www.onemagazine.es
Gamers vs. Cibercriminales: cómo ganar la partida
Ampliar
(Foto: Magnus Fröderberg)

Gamers vs. Cibercriminales: cómo ganar la partida

La facturación de la industria de los videojuegos se espera que crezca este año casi un 8% llegando a alcanzar los 108.900 millones de dólares, según el último informe Global Games Market de la consultora Newzoo. Un incremento que ha puesto en el punto de mira de los cibercriminales a los usuarios de este sector, en especial en verano, cuando se inicia la temporada de lanzamientos de novedades en lo que al sector de videojuegos se refiere. Este periodo comienza en junio en Los Ángeles con la feria mundial que sirve de referencia a toda la industria, la Electronic Entertainment Exposition (o E3), y se prolonga hasta septiembre con los lanzamientos de las franquicias más importantes: FIFA18 de la americana EA Sports y PES2018 de la japonesa Konami.

Aunque por momentos da la sensación de que estuviéramos hablando de una industria marginal, lo cierto es que la de los videojuegos es una de las más importantes a nivel global. Su volumen de facturación es superior a otras industrias del ocio que suelen tener más cobertura mediática -por ejemplo, el cine y la música. De acuerdo a los datos provistos el mes pasado por la Asociación Española de Videojuegos (AEVI), solo en nuestro país esta industria facturó €1.200 millones en 2016, un 7,4% más que en 2015. A nivel mundial, esa cifra asciende a $91.000 millones, de acuerdo a un informe de SuperData Research.

A diferencia de lo que sucedía décadas atrás, casi la totalidad de los videojuegos se desarrollan en entornos online. Esto queda demostrado por el dato según el cual casi la mitad de las ganancias mencionadas provienen de los “mobile games” ($41.000 millones), apoyadas en el éxito de títulos tales como Pokemon Go, Clash Royale o Super Mario Run. En lo que respecta a consolas y ordenadores, los usuarios se vuelcan cada vez más a la compra en tiendas virtuales en reemplazo de las tiendas físicas -siendo Steam una gran ejemplo-, sin dejar de destacar que los modos de juego online son los preferidos por los gamers, ya que les permite interactuar con otros usuarios ubicados en cualquier parte del mundo.

La combinación de estos dos factores -el crecimiento exponencial de la industria y el auge de los entornos online- hacen que los videojuegos se conviertan en un objetivo usual para los cibercriminales y que los “gamers” estén cada vez más expuestos a diferentes peligros. Y con ese término no nos referimos sólo a los más fanáticos de los videojuegos, sino a cualquier usuario común y corriente que aprovecha el tiempo muerto de viajes o salas de espera para divertirse con los juegos del móvil.

Justamente en lo que refiere a la industria de los juegos “mobile”, los riesgos más comunes tienen que ver con la descarga accidental de malware en tiendas como Google Play de Android o App Store de Apple. Si bien ambas compañías se esfuerzan por tener “limpios” sus “escaparates”, los cibercriminales siempre se esfuerzan por colar allí software malicioso. El riesgo se multiplica exponencialmente si se descargan apps por fuera de las mencionadas tiendas.

En lo que refiere a los ordenadores, existen diferentes peligros. En primer lugar, el phishing -robo de datos personales como identidad, contraseñas, etc.- que se puede producir al iniciar una sesión o crear un perfil en alguno de los juegos o plataformas de juegos. Incluso en el pasado se ha utilizado plataformas de distribución digital de videojuegos como Steam para robar las credenciales de más 30 millones de usuarios.

La descarga ilegal de videojuegos también genera riesgos de seguridad. Según una encuesta realizada por la publicación inglesa PC Gamers, el 90% de los jugadores han pirateado videojuegos en algún momento de sus vidas. Estos videojuegos descargados de manera ilegal por lo general están infectados con malware y pueden contener troyanos u otro tipo de software malicioso que puede afectar los ordenadores. También es común encontrar “keyloggers”, programas que “graban” todas las pulsaciones de nuestro teclado y a través de ello, acceden a información personal como nombres de usuarios y contraseñas.

Ante esto Sophos, líder global en seguridad para protección de redes y endpoints, recomienda:

  • No usar aplicaciones desconocidas o con escasa reputación.
  • Suscribirse a las tiendas oficiales (Google Play y App Store), y siempre estar atento a la posibilidad de que encontrar software malicioso. Una buena medida es asegurarse que tanto el juego como el desarrollador del mismo tengan una buena reputación.
  • Descargar antivirus que bloqueen la instalación de juegos maliciosos, como Sophos Mobile Security que está disponible de manera gratuita y protege los móviles automáticamente frente a aplicaciones maliciosas, proporcionando además seguridad para leer QR e integración con KeyPass (gestor de contraseñas). Sophos Home también es otra solución gratuita para los gamers, que en su versión beta, ofrece protección antiransomware, keyloggers y accesos a la webcam.
  • No descargar a los ordenadores juegos piratas y/o “cracks” de ningún tipo.
  • Desconfiar de cualquier tipo de “oferta” disponible a través de e-mails o redes sociales de origen dudoso. Es necesario asegurarse que las mismas provengan de los canales oficiales de las compañías de videojuegos.

¿Quieres más recomendaciones de ciberseguridad? Entonces ingresa en el sitio oficial de Sophos.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Desarrollo Editmaker

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.