www.onemagazine.es

Israel quiere comprar la versión terrestre del Phalanx para hacer frente a los ataques de Hamas

A finales de abril Israel anunció que pretendía comprar la versión terrestre, derivada de la marítima, del Phalanx, para hacer frente a los cohetes de corto alcance y morteros que dispara Hamas desde la Franja de Gaza.

Phalanx sobre camión

 

 

A finales de abril Israel anunció que pretendía comprar la versión terrestre, derivada de la marítima, del Phalanx, para hacer frente a los cohetes de corto alcance y morteros que dispara Hamas desde la Franja de Gaza.

Israel, según Ehud Barak, Ministro de Defensa, evaluará la versión conocida como C-RAM (counter-rocket, artillery and mortar), que podría convertirse, al menos por el momento, en la principal defensa de primera línea contra los proyectiles citados.

Las fuerzas de EEUU emplean el C-RAM, que es efectivo hasta 2.000 m de distancia, para la defensa de la Zona Verde en Bagdad y en Afganistán, pero su efectividad operativa permanece clasificada.

El sistema combina un cañón Gatling de seis tubos de 20 mm Vulcan M61A1, capaz de hacer de 3.000 a 4.000 disparos por minuto, radar digital de búsqueda MTI, radar de seguimiento monopulso Doppler y un sistema FLIR (forward-looking infra-red) con capacidad de automática de adquisición y seguimiento.Ambos radares operan en la banda Ku.

Inicialmente, el C-RAM se instaló a bordo de los buques de la US Navy como protección contra misiles en los años 80s. Posteriormente, Raytheon comercializó la versión terrestre conocida como Centurion.

El plan israelí es organizar una línea de sistemas basados en tierra a través del desierto de Negev al N. de la Franja de Gaza para proteger a las ciudades portuarias como Ashkelon y Ashdod, que ahora están dentro del alcance de los cohetes de Hamas de procedencia iraní que llegan vía Egipto. Durante la invasión de Gaza de diciembre-enero últimos, los palestinos dispararon cohetes que se adentraron 45 km en Israel, con lo que llegó estar amenazada, por primera vez, la conurbanización de Tel Aviv, lo que dio a los ataques palestinos una dimensión estratégica.

Algunas fuentes indican que los sistemas C-RAM podría desplegarlos Israel al norte también, para protegerse de los cohetes Katyusha que Hizbullah empleó para bombardear Israel en el verano de 2006.

Israel contempló inicialmente al C-RAM como defensa contra estos cohetes, pero encontró que se adaptan mejor a los de menor alcance que emplea Hamas. Barak considera al C-RAM como la fase final de una defensa de varias capas, que incluiría el sistema Iron Dome, diseñado por Rafael para interceptar a cohetes a más de 5 km y aún en desarrollo y al Magic Wand, de Rafael y Raytheon con el que pretende hacer frente a misiles balísticos de corto alcance que podrían llegar a distancias de entre 40 y 200 km. La línea principal de defensa contra los misiles balísticos de mayor alcance, principalmente el iraní Shahab-3 de alcance intermedio, será el sistema antimisiles Arrow 2 de Israel Aerospae Industries y Boeing.

Barak apoya la adquisición del C-RAM desde hace tiempo, principalmente por razones políticas. Los sucesivos gobiernos israelíes han estado bajo la presión pública creciente para que encuentren una forma de detener a los cohetes palestinos y de Hizbullah, pero han fallado en la producción nacional de un medio que cumpla este objetivo.

Israel ya había pedido un sistema Phalanx pero EEUU ha reservado toda su producción para sus fuerzas en las guerras que está librando hasta un futuro previsible. Sin embargo los deseos de Barak encuentran también resistencia en Israel, al considerar que se trata de una tecnología extranjera.

Se considera que el Phalanx/Centurion podría detener hasta el 80% de los proyectiles que se disparan contra territorio israelí, lo que limitaría de forma efectiva la capacidad de Hamas, algo que constituirá un éxito sin precedentes para Israel que tendría consecuencias políticas.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
Compartir en Meneame

¿Qué opinas? (Login)
Normas de uso
  • Esta es la opinión de los internautas, no de Onemagazine
  • No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
  • La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.
  • Tu dirección de email no será publicada.
  • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.