cabecera

    22 de noviembre de 2014

Elevado aumento del número de suicidios en el Ejército estadounidense

Un estudio concluye que el creciente aumento de la tasa de psicopatologías tratadas clínicamente está asociado con el aumento de la tasa de suicidios de los soldados, lo que proporciona claves para enfocar los esfuerzos de prevención de suicidio en los soldados que buscan tratamiento por trastornos de salud mental y consumo de drogas.

Las guerras en Afganistán e Irak son la causa aparente de los crecientes trastornos de salud mental de los soldados estadounidenses.

Un estudio, dirigido por la doctora Michelle Canham- Chervak, epidemióloga del Mando de Salud Pública del Ejército, y publicado en la versión en línea de la revista británica “Injury Prevention” el 7 de marzo, concluye que el creciente aumento de la tasa de psicopatologías tratadas clínicamente está asociado con el aumento de la tasa de suicidios de los soldados, lo que proporciona claves para enfocar los esfuerzos de prevención de suicidio en los soldados que buscan tratamiento por trastornos de salud mental y por consumo de drogas.

El objetivo del estudio fue analizar las tasas de suicidio en el Ejército y compararlas con las del conjunto de la población estadounidense y examinar los riesgos relativos de suicidio en relación con trastornos de salud mental. El análisis se centra en los datos de suicidios de los años 2007 y 2008 y los compara con los del 2004.

Según la Dra. Canham-Chervak “Nuestro estudio confirma estudios previos de otros investigadores militares que encontraron que un elevado riesgo de suicidio en los soldados que habían sido diagnosticados con trastornos de salud mental asociados con el estrés de la guerra… Este estudio sugiere que un ejército que participa en operaciones de combate prolongadas es una población bajo estrés, y, en estas circunstancias, se puede esperar que aumenten los trastornos de salud mental y los suicidios… Al confirmar que los soldados diagnosticados con trastorno de salud mental o consumo de drogas tienen mayor riesgo de suicidio, determinamos el objetivo para nuestras estrategias de prevención”.

El estudio encontró que las tasas de suicidio entre el personal del Ejército entre 1977 y 2003 se correspondieron con las de la población general y, realmente, fueron ligeramente menores que lo esperado.

En 2004 comenzó a aumentar el número de suicidios, que, en 2008 fue de 140, un aumento del 80% respecto a 2004, con tasa de suicidios de 20 cada 100.000 personas, superior a la de la población general, 12 por 100.000.
La tendencia histórica de los suicidios entre militares, comparadas con las tasas de 2008, sugiere que el 39% de los suicidios podría asociarse con el despliegue en Irak y Afganistán. Casi la mitad de los suicidas (45%) eran jóvenes de 18 a 24 años; más de la mitad (54%), soldados de baja graduación; y el 69% habían participado en operaciones. Los varones blancos tenían un riesgo más elevado de cometer suicidio.

Los datos mostraban que era más probable que a los suicidas se les hubiese diagnosticado que padecían una enfermedad mental el año anterior al suicidio. Las tasas de suicidio entre los hospitalizados por trastornos de salud mental fueron 15 veces superiores a las de los que no habían sido hospitalizados y los soldados que habían recibido tratamiento ambulatorio por trastornos de salud mental presentaban una tasa de suicidio cuatro veces superior a las de los que no lo habían recibido.

El aumento de la tasa de suicidio parece relacionada con el aumento de las tasas de depresión, ansiedad, estrés postraumático, consumo de drogas, trastornos de personalidad y ajuste y enfermedades mentales graves. En los diagnosticados con depresión grave la probabilidad de de cometer suicidio era 11 veces superior y 10 veces superior en los diagnosticados con trastorno de ansiedad.

“Un hallazgo perturbador fue que un 25% de los soldados que se suicidaron habían tenido un primer diagnóstico de trastorno de ajuste,” según Simon Rego, psicólogo supervisor del Centro Médico Montefiore en Nueva York. “El término trastorno de ajuste es un cajón de sastre para designar los problemas emocionales que provoca un entorno estresante, como el combate. El término trastorno de ajuste se utiliza generalmente como diagnóstico a corto plazo o cuando no se ha realizado un diagnóstico más preciso.”

El estudio comprobó también que el 31% de los suicidios fue cometido por soldados que nunca habían desplegados en combate, lo que implica que los problemas mentales y el estrés pueden contribuir más al riesgo de cometer suicidio que la propia exposición al combate. Asimismo, y aunque el número de suicidios era relativamente bajo, los resultados del estudio sugerían que estaba aumentando a un ritmo sin precedentes y que había que realizar otros estudios para identificar los factores de riesgo implicados en el suicidio y mejorar los esfuerzos de prevención del mismo.

El Ejército estadounidense se ha mostrado muy preocupado por este aumento del número de suicidios y en 2010 publicó el "Informe sobre promoción de la salud, reducción del riesgo y prevención del suicidio", conocido como "Army Red Book", resultado de un estudio realizado, durante quince meses, para entender las razones del aumento del número de suicidios en el Ejército.

En el mismo se informaba a los cuadros de mando del Ejército de la importancia de reconocer y reducir los comportamientos de alto riesgo de los soldados relacionados con el suicidio y con las muertes por accidentes, y también reducir el "estigma" asociado con la salud y los tratamientos de problemas de conducta.

El informe era un paso más en la campaña del Ejército para promover la resiliencia (la capacidad de asumir con flexibilidad situaciones límite y sobreponerse a ellas) en una fuerza que llevaba combatiendo casi una década, con un ritmo de operaciones no visto en anteriores guerras, y mostraba su interés en fomentarla en sus soldados y familias. También informaba que el Ejército había puesto en práctica más de doscientas iniciativas para mejorar la salud y disminuir las conductas de riesgo, reconociendo que no había soluciones generales para tratar la complejidad de los temas personales, sociales y de salud mental que conducían al suicidio.

Y este años el Ejército estadounidense ha elaborado un nuevo informe: "Army 2020 Generating Health and Discipline in the Force, Report 2012", denominado "Army Gold Book", que resume los progresos conseguidos en la mejora de la salud, la disciplina y la preparación del Ejército y el impacto que las recomendaciones implementadas desde la publicación del primer informe han tenido sobre la salud y la disciplina de los soldados, insistiendo en la complejidad del tema y en la necesidad de desarrollar un enfoque holístico y multidisciplinario, porque los aspectos de salud y disciplina no se pueden abordar de forma aislada. (Consulte aquí la Informe sobre la salud y disciplina en el Ejército estadounidense


¿Te ha parecido interesante esta noticia?   Si (0)   No(0)
Compartir en Meneame

¿Qué opinas? (Login)
Normas de uso
  • Esta es la opinión de los internautas, no de One Magazine
  • No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
  • La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.
  • Tu dirección de email no será publicada.
  • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.