www.onemagazine.es
Foto: Casa Real.
Foto: Casa Real.

Esto es lo que ha dicho el Rey Felipe VI sobre el Brexit... y Gibraltar

Sin duda uno de los actos principales de la visita de los Reyes de España al Reino Unido ha sido el discurso pronunciado por Felipe VI en el parlamento británico. Allí, nuestro monarca expresó su confianza en que se avance hacia soluciones aceptables en lo relacionado con Gibraltar.


En el segundo discurso pronunciado por un monarca español ante el Parlamento británico, tras el que hace 31 años leyó el Rey Juan Carlos, Felipe VI animó asimismo a los dos Ejecutivos a seguir trabajando para que el acuerdo de salida del Reino Unido de la UE garantice la "necesaria confianza y certidumbre" a los cientos de miles de españoles y británicos residentes en los respectivos países.

Durante su intervención en una sesión conjunta extraordinaria de las dos Cámaras británicas celebrada en la Royal Gallery del Palacio de Westminster, leída casi íntegramente en inglés, el Rey manifestó además su solidaridad y la de España con el pueblo británico ante la "cobarde violencia terrorista", contexto en el que ha rendido tributo al español Ignacio Echevarría, fallecido en el atentado registrado el 3 de junio en Londres.

Además de homenajear a Echeverría, que, como otros muchos, demostró un "comportamiento ejemplar y heroico" en los últimos atentados de Londres, don Felipe elogió la dignidad del pueblo del Reino Unido, así como su entereza y fe en la victoria, que "harán prevalecer una y otra vez la libertad sobre cualquier forma de extremismo o fanatismo que conduzca a la violencia y el extremismo".

"Quiero decirles que siempre contarán con el afecto de los españoles; saben bien que somos sus amigos leales y aliados", recalcó el monarca, antes de subrayar que "cada miserable ataque nos ataca a todos nosotros, porque las víctimas son de todos nosotros, porque no importa su origen, raza, religión o condición".

Respeto a la decisión del Reino Unido de abandonar la UE, que España respeta "plenamente", aunque le "pueda pesar", puso de relieve que los Gobiernos español y británico deberán "trabajar intensamente" para mantener "e incluso mejorar" el entramado de relaciones que han construido ambos países dentro del proyecto europeo".

"Debemos pensar especialmente en los centenares de miles de británicos y españoles residentes en nuestros respectivos países", unos ciudadanos "que aspiran legítimamente a una vida digna y segura para ellos y sus familias", advirtió el monarca.

También dedicó unas palabras de elogio a Isabel II, una "admirable reina" de la que ensalzó su "patriotismo, sentido de la responsabilidad, amor a su pueblo y permanente vocación de servicio en beneficio de todos los ciudadanos británicos".

Recordó en este punto que España y el Reino Unido son dos monarquías parlamentarias con "un firme compromiso con la pluralidad y la diversidad", que "enriquecen" a sus sociedades, y comparten igualmente el "respeto a la soberanía nacional y a la legalidad".

Insistió a continuación en destacar los "extraordinarios vínculos" que han unido y siguen uniendo a las Coronas española y británica, con menciones a Leonor de Castilla, Catalina de Aragón y el matrimonio entre Felipe II y la reina María Tudor, antes de concluir: "Es para mí un orgullo ser descendiente de la Reina Victoria".

Al pasar revista a las "excelentes relaciones bilaterales", destacó no solo el importante papel que desempeñan las empresas españolas en distintos sectores del mercado británico y las oportunidades existentes para ellas en el sector de las infraestructuras, sino también los "intensos intercambios" intelectuales, científicos, artísticos, culturales y deportivos.

Entre fuertes aplausos de los parlamentarios británicos, puestos en pie, Felipe VI cerró su intervención con un recuerdo a las palabras pronunciadas por su padre en el mismo lugar hace 31 años, en abril de 1986: "Somos dos naciones a las que todo nos llama a la comprensión, el apoyo y el afecto".

Las palabras del monarca tuvieron su reacción por parte inglesa. El Gobierno del Reino Unido dijo que la soberanía de Gibraltar "no es negociable" y se basa en los deseos de los gibraltareños, en respuesta al discurso pronunciado por el rey Felipe VI en el Parlamento británico.

Un portavoz del Ejecutivo de la primera ministra conservadora, Theresa May, alabó los lazos de amistad entre este país y España pero señaló que persisten las discrepancias en la cuestión del Peñón.

"Aunque en el asunto de Gibraltar no coincidimos, nuestra posición es clara: la soberanía de Gibraltar no está abierta a negociación", afirmó.

"El pueblo de Gibraltar ha expresado repetida y abrumadoramente su deseo de permanecer bajo soberanía británica y lo respetaremos", declaró esta fuente.

El portavoz señaló que, en la negociación del "brexit", el Gobierno de Londres aspira a conseguir un acuerdo "que funcione para el Reino Unido y para la UE y sus restantes miembros, incluida España, y que funcione también para Gibraltar".

La bandera de Gibraltar ondeó en la plaza del Parlamento mientras el Rey de España, que lleva a cabo una visita de Estado de tres días con la reina Letizia, pronunciaba un discurso en la Galería Real del Palacio de Westminster, ante las dos cámaras del Parlamento británico, los Comunes y los Lores.

Felipe VI expresó a los parlamentarios su confianza en que "el diálogo necesario y el esfuerzo" de los dos gobiernos, británico y español, permitirán avanzar hacia "soluciones aceptables para todos" en el contencioso sobre Gibraltar.

La alusión a "los dos Gobiernos", excluyendo al Ejecutivo del Peñón, molestó al Gobierno gibraltareño, cuyo ministro principal, Fabián Picardo, consideró esta posición "antidemocrática".

"No hay solo dos Gobiernos relevantes, sino tres", dijo Picardo, que subrayó que el de Gibraltar "es el más importante", porque refleja los deseos del pueblo gibraltareño.

"El hecho es que España perdió Gibraltar hace trescientos años y que Gibraltar ha sido británico desde entonces", lo que, señaló, ha sido refrendado en dos referendos, en 1967 y 2002, por los habitantes del Peñón.

"Madrid debe aceptar estos hechos históricos y pasar a otra cosa", declaró en un comunicado difundido en Twitter.

Picardo aseguró que el pueblo gibraltareño quiere mantener una relación de amistad "normal" con España pero no desea formar parte de este país o estar "de ninguna manera" bajo su soberanía.

Apuntó que hoy en día "los territorios no pueden intercambiarse entre reyes como peones en un juego de ajedrez"

Así concluirá el viaje de Sus Majestades los Reyes

El jueves, 13 Don Felipe comienza su agenda con un encuentro empresarial Hispano-Británico. A continuación, los Reyes visitan la Abadía de Westminster donde tiene lugar el homenaje a los caídos. A media mañana, en la Residencia de la Embajada de España Don Felipe y Doña Letizia reciben a la colectividad española. Posteriormente, se trasladarán al número 10 de Downing Street, donde almorzarán con la Primera Ministra del Reino Unido. Un encuentro entre Su Majestad el Rey y el líder de la Oposición en el Reino Unido, Jeremy Corbin y una cena de gala ofrecida por el alcalde de Londres en honor de los Reyes, completarán la jornada.

El viernes, 14 tras la despedida oficial por parte de la Reina Isabel II, Sus Majestades los Reyes van a visitar el Instituto Francis Crick. Posteriormente, se trasladarán a la Universidad de Oxford, donde visitarán la Weston Library, se les ofrecerá un almuerzo y visitarán el Exeter College.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Desarrollo Editmaker

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.