www.onemagazine.es

La UNASUR entra en vigor

Alberto Uribe Cantalejo

Con la firma del presidente de la República de Colombia, Juan Manuel Santos, del Tratado Constitutivo de la Unión de Naciones Suramericanas, suscrito en Brasilia el 23 de mayo de 2008 por los jefes de estado y de gobierno de Argentina, Bolivia, Brasil, Colombia, Chile, Ecuador, Guyana, Paraguay, Perú, Surinam, Uruguay y Venezuela.

Con la firma del presidente de la República de Colombia, Juan Manuel Santos, del Tratado Constitutivo de la Unión de Naciones Suramericanas, suscrito en Brasilia el 23 de mayo de 2008 por los jefes de estado y de gobierno de Argentina, Bolivia, Brasil, Colombia, Chile, Ecuador, Guyana, Paraguay, Perú, Surinam, Uruguay y Venezuela. Con Bogotá, ya son diez las ratificaciones del Tratado, a falta de Brasil y Paraguay, que entrará en vigor el 11 de marzo.

El gobierno del presidente Santos continúa así consolidando el proceso de diversificación de las relaciones internacionales de Colombia que, durante el mandato de Álvaro Uribe, se caracterizaron por una marcada bilateralidad con Estados Unidos, y ahora, por el interés de impulsar una política exterior fundamentada en la búsqueda de una mayor integración con América Latina y el Caribe, la dinamización de las relaciones con Asia y el Pacífico, y la identificación de nuevas oportunidades comerciales y políticas con los países CIVETS (Colombia, Indonesia, Vietnam, Egipto, Turquía y Suráfrica) y BRIC. “Cada vez más, lo que sucede en el exterior tiene repercusiones internas y viceversa. Por eso la política exterior va a ser más importante”; añadió Santos al término unas jornadas organizadas por el Ministerio de Relaciones Exteriores de Colombia el siete de marzo en Bogotá.

Para Colombia, la UNASUR representa, en el ámbito de la seguridad y la defensa suramericana, un espacio legítimo. A ese foro pretende llevar varias iniciativas de cooperación en la lucha contra el narcotráfico, seguridad fronteriza, seguridad ciudadana o blanqueo de dinero, materias donde Bogotá tiene una gran experiencia. Prueba de ello fue la adopción el pasado mes de octubre en la ciudad de Quito del Plan de Acción del Consejo de UNASUR contra el problema mundial de las drogas.

Con la ratificación de estas diez naciones y la entrada en vigencia del Tratado, se confirma el interés por consolidar este organismo internacional, ahora con personalidad jurídica, como un instrumento real de integración regional, que propicie el diálogo político entre los estados miembros, la búsqueda de una identidad continental, la definición e implementación de políticas públicas que propicien su integración cultural, social, económica, financiera, industrial y comercial, así como también, lograr una mayor cooperación para combatir las amenazas comunes como el terrorismo, la corrupción, las drogas, la trata de personas, el tráfico de armas pequeñas y ligeras y el crimen organizado transnacional.

Sin embargo, precisamente frente a las amenazas antes señaladas, los detractores de la UNASUR no ven aún con claridad cómo puede este organismo internacional hacer frente, a través del Consejo de Defensa Suramericano, a los mayúsculos retos que el crimen organizado representa para la seguridad y la defensa de un continente acostumbrado a ver con desconfianza a su vecino y a vivir con el fantasma de la doctrina de la seguridad nacional.

En este sentido, hay que destacar la labor que el Consejo de Defensa Suramericano, como una instancia de consulta, cooperación y coordinación en materia de defensa regional, ha tenido en los últimos dos años, al materializar las Medidas de Fomento de la Confianza y la Seguridad, acordadas por los jefes de estado y de gobierno de la UNASUR en la reunión extraordinaria celebrada en San Carlos de Bariloche, el 28 de agosto de 2009 y en la reunión extraordinaria de ministros de Asuntos Exteriores y Defensa el 27 de noviembre de 2009. Gracias a este trabajo, se ha logrado ir transformando un clima de abiertos enfrentamientos político-diplomáticos en otro donde la madurez y la capacidad de diálogo han ido propiciando espacios para superar tensiones y conatos de conflictos armados entre las naciones suramericanas.

Cómo si no, podría imaginarse, hace tan solo dos años, la creación de un Plan Binacional de Seguridad Fronteriza entre Ecuador y Colombia o que los presidentes de la región utilizaran la instancia del Consejo de Jefas y Jefes de Estado y de Gobierno para concertar litigios históricos relacionados con diversos temas fronterizos que otrora serían la excusa para perpetrar golpes de estado con la consecuente vulneración de la estabilidad democrática de la región y darían pie a la intervención de estados y multinacionales ajenos al subcontinente.

Esta nueva concepción del CDS, ha permitido crear una nueva instancia de concertación, cooperación y discusión de todos aquellos temas que atañen a la seguridad y la defensa de los estados miembros de la UNASUR, contraria a lo que existía antes, que eran encuentros presidenciales donde la confrontación de discrepancias entre los estados era utilizada, incluso políticamente, para encubrir las deficiencias que los gobiernos de turno tenían en la sana administración de los intereses públicos de sus conciudadanos.

Así las cosas, se espera que con la ratificación del Tratado Constitutivo de la UNASUR por parte de todos los estados miembros, este nuevo organismo de derecho internacional público se convierta en una herramienta eficaz para consolidar definitivamente la integración de los países suramericanos, los cuales comparten entre sí, los mismos retos y amenazas para su desarrollo. 

*Alberto Uribe Cantalejo es Licenciado en Derecho.
Máster en Seguridad y Defensa en la UCM-CESEDEN.
Máster en Comercio Internacional en la UCM.
Ex Director de Orden Público de la Gobernación de Cundinamarca (Colombia).

Otros artículos del autor

Colombia y Ecuador se coordinan para vigilar sus fronteras

Centroamérica incrementa el número de militares en sus Fuerzas Armadas

Costa Rica volverá a tener un ejército

Misiles de alcance intermedio en Suramérica

Los Grupos Armados Ilegales de Colombia son una amenaza para la seguridad en América Latina

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
Compartir en Meneame

¿Qué opinas? (Login)
Normas de uso
  • Esta es la opinión de los internautas, no de Onemagazine
  • No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
  • La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.
  • Tu dirección de email no será publicada.
  • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.