www.onemagazine.es
Cómo conversar con tus hijos sobre una tragedia
Ampliar
(Foto: Pexels)

Cómo conversar con tus hijos sobre una tragedia

Huracanes, terremotos, terrorismo, matanzas. Lidiar con este tipo de noticias resulta difícil para un adulto, pero la situación se complica todavía más para los niños.

Son muchos los padres de familia que se preguntan cuál es la mejor manera de hablar con sus hijos sobre las tragedias, o incluso si deberían hacerlo. La preocupación incrementa porque las nuevas tecnologías hacen virtualmente imposible que los pequeños no sean expuestos a esta clase de contenidos.

Aunque todos –tanto niños como adultos– reaccionamos de manera diferente, la psicóloga Nancy Berns de Psychology Today ofrece una pequeña guía que podría resultar de gran ayuda para muchos:

¿Se debe hablar de la tragedia?

Poco importa que los niños no hablen al respecto, pues lo más probable es que igual estén enterados de lo ocurrido. Por ello, lo mejor siempre será preguntarles si quieren conversar al respecto. De este modo, los pequeños se sienten autorizados a expresar libremente sus emociones en un tema que suelen considerar reservado para los adultos, lo que puede ayudarles a deshacerse del estrés, la ansiedad o el miedo.

¿Cuánto hablar al respecto?

Todo depende: un hijo de cierta edad o nivel de madurez puede aceptar mejor los detalles; un niño más pequeño deberá recibir sólo la información necesaria para comprender el problema. La situación cambia si el crío ya está enterado de los detalles, pues en ese caso lo mejor será hablar de sus emociones y hacerle sentir seguro.

¿Y si el niño no quiere hablar?

No fuerces las cosas. En su lugar, aprovecha momentos casuales del día para explorar el tema: un rato de juego, una tarde libre o una caminata por el parque. Dale tiempo, el niño puede sentirse demasiado inseguro y lo mejor es transmitirle la confianza necesaria para hacerle comprender que no está solo.

¿Y si el niño muestra indiferencia?

Recuerda que todas las personas reaccionan de manera diferente. Por ello, es normal que algunos niños expresen miedo, tristeza, enojo o incluso indiferencia. Nunca asumas que el crío no está afectado por la situación, pero concédele tiempo y espacio para que encuentre su propia manera de lidiar con el duelo.

¿Cómo ayudarle a sentirse seguro?

Lo más importante es escucharlos y mantenerte abierto al diálogo. Abrázalos si es necesario, pero sin forzar acercamientos. Si necesita espacio, dáselo. El respetar las rutinas da una sensación de normalidad, pero bien valdría la pena limitar ligeramente el acceso a los medios en presencia de los niños.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Desarrollo Editmaker

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.