www.onemagazine.es
Ford Fiesta ST200: ¿es el coche más divertido que puedes comprar en 2016?

Ford Fiesta ST200: ¿es el coche más divertido que puedes comprar en 2016?

La marca norteamericana siempre ha sido toda una especialista en lanzar modelos urbanos de carácter deportivo... pero siempre les faltaba 'algo' para convertirse en la referencia del segmento. Sin embargo, ahora, con el Fiesta ST200 parece que ha conseguido el equilibrio ideal. ¿Cómo lo han conseguido?


Los Fiesta deportivo siempre han logrado dibujar una sonrisa en la cara de los buenos aficionados al automóvil, por ser de este tipo de coches capaces de proporcionar diversión y buenas sensaciones por un precio muy razonable. Sin embargo, década tras década, existía algún rival que lograba imponerse por algo que al pequeño norteamericano le faltaba: un equilibrio absoluto en todo. Asi, en los originales Fiesta XR2 se echaba en falta motores más potentes. Precisamente, eso le sobraba al Fiesta Turbo de los años 90, que era un auténtico torbellino dotado de un chasis al que le resultaba difícil digerir sus poderosos 133 CV.

Ya en el siglo XXI conocimos el primer Fiesta apellidado ST, con un portentoso bastidor pero con un motor que, aunque potente, no tenía todo el carácter necesario y, todo ello, envuelto en una carrocería discreta. Sin embargo, las cosas se pusieron muy bien con la variante ST –lanzada en 2013, y de la que se llevan vendidas más de 30.000 unidades en Europa- de la actual generación del Fiesta, porque por fin se daban en este coche todos los ingredientes para la receta perfecta: un diseño rácing, un comportamiento en carretera que ningún rival puede aguantar y un competente motor 1.6 turbo de 182 CV. Todo ello, adornado con un precio inferior al de sus competidores, como el VW Polo GTI, el Renault Clio RS, el Opel Corsa OPC, el Mini Cooper S, el Peugeot 208 GTI...

Pero, como casi siempre en esta vida, la gente siempre quiere más; en concreto, la demanda se centraba en más potencia para un automóvil cuyo chasis parecía preparado para hacer frente, sin grandes problemas, a muchos más caballos: tal vez, una cifra redonda, como los 200 CV de muchos de sus rivales. Dicho y hecho, los amantes de los 'mini-GTI' han visto respondidas sus plegarias con la presentación del conocido como Fiesta ST200, que respecto a la variante ya existente aporta un incremento de potencia de un 10% -los mágicos 200 CV- y de par en un 20% -llega a los 29.6 kgm-. Sin embargo -y por suerte- Ford, no es de las que se conforma con un simple incremento de la 'fuerza bruta', así que ha acompañado esta variante súper vitaminada de una serie de mejoras en a puesta a punta del coche.

Reconocer este ST200 es relativamente sencillo; aparentemente, todo es muy similar al Fiesta ST 'normal' -con su aspecto rechoncho, su única carrocería de tres puertas, su completo kit aerodinámico, su doble salida de escape-, pero hay cambios que ayudan a distinguirlo, siendo el más evidente las llantas oscurecidas -pero con las mismas 17 pulgadas que el ST de 182 CV-, las pinzas de freno en color rojo o el tono de carrocería gris.

En el interior, el salpicadero es prácticamente idéntico, no hay una instrumentación más completa o detalles muy exclusivos de esta variante –lo más llamativo son los detalles en cuero con costuras en plata, detalles también en plata para los cinturones de seguridad o la iluminación en las placas que hay en los umbrales de las puertas-, aunque lo importante sí que está presente… y de serie, como un volante magnífico, unos excelentes asientos Recaro, un pomo del cambio ergonómico y muy a mano… y una calidad razonable.

Con todo, lo fundamental es la parte mecánica, encomendada como decíamos al principio al 1.6 turbo de gasolina, pero que ha visto incrementado su rendimiento en 18 CV, alcanzando un total de 200. Pero no sólo eso: gracias a la función Overboost, durante periodos cortos de máxima aceleración –de unos 20 segundos-, el valor total puede alcanzar los 215 CV y el par máximo crecer hasta unos excelentes 31,5 kgm. Con todo esto, y con la ayuda de una caja de cambios manual de seis velocidades –no hay opción de una automática- cuyos desarrollos han sido ajustados, el Fiesta puede acelerar de 0 a 100 km/h en 6,7 segundos o llegar a los 230 km/h, de forma que hablamos ya de cifras muy serias.

Las mejoras no sólo atañen a la mecánica; así, para mejorar la agilidad y la velocidad en el paso por curva, el ST200 dispone de un control de par vectorial mejorado –reparte la fuerza del motor entre cada una de las ruedas delanteras de la mejor manera para conseguir una tracción óptima-, de un control de estabilidad con tres modos de funcionamiento, de un diseño de la dirección mejorado –ahora es más directa-, de una suspensión trasera modificada para reducir el balanceo de la carrocería y de unos muelles y unos amortiguadores específicos que, entre otras cosas, reducen la altura al suelo en 15 mm. Por último, se incorporan frenos de disco tanto delante como detrás. Teniendo en cuenta lo bien que va el Fiesta ST ‘normal’, esta variante potenciada podría convertirse en la nueva referencia del segmento, de manera que con el paso de los años, y como dice Joe Bakaj, vicepresidente de Desarrollo de Producto de Ford Europa, se acabe convirtiendo en un “futuro clásico”.

El coche comienza a fabricarse en junio, de manera que llegará a los mercados europeos durante el verano. El precio aún no se ha definido, pero como referencia el ST normal cuesta 22.825 euros –sin descuentos-, así que es posible que su variante ST200, con todas las mejoras que incluye, se aproxime a los 25.000 euros.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Desarrollo Editmaker

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.