www.onemagazine.es
¿Sabías que los soldados irlandeses salvaron Gerona de los franceses?

¿Sabías que los soldados irlandeses salvaron Gerona de los franceses?

A lo largo de la historia del Ejército español nos encontramos historias curiosas y prácticamente desconocidas, muchas de ellas protagonizadas por tropas extranjeras al servicio de España. Con motivo del Día de San Patricio, patrono de Irlanda, explicamos una de las más importantes.

Hubo un tiempo, los siglos XVI y XVII, en que en las filas de nuestro Ejército, el de la antigua Monarquía Hispánica, al lado de los soldados españoles formaban italianos, flamencos y borgoñones. Había otras tropas, aunque con una relación menos directa con España, como los alemanes y los suizos, incorporados mediante contratos de servicio mercenario, que era mucho más frecuente en aquel tiempo y con muchas más tropas de lo que puede parecernos ahora. Otras tropas, muy leales, eran los argelinos –los Mogataces- y marroquíes –los Moros de Paz- que, por preferir la acción española en Orán, Melilla y Ceuta, se pusieron al servicio de España. Desde luego, el límite de la originalidad de tropas no españolas en nuestro Ejército lo formó el Tercio de Japoneses, del que otro día hablaré.

De entre todas las tropas extranjeras al servicio de España, los más apreciados fueron los irlandeses. En aquellos siglos XVI y XVII hubo varios tercios con soldados procedentes de esta isla que se escapaban de ella y se alistaban en el Ejército español para eludir la represión religiosa británica, motivada por el anglicanismo de los invasores.

En el siglo XVIII, el Ejército español tuvo cinco regimientos de Infantería formados por irlandeses, cuyos nombres eran referencias a su tierra de origen: ‘Irlanda’ –la españolización del inglés ‘Ireland’-, ‘Hibernia’ –su antiguo nombre en latín-, ‘Ultonia’ –en latín, la parte norte-, ‘Waterford’ y ‘Limerick’ –dos de los condados del sur-.

La vinculación de los irlandeses con España era muy fuerte y su afecto por ella importante. Se debía a que aquí habían encontrado una Patria que les era negada en su isla por los invasores ingleses. Muchos de sus apellidos han llegado hasta ahora, españolizados.

La defensa de Gerona

En 1808, el Regimiento de Infantería de Línea ‘Ultonia’, cuyo patrón era naturalmente San Patricio, formaba parte de la guarnición de Gerona en aquellos tiempos de la invasión napoleónica. Junto a él estaban el Regimiento ‘Borbón’, el 2º de ‘Voluntarios de Barcelona’, ‘Migueletes’ de Gerona y de Vich, artilleros –150 cañones defendían la ciudad-, zapadores e, incluso, marineros llegados desde la cercana Rosas. Por supuesto, los civiles y eclesiásticos de Gerona contribuyeron a la defensa de la ciudad, bajo el mando del mariscal de campo –hoy en día sería general de división- Mariano Álvarez de Castro.

El 13 de junio de 1809, las tropas españolas que defendían Gerona sumaban 5.723 hombres -de ellos, unos 800 eran irlandeses- que fueron reforzados entre julio y septiembre con 3.770 soldados más de otros regimientos llegados desde otras partes de Cataluña.

Los oficiales irlandeses que destacaron más en la defensa de Gerona fueron:

  • Coronel graduado: Rodulfo Marshall. Murió por las heridas recibidas durante el asedio. En su testamento había dejado escrito: “…yo muero gustoso por la España”
  • Teniente coronel: Pedro O’Daly
  • Sargentos mayores: Eduardo Mac Karty y Enrique O’Donnell
  • Comandantes: Guillermo Nach y Juan O’Donovan
  • Capitanes: Manuel O’Sullivan, Edmundo O’Ronan, Leonardo Fitz Gerald, Lorenzo Fitz Gerald y Miguel Peirson
  • Subteniente Tomás Magrat

La extraordinaria violencia del asedio que a lo largo de casi siete meses los franceses sometieron a Gerona a fin de arrasarla, se comprende con las siguientes cifras: la bombardearon con 80.000 balas rasas, 11.900 bombas y más de 7.900 granadas.

El día 19 de septiembre de 1809 fue el peor del bombardeo francés. Más de 200 piezas de artillería dispararon continuamente y, creyendo que los defensores ya no podrían resistir más, los franceses trataron de asaltar Gerona pero sufrieron una humillante derrota. Tras dejar ante las murallas de la ciudad unas 1.500 bajas, tuvieron que retirarse. Entre los defensores, sólo este día, hubo más de 250 bajas entre muertos y heridos. Este día fue, desde entonces, ‘El Día Grande’ de la defensa.

En total, el asedio francés causó entre los defensores de Gerona 5.211 muertos entre los militares y unos 5.000 entre los civiles, casi la mitad de sus habitantes.

El heroísmo de los soldados irlandeses

Los irlandeses del Regimiento ‘Ultonia’ forman parte, desde luego, de esa larga lista de héroes españoles a los que se les reconoce muy poco su esfuerzo y sacrificio en la defensa de los intereses nacionales; en el caso concreto que tratamos, es la defensa de Gerona ante los invasores franceses.

En reconocimiento al valor de los regimientos irlandeses, desde mediados del siglo XVIII gozaban de la concesión del lema honorífico “In omnem terram exhivit sonus eorum” tomado del Salmo 18, versículo 4. Es un juego de palabras que hace referencia a que la fama de su valor y heroísmo se difunde por toda la Tierra como el sonido del arpa, el símbolo irlandés que aparece en los escudos de sus banderas.

Tan famoso ha sido este Regimiento que, ya sólo formado por españoles, ha ido sobreviviendo a todas las reestructuraciones y reorganizaciones de la Infantería llevadas a cabo a lo largo de los siglos XIX y XX. Finalmente, en uno de los últimos procesos de reducción del Ejército de Tierra, el famoso Regimiento de Infantería ‘Ultonia’ dejó de existir en 1986. Sin embargo, el sonido heroico de su arpa sigue resonando en nuestros oídos porque nunca olvidaremos a estos soldados pelirrojos y de apellidos extraños que, gracias a ellos, están entre los nuestros.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

¿Qué opinas? (Login)
Normas de uso
  • Esta es la opinión de los internautas, no de Onemagazine
  • No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
  • La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.
  • Tu dirección de email no será publicada.
  • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.