España afronta en la actualidad  el mayor despliegue militar de su historia reciente. Esta nueva situación se presenta luego de seis años consecutivos de recortes presupuestarios. Las fuerzas armadas afrontan la mayor movilización de su historia contemporánea. Esta movilización comprende una docena de misiones internacionales. Tales misiones están programadas para los escenarios estratégicos más inestables del mundo. 

Es un hecho que la actual administración a punto de concluir. Así pues, los militares esperan que los Presupuestos Generales del Estado para 2015, frenen la caída de su presupuesto. Esta disminución comenzó con la crisis económica y se ha mantenido en caída. Las fuentes castrenses esperan que, al menos, se mantenga en los mismos niveles de 2014.

La situación actual es crítica debido a los recortes que han reducido el presupuesto de Defensa en un 30%. Esto ha acelerado el proceso de transformación de las estructuras orgánica y operativa de las Fuerzas Armadas. Se les ha dado prioridad a unas capacidades y se postergaron otras. Solo así se ha podido garantizar la Defensa Nacional y cumplir los compromisos con nuestros aliados.

Defensa está clara que, para hacer posible una presencia eficiente en una docena de teatros de operaciones, se necesita de recursos económicos suficientes. Esto solo puede materializarse si las fuerzas políticas y la sociedad son conscientes. Tiene que estar claros que el poder de una nación no solo reside en su peso económico, comercial y diplomático. Por el contrario, este también se asienta en sus capacidades militares.

El despliegue militar español

Nunca en nuestra historia reciente los militares españoles habían estado desplegados simultáneamente. En los actuales momentos hay soldados españoles en el este de Europa, África subsahariana, Asia Central, Oriente Medio, océano Índico y Centroeuropa. Estos despliegues se hacen formando parte de coaliciones multinacionales en el seno de la OTAN.

Contingentes españoles se encuentran actualmente en Herat (Afganistán), en la Fuerza Internacional de Asistencia para la Seguridad (ISAF). También los tenemos en Marjayoun (Líbano), como parte de la Fuerza de Naciones Unidas (UNIFIL). De igual manera se encuentran en Mali, junto a Francia en la misión de la UE contra el yihadismo. 

Simultáneamente tenemos un destacamento de apoyo aéreo a la misión en Mali; Bangui (República Centroafricana). Este destacamento forma parte de la misión lanzada por la UE para estabilizar el país que está en guerra civil. Un destacamento aéreo de apoyo a la anterior misión se encuentra el cuerno de África. Este último forma parte de misión de la UE de lucha contra la piratería somalí. 

En el despliegue militar también permanece Yibuti, como apoyo aéreo a la misión anteriormente mencionada. Así también, efectivos militares españoles se encuentran en  Mogadiscio (Somalia) entrenando al nuevo ejército somalí. Por último hay efectivos desplegados en Bosnia y Herzegovina para mantener la seguridad.

Sin embargo, el despliegue español se ha extendido desde este verano a Europa del Este. esta es una consecuencia de la guerra en Ucrania que enfrenta a Rusia y la OTAN. España desplegará a partir de enero cuatro cazabombarderos Eurofighter en Estonia. Este despliegue será en conjunto con cazas del Reino Unido y Polonia, de esta manera, piensan reforzar el espacio aéreo del Báltico.  

 

La posición del Ministerio de Defensa

La semana pasada el ministro de Defensa, Pedro Morenés, anunció en el Congreso de los Diputados que España el despliegue militar de finales de enero. Este está pautado para realizarse en la frontera sur de Turquía. En él se posicionará una batería de misiles antiaéreos Patriot con seis lanzadores y 130 militares.

Estas unidades relevarán a una batería holandesa desplegada en el sitio. Estos misiles tierra-aire están actualmente en el estrecho de Gibraltar. Luego de posicionados, pasarán a formar parte del operativo de la OTAN. En este operativo se busca proteger a la población turca de ataques aéreos y de misiles lanzados desde Siria.

El despliegue español se ampliará tras la reciente cumbre de Gales en la que la OTAN aprobó la creación de una fuerza de reacción rápida. Esta fuerza está formada por entre 4.000 y 5.000 efectivos y tiene capacidad de despliegue en 48 horas. La finalidad de esta fuerza, que Polonia ha solicitado esté en su territorio, es sacar músculo ante Putin. No obstante, no existe tal necesidad de situarse donde se requirió. Según se pudo saber, esta puede ser aerotransportada a cualquier espacio según se requiera.

El Ministerio de Defensa estudia la colaboración de España con esta fuerza antes mencionada. El aporte puede concretarse como un batallón mecanizado, cuartel general terrestre de alta disponibilidad y control proyectable. El cuartel general de la fuerza de acción rápida rotaria su sede en esas tres locaciones..

España también hará un despliegue militar en favor de la coalición liderada por Estados Unidos. La coalición tiene como objetivo combatir al Estado Islámico en Irak y Siria. Existe la certeza de que el islamismo radical es una amenaza. Por tanto, esta debe combatirse en su foco de origen antes de que afecte a Europa.

Otros intereses en el despliegue militar

Morenés develó en su comparecencia ante la Comisión de Defensa que un general y siete oficiales se encontraban ya en el Cuartel General de Tampa (Florida, Estados Unidos). Su participación será vital en las conversaciones sobre los aportes de los países de la coalición. De momento Estados Unidos solo plantea ataques aéreos contra el ejército del EI. En consecuencia el gobierno español estudia el tipo de apoyo aéreo que podría prestarles, excluidos los bombardeos. 

Fuentes militares señalan que nuestra participación podría limitarse a proteger con cazas la zona de exclusión aérea en torno a las zonas de Siria e Irak. Piensan que podría ser un despliegue similar al de la campaña en Libia contra Gadafi. Sin embargo, el interés del Pentágono respecto a nuestra aportación a la coalición es específico. Este se centra en obtener facilidades logísticas en las bases de utilización conjunta de Rota (Cádiz) y Morón (Sevilla). 

Como puede verse, el despliegue de las fuerzas armadas se extiende a escenarios impensables hace apenas unos años. Todas estas movilizaciones necesitan sistemas de mando y control modernos. Necesitan además, sistemas de inteligencia que permitan adelantarse a las amenazas contra las unidades de operaciones especiales. Por otro lado, deben contar con capacidad de respuesta ante las ciberamenazas. Adicionalmente, deben poseer sistemas de armas adecuados para cada tipo de operación.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here