transmite el vehículo. Además no es sólo algo que se note al tacto sino que también se percibe a la vista gracias, por ejemplo, al uso de serie en esta versión de una tapicería que imita al cuero y que dota al interior de un aspecto bastante refinado. El otro apartado tiene que ver con el equipamiento y como suele ser habitual en los automóviles coreanos que vienen a Europa no se le puede poner muchas pegas ya que prácticamente todo viene incluido de serie. Tenemos desde un práctico y útil climatizador bizona, elevalunas eléctricos en todas las puertas un buen equipo de audio 6 airbags... y la opción por la que merece pagar -sólo 500€- es el completo sistema multimedia que ya incluye el navegador.

No necesitarás más para hacer un viaje cargado

Como decíamos al principio, este vehículo comparte plataforma con el Tívoli. Hablamos de una base moderna actual y en la que la marca empleó cuatro años y cerca de 270 millones de euros en su desarrollo. Destaca por su robustez, fiabilidad y modernidad y como veremos más adelante porque su resultado en la práctica es más que bueno. No es especialmente sofisticada en cuanto a suspensiones y, de hecho, las ruedas posteriores recurren a un eje rígido -algo, por otra parte, también habitual en sus competidores- qué es una solución que permite ganar mucho espacio de carga pero, aún así, la práctica nos dice que estamos ante el mejor modelo de la marca por comportamiento en carretera -y, según SsangYong, también ante el modelo más seguro de Corea-.

Por otro lado, para este contacto hemos elegido el motor 1.6 diesel de 115 CV; es cierto que en la gama también hay un gasolina 1.6 más potente con 128 CV, pero es que el de gasóleo dispone de una cifra de paro mucho más elevada, algo que juega a favor en un coche que tiene amplias posibilidades de carga como éste. Hay que recordar que dicho motor también es de nuevo desarrollo y que ya nos sorprendió positivamente en otro de los modelos que ya lo equipan, como es el Tívoli... pero teníamos curiosidad por saber cómo se desenvolverá en un vehículo qué es más pesado y cuya aerodinámica probablemente es más desfavorable. En términos prácticos, la verdad es que este XLV cumple igual de bien que su competencia francesa o alemana. Y es que la mecánica es todo un descubrimiento porque se muestra muy refinada, está bien aislada, tiene buen empuje desde bajas revoluciones y sus prestaciones son más que correctas para un coche de este tipo. Otra buena noticia es que en España hay dos opciones en cuanto a cajas de cambio para elegir. Por ejemplo en nuestro contacto hemos elegido la transmisión manual de seis velocidades -como curiosidad ha sido desarrollada por el fabricante Hyundai- y que cuenta con un funcionamiento muy bueno por tacto, precisión o recorridos de palanca. Aún así, quien lo desee puede invertir 2.000€ extras y apostar por la variante automática, en este caso desarrollada por el especialista Aisin y contar con una combinación de motor diesel y transmisión automática que cada vez tiene más adeptos en este segmento del mercado.

Volviendo a la carretera nos ha llamado la atención la puesta a punto de la suspensión, ya que a pesar de ser un modelo de carácter familiar se ha 'arriesgado', aunque de manera acertada, por una amortiguación ligeramente firme lo que hace que la conducción del vehículo sea muy agradable y que incluso no plantee problemas si decidimos rodar ligeros. Tiene una estabilidad a toda prueba, sin duda apoyada por su amplia distancia entre ejes pero también favorecida por unas reacciones que, en todo momento, son muy progresivas y seguras. La dirección cuenta con asistencia eléctrica y la posibilidad de elegir entre tres niveles de dureza -que el conductor puede seleccionar con un botón-. La verdad es que no hemos percibido gran diferencia entre las tres posiciones pero, en general, el tacto que muestra al volante este XLV es muy consistente y agradable y aunque sí bien es cierto que resulta un poquito 'ligera', se puede guiar el coche con precisión y sin ningún tipo de problemas.

Otro apartado que se ha resuelto con muy buena nota es el de los frenos ya que toda la gama cuenta con cuatro discos de generoso tamaño qué sirven para detener con solvencia los 1.405 kilos qué pesa nuestro protagonista -cifra que aumentará cuando aprovechemos todas las posibilidades de carga del XV-. Volviendo al motor cabe destacar que durante la prueba sus consumos se movieron poco por encima de los cinco litros de media así que teniendo en cuenta que el depósito de combustible es de 47 litros tenemos garantizada una más que buena autonomía para realizar largos viajes sin tener que parar muchas veces a repostar. Por cierto, y para concluir, como curiosidad esta plataforma ya sabemos debido a la experiencia en el Tívoli que está predispuesta para llevar un sistema de tracción total; sin embargo, la marca lo trae a España únicamente con tracción delantera y, a pesar de ello, el coche puede avanzar sin grandes problemas por caminos en buen estado, ya que dispone de una generosa altura al suelo de 154 milímetros e incluso unas buenas cotas TT y además los elementos inferiores carrocería están protegidos con una banda de plástico negro, sin olvidar con que se ha incluido de serie un elemento que nos puede resultar útil en alguna circunstancia cómo es el sistema de ayuda al arranque en pendientes.

¿La mejor relación precio/producto... para un monovolumen compacto?

Queda, por ultimo, hablar del tema del precio. Nosotros nos hemos decantado por la variante con el acabado intermedio conocido como Premium. Esta terminación ofrece los elementos de serie necesarios para no echar en falta nada importante y eso nos permitirá ahorrarnos 2.000€ respecto al acabado tope de gama conocido como Limited y que añade algún elemento interesante, aunque quizá prescindible, como el volante con calefacción, el techo solar o los espejos plegables aunque hay algún otro qué podría haber estado incluido en toda la gama como el airbag de rodilla para el conductor. Nuestro protagonista tiene un precio de tarifa de 22.000€, aunque como campaña de lanzamiento dispone de una rebaja de 2.000€ sin condiciones -es decir, sin Plan PIVE y sin financiar el importe- de tal manera que el coste final se queda en 20.000€. Una cifra redonda y que si analizamos en comparación con sus rivales -una vez aplicadas las correspondientes campañas en todos ellos- supone entre 750 y 2.000€ menos para el SsangYong en cual hay que añadir que el coreano cuenta con la garantía más amplia de sus competidores -a excepción del Kia- ya que ofrece cinco años de garantía mecánica o 100.000 km. No hay duda de que este coche tiene argumentos más que suficientes para hacerse un hueco en la categoría y de paso ayudar a la marca a cumplir su objetivo para todo el año que es vender unas 4.500 unidades de toda su gama en España.

Detalles de exterior

1.// La versión probada, con el acabado Premium, llevaba estos neumáticos marca Nexen en medida 205/60 con llanta de 16 pulgadas. Son bastante baratos ya que cada unidad puede suponer unos 65 €. 2. En el lateral encontramos este pequeño anagrama con las siglas XDi y que hacen referencia al motor diesel de nuestra unidad. 3. Las luces traseras 'muerden' tanto el portón posterior como el lateral del vehículo e incluyen luces 'diurnas' en color rojo que van encendidas permanentemente. 4. Si abrimos la tapa del maletero podemos apreciar la pequeña cámara que muestra imágenes de la parte posterior del vehículo y que ayuda a la hora de aparcar -es de serie en este acabado-. También se aprecia la luz blanca del portamatrículas que puede ser útil para hacer más visible el vehículo si estamos aparcados de noche. 5. Los retrovisores laterales cuentan con regulación eléctrica, tienen un buen tamaño y llevan integradas las luces LED de los intermitentes. 6. Esta versión lleva las manecillas de las puertas en el color de la carrocería y el coche cuenta con un sistema de cierre centralizado con mando a distancia; si queremos un sistema de acceso manos libres hay que adquirir la versión diesel con cambio automático y acabado superior Limited. 7. La denominación XLV de generoso tamaño situado en el portón hacer referencia al concepto eXciting Lifestyle Vehicle. 8. Hay un total de siete colores de carrocería para elegir aunque el blanco no es que te sale gratis sino el gris.

Detalles de interior

1.// Es novedad dentro de SsangYong el nuevo mando a distancia con llave plegable que resulta mucho más cómoda para llevar en el bolsillo. 2. El interior resulta bastante práctico en cuanto a huecos y un buen ejemplo es éste situado entre los asientos delanteros y en el que cabe una tablet de 10,1 pulgadas. 3. La pantalla de 8 pulgadas de la consola central es táctil, viene de serie en esta acabado y resulta de lo más completa ya que, entre otras cosas, muestra la imagen de la cámara de marcha atrás. 4. En la parte baja de la consola central encontramos estas tomas para conectar USB. 5. Los mando de los cuatro elevalunas eléctricos son de serie y destacan no sólo por su presentación sino porque están bien situados. Poco más arriba se encuentra el mando que ajustar los retrovisores eléctricos. 6. El manual de instrucciones resulta muy completo. 7. A los pies del asiento del conductor se encuentra el pequeño mando que permite desbloquear la tapa del depósito de combustible. 8. Otro detalle práctico está situado en uno de los laterales del maletero donde encontramos estas tomas y distintos ganchos de sujeción. Llama la atención lo poco intrusivos que resultan los pasos de rueda.

Ficha técnica (D16T)

Motor de cuatro cilindros en línea situada en posición delantera transversal, turbo, sistema de inyección directa por common rail, potencia máxima de 115 CV entre 3.400 y 4.000 rpm, par máximo de 30,6 kgm entre 1.500 y 2.500 rpm, caja de cambios manual de seis velocidades, tracción a las ruedas delanteras, ESP y ABS, suspensión delantera tipo McPherson con muelles helicoidales y amortiguadores hidráulicos, suspensión trasera por eje torsional con ruedas tiradas, dirección asistida eléctrica con tres regulaciones de dureza, radio de giro de 5,3 metros, frenos delanteros con discos ventilados de 298 milímetros, frenos traseros con discos macizos de 284 milímetros, neumáticos en medida 205/60 con llantas de aleación de 17 pulgadas. Dimensiones exteriores: longitud total de 4,44 metros, anchura total de 1,798 metros, altura total de 1,635 metros, distancia entre ejes de 2,600 m, anchura vía delantera 1,555 metros, anchura vía trasera 1,555 metros, distancia al suelo 154 milímetros, capacidad del depósito de combustible 47 litros, capacidad del maletero 574 litros hasta la bandeja, 720 litros hasta el techo y 1.294 con los asientos abatidos, ángulo de ataque 20 grados, ángulo de salida 20,8 grados, ángulo ventral 17 grados, peso de 1.405 kg. Precio de la versión probada 22.000€.

Equipamiento de serie (acabado Premium)

Climatizador bizona, llantas de aleación de 16”, faros antiniebla delanteros, equipo de audio con MP3, Bluetooth, USB y seis altavoces, luces diurnas de LED delanteras y traseras, control de aparcamiento trasero, cierre centralizado con mando a distancia, airbags frontales, laterales delanteros y de cortina, ABS, ESP, control de presión de neumáticos, rueda de repuesto temporal, asiento del conductor regulable en altura, barras de techo, asientos en cuero, cristales tintados, volante y pomo del cambio en cuero, espejos electricos.

Opciones

Sistema de navegación 500€ pintura metalizada 410€, pack utilidad que incluye bandeja cubre maletero, bandeja rígida articulada y Kit reparación de pinchazos por 200€, pack rueda de emergencia por 100 €.

Cuáles son sus alternativas (precios sin incluir promociones)

1//Citroen C4 Piccaso 1.6 HDI, Feel, 120 CV, 27.300 euros.

2//Fiat 500 Living Lounge 1.6 MJTD 120 CV, 23.450 euros

3//Ford C-Max 1.5 TDCi Titanium, 120 CV, 24.850 euros.

4//Kia Carens 1.7 CRDi Drive Eco-Dynamics, 115 CV, 23.940 euros.

5//Peugeot 5008 1.6 HDI Allure, 120 CV, 31.200 euros.

6//Renault Scénic 1.5 dCi Bose Edition 110 CV, 26.600 euros.

7//Toyota Verso 115D Advance, 115 CV, 26.450 euros.

8//VW Touran 1.6 TDI Advanced, 115 CV, 29.749 euros.

¿Y por qué no un Rodius?

Es la alternativa para quien demande espacio... para siete pasajeros y sus respectivos equipajes. Este modelo, de más de 5,1 metros de largo, cuenta con versiones diesel 2.0 y 2.2, cuyos precios arrancan en 29.100 euros, si bien con sus actuales promociones, la variante de acceso arranca en unos ajustados 28.100 euros.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

¿Qué opinas? (Login)
Normas de uso
  • Esta es la opinión de los internautas, no de Onemagazine
  • No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
  • La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.
  • Tu dirección de email no será publicada.
  • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.