www.onemagazine.es
Conduce un Mustang y un Focus RS al más puro estilo Fast & Furious
Ampliar
(Foto: Ford)

Conduce un Mustang y un Focus RS al más puro estilo Fast & Furious

No todos los días uno tiene la oportunidad de subirse a un Ford Mustang y a un Focus RS. Las probabilidades de hacerlo en un circuito cerrado para hacer maniobras extremas son todavía menores. Y ya parece prácticamente imposible que esos giros inimaginables sean grabados para el tráiler de una película protagonizada por ti. Al más puro estilo Fast & Furious.

Todo es posible gracias a #GoFaster, una experiencia de Ford que estará disponible por 107 euros en Londres, entre el 13 y el 22 de octubre en la capital británica, y en España, a finales de año, y en la que te puedes convertir en un especialista de escenas de acción.

Especialistas de acción por un día

Tuvimos la oportunidad de vivir esta experiencia de primera mano en Londres. Tras un caluroso recibimiento por parte del equipo de la película -director loco al más puro estilo Johhny Depp incluido-, nos tocaba el entrenamiento a manos de especialistas profesionales.

Para empezar, hicimos el drifting a bordo del Focus RS, el compacto más deportivo que existe en el mercado europeo –con la excepción del Honda Civic-, con su motor Ecoboost 2.3 de cuatro cilindros, turbo y 350 CV. El heredero de los míticos Escort Cosworth, Focus RS y Focus RS 500, se comercializa en la actualidad a un precio de 41.000 euros y es el único de la historia de este compacto que se ofrece con la práctica carrocería de cinco puertas. Disponible únicamente con tracción total y caja de cambios manual de seis velocidades, su lanzamiento sufrió varios retrasos porque el exigente equipo encargado de ponerlo a punto quería que todo fuese perfecto: desde su comportamiento hasta el sonido del motor.

Las indicaciones de los monitores -en inglés- parecían sencillas: acelerar a tope y el volante completamente girado a la derecha. ¿El objetivo? Derrapar haciendo círculos en torno a una farola. Puse el modo drifting -para que el coche se deslizara mejor sobre el terreno sin tener que usar el embrague-, metí primera y aceleré a tope. El volante a la derecha, unido a mi inexperiencia, hizo que estuviéramos a punto de comernos la farola. Por suerte, sobrevivimos.

Freno de mano y giro en jota

La segunda fase del entrenamiento parecía más sencilla: aparcar con freno de mano. Las instrucciones eran recorrer unos cuantos metros, girar un poco a la derecha, volante de las ‘nueve’ a las 'seis' y freno de mano… para dejar cuadrado el coche entre unos conos. Una vez que el coche empezaba a girar era complicado no pisar el freno como acto reflejo, aunque sin dudas lo más difícil fue tirar con la mano izquierda del freno de mano.

El último ejercicio que hicimos con el Focus era el giro en jota: ir marcha atrás, volantazo, girar el coche 180 grados y seguir en la misma dirección. Imposible. Ir marcha atrás, mirando por la ventana trasera, mientras agarraba el volante con la mano derecha a las ‘nueve’ no supuso ninguna dificultad. Los problemas surgieron cuando tuve que girar de golpe el volante hasta las ‘tres’ y de nuevo a las ‘nueve’ mientras metía primera. Lo intenté tres veces… y las tres se caló.

Mustang 5.0, una bestia de 418 caballos

La guinda al entrenamiento vino con la joya de la corona y el modelo más potente que, en la actualidad, comercializa Ford en Europa -aunque el año que viene llegará una versión aún más poderosa-. Se llama Mustang 5.0, que no es ningún apelativo del mundo de la informática, sino que hace referencia a la generosa cilindrada de cinco litros de un su motor, un auténtico bloque de ocho cilindros ‘made in USA’ capaz de desarrollar 418 CV y emitir un bronco sonido inconfundible.

Este Ford, reconocible por su caballo al galope como emblema situado en el frontal, es capaz de llegar a 249 km/h –cifra limitada electrónicamente- o de pasar de 0 a 100 km/h en apenas 4,8 segundos. Dotado de propulsión trasera, la versión con la que hicimos nuestros pinitos tenía carrocería coupé –también puedes elegir un Mustang convertible-, caja de cambios automática… y lucía unos llamativos asientos Recaro en el interior, muy útiles por su excelente agarre cuando se trata de ponerte a derrapar.

Con todo, este coupé se pone en unos 50.000 euros, que sigue siendo una cifra muy razonable para un vehículo de esta potencia y tamaño -mide unos generosos 4,78 m de largo y nada menos que 2,08 m de ancho-. Durante nuestra jornada de pruebas, tuve que llevar a cabo con el voluminoso Mustang una prueba en la que había que esquivar conos y realizar un par de donuts -giros de 360º-. Empleé un total de 35 segundos y recibí una penalización por ‘comerme’ uno de los conos… pero daba igual: la sonrisa ya no me la quitaba nadie.

La grabación del tráiler

El entrenamiento había servido para disfrutar como un enano, liberar adrenalina y, por qué no decirlo, para demotrar que mi futuro laboral no se encontraba dentro de los especialistas de películas de acción. Pero, cosas del directo, a la hora de la verdad, el resultado fue muy distinto. Me enfundé en una chupa y unos guantes de cuero y grabamos el frenado de mano y el giro en jota. El resultado fue sorprendentemente positivo.

Para finalizar la jornada grabé una escena en un decorado al más puro estilo Hollywood. Mi actuación al volante y en los escenarios quedaron reflejados en este tráiler:

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Desarrollo Editmaker

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.