cabecera

    24 de abril de 2014
1/1

“Lo conjunto”, entre Descartes y la física cuántica

Juan Narro

Última actualización 23/03/2012@00:00:00 GMT+1
A la Defensa española se le plantean dos tipos de escenarios: uno, el más probable, en la defensa colectiva, ; y otro, menos probable pero quizás más peligroso, en el caso de que hubiese que realizar una operación con medios exclusivamente nacionales.

El tema conjunto suele suscitar, a menudo, suspicacias y, a veces, hostilidad. Ocurre algo similar dentro del Ejército de Tierra cuando se antepone la importancia del Ejército a las Armas que lo componen. Y, sin embargo, hace ya más de 2.300 años que Aristóteles dijo aquello de que “el todo es más que la suma de las partes”. En este país, inventor de los reinos de taifas, de acusado individualismo y donde el yo suele imperar sobre el nosotros, resulta difícil superar los particularismos y tener una visión, nunca mejor dicho, de conjunto.

Pero las organizaciones que empezaron con la división de funciones, siguiendo a Descartes y a Taylor, creyendo que los problemas se resuelven considerando en detalle cada una de las partes, y que funcionó aparentemente ante sencillos problemas lineales de causa efecto, ya no es válida para las modernas organizaciones que tienen que enfrentarse a situaciones complejas.

En la física cuántica las relaciones entre las partículas son tan importantes como estas últimas .Por eso las modernas organizaciones lo que consideran son los procesos en su conjunto. Un claro ejemplo en el campo militar es el “joint targeting”, el complejo mecanismo de planeamiento para decidir los objetivos operacionales o estratégicos a batir.

A la Defensa española se le plantean dos tipos de escenarios: uno, el más probable, en la defensa colectiva, donde cada ejército y la armada se integran con facilidad en estructuras multinacionales, que ya tienen una amplia experiencia conjunta; y otro, menos probable pero quizás más peligroso, en el caso de que hubiese que realizar una operación con medios exclusivamente nacionales.

Para hacer frente a este segundo escenario contamos con un aceptable mecanismo de planeamiento por capacidades, un buen mando conjunto de operaciones en el Estado Mayor de la Defensa, pero, a mi juicio, unos pobres procedimientos de actuación conjunta. Hay una deficiente cultura conjunta que ha propiciado que hayamos tardado décadas en que las tripulaciones de los Chinook pudieran posarse en la cubierta de un buque de la Armada, o que no haya habido, que yo recuerde, ningún ejercicio realmente conjunto, donde probar procedimientos, mecanismos de mando y control, frecuencias, apoyos de fuegos, logísticos, evacuaciones etc. etc. Desde la creación del Ministerio de Defensa y la fusión de los tres ministerios militares se ha avanzado bastante, pero aún queda mucho por hacer.

*Juan Narro es teniente general.
Fue Comandante del Cuartel General
de Retamares 1999-2003

Otros artículos del autor

La nueva formación de oficiales y una pertenencia a la Institución “de por vida” difícil de mantener

La revisión de la estructura orgánica del Ministerio de Defensa y de las Fuerzas Armadas

El copago del Instituto Social de las Fuerzas Armadas

El perfil del ministro de Defensa

El cambio del toque de oración en el acto de homenaje a la bandera

¿Te ha parecido interesante esta noticia?   Si (0)   No(0)
1/1
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

¿Qué opinas?



Normas de uso
  • Esta es la opinión de los internautas, no de One Magazine
  • No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
  • La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.
  • Tu dirección de email no será publicada.
  • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.