www.onemagazine.es
El Kremlin
Ampliar
El Kremlin (Foto: ChiralJon)

¿Es Rusia una potencia sobrevalorada?

En los últimos años Rusia ha llevado a cabo una serie de acciones en la esfera internacional que la han sacado del letargo en el que estaba tras la caída del muro de Berlín. La pregunta que surge es si realmente esta imagen de poderío es real o es simplemente una exageración.

El primer retazo del ‘renacer’ ruso tuvo lugar en 2008 con la guerra en Georgia por las regiones secesionistas de Osetia del Sur y Abjasia. Seis años más tarde, la crisis política en Ucrania desembocaba en el caos y Rusia aprovechaba la oportunidad para apoyar a los separatistas en la zona del Donbáss, en el este del país, y para anexionarse Crimea al considerar la península una parte inalienable de su territorio.

Su visibilidad en la esfera global se ampliaba gracias a su intervención en la guerra de Siria, especialmente a partir de 2015 cuando lo hizo militarmente a favor de su socio, el dictador Bachar al Assad. Este hecho ha convertido a Moscú en uno de los grandes vencedores del conflicto, junto con Teherán.

Por último, el papel desempeñado por cibercriminales rusos -con el supuesto apoyo del Kremlin- en las elecciones en Estados Unidos y en varios países europeos, con el fin de desestabilizar las democracias occidentales, ha vuelto a poner de manifiesto el nuevo rol de Rusia en las relaciones internacionales.

8.000 cabezas nucleares y un presidente especializado en negociaciones

A todo esto Rusia le suma la nada desdeñable cifra de 8.000 cabezas nucleares, la inactividad de Occidente y un presidente maquiavélico que “sabe jugar muy bien al ajedrez” y tiene una gran habilidad para las negociaciones, según Emilio Lamo de Espinosa, presidente del Real Instituto Elcano.

Sin embargo, el país euroasiático tiene más sombras que luces. Desde el punto de vista económico, Rusia cuenta con un PIB de 1.283 billones de dólares, una cifra muy similar al PIB de España que son 1.232 billones, según datos del Banco Mundial. El problema es que la Federación es un petroestado, es decir, depende prácticamente de los precios del petróleo y del gas. Y el precio del barril ha pasado de estar por encima de los 100 dólares a los 50 actuales, generando graves problemas internos.

El experto del Elcano señaló esta semana, en una jornada organizada por el Instituto de Cuestiones Internacionales y Política Exterior -INCIPE- que Rusia es un país sin apenas industria, con diferencias económicas abismales entre la población y cuya fuerte dependencia de los recursos naturales ha permitido que el Kremlin se convierta en una cleptocracia y no se haya desarrollado la sociedad civil. Y a esto hay que añadirle importantes problemas para controlar todo el país, debido a su enorme tamaño -es el país más grande del mundo pero solo cuenta con 144 millones de habitantes-.

Una Armada de tercera

En materia de Defensa, indicó Lamo de Espinosa, el Kremlin gasta una tercera parte que la Unión Europea y su Armada -cuenta con un portaaviones- se encuentra en un tercer nivel, junto a países como España, India o Brasil. En el primer nivel solo se encuentra Estados Unidos, con una Armada con capacidad de acción mundial, mientras que en el segundo escalafón están Francia y Rusia, con capacidad regional.

Muy poco poder blando

Por último, un elemento clave, que demuestra que Rusia no tiene tanto poder a nivel mundial, es el escaso soft power que tiene frente a Estados Unidos u Occidente en general. Por ejemplo, el ruso es un idioma que apenas se habla más allá de sus fronteras, su cine no tiene gran importancia internacional y sus universidades no están entre las mejores del mundo. Un estudio del USC Center on Public Diplomacy situaba a la Federación en el puesto 26 de soft powers.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Desarrollo Editmaker

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.