www.onemagazine.es
¿Es este el coche más sencillo de utilizar del mundo?

¿Es este el coche más sencillo de utilizar del mundo?

Los automóviles, al igual que los smartphones, las televisiones o los relojes inteligentes cuentan, cada vez, con más tecnología a bordo, algo que en la mayoría de los casos ha complicado su manejo. Sin embargo, Citroën ha conseguido que su urbano C3 sea increíblemente sencillo de manejar: ellos lo llaman ‘tecnología inteligente’.

Citroën C3: El coche que grabará tus accidentes


Para comprobar este hecho, la marca francesa nos ha invitado a conocer en Madrid la versión que, precisamente, reafirma todo lo dicho en cuanto a sencillez de uso y manejo: la conocida como 1.2 EAT6 y que, en pocas palabras, combina un motor gasolina tricilíndrico de 110 CV y una novedosa caja automática de seis velocidades.

Antes de comenzar la prueba en sí, conviene hacer un breve histórico de este modelo. El coche que ahora se vende es la tercera generación de un urbano, siempre con cinco puertas, que se lanzó en 2001 –para reemplazar al mítico Saxo-, se renovó en 2008 y cambió por completo en abril de 2016. En apenas un año de vida ha tenido una intensa actividad con el lanzamiento de una variante comercial, posteriormente una que emplea GLP y, por último, con la llegada de la versión automática que aquí hemos probado.

Desde el primer momento, el actual C3 ha llamado la atención del público por su aspecto original y llamativo, algo que ha sido una seña de identidad común en los cerca de 16 años de vida de este las diferentes generaciones de este urbano. En el modelo que ahora se comercializa, dicha singularidad se ha visto incrementada con el hecho de poder personalizar el coche con una amplia gama de colores –de carrocería y techo-, llantas… Algo que, al parecer, está convenciendo a los usuarios, que en apenas medio año ya han adquirido 11.000 unidades de este automóvil.

También se ha convertido en un factor decisivo de compra el hecho de que el C3 cuente con una amplísima gama de mecánicas, tanto diesel -75 y 100 CV- como gasolina -68, 82 y 110 CV- siendo estas últimas las que acaparan, y por mucho, la totalidad de las ventas, con un 80% de los pedidos.

Sin embargo, como decíamos al principio, hay un factor que conquistará, por encima de todo, a los demás: su sencillez de manejo. Algo que se aprecia desde el momento en el que te aproximas al coche; vamos a comprobarlo en los siguientes puntos.

Es sencillo recordar… hasta dónde lo has dejado aparcado

Una vez que tengas el coche, basta con que te descargues en el móvil la aplicación My Citroën –es gratuita y compatible tanto para teléfonos Android como iOS- y activar la función ‘Geolocalización’: en cuanto lo hagas, basta con que sigas las indicaciones –como si fuera un navegador- para que te guie al lugar exacto hasta donde está.

Aproxímate a él, que te abrirá las puertas

Por 300 euros, el C3 dispone de un sistema de acceso y arranque manos libres. Eso significa que basta con que lleves la llave dentro de un bolsillo o la cartera, te aproximes al coche, éste te reconozca y desbloquee las puertas con tocar la manecilla de la puerta. Una vez dentro, es tan sencillo como pisar el pedal del freno y pulsar el botón stop/start emplazado a la derecha del volante para que el motor se ponga en marcha.

Maneja todas las funciones desde una pantalla central que es como una tablet

De funcionamiento rápido e intuitivo, el C3 con acabado Shine viene equipado de serie con una pantalla central táctil de 17,8 cm de tamaño. Te basta sólo un dedo para acceder al navegador –que también se puede manejar con comandos de voz-, a la climatización, al equipo de sonido, al teléfono bluetooth o al estado del vehículo…

Fácil de enseñar lo que ves a todos tus contactos

Por 300 euros, el C3 puede incluir una cámara conectada que se emplaza bajo el retrovisor central. Basta con pulsar un botón para tomar fotos y vídeos que puedes subir a tus redes sociales o enviar por mail; ¿cómo? Con la ayuda de tu móvil –que se conecta por wifi a la cámara- y una aplicación.

Es fácil que puedas ayudar a alguien… o te salve la vida a ti

La variante que hemos probado –Shine- incluye de serie la Connect Box: se trata de un conjunto de servicios gratuitos y disponible las 24 horas los 7 días de la semana que te añaden seguridad y servicio en carretera, lo cual transforma al C3 en un urbano conectado. Por ejemplo, con esta tecnología y en caso de sufrir un accidente u otra situación que requiera una intervención urgente, el coche realiza una llamada automática a los servicios de emergencia apropiados.

Condúcelo con un dedo -o casi-

Durante la prueba práctica pudimos comprobar que esta nueva versión es ‘todo suavidad’. El motor de tres cilindros, con turbo, resulta muy silencioso y sin apenas vibraciones. La dirección es rápida y ofrece un tacto muy suave… mientras que basta poner la posición del cambio automático en modo ‘D’ para, simplemente, conducir mientras utilizamos acelerador y freno. Esta transmisión cuenta con posibilidad de manejo secuencial –el conductor puede subir o bajar de marcha mediante pequeños movimientos hacia delante o atrás de la propia palanca-, un modo de funcionamiento Sport –que permite apurar más cada marcha- y otro Snow –pensado para reducir el resbalamiento de las ruedas sobre superficies como nieve-. Su funcionamiento es como el resto del vehículo: engrana las marchas –tanto para subir como para bajar- con suavidad, resulta suficientemente rápida y supone un incremento de precio de 1.300 euros respecto al mismo modelo con la caja manual, lo cual es una cantidad bastante razonable. Si tenemos en cuenta que el consumo es apenas 0,3 litros mayor en el automático –la marca declara 4,9 l/100 km de media… cifra que se puede conseguir con una conducción progresiva, ritmos de marcha constantes y suavidad en las maniobras-, que la aceleración sólo cede medio segundo –pasa de 0 a 100 en 9,8 segundos, un valor muy bueno para un vehículo de esta potencia-, queda claro que la opción automática resultas muy interesante.

El motor es otro de los puntos fuertes del C3; disponible tanto en modelos de Citroën como DS o Peugeot, es un tres cilindros de sólo 1,2 litros de cubicaje, pero capaz de desarrollar unos brillantes 20,5 kgm de par máximo a tan sólo 1.500 rpm. Quizá por eso la sensación al conducirlo es la que llevas un propulsor más ‘grande’. Su rendimiento es válido incluso en largos viajes con todos los pasajeros y sus equipajes, su sonoridad es muy ajustada… y, en resumen, es un motivo más para adquirirlo frente a la alternativa diesel de 100 CV del C3, que no estará disponible, en un principio, con la caja automática.

Es fácil… sentirse cómodo

Desde hace unos meses, Citroën está poniendo de moda lo que ellos denominan ‘Citroën Advanced Confort’, que son una serie de medidas llevadas a cabo en aspectos como la vida a bordo, insonorización, tacto de suspensión… para que los pasajeros que vayan a bordo se sientan muy a gusto. En realidad, es una cuestión de puro márketing… pero bien pensada, ya que los Citroën siempre han tenido esas cualidades, sólo que ahora se agrupan bajo un nombre. Por ejemplo, el C3, desde sus orígenes, siempre nos llamó la atención por lo cómodo que era… y eso se mantiene en la actual evolución. Para empezar, las puertas son como siempre: grandes y altas, se abren mucho y te reciben unos asientos grandes, casi tipo sofá, muy amplios y bastante cómodos. Frente al conductor, los mandos justos y necesarios para controlarlo todo con sencillez, sin necesidad de tener más conocimientos… que el de saber manejar una tablet o un Smartphone –su pantalla central responde a unos principios similares de funcionamiento-. Luego está la lograda insonorización, tanto al ralentí como en aceleración y con la ya mencionada suavidad del cambio automático contribuyendo a ganar velocidad ‘como los trenes’: no es algo impactante, pero sin darte cuenta y gracias a una aceleración casi ininterrumpida viajas muy rápido con poco esfuerzo.

Capítulo aparte está la suspensión; este urbano busca ser ante todo cómodo y agradable; si necesitas sensaciones, cierta deportividad y más carácter tendrás que fijarte en un DS 3 que, además, dispone de una combinación idéntica de motor-cambio. Este C3 tiene tacto de gran berlina, la amortiguación lo filtra todo y le convierte en el urbano más aconsejable si pretendes hacer kilómetros y kilómetros por carretera. Por cierto, que también el tacto del pedal del freno es muy suave, bastante sensible, de forma que detenerse con decisión es como todo lo demás en este coche: fácil, sin esfuerzos.

Fácil... ¿de aparcar?

En la versión analizada se incluyen elementos que te facilitan la vida en el día a día; para empezar, el C3 Shine dispone de aviso acústico de ayuda al aparcamiento en la parte trasera así como una cámara para contemplar lo que hay en la zona posterior del vehículo. Asimismo, esta variante viene de serie con las protecciones laterales conocidas como Airbumps, unos prácticos elementos situados en la parte inferior de las puertas que evita, sobre todo, que otros conductores aparcados a nuestro lado abran las puertas y golpeen la chapa de nuestro vehículo.

Fácil… ¿de pagar?

La variante que hemos probado es el ‘tope de gama’ del nuevo C3; aún así, con sus actuales promociones hablamos de una cantidad de 18.750 euros, que resulta competitiva por potencia, tipo de cambio y, sobre todo, equipamiento. De hecho, con el acabado Shine lleva de serie climatizador, alerta por salida de carril, ordenador de a bordo, llantas de aleación de 16”, luces y limpiaparabrisas automático, pantalla táctil de 7”, equipo de audio, sistema de llamada de emergencia, volante multifunción de cuero, lector de señales de velocidad… Aún así, quien lo desee se puede hacer con la variante intermedia Feel, con una dotación más que razonable y que deja esa cantidad en 16.200 euros. Y si lo que quieres, simplemente, es hacerte con un C3… ahora es posible acceder a la gama desde 9.950 euros. Por esa cantidad te llevas la variante básica en cuanto a motor –gasolina de 68 CV- pero con acabado intermedio –Feel-, pero para lograr esa tarifa debes financiar con la marca, aunque las condiciones son muy razonables –el TAE es del 8,02%-.

Y qué es lo más ‘complicado’ en el C3…

Sin duda, elegir la combinación de colores-llantas-detalles que más te guste; en total hay 36 combinaciones entre las que puedes escoger. Por ejemplo, para hacerte una idea, existen nueve colores para la carrocería –los hay llamativos como el naranja power, otros más serios como el gris shark y otros ‘diferentes’ como el verde almond-, pero es que la mayoría, a su vez, se pueden combinar con el techo en negro, blanco o rojo. Una posibilidad que está gustando a la clientela, que se decide por un C3 bitono en un 80%. Para rematar, puedes elegir las protecciones Airbump –de serie en el acabado Shine, por ejemplo-… y en el interior también tendrás que elegir el ambiente que más te gusta, desde un gris oscuro –de serie- a un gris claro, otro en negro y rojo –estas dos variantes por 200 euros-… e incluso, uno que combina tela e inserciones en cuero marrón claro –por 500 euros-.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

¿Qué opinas? (Login)
Normas de uso
  • Esta es la opinión de los internautas, no de Onemagazine
  • No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
  • La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.
  • Tu dirección de email no será publicada.
  • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.