www.onemagazine.es
Estereotipos animales que no son tan ciertos como pensabas
Ampliar
(Foto: Pxhere)

Estereotipos animales que no son tan ciertos como pensabas

A lo largo del tiempo, a los animales se les han adjuntado reputaciones nada favorables por antiguas creencias, temores ante sus apariencias o simple ignorancia. Esto ha ocasionado desinformación, así como desafortunados estereotipos.

¡No te dejes engañar! Los animales van más allá de las etiquetas impuestas por los humanos. Como prueba te presentamos una lista de estereotipos animales que no son tan ciertos como pensabas.

La mala suerte de los cuervos

No importa lo que digas los aficionados de Juego de Tronos: los cuervos siempre han sido visto con malos ojos. Y es que desde tiempos inmemorables tienen esta mala fama sólo por sus características físicas: plumaje negro –que le sigue dando connotaciones negativas-, una gran inteligencia, un graznido poco agradable y una alimentación basada en la carroña. De modo que siempre se les ha relacionado con la mala suerte, las malas noticias, las visiones o incluso la muerte. Tal vez por ello es un animal bastante recurrente en la literatura y la cinematografía, pues se ha convertido en todo un símbolo de lo oscuro. Lo cierto es que los cuervos nos representan ninguna de estas amenazas, pues -al igual que cualquier otro animal- son incapaces de infundir buena o mala suerte.

Los sucios cerdos

Un error bastante común es creer que los cerdos son sucios por naturaleza propia. Estos animales son de los más limpios que existen, siendo por mucho más higiénicos que los perros que conviven diariamente con nosotros. Estos rosados seres se limpian constantemente, jamás se comerán sus heces como los caninos o incluso los conejos, y no huelen mal, puesto que no tienen glándulas sudoríparas, y si se cubren de lodo es para eliminar parásitos que puedan estar en su piel. Su mala reputación se debe al humano que acostumbra tenerlos en lugares poco higiénicos, por lo que se creó la idea de que era un animal sucio cuando sus dueños eran los verdaderamente sucios.

Los tiburones asesinos

La película Tiburón ayudó a crear esta idea, pero desde mucho tiempo antes la gente le temía a los escualos por su mandíbulas llenas de enormes dientes, su velocidad y olfato espectacular. Sin embargo, es muy raro que un tiburón ataque a un ser humano. Lamentablemente no podemos decir lo mismo del hombre, que suele aniquilarles por un miedo irracional o por el comercio desenfrenado que ha llegado a poner en peligro gran cantidad de especies de tiburones. Las estadísticas no mienten: en 2016 hubieron sólo 4 ataques de tiburones a humanos, pero más de 100 millones de escualos murieron a manos humanas en ese mismo periodo.

El cabeza de chorlito

Cualquiera imaginaría que es el ave más torpe en toda la naturaleza, cuando lo cierto es que el chorlito cumple con un ciclo vital tan complejo que ha asombrado a los biólogos por generaciones. Esto se debe a sus larguísimos ciclos migratorios en condiciones extremas para animales tan aparentemente frágiles por sus condiciones físicas. Esto les ha permitido habitar en casi todas las regiones del mundo: desde América del Norte hasta Australasia.

Los siempre amables delfines

Como todo buen mito, se cree falsamente que los delfines son animales cariñosos todo el tiempo. Pero como cualquier otro animal, pueden reaccionar en cualquier momento para defenderse. Y es que en parques acuáticos donde los tienen en cautiverio, carecen de espacio y condiciones adecuadas, los utilizan como atracciones y pueden tener actitudes inesperadas. Incluso en su hábitat natural reaccionan como cualquier animal cuando cazan o se ven en dificultades.¡Incluso es una de las pocas especies que puede superar la amenaza marina del tiburón! No te dejes engañar por esa aparente sonrisa y su capacidad acrobática, que el delfín no fue hecho como entretenimiento humano.

Como perros y gatos

Quizás el estereotipo animal más extentido en todo el mundo. Sin embargo, la enemistad de estos peludos dista mucho de ser cierta. Es verdad que son animales con personalidades muy diferentes, pero eso no significa que sean enemigos acérrimos. El perro fue educado desde los inicios de su relación con el humano para cazar animales pequeños, de modo que puede haber sido este el momento en que comenzaron a perseguir a los gatos de menor tamaño. Esto se puede comprobar cuando estos animales son criados juntos, pues no se atacan entre ellos e incluso crean lazos fuertes sin relaciones predatorias.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Desarrollo Editmaker

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.