cabecera

    23 de julio de 2014
1/1

Claves de la guerra diplomática entre el Reino Unido y Argentina por las Malvinas

Rogelio Núñez

Última actualización 06/03/2012@00:00:00 GMT+1
Losdos países han desplegado una ofensiva diplomática que ha convertido a Iberoamérica en un tablero de ajedrez.

El 2 de abril de 1982 tropas argentinas invadieron las islas Malvinas y dieron origen a una cruenta y breve guerra con el Reino Unido (acabó el 14 de junio siguiente y las tropas argentinas se rindieron tras un conflicto que dejó 649 soldados argentinos y 255 británicos muertos).

Ahora, cuando están a punto de cumplirse 30 años de aquellos sucesos, ambas naciones mantiene de nuevo una “guerra”, pero esta vez solo en el ámbito diplomático.

El conflicto ha ido escalando en tensión, dentro, eso sí, de unos límites que ambos países no desean cruzar como es el del enfrentamiento bélico. Argentina, que aspira a discutir la soberanía de las Malvinas en una mesa de negociación, comenzó consiguiendo que los países del Mercosur prohibieran el ingreso de buques con bandera de las islas Malvinas a puertos del bloque regional.

Por su parte, el gobierno de David Cameron, que defiende la autonomía de los habitantes de las islas para decidir su futuro, ha tenido gestos muy significativos como el envío a las islas de uno de sus más sofisticados barcos de guerra o la llegada a las Malvinas del príncipe Guillermo.

Las acusaciones mutuas marcaron el pasado mes de enero: el canciller argentino Héctor Timerman criticó duramente la posición de Gran Bretaña: "El Reino Unido tiene que dialogar ahora para acabar con esta resaca imperial del siglo XIX". Y el primer ministro británico, David Cameron, denunció que la postura de la Argentina era "mucho más que colonialismo".

Un “guerra” diplomática

El renovado conflicto por las islas Malvinas evidencia al menos dos cambios y transformaciones en la dinámica geopolítica. En primer lugar, que los dos países han desplegado una ofensiva diplomática muy interesante que ha convertido a Iberoamérica en un tablero de ajedrez.

El Reino Unido ha logrado el respaldo de los 16 países que integran Comunidad del Caribe (Caricom) para sustentar el principio de "autodeterminación de los pueblos" que rige a territorios como los de las islas Malvinas. Mediante el plan de acción aprobado por la Caricom, las autoridades de las islas Malvinas optaron por mantener su estatus como territorio británico de ultramar.

Por su lado, Argentina ha conseguido una importante solidaridad regional con respaldos explícitos de Mercosur así como de los países de Unasur y hasta de extra-sudamericanos como los de Centroamérica. El secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), el chileno José Miguel Insulza, afirmó que no entiende la "porfía" de Gran Bretaña de enviar barcos con bandera de las Islas Malvinas. Insulza dijo además que la OEA "apoya la propuesta de la Argentina, que fue siempre que haya un diálogo" sobre la soberanía de estas islas.

A diferencia de 1982, Argentina ha desplegado una táctica mucho más inteligente: ha recabado numerosos apoyos internacionales y ha sabido presentar su caso de tal manera que lo ha convertido en un asunto que implica a todos los países iberoamericanos. En palabras de Cristina Kirchner: "Quiero agradecerles a todos su inmensa solidaridad con Malvinas, pero sepan que cuando están firmando algo sobre Malvinas a favor de la Argentina lo están haciendo también en defensa propia…Malvinas no es una causa argentina, es una causa global, porque en Malvinas se nos están llevando recursos petroleros y pesqueros".

Además, cuenta con un respaldo muy especial que legitima su postura, las diez resoluciones de la ONU para que ambos países se sienten a conversar sobre el reclamo de Argentina.

El Reino Unido apuesta por Iberoamérica

En segundo lugar, los roces con Argentina coinciden con una clara apuesta británica por recuperar terreno político y económico en la región. Iberoamérica se ha convertido en una zona atractiva para impulsar inversiones, sobre todo debido a la crisis por la que atraviesa Europa. Hasta 1989 el protagonismo de Estados Unidos en la región era abrumador. En los 90 aparecieron nuevas potencias, en especial España, y en la pasada década emergió China.

Ahora otros actores, como la India, Irán, Alemania y el Reino Unido también aspiran a cumplir un papel relevante, que en el caso de los europeos podría ser a costa de España. David Cameron ya anunció en 2011 que su país necesitaba “mantener fuertes las relaciones con los países de América del Sur, como Brasil y otros. Esto es algo que haremos, que ya estamos haciendo”.

Por su lado, el canciller británico, William Hague, anunció que “el retiro británico de América Latina llegó a su fin. Comenzamos a realizar el esfuerzo más ambicioso de Gran Bretaña en los últimos 200 años para fortalecer los lazos con América Latina”.

Las Malvinas se convierte así en un conflicto decimonónico que no fue resuelto en el siglo XX y que en la actual centuria asume nuevas formas que ponen a prueba la capacidad de los gobiernos para moverse en diferentes escenarios. Ante ese renovado escenario, el gobierno de Cristina Kirchner ha actuado con inteligencia, aunque con exceso de retórica. El de Cameron parece apelar al recuerdo de Margaret Thatcher, muy de moda en estos momentos, con sus medidas contundentes y de fuerza.

Pero más allá de todos estos movimientos, la mesa de negociación, con los kelpers –los habitantes de las Malvinas- como invitados, más pronto que tarde deberá constituirse.

* Rogelio Nuñez es Doctor en Historia de Iberoamérica.
Miembro del Observatorio de Seguridad y Defensa de América Latina (OSAL).

Otros artículos del autor

Otto Pérez Molina y la estrategia para derrotar al crimen organizado en Guatemala

Brasil, las debilidades de una superpotencia regional

2011, el año de la expansión del narcotráfico

Infraestructuras, talón de Aquiles para la seguridad y el desarrollo en Iberoamérica

La pelea geopolítica en el nacimiento de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños

¿Te ha parecido interesante esta noticia?   Si (0)   No(0)
1/1
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

¿Qué opinas?



Normas de uso
  • Esta es la opinión de los internautas, no de One Magazine
  • No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
  • La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.
  • Tu dirección de email no será publicada.
  • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Portada | Hemeroteca | Búsquedas | [ RSS - XML ] | Política de cookies
One Magazine - Seguridad Nacional Contacto
Cibeles.net, Soluciones Web, Gestor de Contenidos, Gestor PDF Digital EditMaker 7.2.0.2