cabecera

    22 de octubre de 2014
1/1

¿Cómo funciona el Mando de Operaciones?

Última actualización 21/03/2010@00:00:00 GMT+1
El Mando de Operaciones se puede definir como el órgano responsable de realizar el planeamiento, la conducción operacional y el seguimiento de los planes operativos y las operaciones militares que se le asignen, así como de los ejercicios conjuntos y combinados que se determine.

El Mando de Operaciones se puede definir como el órgano responsable de realizar el planeamiento, la conducción operacional y el seguimiento de los planes operativos y las operaciones militares que se le asignen, así como de los ejercicios conjuntos y combinados que se determine.

No disponiendo, como hemos visto, de fuerzas atribuidas en permanencia, el “componente permanente” del Mando de Operaciones se articula en dos elementos: la Comandancia, constituida por el Comandante del Mando de Operaciones junto con sus órganos de apoyo personal; y el Estado Mayor del Mando de Operaciones, estructurado en Jefatura, Secretaría Técnica y Secciones de Estado Mayor.

Un aspecto fundamental que define y condiciona la estructura y el funcionamiento del Mando de Operaciones es su carácter de órgano en estado de “vigilia permanente”. Tanto la conducción y seguimiento de las operaciones en curso como la capacidad de poder reaccionar de inmediato ante una crisis imprevista exigen una actividad continua las 24 horas del día, aunque con distintos grados de intensidad, así como la agilidad y flexibilidad necesarias para adaptarse a situaciones variadas.

Por lo que respecta a la organización del Estado Mayor, éste se articula actualmente en once Secciones que agrupan a las distintas áreas funcionales necesarias para proporcionar al Comandante del Mando de Operaciones las capacidades de asesoramiento, coordinación, control y apoyo que precisa. De acuerdo con el modelo al uso, y con la denominación abreviada de “J” (“Joint”) dado su carácter conjunto, son: Personal (J1), Inteligencia (J2), Operaciones (J3A), Operaciones Especiales (J3B), Logística (J4A), Sanidad (J4B), Planes (J5), Sistemas de Comunicaciones e Información -CIS- (J6), Ejercicios y Evaluación (J7), Recursos Financieros (J8) y Cooperación Cívico-Militar (J9).

Las necesarias capacidades de Información Pública, Asesoramiento Jurídico y Administración económica , son proporcionadas al Comandante del Mando de Operaciones por los correspondientes órganos del Estado Mayor de la Defensa que realizan también similares cometidos en apoyo del JEMAD y su Estado Mayor Conjunto gracias a que comparten ubicación física con las instalaciones del Mando de Operaciones, todo lo cual redunda en economía de medios y unidad de criterio en la ejecución.

A pesar de que la definición del Mando de Operaciones expresada anteriormente, mediante la síntesis de sus principales responsabilidades (en las áreas de planeamiento y conducción de operaciones, y de ejercicios), o bien la descripción de su estructura orgánica pudieran transmitir la impresión de ejecución de actividades diferenciadas y estancas, la realidad es bien distinta. El análisis permanente de información e inteligencia, el planeamiento a corto y medio plazo para hacer frente a crisis reales o potenciales, la conducción de operaciones puramente nacionales, el seguimiento de la actuación y empleo por las respectivas cadenas de mando multinacionales de las fuerzas españolas atribuidas a operaciones en el exterior, así como la conducción de los aspectos nacionales de dichas fuerzas confieren al Mando de Operaciones una dinámica de funcionamiento a ritmo continuo y elevado, en la que destaca la presencia de períodos de intensa actividad no programados ni regulares para hacer frente a las diversas contingencias que se producen.

Todo ello, sin olvidar las continuas actividades de planeamiento avanzado ante posibles contingencias, la revisión y actualización de los planes ya elaborados, así como el planeamiento, coordinación y ejecución de ejercicios de carácter conjunto. Y es precisamente esta exigencia otro de los hechos diferenciales que, en materia de organización del funcionamiento interno, caracterizan al Mando de Operaciones, obligándole a disponer de procedimientos de trabajo ágiles y flexibles, y que permitan dar respuesta precisa y oportuna al amplio abanico de retos diarios que se le plantean.

EL PLANEAMIENTO OPERATIVO

Los numerosos compromisos de participación de Fuerzas españolas en operaciones en el exterior, formando parte de coaliciones multinacionales, representan actualmente el mayor volumen de actividad del Mando de Operaciones. Centroamérica, los Balcanes, África Central, Oriente Próximo y Asia Central han sido o son escenario de operaciones multinacionales, bajo el paraguas de la Organización de las Naciones Unidas, de la Unión Europea o de la Alianza Atlántica, con participación de Contingentes españoles desde la creación del Mando de Operaciones.

Organigrama del Mando de Operaciones

Desde el momento en que se tienen los primeros indicios de una posible participación nacional en una operación multinacional, se inicia un proceso preliminar de recopilación y análisis de información y datos disponibles. Una vez que la posibilidad toma cuerpo, se puede decir que comienza formalmente el proceso de planeamiento que debe cristalizar en un plan operativo del Comandante del Mando de Operaciones mediante el que se regulen los aspectos nacionales de la contribución española a la operación. Adoptada la decisión en el nivel político, y bajo la dirección e instrucciones del JEMAD, se constituye en el seno del Mando de Operaciones un grupo de planeamiento, liderado por la Sección de Planes y con participación del resto de Secciones de su Estado Mayor que proporcionan los “expertos funcionales” necesarios en sus respectivas áreas de responsabilidad.

Desde que se activa, y hasta la finalización del plan, el grupo de planeamiento constituido es responsable de llevar a cabo un proceso en el que debe interactuar de forma permanente con los planeamientos que desarrollan, simultáneamente, tanto el nivel estratégico como los Cuarteles Generales de los Ejércitos y la Armada, responsables de la generación de las capacidades requeridas y de la ejecución de su sostenimiento. Sin olvidar las relaciones que, a su nivel, debe establecer y mantener el Mando de Operaciones con los correspondientes organismos multinacionales encargados del planeamiento de la operación.

El planeamiento de operaciones de carácter exclusivamente nacional y, en particular, las de Apoyo a otras instancias del Estado, de creciente importancia en los últimos años, constituye un segundo bloque en el esfuerzo de planeamiento del Mando de Operaciones. El apoyo a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado en su lucha contra la inmigración ilegal, tanto por vía marítima como terrestre, o el refuerzo en la protección de instalaciones críticas con ocasión de eventos de especial relevancia implican el desarrollo de un planeamiento que, no por exclusivamente nacional es menos complejo, al requerir la participación y coordinación de diversos organismos, civiles y militares, con un objetivo común pero con doctrinas y procedimientos diferentes. La experiencia acumulada en el abanico de operaciones de este tipo planeadas y ejecutadas hasta la fecha está permitiendo al Mando de Operaciones dotarse de la base pre-doctrinal y de los procedimientos necesarios para abordar de una forma cada vez más eficiente este tipo de operaciones.

Finalmente, y sin ánimo de llevar a cabo una revisión exhaustiva, es preciso hacer mención al conocido como Planeamiento Anticipado. Para aquellos escenarios de futuro identificados por el nivel estratégico como potenciales amenazas y que puedan requerir la participación de las Fuerzas Armadas, el Mando de Operaciones, a partir de las directivas e instrucciones del JEMAD, desarrolla los denominados Planes de Contingencia, que deberán ser actualizados periódicamente de acuerdo con la evolución de los datos e hipótesis disponibles, y cuya razón última será la de servir de base, en caso que la crisis acabe estallando, para la elaboración del correspondiente Plan de Operaciones que deberá ser ejecutado. Sin estar sometido, normalmente, a un calendario ajustado para su finalización, por no ir asociado a una operación con fecha de inicio conocida, el desarrollo de estos planes puede alcanzar por otra parte la misma complejidad que los citados con anterioridad, e implica de forma continua un porcentaje importante de las capacidades de planeamiento del Mando de Operaciones, dado el carácter cíclico, dentro del Planeamiento Militar, del Planeamiento Operativo que lo origina.

A CONDUCCIÓN Y EL SEGUIMIENTO DE LAS OPERACIONES

La conducción y seguimiento de las operaciones constituyen, sin duda, los cometidos del Mando de Operaciones que más recursos consumen en términos de personal y tiempo.

La activación de una operación por el nivel estratégico desencadena en el Estado Mayor del Mando de Operaciones un proceso interno mediante el que se efectúa la transferencia en la responsabilidad sobre el Plan de Operaciones elaborado entre la Sección de Planes, que ha liderado su desarrollo, y la Sección de Operaciones, que va a ser la que lidere y coordine al resto de Secciones del Estado Mayor durante su ejecución.

En las operaciones de carácter exclusivamente nacional que se le asignen, el Mando de Operaciones es responsable de la conducción a su nivel.

En las operaciones multinacionales con participación nacional, y como hacen el resto de países respecto a las Fuerzas que aportan a este tipo de operaciones, el Mando de Operaciones lleva a cabo el seguimiento de la actuación del Contingente Nacional así como del empleo de nuestras Fuerzas que hace la cadena de mando multinacional. Todo ello, con el objeto de controlar que las unidades nacionales participantes operan y son empleadas de acuerdo con las condiciones aprobadas por España al decidir su contribución. De este modo, se está en condiciones de detectar cualquier posible desvío y de informar de él al nivel estratégico, junto con el asesoramiento necesario para poder corregirlo o subsanarlo.

De forma adicional, en toda operación multinacional existen, normalmente, unidades nacionales desplegadas no transferidas a la cadena de mando multinacional, así como aspectos que, aún afectando a unidades transferidas, son de competencia exclusivamente nacional. Por todo ello, toda operación multinacional tiene, para el Mando de Operaciones, una componente de dirección, coordinación y control (en definitiva, de conducción) de aspectos nacionales que se suma a la de seguimiento antes mencionada.

El centro neurálgico del Mando de Operaciones e instrumento mediante el cual el Comandante del Mando de Operaciones lleva a cabo sus cometidos de conducción y seguimiento de las operaciones en curso es su Centro de Operaciones Conjuntas.

Organizado actualmente en cinco células (Balcanes, Africa, Líbano, Afganistán y operaciones nacionales), su estructura no es fija y está adaptada a los escenarios geográficos con operaciones en curso dependientes del Mando de Operaciones. Desde este Centro se conducen y siguen actualmente las operaciones en Bosnia, Kosovo, Líbano, Afganistán,Chad y Sumatra junto con las operaciones de Apoyo a Autoridades Civiles con ocasión de la Expo Zaragoza 2008 o en la lucha contra la inmigración ilegal en Canarias. La apertura de una nueva operación o el cierre de una en curso implicarán la creación de una nueva célula o la reestructuración de las existentes.

El Centro de Operaciones Conjunto se encuentra permanentemente activado, aunque con distintos niveles de activación y ritmos de trabajo, en función de la situación. La jornada tipo se inicia con la difusión del Informe de Situación y Resumen de Inteligencia de las distintas Áreas de Operaciones con Fuerzas españolas desplegadas. A continuación, en el primer “briefing” del día, el grupo de mando será actualizado por las correspondientes Secciones del Estado Mayor sobre los hechos más significativos acontecidos las últimas 24 horas, tras lo que se llevará a cabo un primer análisis de los mismos. Durante la semana, se sucederán videoconferencias operativas con las Zonas de Operaciones así como, para cada operación en curso, reuniones de coordinación o de planeamiento a corto plazo internas del Estado Mayor. Todo ello unido a un permanente contacto tanto con el nivel estratégico, como con los Contingentes desplegados y los Cuarteles Generales de sus Ejércitos de procedencia, manteniendo un flujo constante y bidireccional de información que resulta fundamental para el adecuado desarrollo de cada operación.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?   Si (0)   No(0)
1/1
Compartir en Meneame

¿Qué opinas?



Normas de uso
  • Esta es la opinión de los internautas, no de One Magazine
  • No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
  • La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.
  • Tu dirección de email no será publicada.
  • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Portada | Hemeroteca | Búsquedas | [ RSS - XML ] | Política de cookies
One Magazine - Seguridad Nacional Contacto
Cibeles.net, Soluciones Web, Gestor de Contenidos, Gestor PDF Digital EditMaker 7.2.0.2