www.onemagazine.es
Nissan Leaf 2018: el eléctrico que conducirás... con un solo pedal
Ampliar

Nissan Leaf 2018: el eléctrico que conducirás... con un solo pedal

No hace ruido, no consume carburante y será tan sencillo de conducir que podría hacerlo un niño. La segunda generación del Leaf parece, a priori, el coche ideal para muchos conductores. ¿En qué ha cambiado y qué ofrece para revalidar su título de 'eléctrico más vendido del mundo'?

Si a mediados de los años 90 el Toyota Prius fue el encargado de popularizar la tecnología híbrida, a principios de esta década el Nissan Leaf consiguió hacer lo propio dentro de la categoría de los eléctricos… hasta el punto de que este vehículo se ha convertido en el más vendido dentro de este tipo de automóviles -con 238.000 unidades en todo el mundo desde que se puso a la venta-. El motivo es sencillo: por un precio razonable, muchos usuarios que utilizan a diario el coche en ciudad o trayectos cortos han conocido todas las virtudes de la electricidad aplicada al automóvil.

Ahora, casi nueve años después de su debut, llega la segunda generación del Leaf, que es un claro ejemplo de cómo han progresado estos modelos en poco tiempo no ya sólo desde el punto de vista tecnológico, sino también en lo relacionado con las baterías encargadas de proporcionar autonomía a estos coches. Uno de los apartados que más han cambiado, seguramente porque era también uno de los elementos principales de compra y de los que menos convencía a los usuarios, ha sido el del diseño. Es cierto que las proporciones no varían demasiado –mide 4,48 m de largo, 1,79 m de ancho y 1,53 m-, pero ahora goza de un estilo mucho más actual, deportivo, moderno… Todo esto se percibe en el frontal, muy parecido al de los últimos lanzamientos de la marca –Micra, Qashqai…-, aunque con detalles exclusivos como la parrilla en color azul, la posibilidad de elegir colores bitono para la carrocería, las llantas de 16 ó 17” –las primeras con neumáticos de 205 mm de ancho y las segundas con ruedas de 215-… Curiosamente, no hay grandes progresos en la aerodinámica, con un CX de 0,28: es un buen valor, pero curiosamente hay híbridos –en teoría más sencillos, como el mencionado Prius o un Hyundai Ioniq- que dejan esa cifra en 0,24.

En el interior se ha puesto especial énfasis en incrementar la sensación de calidad a bordo; para ello se apuesta por un salpicadero más convencional y un poco menos futurista, pero con una decoración en negro más elegante –salpicada con detalles en azul-, una nueva pantalla central de 7” desde la que controlar buena parte de las funciones del vehículo, mejores sistemas de conectividad –incorpora Apple Car Play y Android Auto-… De momento no se han facilitado datos sobre mediciones interiores, pero es muy probable que se mantenga la buena habitabilidad para cuatro pasajeros –cinco irán algo justos- y que el maletero crezca hasta superar los 400 litros.

Lo más relevante, sin duda, tiene que ver con toda la parte mecánica. El Leaf actual cuenta con una versión de 109 CV con una autonomía de 250 km… unas cifras que mejora claramente su sucesor, cuyo propulsor eléctrico ahora rinde 150 CV –con una velocidad máxima limitada a 144 km/h y una excelente aceleración de 0 a 100 en 7,9 segundos- mientras que las nuevas baterías de iones de litio disponen de 40 kWh, algo que garantiza una autonomía homologada de 378 km… pero que en términos reales rondará los 260. Para recargar el coche se podrá hacer en cualquier enchufe convencional –eso sí, tarda 16 horas-, en un power wall –así el tiempo se reduce a ocho horas- o en una toma trifásica –para contar con el 80% de la autonomía en 40 minutos-. ¿Una curiosidad del Nissan? Sus baterías, en un momento dado, también se pueden emplear para suministrar electricidad a una casa.

No se habla de modificaciones en la plataforma, por la que debería ser similar a la de su antecesor, aunque con importantes mejoras. Así, la construcción es más ligera, y eso le permite reducir el peso hasta unos razonables 1.535 kg. Por otra parte, ahora puede contar con nuevos dispositivos y asistentes de conducción, como el sistema ProPilot de asistencia avanzada al conductor –que permite circular por un carril de la autopista sin que la persona a los mandos actúe sobre volante o pedales-, el ProPilot Park –que también se encarga de toda la tarea de aparcar el coche, incluso sin necesidad de manejar acelerador o freno- y el llamativo e-Pedal. Se trata, en pocas palabras, de un sistema con el cual se puede arrancar, acelerar o desacelerar regulando la presión que se ejerce sobre un único pedal: el del acelerador. Sigue existiendo el freno, pero sólo se utiliza en situaciones de emergencia o bien para mantener el vehículo detenido. Por último, el Leaf sigue siendo un coche completamente conectado con su usuario a través del móvil y mediante una app, desde la cual y a cualquier distancia se puede programar la climatización del vehículo, conocer el estado de las baterías, encontrar el punto de recarga más cercano…

Está previsto que el coche se ponga a la venta a principios de 2018. En cuanto a precio, sin tener en cuenta posibles subvenciones y descuentos de la marca, es muy probable que se sitúe en el entorno de los 30.000 euros –en las versiones con el equipamiento más básico-.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Desarrollo Editmaker

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.