www.onemagazine.es
Si naciste en los años 70, estas siglas te harán recordar buenos tiempos
Ampliar

Si naciste en los años 70, estas siglas te harán recordar buenos tiempos

La historia más reciente del automóvil -es decir, la que abarca los últimos 40 años- se ha escrito a base de grandes modelos... pero, también, de imborrables siglas. En estas cuatro décadas, sin duda las que más han dado que hablar han sido las míticas 'GTI' que inaugurase el VW Golf allá por 1976. Muchos han intentado dar con una fórmula parecida, siendo la alemana quien lo ha intentado con mayor ahinco; así, en 1984 creaba las siglas 'GSI' para identificar a las variantes más deportivas de sus modelos Kadett y Manta, si bien en los últimos años -y salvo su aparición en dos modelos de la gama Corsa de la anterior generación- han ido dejando paso a tres nuevas letras: OPC.

Opel Insignia 2017: por qué ahora lleva el apellido Grand Sport

Sin embargo, en Opel han decidido tirar de nostalgia y ha recuperado la denominación GSI, pero para emplearla en un modelo que nunca antes las lució: su berlina Insignia. El resultado es un modelo que viene a competir con vehículos de la talla del Ford Mondeo 2.0 Ecoboost (240 CV, 38,250 euros ), VW Passat 2.0 TSI (280 CV, 46.680 euros), Alfa Giulia Veloce 2.0 Turbo (49.140 euros), Kia Optima GT (245 CV, 43.380 euros), respecto a los cuales aporta una potencia en la parte alta de la categoría, una imagen claramente deportiva y el hecho de estar basado en el modelo más novedoso de la categoría.

Discreto, pero un poco menos que la media

Exteriormente, este GSI –de inicio, disponible tan sólo con carrocería de cuatro puertas- llama la atención por su kit deportivo, en el que no falta un faldón trasero que integra un difusor (simulado) y dos salidas de escape cromadas separadas, un spoiler situado al borde de la tapa del maletero, las entradas de aire cromadas situadas justo por delante de las puertas o unas vistosas llantas de aleación de hasta 20” calzadas sobre unos neumáticos Michelin Pilot Sport 4 S. Por supuesto, el logo GSI está presente en la parte posterior del vehículo.

Una vez dentro, hay unos nuevos asientos deportivos con reposacabezas integrado, un excelente agarre lateral y que han sido certificados por AGR –en alemán, Campaña para las Espaldas Saludables); además, pueden equipar calefacción, ventilación, masaje, dos tipos de tapicería de cuero y sus laterales son ajustables (para adaptarse mejor a diferentes tipos de fisonomías). También son elementos exclusivos de esta variante el volante achatado por su parte inferior, los pedales en aluminio, la instrumentación específica o el guarnecido del techo en color negro.

Lo importante que es ponerse a diesta (cuando eres un coche)

Como es lógico, lo más interesante de esta variante tiene que ver con toda la parte mecánica y de chasis; antes de nada, el empleo de una plataforma ha permitido que, a pesar de que este Insignia sea más largo que sun predecesor –el Insignia OPC-, consiga marcar en la báscula un peso 160 kg inferior. En todo caso, este modelo se venderá exclusivamente con una avanzada caja automática de ocho velocidades (que permite un manejo secuencial, gracias a las levas instaladas en el volante), así como con un eficaz dispositivo de tracción total dotado de reparto vectorial de par de serie; básicamente, este sistema reemplaza el habitual diferencial en el eje trasero por dos embragues que pueden variar la fuerza que recibe cada una de las ruedas posteriores en décimas de segundo, con el objeto de mejorar la eficacia del modelo en zonas de curvas y, de paso, incrementando la seguridad.

Otro elemento que viene de serie es el llamado chasis ‘FlexRide mecatrónico’ que, explicado de manera sencilla, permite al conductor variar el carácter del coche pulsando un botón. Se puede elegir entre un modo ‘Standard”, otro “Tour”, uno deportivo “Sport” y otro extremo bautizado como ‘Competición’, que se activa a través del botón del ESP (si se pulsa dos veces, se desconecta el control de tracción, algo que, según la marca permitirá a los pilotos más habilidosos dar una vuelta rápida al circuito alemán Nordschleife). Según el que se escoja variará la dureza de la dirección, la respuesta del acelerador y el cambio, la firmeza de los amortiguadores…

Por lo que se refiere al motor, se pasa del anterior 2.8 turbo de seis cilindros y 325 CV a un novedoso 2.0 turbo de cuatro cilindros con 280 CV; a pesar de la diferencia de potencia, la marca asegura que con sus 40,8 kgm de par máximo y la ya mencionada pérdida de peso, las prestaciones del nuevo modelo estarán a la altura e, incluso, mejorarán las de su precedesor. De lo que no hay duda es de que el consumo será netamente inferior, porque se prometen unos 8,6 litros de media (11,2 en ciclo urbano y 7,1 l en carretera), lo cual quiere decir que respecto al Insignia OPC se reduce en dos litros (antes: 10,6 l/100 km). Más adelante, Opel asegura que también habrá un GSI diésel, equipado con un nuevo propulsor que, con tota probabilidad, superará los 200 CV.

De momento no se ha fijado el precio de esta nueva variante, pero se estima que llegue al mercado español en la recta final de año, por un precio que rondará los 40.000 euros.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Desarrollo Editmaker

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.