Ceuta y Melilla forman parte de lo que inicialmente se les llamaba plazas de soberanía. Estas no eran más que territorios españoles fuera de la península ibérica. Desde el año 1668, el Tratado de Lisboa firmado entre España y Portugal reconoce la soberanía española en estas tierras. Estas ciudades forman parte de las áreas españolas sobre la costa norte del continente Africano.

Más de 300 años después, en 1982, España entra al Tratado del Atlántico Norte (OTAN). Anteriormente, en 1949, otra nación, Francia quien tenía territorios fuera de Europa ingresó a esta Alianza Atlántica. En esa fecha, Francia obtuvo para sus zonas no europeas un estatus especial en virtud del artículo 5 del ya mencionado tratado. No obstante cuando llegó el turno de España no pudo lograr de la OTAN el mismo trato que recibió Francia.  

A diferencia de los territorios argelinos de Francia, los territorios norteafricanos de España quedaron fuera de la protección OTAN. Ahí se incluyen Ceuta y Melilla las cuales hasta los momentos, están desprovistos del mecanismo de defensa de la alianza.

El artículo 6  del susodicho tratado es claro al delimitar las áreas protegidas. Taxativamente las detalla como Europa, América del Norte y los departamentos franceses de Argelia. Extiende la protección hasta el territorio de Turquía y las islas bajo la jurisdicción de las Partes en zonas específicas. Esta zonas son aquellas situadas en el Atlántico Norte al norte del Trópico de Cáncer. El norte de África no aparece en la lista 

Ceuta y Melilla en el nuevo contexto estratégico

Han pasado ya 28 años desde que España entró a la OTAN. Desde ese momento hasta la fecha, la situación estratégica mundial ha cambiado. La Unión Soviética desapareció y la OTAN ha crecido por la incorporación de países del antiguo Pacto de Varsovia. Por otro lado, se dió el atentado del 11 de septiembre de 2001 que trajo un proceso de globalización. Por último, se ha formado el Grupo BRIC que tiene un fuerte peso político y económico internacional.

Mucho agua ha corrido bajo los puentes desde 1982. Se han dado muchos hechos que amplían el alcance estratégico del tratado. En un primer hecho, la extensión protegida se extendió a un, hasta ahora impreciso, espacio euroatlántico. Posteriormente en un segundo, se definió la distancia estratégica para incorporar a las zonas de interés como ámbito de protección. En resúmen, efectivamente el artículo 5 ha sufrido variaciones.  

De manera tal que el nuevo Concepto Estratégico de la OTAN (CE OTAN) trae novedades. Este concepto, fue aprobado en Lisboa el pasado 20 de noviembre. Inicia con un preámbulo, en el que establece que los ciudadanos de los países miembros confían su seguridad a la OTAN. Prosigue declarando que la OTAN desplegará fuerzas donde y cuando sean requeridas. Finaliza con la declaración de que la OTAN promoverá la seguridad común alrededor del mundo. 

Asimismo, en el segundo término declara que la OTAN se defenderá de cualquier amenaza de agresión contra los aliados individualmente o de la Alianza como grupo. Por otro lado, garantiza que la defensa se hará de acuerdo al artículo 5 del Tratado de Washington. El mensaje final aquí es que ya Ceuta y Melilla aparecen en el mapa de la OTAN.

Noticia del 26 de Abril de 1993.

Consideraciones que deben ser tomadas en cuenta

En el nuevo contenido del CE OTAN, aparece un novedoso planteamiento de los principios básicos de la Alianza. En primer lugar, la actuación de la OTAN se expande a cualquier parte del globo donde se amenacen los intereses de los aliados. De manera tal que, se pasa de una visión regional a una global y esto se traduce en un cambio profundo

En segundo lugar, al tratar la defensa del colectivo se declara que la OTAN actuará siempre que existan amenazas contra la seguridad fundamental de los aliados. Esto, sin ninguna duda, arropa a la defensa y la estabilidad de Ceuta y Melilla. Siendo ambas parte integrante del territorio español, son vitales para toda nuestra seguridad nacional.

En tercer lugar, se habla de que la responsabilidad más grande de la Alianza es defender nuestro territorio y nuestras poblaciones contra cualquier ataque. En este punto implícitamente se incluyen a Ceuta y Melilla. Se llega a esta conclusión por dos razones, la primera porque es territorio español según nuestra constitución. En tanto que la segunda vía es que en ambas ciudades existe una muy representativa población española.

Por último, nadie discute que España es un importante socio de la OTAN. Contribuye con el 5% al presupuesto común aliado que fue algo cercano a los 90 millones de euros en 2009. Asimismo, contribuye a su Estructura de Mando desplegando en Madrid un Cuartel General de Mando Componente Terrestre. Aparte de lo dicho, participa en casi todas las operaciones de la alianza con sacrificio de nuestros soldados en algunas ocasiones.

A manera de análisis

Salta a la vista que no es razonable ni lógico que en las actuales condiciones de seguridad global, Ceuta y Melilla están fuera de la protección de la OTAN. Es inobjetable que si estuvieran dentro del sistema defensivo, las relaciones con Marruecos y el Mediterráneo Occidental 

Sin duda, si ambas ciudades estuvieran dentro del sistema defensivo de la Alianza, nuestras relaciones con Marruecos y con el entorno estratégico del Mediterráneo Occidental serían más estables y armoniosas. Por otro lado, la Cámara de Representantes marroquíes tampoco incluiría la soberanía de Ceuta y Melilla en la discusión de temas de interés mutuo con España.

Es verdad que la OTAN puede actuar en Afganistán, en Pakistán o en el Océano Índico siempre garantizando los intereses de los aliados, entre los que nos hallamos, pero no es menos cierto que parece trasnochado e incoherente que la Alianza no tenga incluido en su sistema de defensa una parte del territorio nacional de uno de sus aliados más importantes y fiables.

También aparecen agravios comparativos. Por ejemplo ¿Por qué para Francia se consideraron dentro de la Alianza a sus Departamentos argelinos con menos justificación legítima que Ceuta y Melilla? Un segundo caso, cuando Turquía ingresó en la Alianza se hizo un Protocolo Adicional al Tratado de Washington. ¿Cuál es la razón por la que a España no se le reconoce todo su territorio nacional constitucionalmente e internacionalmente legítimo? ¿Es que somos un socio de segunda fila en la Alianza?

La conclusión

La seguridad y defensa de nuestro territorio nacional tendría una mayor garantía y credibilidad si se incluyeran Ceuta y Melilla dentro del sistema defensivo aliado, mediante el oportuno Protocolo, en su caso, o el procedimiento jurídico que se estimara conveniente. Se trata de un asunto de voluntad política, no de un problema técnico-jurídico. Entonces seríamos, de verdad, un aliado entre iguales.

Como final, aprovechando estos momentos de la aprobación del nuevo CE, de revisiones y cambios profundos y de la natural evolución y consolidación de la Alianza Atlántica, parece oportuno que se elimine esta incoherencia en la OTAN en aras de construir una Alianza más sólida, compacta y creíble. No deberíamos dejar pasar esta oportunidad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here