www.onemagazine.es
Opel Insignia 2017: ¿por qué ahora lleva el apellido 'Grand Sport'?

Opel Insignia 2017: ¿por qué ahora lleva el apellido 'Grand Sport'?

Estamos ante una berlina completamente nueva; todo es diferente, desde el diseño a muchos de los motores o la plataforma. Sin embargo, tras echar un vistazo a la primera información del modelo, queda claro que hay un aspecto al que la marca alemana ha querido dar mayor relevancia: el de la tecnología.


Apenas son cinco páginas de dossier... aunque el hecho de que la información, de momento, sea escueta tiene su lógica: lo que tenemos aquí es un pequeño 'trailer' de un lanzamiento al que aún le queda mucho recorrido. Nos referimos al Insignia Grand Sport, una berlina media-grande de la que ya conocemos su aspecto, pero que aún se hará de rogar hasta su presentación oficial, en marzo del año que viene durante el Salón de Ginebra y que se pondrá a la venta en mercados como el español cuando se acerque el próximo verano. Como vemos, muchos meses para ir desvelando detalles del modelo que espera convertirse en opción prioritaria de compra de todos aquellos que, en estos momentos, piensan que su próximo será uno de los componen el interesante grupo formado por los Kia Óptima, VW Passat, Renault Talisman, Skoda Superb, Mazda 6, Ford Mondeo, Hyundai i40... entre otros.

Este Insignia Grand Sport viene a reemplazar al modelo que vio la luz en 2008 -y que lleva vendidas más de 900.000 unidades desde entonces-, que a su vez tomó el relevo a tres generaciones del Opel Vectra -sucesor, en cierta forma del Ascona-. Como decíamos al principio, la tecnología ha sido el elemeto en el que más hincapié ha hecho la marca o, al menos, eso parece a tenor de la información facilitada. Vamos con algunos ejemplos.

Más grande y, al mismo tiempo, más ligero

Este Opel podrá llevar sistemas como los faros inteligentes de última generación IntelliLux Led, que con sus 32 leds por faro son capaces de iluminar hasta 400 metros por delante del vehículo pero sin deslumbrar al resto de conductores; también cuenta, según versiones, con asistente de cambio involuntario de carril, capaz de corregir nuestra trayectoria si detecta que nos hemos despistado, sistema HUD de proyección de datos en el parabrisas, cámara panorámica de 360º, sistema multimedia y de conectividad -con asistente personal y novedoso sistema de reserva de hoteles-, control de velocidad inteligente con frenada automática de emergencia, la alerta de tráfico transversal trasero -ayuda a salir marcha atrás de plazas de aparcamiento con mala visibilidad-, sistema de carga inalámbrico para el móvil, llamada automática en caso de accidente, acceso a Internet 4G para conectar hasta siete dispositivos, acceso y arranque sin llave...... en resumen, y tal y como declara el presidente de Opel, Dr. Karl Thomas Neumann, “ningún coche en la categoría del Insignia equipa tantas tecnologías avanzadas”.

Estéticamente, el nuevo Insignia cambia el estilo y muestra el camino a los futuros modelos de la marca. Inspirado en el concept Monza, para empezar este nuevo modelo cuenta con carrocería de cinco puertas, a la que más tarde se sumara un familiar: queda fuera, por tanto, la variante de cuatro puertas. El coche crece de manera notable, tanto en longitud -ahora mide 4,89 m- como en distancia, que suma 92 mm; de esta forma, junto con los voladizos más recortados o las vías 11 mm más anchas o la altura total 29 mm más bajo, el modelo resuta más estilizado -lo corrobora el muy buen coeficiente aerodinámico Cx de 0,26-, más deportivo y con mayor prestancia. La parte trasera, muy inclinada y en el que la luneta y el portón siguen la misma línea, recuerda en su estilo a los Volvo S90 o Audi A7 Sportback. Por otro lado, los finos faros delanteros y traseros le otorgan una apariencia más ancha, y no faltan detalles llamativos, como que el marco cromado de las ventanillas sólo se usa en la parte superior de las mismas o que el capó delantero, de aluminio, es el primero en un modelo de la marca con protección activa de peatones. Dicho capó, en caso de colisión con un peatón, se eleva en milésimas de segundo para aumentar el espacio libre entre el capó y las partes más duras del motor, mejorando de esta forma considerablemente la seguridad de las personas.

Más espacio para los pasajeros, un poco menos para el maletero

En el interior, el incremento de dimensiones tiene unos principales beneficiarios: quienes viajan en las plazas traseras, que disponen de mucho más espacio para las piernas. Asimismo, hay 32 mm más a la altura de la cadera, 25 mm más a la altura de los hombros y distancia para las rodillas y 8 mm más de espacio hasta el techo. Por otra parte, el volumen del maletero oscila entre los 490 y 1.450 litros y el acceso es excelente a través del nuevo y enorme portón. La postura de conducción es ahora tres centímetros más baja y no falta una mejor integracion de la persona al volante, con una muy buen ergonomía de prácticamente todos los mandos. De hecho, muchas de las funciones se pueden controlar a través de la pantalla táctil de forma que se simplifican los botones. Especial atención para los excelentes asientos, de nueva factura; Opel sigue siendo uno de los pocos fabricantes de automóviles que ofrece asientos certificados por AGR -Aktion Gesunder Rücken e.V. - Campaña para las espaldas más saludables-. En los acabados más completos, ofrecen regulación en 18 vías, incluida la regulación eléctrica del apoyo lateral, así como masaje o ventilación, junto a la función de memoria.

El Insignia Grand Sport parte de una nueva plataforma -con una sofisticada suspensión trasera y la posibilidad de incluir el chasis FlexRide, que actua sobre la dirección, la respuesta del acelerador, las ayudas electrónicas o la amortiguación regulable en dureza, para lograr que el carácter del coche sea más deportivo o relajado-, que junto con el uso de materiales ligeros le permite ahorrar hasta 175 kg respecto a su antecesor -que es un coche muy pesado-. Una disminucion en el peso contribuye a mejorar la agilidad y la precisión mientras se conduce. Estos Opel vendrán, en principio, con tracción delantera y cambio manual de seis marchas, aunque en opción o de serie en algunas variantes, ofrecerá una nueva tracción a las cuatro ruedas con reparto vectorial del par – el sistema más sofisticado ofrecido en este segmento- o la nueva caja de cambios automática de ocho velocidades.

De las mecánicas no se han facilitado detalles, pero no faltarán en la gama inicial los diesel 1.6 CDTI del Astra -con potencias de entre 110 y 170 CV- o los nuevos gasolina 1.4 y 1.6 turbo -desde 140 y hasta 250 CV-.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Desarrollo Editmaker

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.