www.onemagazine.es
Formas de ligar en el pasado
Ampliar
(Foto: Fotograma: Isabel)

Formas de ligar en el pasado

Conocer a alguien con el fin de establecer una relación parece algo de lo más sencillo en la mayor parte del mundo actual. Pero durante mucho tiempo, no bastaba con que dos personas se conocieran y se gustasen: padres, amor entre desiguales, pugnas por reinados o decisiones políticas suponían importantes trabas para que el romanticismo triunfase. ¿Cómo se actuaba entonces?

Hoy en día, ligar es mucho más fácil que en la antigüedad; nuevas formas de comunicación -teléfono, correo electrónico...-, la existencia de todo tipo de lugares públicos de libre acceso donde interactuar con más gente bares, discotecas, restaurantes, centros comerciales...-, la aparición de Internet -con sus famosos chats, videochats, webs de contactos- y todo tipo de apps han conseguido que encontrar pareja sea algo sencillo y casi rutinario.

De todas esas modalidades, más de la mitad de los nueve millones de solteros mayores de 18 años que hay en España recurren a alguna aplicación o plataforma online para buscar pareja. Sin embargo, a lo largo de los siglos no siempre el hecho de contraer matrimonio -ni el noviazgo que lo precede- fue tan sencillo ni las posibilidades tan amplias...

Cosas de familia Entre los siglos XVI y parte del XX, la unión entre un hombre y una mujer que acabase en matrimonio era tarea exclusiva de los padres de ambos... mientras que la opinión de los jóvenes -que no disfrutaban de un periodo de noviazgo- no contaba en absoluto. El modelo más ilustrativo era el de los matrimonios de la realeza, cuyos condicionantes y procedimientos para concertarlos se reproducían, aunque de modo diferente, en las clases inferiores de la sociedad.

14 de febrero... y algo más Sigue siendo la fecha clave para la celebración del amor entre dos enamorados -San Valentín era un sacerdote cristiano del siglo III que casaba en secreto a los militares con sus novias, matrimonios éstos que estaban prohibidos en esa época-. Sin embargo, en Japón, Taiwán y Corea también celebran el Día Blanco, que tiene lugar el 14 de marzo y en el que los hombres regalan chocolates a aquellas mujeres... que se los hubieran regalado el 14 de febrero si hubieran sido occidentales.

EN LAS MONARQUÍAS

CUÁL ERA EL PROCEDIMIENTO

» COMETIDO ESENCIAL Y ÚNICO DE LAS REINAS: DAR HIJOS VARONES AL REY

Los hijos son muy necesarios porque dan continuidad a la dinastía. La mortalidad infantil –y materna- era muy elevada y para superarla era necesario tener muchos hijos.

» REQUISITOS DE UNA FUTURA REINA

- Ser de una familia reinante cuyas mujeres fueran robustas y prolíficas.

- Aportar una dote valiosa en dinero, rentas, joyas, etc. y, sobre todo, derechos de soberanía sobre territorios que pudieran transmitir a sus hijos y así acrecentar la Monarquía.

- Reforzar las alianzas polóticas o establecer otras.

- En el caso de España –y en otros reinos-, ser católica o estar dispuesta a convertirse.»

¿Un ejemplo? La británica Victoria Eugenia de Battemberg era de fe anglicana y se bautizó como católica para poder casarse con el Rey Alfonso XIII de España (1906).

» CÓMO SE LOCALIZABA A LA FUTURA REINA

- Búsqueda discreta en los países aliados, y llevada a cabo por los embajadores, de jóvenes princesas o infantas casaderas que cumplieran los requisitos. No importaba que todavía fueran niñas.

- Establecimiento, al más alto nivel, de negociaciones políticas secretas -a veces largas y complicadas- a fin de llegar a un acuerdo sobre qué joven elegir.- Una vez elegida, intercambio de retratos, siempre mejorados para ayudar.

- Según la urgencia política: celebración del matrimonio por poderes -a veces entre verdaderos niños-.

- Viaje oficial de la futura nueva reina; era una ocasión propicia para exhibir internacionalmente el poder.»

» EN ESTE TIPO DE MATRIMONIOS PODÍA, INCLUSO, APARECER EL AMOR

Lo normal era que estos matrimonios concertados, aunque políticamente fueran muy ventajosos y dieran hijos, salieran mal para los contrayentes. Sin embargo, en algunos casos apareció el amor, firme y duradero. En España fueron:

- Carlos I e Isabel de Portugal (boda en 1526).

- Carlos III y María Amalia de Sajonia (boda en 1738).

- Alfonso XII y María de las Mercedes de Orleáns (boda en 1878).

En sentido contrario, cinco de los seis matrimonios del Rey Enrique VIII de Inglaterra (1491-1547) acabaron muy mal para las sucesivas reinas: dos condenadas a muerte y ejecutadas, una muerte por sobreparto, un divorcio y una anulación.

CONSECUENCIAS PARA ESPAÑA DE UNA BUENA ELECCIÓN

Los matrimonios de los reyes eran el asunto de Estado más importante, pues con ellos se buscaban ventajas en lo que ahora se denomina Estrategia de Seguridad, tanto nacional como internacional. Las alianzas naturales eran entre países ‘cristianos’ contra ‘islámicos’, o entre países ‘católicos’ contra ‘protestantes’. Algunos ejemplos de los siglos pasados son:

» EN RELACIÓN CON LOS CONFLICTOS ARMADOS:

Organizar alianzas para fortalecer las posiciones internacionales, para ganar una guerra o para evitarla.

¿Algunos ejemplos?
1571.- La ‘Santa Liga’ de España, el Papado y Venecia en contra del Imperio Turco.
1733, 1743 y 1761.- Los ‘Pactos de Familia’ entre los reyes de Francia y España en contra de Inglaterra.

EN RELACIÓN CON LA ESTABILIDAD / INESTABILIDAD ECONÓMICA Y FINANCIERA:

- Disminuir los gastos de los conflictos internacionales y favorecer el comercio entre todas las partes posibles.

- Garantizar la llegada desde América de los recursos destinados a la Hacienda Real -oro, plata, impuestos, piedras preciosas, perlas- y a los comerciantes particulares.

» EN RELACIÓN CON LOS FLUJOS MIGRATORIOS IRREGULARES:

Evitar la llegada a América de colonos extranjeros -franceses, ingleses, holandeses-.

» EN RELACIÓN CON LA VULNERABILIDAD DEL ESPACIO MARÍTIMO:

- Luchar de forma conjunta contra el enemigo común para garantizar la navegación comercial.

- Luchar contra la piratería norteafricana y caribeña.

EL AMOR ENTRE DESIGUALES

AMOR POR ENCIMA DE CUALQUIER OPOSICIÓN

En la Edad Media se llamaba ‘amor cortés’ al enamoramiento verdadero y apasionado entre un caballero y una dama que tenía la oposición de su entorno -la familia, la clase social, el gremio, la religión, etc.-. En los siglos pasados, los matrimonios no eran un asunto de los jóvenes, sino de los padres, que los concertaban con las familias con las que les interesaba relacionarse; eran, por así decirlo, un negocio más, en búsqueda de más poder, más influencia, más negocios, etc.

Esos amores entre quienes eran desiguales en clase social, riquezas, religión, etc. debían mantenerse en secreto porque, además, la dama podía estar ya comprometida. Los amantes debían recurrir a argucias para poder verse a solas. Ahora bien, siendo amor puro, en muchos casos era, en realidad, adúltero porque la dama podía estar ya casada. Las complejas y equívocas situaciones creadas por este tipo de amor entre desiguales sirvió de recurso poético durante el siglo XIV.

CUÁLES ERAN LAS CONSECUENCIAS

Si estos amores secretos resultaban conocidos, podían desatar el rechazo de la propia familia, el del marido de la dama, la interrupción de las negociaciones entre familias para el matrimonio entre diferentes candidatos, la aparición de enemistad entre ambas o aumentarla hasta provocar un drama de peleas, muertes, venganzas y suicidios.

¿Algunos amores entre desiguales?
Siglo XIII.- Los ‘Amantes de Teruel’, Isabel de Segura y Diego de Marcilla.
1597.- Romeo y Julieta, de las familias Capuletto y Montesco.
1776.- El Infante Luis de Borbón –hermano del Rey Carlos III- y María Teresa de Ballabriga –hija del mayordomo del palacio-. Carlos III legisló específicamente para que la descendencia de este matrimonio careciera de derechos a
la Corona de España.
1833.- María Cristina -Reina viuda de Fernando VII, Regente de España y madre de la futura Isabel II- y Agustín Muñoz –capitán de la Guardia de Corps-. Se casaron en secreto en un matrimonio ‘morganático’, el que cada contrayente permaneció en su condición social anterior. Posteriormente, el marido recibió varios títulos nobiliarios, la Grandeza de España, el Toisón de Oro, etc.
1933.- Alfonso de Borbón –Príncipe de Asturias, hijo del Rey Alfonso XIII de España- y Edelmira Sampedro –hija de un empresario cubano-. Tras la renuncia del primero a sus derechos a la Corona celebraron el matrimonio ‘morganático’ que fue aceptado en la Familia Real pero acabaron por divorciarse. Su segundo matrimonio, también ‘morganático’, duró solo dos meses.
1937.- Eduardo VIII -rey de Inglaterra- y Wallis Simpson –plebeya-. Eduardo renunció a la corona para poder casarse con ella.

ASÍ SE CASABAN LOS OFICIALES DEL EJÉRCITO

CUÁL ERA EL PROCEDIMIENTO

En el siglo XVIII, el matrimonio de un oficial del Ejército requería solicitar previamente la autorización real para que pudiera verificarse que la esposa estaba a la altura social y moral del oficial.Se investigaba a la novia y su familia, su condición –lo ideal, de familia noble, haber prestado servicios relevantes a la Corona…-, religiosa –lo ideal, limpieza de sangre, ser cristiano viejo…-, moral –irreprochable socialmente-, etc.»

CURIOSIDADES

- Durante los siglos XVII y XVIII el oficial ideal era el soltero, porque no tenía familia de la que preocuparse al ir a la guerra y porque su muerte no dejaría a una familia desasistida. Y lo mejor que, además, fuera rico.

- El Rey Carlos III sólo autorizaba a casarse de capitán hacia arriba. Y a los tenientes y alféreces sólo si tenían patrimonio personal para que, aunque se retrasara el sueldo –muy normal entonces-, pudieran sostener a su familia con el nivel que era exigible a su status.

- Entre 1873 se suprimió la obligación de solicitar permiso. Se reinstauró entre 1901 y se suprimió otra vez en 1931.

- En 1941 se reintrodujo de nuevo, defendiendo los objetivos históricos. Algunos requisitos eran: o Para el novio: Tener, al menos, 25 años; dos más que la mayoría de edad legal entonces. o Para la novia: Ser española, hispanoamericana, filipina, portuguesa o brasileña -la antigua Monarquía Hispánica-. Debía ser católica y no podía estar divorciada.

- A mediados del siglo XX, se nombraba una comisión de varios oficiales del regimiento que debían investigar a la novia. Éstos cubrían someramente el expediente –si es que lo llevaban a cabo- y casi siempre informaban favorablemente: entendían que el responsable último de elegir a su esposa era el novio y seguro que elegía bien.

- Perdido por completo, desde hacía mucho tiempo, el sentido inicial y los valores que pretendía salvaguardar, la obligación de los oficiales de pedir permiso para poder casarse fue derogada en 1979.

CUÁLES ERAN LAS CONSECUENCIAS

La celebración del matrimonio sin licencia real podía llevar aparejado un castigo proporcional a la falta de disciplina que se había cometido –por desobedecer las órdenes sobre el procedimiento a seguir- o al deshonor que se hubiera causado al Ejército e, indirectamente al Rey, si la esposa no se juzgaba adecuada.

Para el oficial, el castigo podía ser, por ejemplo, el destierro, la pérdida del empleo, la privación de fuero militar, la negación de un ascenso, etc.

Y podía castigarse a las esposas con la negación, según los casos, del 'donativo de tocas’ -una cantidad de dinero en el caso de enviudar, abonada una sola vez-, o de la 'pensión de viudedad' -una cantidad fija abonada mensualmente-.

Dada la abundancia de matrimonios de oficiales celebrados sin licencia real, de vez en cuando se concedían indultos.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Desarrollo Editmaker

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.