www.onemagazine.es
Fotograma de la película 'Yo, robot'
Ampliar
Fotograma de la película 'Yo, robot'

Trabajar en ciberseguridad e invertir en un futuro laboral

Frente a la incertidumbre que llega por la automatización del mercado laboral, aparecen nuevos desafíos desde el ciberespacio, en concreto, desde la ciberseguridad

Pocas dudas van quedando en lo referente a si los robots relegarán a los humanos a un segundo plano, sobre todo, en trabajos mecánicos y fáciles de automatizar. Sin embargo, ante esta crisis transitoria hacia un nuevo modelo económico, podemos tomar una posición activa como la de un visionario del futuro laboralmente hablando, o pararnos a observar qué pasa. Sin duda, lo más inteligente parece ser la primera solución, si es que queremos salir realmente airosos de tal proceso. Esta opción de ver el significado de crisis desde la perspectiva de la cultura china, como un océano de posibilidades, y no solamente como un acabose en toda regla puede ser un buen comienzo.

Por lo tanto, si ya hemos optado por colocarnos como un sujeto activo en esta transición convendrá establecer un plan de actuación. Entre otras cosas, puede surgirnos la duda de qué papel podemos desempeñar nosotros laboralmente hablando, al tener en cuenta cómo de alta es la probabilidad de que nuestra formación o trabajo pueda ser reemplazado por una inteligencia artificial.

Intentar competir contra estas máquinas, que en ciertas áreas rozan la perfección jamás alcanzable por un humano podría ser un problema. Aceptar nuestras capacidades y observar el panorama laboral y formativo pueden resultar ser un buen punto de partida y no lo que se ha denominado la robotofobia, que es básicamente el miedo a lo desconocido, a que los robots colapsen el mercado laboral e incluso nuestra vida en la tierra. Para los expertos en profesiones del futuro, una de esas salidas laborales del futuro, aunque ya presente, se haya en el sector de la ciberseguridad. No obstante, ¿qué le hace a esta área ser tan importante en nuestros días?

Todas las alarmas para asegurar nuestros datos

Las empresas de seguridad y de seguros comenzaron a crecer como la espuma cuando la gente empezó a tener objetos caros más allá de joyas de oro. Nuestro coche, televisor, bicicleta, portátil, ordenador de mesa, consola, cuadros de un valor incalculable, muebles de diseño, entre otros utensilios, merecían ser asegurados por su gran valor.

Años después, con la eclosión del mundo cibernético a partir de la segunda guerra mundial, a esas cajas fuertes y alarmas en coches y casas se le ha unido un nuevo modo de entender la seguridad en un mundo digital. Lo que viene siendo desde la revista online de 1and1 como “la protección digital a todos los niveles”, se refiere a que cada dato que introducimos en el ordenador, en la Tablet o en el Smartphone conlleva el riesgo de ser utilizado para lo que viene llamándose la ciberdelincuencia. Por lo que todos los sistemas de anti robo de datos son más que bienvenidos.

Un negocio en auge que no para de crecer

Que el sector de la ciberseguridad está en auge de manera global es indiscutible, y así lo mencionamos en este artículo, que dedicamos en diciembre al II Foro de Empelo y Talento en Ciberseguridad. En este encuentro, y desde el INCIBE, entidad dependiente del Ministerio de Energía, Turismo y Agenda Digital se dijo que: “en los próximos años serán necesarios entre 1 y 1,5 millones de especialistas en ciberseguridad a nivel mundial y que el sector de la ciberseguridad en España crece a un ritmo del 12% anual y que constituirá uno de los ámbitos tecnológicos de mayor proyección nacional e internacional para la industria y un sector de enormes expectativas de empleo”.

Y es que los analistas ahora mismo están haciendo cálculos para poder dar una cifra del dinero que estados, empresas y demás entidades públicas y privadas van a destinar a este sector. Se estima que la facturación mundial por ciberseguridad llegue a los 79.292 millones en 2018.

Los expertos de PWC han pronosticado recientemente que Alemania gastará 40.000 millones de euros en 2020 en industria 4.0. Lo que significa que a la vez que crece la automatización de todos los aspectos de la vida, crecen los riesgos de colapso, y estar preparados para lo que esté por venir sea la mejor opción.

Tal vez más que preocuparnos de si el robot nos va a quitar nuestro trabajo, habría que crear leyes para prevenir que otro humano de momento o algoritmo se adueñe o apropie de lo que es nuestro. Los robots de momento son máquinas dispuestas a repetir patrones, esperemos que el ser humano no las programe para seguir sus peores pasos.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Desarrollo Editmaker

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.