www.onemagazine.es
Contacto: Renault Scénic 1.6 dCi 130 Zen 6 vel.

Contacto: Renault Scénic 1.6 dCi 130 Zen 6 vel.

En 1996, Renault inventó un nuevo concepto de automóvil; un vehículo a caballo entre la comodidad, estabilidad y prestaciones de una berlina y, al mismo tiempo, la altura, habitabilidad y presencia de un todo camino. Lo comercializaron con el nombre de Scénic, y desde entonces ya han vendido más de cinco millones de unidades. ¿Qué ha pasado en estos años?


Este año 2016 se cumple el 20 aniversario de la llegada del Renault Scénic -en su orgien denominado 'Mégane' Scénic-. Se trataba del primer monovolumen compacto y en cuanto apareció todo el mundo, tanto el público como la prensa especializada, supo que iba a ser un gran éxito. El hecho de que Renault se adelantara a toda la competencia significa también que va uno o dos pasos por delante de todos sus rivales. Por lo tanto, cada vez que aparece una nueva generación de este modelo -tal y como sucedió en 2003, en 2009 y, ahora, en 2016- hay que prestarle mucha atención ya que nos adelanta qué pasará en este segmento durante los próximos años.

Si nos atenemos a este razonamiento y simplificamos mucho podemos decir que el futuro de los monovolúmenes compactos pasa por una transformación y evolución hacia los todo camino; es decir que estos modelos cederán una ligera porción de su clásica practicidad para adoptar un estilo y unas cualidades más aventureras que les permita adaptarse a las necesidades y actividades de la nueva generación de compradores.

En la imagen superior: 1. La marca empleó la denominación Scénic, por primera vez, en este llamativo concept... ¡de 1991!. 2. La primera generación llega en 1996 y consigue de inmediato éxitos, como el del coche del año en Europa en 1997. 3. A mediados de su vida comercial el modelo estrena nueva imagen. 4. Otro momento 'pionero': a finales de 2000 se presenta el Scénic RX4, el primer monovolumen compacto con imagen de todo camino y tracción 4x4; sólo hubo algo parecido, pero no fue coetáneo: el Seat Altea Freetrack. 5. La segunda generación llega en 2003, mucho más moderna, potente y avanzada. 5. Coincidiendo con su primer restyling, la marca desdobla el modelo en dos carrocerías: Scénic y Grand Scénic. 7. Ya en 2009 se presenta la tercera generación, más cómoda y refinada. 8. El concept R-Space de 2011 adelantaba hace cinco años el aspecto casi definitivo del actual y nuevo Scénic.

Centrándonos en nuestro protagonista es obvio decir que tendrá que hacer frente a una competencia muchísimo mayor que cuando su primera generación vio la luz. De esta manera tendrá que verse las caras con modelos ya consolidados como los Citroën C4 Picasso, Ford C-Max o Volkswagen Touran... pero también cumplirá la tarea de hacer frente a una nueva generación de vehículos liderados por el Peugeot 3008. En cualquier caso, parece que el Scénic recién presentado dispone de importantes argumentos para volver a convertirse ya no sólo en la referencia de la categoría, sino también en el coche más vendido del segmento. En primer lugar hay que hablar de su diseño exterior, posiblemente el apartado en el que más cambia en cuanto a concepto. Una vez más este modelo podrá contar con dos tipos de carrocería: una convencional -que es en la que hemos centrado nuestra prueba- y otra alargada, conocida como Grand Scénic y que a cambio de un puñado extra de centímetros de longitud es capaz de ofrecer dos plazas adicionales -aumentando el número total hasta siete- o bien cinco plazas más in maletero de mayor tamaño que el de un Scénic normal -por cierto que esta solución de desdoblar al Scénic en dos variantes la estreno el Scénic durante su segunda generación: es decir, una vez más fue el pionero en proponer una solución novedosa-.

Renault se la juega con el diseño de la cuarta generación

Por lo que se refiere a lo puramente estético, en pocas palabras diríamos que el nuevo Renault es más todo camino y menos monovolumen. Sin duda, lo que primero te llama la atención a simple vista es el tamaño de sus neumáticos: estrechos -195 mm- pero equipados en toda la gama con llantas de 20" -de chapa o aleación, según acabados-. Una solución que no sólo contribuyen a darle ese aspecto de SUV, sino que también es algo por lo que nadie había apostado en esta categoría y que tan sólo habíamos visto en vehiculos minoritarios, como el eléctrico BMW i3. Sin lugar a dudas esta nueva generación muestra un aspecto mucho más desenfadado, entre otros motivos porque ahora se puede elegir entre una gama de colores muy llamativa. Así, hay un total de diez colores de carrocería, el negro y el blanco salen gratis, mientras que el amarillo miel de las fotos es el más caro, por 680 euros. Quien desee la opción bicolor -con el techo en negro... salvo si elegimos el negro, en cuyo caso el techo es gris, debe pagar 450 euros más-.

La apariencia del coche, que es obra del diseñador Laurens van den Acker, también es muy diferente a la clásica que habíamos visto en otros Scénic por su generosa anchura -20 milímetros más respecto al anterior-, superior distancia al suelo -40 milímetros mayor- o por el uso de un voladizo trasero más recordado. Por otra parte también gana un parabrisas panorámico y tampoco le falta el tradicional y vistoso frontal que hemos visto en los últimos Renault, con las luces delanteras de leds.

¿Son necesarias unas ruedas así?

Pero volvamos durante un momento a los neumáticos. ¿Qué aporta realmente una rueda de este tamaño en un coche de este tipo? Según la marca, aparte del evidente beneficio estético, con estos neumáticos el Scénic se muestra más equilibrado, eficaz y seguro a la hora de frenar tanto en seco como en mojado. Además, aseguran que en temas de estabilidad, agilidad y confort de los pasajeros se ha ganado frente al modelo precedente y que se sitúa en un lugar de privilegio frente a sus rivales. Por otro lado, y en cuanto al coste económico, la marca segura que esta medida de rueda tan poco usual tiene un coste equivalente al de unos neumáticos dotados de llanta de 17 ó 18 pulgadas. Si es cierto o no todo esto que promete la marca lo veremos en unos momentos, cuando hablemos de cualidades dinámicas.

Hemos visto que el exterior supone una importante revolución respecto a los Scénic clásicos; de puertas adentro, sin embargo, ahora resulta algo más convencional. Estábamos acostumbrados en las dos anteriores generaciones del modelo a salpicaderos completamente distintos al de cualquier otro modelos de la gama, sobre todo bien diferentes al del Mégane, el coche con el que el Scénic siempre ha compartido su plataforma. Lo que aquí nos encontramos es un salpicadero inspirado en el que llevan los últimos Renault como el Espace, el Megane o el Talismán. Eso quiere decir que todo el protagonismo es para la gran pantalla central de 8,7", manejo táctil y que engloba muchas de las funcionalidades del vehículo. No significa que estemos ante el coche más conectado en la categoría ya que en este aspecto hay auténticas referencias como el Opel Zafira -que ofrece hasta conexión a Internet por Wifi- pero lo cierto es que su claridad, facilidad de manejo y diversos usos lo convierte en un auténtico centro de infoentretenimiento.

Otro aspecto que llama la atención del nuevo modelo es su buena postura de conducción. Hay que reconocer que Renault ha trabajado a fondo tanto el diseño como la sujección y confort que proporciona los asientos, ha estudiado conciencia la posición de los distintos mandos y ha colocado el volante en la posición e inclinación perfectas para que, en pocos segundos, cualquier persona tenga la talla que tenga se encuentre cómoda a los mandos del modelo, algo que no siempre sucedía en sus antecesores.

El Scénic conquistó a muchos por algo en concreto; ¿lo mantiene?

Seguramente a estas alturas muchos de nuestros lectores se estarán haciendo la que es la pregunta más importante de todas: ¿sigue siendo este coche tan práctico y bien aprovechado en cuanto espacio qué recordamos de anteriores generaciones? En realidad, la respuesta es "casi sí". Con el metro en la mano el tema de la habitabilidad sigue siendo uno de sus aspectos mejor cuidados e incluso el volumen del maletero ha crecido de forma notable, llegando a los 572 litros. Sin embargo, ha perdido algún detalle práctico: el más evidente está en las plazas traseras dónde ya no hay tres asientos individuales, sino una banqueta dividida en dos... que, eso sí, se puede desplazar longitudinalmente, tiene respaldo reclinable en varias posiciones y se puede abatir con pulsar un botón. Por otra parte, es cierto que sigue contando con numerosos huecos donde depositar objetos pero por ejemplo el salpicadero ya no tiene tantas guanteras y huecos, si bien es cierto que se conservar los curiosos cajones situados a los pies de los pasajeros o que la guantera principal crece hasta los 11,5 litros. También sigue habiendo otra cajón entre los asientos delanteros que, además, es desplazable hacia las plazas traseras.

Lo poco que se pierde en polivalencia se gana en aspectos como el equipamiento y la tecnología. De hecho, este monovolumen puede incorporar todos esos adelantos que ya hemos visto en una berlina de gran tamaño como el Talismán. Por ejemplo, no faltan dispositivos -ver apartado de equipamiento para ver cuáles son de serie o en opción- como la alerta de mantenimiento de carril en la cual el coche es capaz no sólo de avisar al conductor de que está saliéndose de la trayectoria, sino que efectúa correcciones en la dirección para devolverle al lugar correcto dentro del carril, la alerta de detección de fatiga, el ya mencionado sistema multimedia que desde 2017 será compatible con Apple carplay o Android Auto el sistema de audio Bose, el dispositivo de proyección de información en el parabrisas -HUD-, el aparcamiento manos libres o el control de velocidad inteligente.

El motor es muy bueno y la plataforma, completamente nueva

Cuando nos referimos este modelo como 'nuevo Scénic' hay que decir que hablamos de un vehículo completamente renovado. Eso implica, además de un diseño exterior interior y unas posibilidades de equipamiento mejoradas, una plataforma de nuevo cuño. Y es que la nueva generación del Scénic toma como punto de partida la denominada CMF que ya hemos visto en el mencionado Mégane o incluso en un monovolumen de gran tamaño como el Espace. Hablamos de una nueva base capaz de conseguir excelentes resultados de las pruebas de choque de EuroNCAP -es el vigésimo Renault que se hace con las preciadas cinco estrellas de valoración máxima- y que comparada con la que llevaba su antecesor también mejora en cuanto a ligereza. Por otro lado para la realización de este primer contacto con el Scénic nos hemos decantado por la variante quizá no más vendida, pero si más interesante de la gama: la que incluye el propulsor 1.6 dCi turbodiesel de 130 CV. Es verdad que sale 2.520 euros más cara que la popular 1.5 dCi de 110 CV, pero como siempre defendemos para este tipo de vehículos, es más conveniente un motor que ofrezca una mayor fuerza y unas prestaciones más elevadas para aquellas situaciones en las que viajamos más cargados o necesitamos realizar adelantamientos en vías de dos sentidos con la mayor seguridad y e el menor tiempo posible.

Comenzando por el motor una vez más hay que destacar el buen rendimiento de esta mecánica, posiblemente una de las mejores de su cilindrada en todo el mercado. Con las mejoras que han ido introduciendo en este bloque a lo largo de los años, su respuesta a bajas revoluciones ha ido mejorando poco a poco, si bien es cierto que mantiene ese titubeo inicial durante las primeras vueltas -al arrancar desde parado-. A partir de 1.500 rpm ya no hay nada que objetar y se muestra como una mecánica vigorosa y plenamente recomendable para el Scénic. Lo mejor de todo es que no sólo las prestaciones son muy buenas sino que, además, el consumo siempre resulta razonable ya que durante nuestra toma de contacto osciló entre los 5,8 y los 6,2 litros de media a un ritmo ligero -eso sí, sólo con dos personas a bordo-. Otra virtud de esta mecánica tetracilindrica es que pasa bastante desapercibida por sonido y vibraciones.

En cuanto al chasis tampoco hay mucho que objetar. Digamos que el Scénic es cada vez más turismo y menos monovolumen por tacto de conducción, reacciones, seguridad, estabilidad... Es cierto que mientras que en anteriores generaciones este modelo siempre constituía la referencia pora comodidad, la nueva versión digamos que está en un buen término medio. Desde luego, viajar a bordo es un placer, pero en este apartado, quien busque una amortiguación más blanda y comodona para aislarse del mundo, tal vez deba fijarse en el Citroën C4 Picasso. ¿Y qué nos han parecido los nuevos neumáticos equipados en esta plataforma? Pues lo cierto es que desde el volante no se percibe nada especial, ni que resulten más secos en los baches pronunciados ni que proporcionen al coche una agilidad superior a la de, por ejemplo, un Ford C-Max.

En el resto de apartados relacionados con la dinámica hay que dar una buena nota del modelo. Esta variante viene equipada de serie y únicamente -de momento- con la caja manual de seis velocidades que resulta muy adecuada por su tacto convincente, magnífica situación de la palanca y correctos desarrollos. Los frenos son tan potentes como recordábamos en anteriores Scénic, con un tacto de pedal ligeramente sensible pero muy eficaces en toda circunstancia, gracias en parte al buen tamaño de los discos empleados en ambos ejes. Por último, la dirección conserva la asistencia eléctrica y tiene un tacto más que bueno, a la vez que resulta rápida.

Conclusión y precio

Queda hablar del tema del precio. Estamos hablando de la versión prácticamente tope en cuanto a motor y equipamiento. De esta manera, los 27.90 € que pide la marca que sueltan una cantidad razonable que sólo mejoran considerablemente los modelos coreanos o el japonés Toyota Verso, que es uno de los más veteranos de la categoría. Lo bueno es que como ya es habitual en Renault, el coche viene con una interesante promoción que deja su precio real en cerca de 25.100€ lo cual es una cifra muy competitiva si tenemos en cuenta el equipamiento de serie. Los más sibaritas pueden hacer un esfuerzo extra y decantarse por la variante Edition One, algo así como una serie especial de lanzamiento que con los descuentos ya incluidos si queda en 26.765€.

Detalles del nuevo Scénic

1. En esta versión con acabados Zen, los asientos delanteros llevan incluidas en su respaldo unas mesitas abatibles que resultan muy prácticas. Las tablet que se ven en la imagen no son de serie. 2. La palanca de cambio queda situada muy a mano en la consola central. A la derecha se sitúa el botón que permite conectar o desconectar el freno de mano eléctrico. 3. De serie en esta versión Zen se incluye estos prácticos mandos (ubicados en un lateral del maletero) que permiten abatir los asientos traseros con sólo tocar un botón. Se puede elegir entre abatir la parte izquierda. la parte derecha o todo el asiento trasero, dejando una superficie de carga completamente plana. 4. Ya lo vimos en el Captur y ahora también lo lleva este Scénic: hablamos de la guantera principal tipo cajón, que sale hacia afuera. 5. El nombre de Scénic ya cuenta con 20 años de historia. 6. Sin duda una de las características de este modelo son sus llantas de 20", incluidas en toda la gama. Los neumáticos los ofrecen tanto Continental como Goodyear por precios que van entre 180 y 200 € la unidad. 7. Junto al parabrisas podemos apreciar los sensores y cámaras que permiten hacer su trabajo a los diferentes asistentes a la conducción, como el dispositivo de frenado automático en lector de señales de tráfico cuerpo entero. 8. Los asientos delanteros tienen este llamativo diseño; cuentan con una sujección más que buena.

Ficha técnica 1.6 dCi

Precio unidad probada 25.110 euros. Motor diesel de 1.598 cc situado en posición delantera transversal, potencia máxima de 130 CV a 4.000 rpm, par máximo de 32,6 kgm a 1.750 rpm, cuatro cilindros en línea con turbo e inyección directa common rail, cuatro válvulas por cilindro, caja de cambios manual de seis velocidades; velocidad máxima de 190 km/h, aceleración de 0 a 100 km/h en 11,4 segundos, aceleración de 0 a 1.000 metros en 33 segundos, recuperación de 80 a 120 km/h en cuarta 8,9 segundos, y en quinta 10,7 segundos, consumo medio en ciudad de 5,1 l/100 km, consumo medio en carretera de 4,1 l/100 km, consumo medio total de 4,5 l/100 km, depósito de combustible de 52 litros, autonomía media de 1.155 km. Dimensiones exteriores; longitud de 4,4 m, anchura de 1,866 metros, altura de 1,653 metros, distancia del suelo de 17 cm, distancia entre ejes de 2,734 metros, vía delantera de 1,602 metros, vía trasera de 1,596 metros, coeficiente aerodinámico CX de 0,29, carrocería de cinco puertas, volumen de maletero de 506 a 572 litros. Chasis: dirección asistida eléctrica con dureza variable, suspensión delantera de tipo McPherson con barra estabilizadora de 27 mm y suspensión trasera de eje semi-rígido con barra estabilizadora de 22 milímetros, discos de freno delanteros de 320 mm, discos traseros de 290 mm, neumáticos en medida 195/55 con llantas de aleación de 20 pulgadas. Peso de 1.540 kg.

Equipamiento de serie (acabado Zen)

Airbags frontales, laterales delanteros y de cortina, frenada de emergencia asistida con detección de peatones, alerta de colisión frontal, alerta de exceso de velocidad con reconocimiento de señales, asiento trasero abatible por partes, equipo de audio con USB y bluetooth, regulador y limitador de velocidad, alerta por cambio involuntario de carril, barras de techo, climatizador automático bizona, consola central deslizante, faros antiniebla delanteros, freno de mano eléctrico, llantas de aleación de 20 pulgadas, tarjeta manos libres, volante multifunción de cuero, detector de fatiga, cortinillas laterales traseras, bandejas en respaldos de asientos traseros, guantera con tapa de apertura en forma de cajón, asientos traseros plegables con un botón, espejos eléctricos y abatibles, sensor de aparcamiento delantero y trasero con cámara, sistema de navegación con pantalla de 8,7 pulgadas, elevalunas eléctricos delanteros y traseros, ABS, ESP, sensor de luz y lluvia, kit de reparación de neumáticos, luces de día de LED asiento de conductor y pasajero regulables en altura.

Opciones: Pack night con faros Full LED y HUD (750 euros), pack Cruiser con control de velocidad inteligente alerta distancia de seguridad y asistente de mantenimiento en el carril (500 euros), pack look con techo fijo panorámico cristales traseros tintados espejo interior electrocromático (750 euros), pack City con sensor de aparcamiento lateral detector de ángulo muerto (600 euros), pintura metalizada (de 485 a 680 euros), pintura metalizada bitono (de 935 a 1.130 euros), tapicería de cuero (1.400 euros), rueda de repuesto (100 euros).

Rivales

1. BMW 216d Active Tourer, 116 CV, 28.650 euros.
2. Citroën C4 Picasso 1.6 HDIShine, 120 CV, 28.900 euros.
3. Ford C-Max 1.5 Tdci Titanium, 120 CV, 24.850 euros.
4. Kia Carens 1.7 CRDI 5p Uefa Euro 2016 , 141 CV, 26.070 euros.
5. Mercedes B180d, 109 CV, 28.800 euros.
6. SsangYong XLV D16T 4x2 Limited, 120 CV, 24.000 euros.
7. Toyota Verso 115D Advanced, 115 CV, 23.650 euros.
8. Volkswagen Golf Sportsvan 1.6 TDI Sport, 110 CV, 29.380 euros.

¿Cuál puede ser el mayor rival del Scénic... además de los ya mencionados de otras marcas?

Sin lugar a dudas, su hermano todo camino, el Kadjar, qué ofrece una versión equivalente de tracción delantera, cambio manual, motor diesel de 130 CV y acabado Zen prácticamente igual de equipado por un precio de apenas 1.200 € más... es decir, 26.340€. De esta forma, quien desee un modelo con auténtica apariencia de SUV, tiene fácil elección. Sin embargo, quien busque un vehículo con un punto más de practicidad, eficacia en carretera, economía de consumo y funcionalidad con un precio más competitivo debe tener claro que su elección es el Scénic.

Qué saber de la gama Scénic/Grand Scénic

Con un diseño atrevido, dos tipos de carrocería, para cinco y siete pasajeros, tres motores de gasóleo, dos de gasolina y otro híbrido de 110 CV, y un nivel de equipamiento básico por encima de la habitual, la escala de precios de la cuarta generación del Scénic arrancará en los 18.630 euros para el gasolina básico Life de 115 caballos. En caso de que la carrocería elegida sea la Grand Scénic, habrá que sumar 1.500 euros a los precios marcados para el Scénic.

El nuevo monovolumen compacto, como gustan de llamarlo sus creadores, ofrece una carrocería más grande en todas sus dimensiones, cinco motores de baja cilindrada pero notable rendimiento, y un nivel de equipamiento incluso superior a las demandas de un cliente cada vez más exigente con lo que recibe, a cambio de lo que paga.

Antes de que termine este 2016, el Scénic habrá llegado a los concesionarios de nuestro país con dos variantes de carrocería, la tradicional con capacidad para cinco pasajeros, y la Grand Scénic para siete. Idénticos en líneas de diseño, las diferencias entre uno y otro se miden en centímetros, en litros y en euros. Así, el Grand Scénic es 24 centímetros más largo, en su maletero caben 265 litros más, y su precio será 1.500 euros más caro que el Scénic, en cualquiera de sus versiones. Una singularidad reservada para el nuevo Grand Scénic es que la tercera fila de asientos puede abatirse pulsando un botón localizado en el salpicadero.

Otro detalle de equipamiento, en esta ocasión común para las dos carrocerías y para toda la gama, desde la básica hasta la más lujosa, es la adopción de unas más que generosas llantas de 20 pulgadas, con neumáticos de 195/55. Unas medidas muy poco habituales en este segmento de automóviles, pero que sin duda le dotan de una imagen vigorosa y dinámica, más parecida a la de un off-road que a la de un familiar.

En su interior se ha buscado la comodidad y la modularidad. Las plazas delanteras son más amplias que en la anterior versión, mientras que las traseras han perdido unos milímetros de habitabilidad para conseguir aumentar la distancia del bastidor al suelo, sin modificar la altura total del coche. Lo que sí se ha visto muy beneficiado por la nuevas cotas del Scénic es el maletero, que ahora cubica casi 70 litros más que en la versión que aún sigue a la venta, alcanzando ahora los 572 litros de capacidad.

Para darle vida, sus ingenieros se han decantado por cinco motores de baja cilindrada y bajo consumo, pero de alto rendimiento. En gasolina estará disponible un propulsor de 1.2 litros de cilindrada con dos potencias: 115 y 130 CV, mientras que en diesel se podrá optar entre un motor de 1.5 litros y 110 CV, y otro de 1.6 litros que entrega 130 ó 160 CV en función de su tipo de alimentación. Más adelante, sin ponerle fecha, se ofrecerá la opción híbrida, Hybrid Assist, que combina un motor de gasóleo (el mencionado 1.5 dCi) con otro eléctrico.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

Foro(s) asociado(s) a esta noticia:

  • Contacto: Renault Scénic 1.6 dCi 130 Zen 6 vel.

    Últimos comentarios de los lectores (1)

    1554 | Hakawati - 22/10/2016 @ 23:42:33 (GMT+1)
    ¿El techo solar panoramico se abre o se puede cubrir, o siempre queda abierto?

  • Normas de uso

    Esta es la opinión de los internautas, no de Desarrollo Editmaker

    No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

    La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

    Tu dirección de email no será publicada.

    Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.