Decir que el casco de piloto del F-35 tiene un valor de USD 400 mil puede sonar escandaloso. En realidad compararlo con el costo actual de esta aeronaves de USD 100 millones nos hace caer en cuenta que es solo el 0,4% del costo total. No obstante, enterarse que esta proporción del costo se pierde en partes defectuosas, pasa a ser una noticia alarmante.   

Este nuevo problema que envuelve al avión caza F-35 ha generado una avalancha de noticias de las cuales se hace eco The Washington Post en una publicación reciente. De acuerdo con este prestigioso diario, este casco diseñado por la firma Lockheed Martin, está presentado dificultades. Estas se suman al cúmulo de problemas que rodean al programa de fabricación de esta nave de combate. 

Entre las dificultades halladas están la visión panorámica. Esta debía proveer al piloto de una una visión perfecta de 360 grados del entorno y de los enemigos. Otra de la dificultades del casco son su capacidad de transmitir información y el sistema de video. De igual forma, se responsabiliza al casco por por malestares generados al piloto como mareos y visión borrosa.

Según el diseño, ¿que puede hacer el casco del F-35?

Quizás la más resaltante característica de su diseño es la visión 360. Esto es posible gracias a las pantallas de cristal líquido incorporadas al caso. Las pantallas recogen imágenes de cámaras colocadas de manera conveniente para mostrar lo que pasa en el exterior. Las imágenes se transmiten en 3D con resolución de 1280×1024 por dos canales independientes, uno por cada ojo. De esa manera, si falla un canal, el otro continúa enviando información. 

El revolucionario diseño del casco de piloto del F-35 permite “ver a través del avión”. El efecto creado es el de volar sin el avión, como si no existiera y el piloto flotara en el aire. Seis cámara infrarrojas distribuidas en todo el fuselaje de la aeronave captan todo lo que ocurre fuera y lo transmiten al casco.. 

Vale la pena mencionar que los militares no lo llaman casco, sino “workspace” o área de trabajo. El nombre proviene de que todos los datos sensibles están disponibles allí mismo, en un solo sitio. Variables como la altitud, la velocidad y la distancia de los enemigos se transmiten constantemente al casco. Sea de día o de noche, porque también también tiene visión nocturna, esta información, vital en un combate se  transmite con latencia cero.

Todas estas revolucionarias bondades se condensan en una unidad bastante ligera. Una combinación de fibra de carbono y múltiples procesadores en 2,4 kilos de peso hacen el trabajo. Adicionalmente, se adapta a la cabeza del piloto. Varios escáneres 3D hacen que cada pieza sea personalizada a las características del cráneo del piloto. 

Problemas específicos del casco

De acuerdo al reporte de The Washington Post, los resultados de las pruebas realizadas, arrojan sombra de dudas sobre su capacidad y efectividad. Por una parte, el casco de piloto del F-35 presentó problemas durante las turbulencias. El sistema de video registró retrasos que causan mareos a los pilotos. Además, la función de visión nocturna presentó a un resplandor verde que dificulta la visión de quien comande la aeronave.

Otro de los fallos detectados está relacionado con la capacidad del casco para compartir la información con otros F-35. Esta función, parte del diseño inicial de Lockheed Martin, también ha mostrado problemas. En la prueba realizada sólo funcionó para un máximo de tres aviones. Significa esto que cuando cuatro o más cazas vuelan juntos, la comunicación puede crear imágenes falsas a los pilotos de las aeronaves.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here