www.onemagazine.es
De la consola al mundo real: Crímenes inspirados por videojuegos

De la consola al mundo real: Crímenes inspirados por videojuegos

¿De verdad puede un videojuego convertirte en asesino? ¿Cómo afectaron a estos criminales? En los últimos años, la sociedad se ha conmocionado con diversos casos de asesinatos y matanzas perpetrados por personas desequilibradas que han confundido la vida real con un entretenimiento de ficción.

Los expertos aseguran que ciertos ambientes o escenarios violentos pueden empujar a una persona con tendencias homicidas a cometer un crimen. Lo dice, por ejemplo, el criminólogo y doctor en Psicología Vicente Garrido: “El ambiente en el que vive una persona no siempre es determinante. Sí es cierto que, en algunos casos, cuando es embrutecedor o pernicioso, ayuda a que una persona con tendencias criminales se convierta en un homocida".

Por eso, y aunque ningún estudio ha po­dido relacionar aún los videojuegos con la violencia, este tipo de entretenimiento siem­pre ha estado en el punto de mira de la so­ciedad, al entender que puede alterar el com­portamiento del jugador.

¿Un ejemplo cercano? El juego de rea­lidad aumentada Pokémon Go, que ha su­puesto una revolución en este 2016. El ob­jetivo es que el jugador –o entrenador, se­gún su argot-, recorra las calles de su ciu­dad en busca de estos seres imaginarios, cuya imagen virtual aparece superpuesta sobre la escena real, que se capta a través de la cámara del móvil.

Para conseguir todos los Pokémon, al­gunos jugadores no han dudado en in­fringir todo tipo de las normas: allana­miento de morada, conducir mirando el móvil, invadir una carretera donde ha­bía una de estas criaturas… Sin contar con el uso que han hecho de ella los de­lincuentes, al crear pokeparadas -luga­res donde conseguir pokeball, necesa­rias para 'cazar' Pokémon- con el fin de atraer usuarios del juego, a modo de ce­bo, y robarles, o los cibercriminales que han copiado la apariencia de esta apli­cación para crear otras similares con las que robar los datos de sus víctimas.

No obstante, parece que algunos vi­deojuegos están relacionados con deli­tos mucho más graves, como asesina­tos y matanzas, que han conmocionado a la sociedad. Estos son cinco casos en los que los criminales utilizaron armas como las que habían visto en el mundo virtual, se entrenaron con estos juegos o sus abogados alegaron que estaban in­fluenciados por ellos.

Cinco crímenes inspirados en videojuegos:

1.Mortal Kombat, imitaron una patada frontal

» DE QUÉ VA. Es un juego de comba­tes sangrientos, en el que luchadores sobrenaturales pugnan, en una miste­riosa isla de los mares de China, por hacerse con el control de la Tierra.

» QUÉ PASÓ. El 6 de diciembre de 2007, en Colorado -EE.UU.-, una pa­reja de adolescentes, Heather Truji­llo -de 16 años- y su novio Lamar Ro­berts -de 17- asesinaron a golpes a la hermanastra de Heather de tan sólo siete años de edad. Fueron detenidos y condenados por un delito de abuso de menores y homicidio. Lamar, que ase­guró estar borracho durante el ataque, fue condenado a 39 años de prisión y Heather a 18 -más otros seis años rea­lizando un programa de delincuencia juvenil-, como cómplice del crimen.

» EN QUÉ SE INSPIRARON. Duran­te el juicio ambos reconocieron ha­ber puesto en práctica los movimien­tos de lucha que habían visto en el vi­deojuego Mortal Kombat. De hecho, el golpe que terminó con la vida de la niña fue una patada frontal, simi­lar a las que se puede realizar, de for­ma virtual, en las batallas del juego.

Si quieres conocer el resto de casos consigue el nº 31 de ONE Magazine donde salía este reportaje.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

¿Qué opinas? (Login)
Normas de uso
  • Esta es la opinión de los internautas, no de Onemagazine
  • No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
  • La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.
  • Tu dirección de email no será publicada.
  • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.