El Príncipe de Asturias Don Felipe de Borbón hizo renovación de su juramento de bandera el pasado viernes. La ceremonia estuvo enmarcada en los actos conmemorativos del 25 aniversario de la XLI promoción de tenientes de la Academia General del Aire (AGA).

Don Felipe, recibió su instrucción militar y aeronáutica en la AGA en el curso 1987-1988. Finalmente, recibió su despacho de teniente en el año 1989. Durante este acto estuvo acompañado, además de sus compañeros de promoción, por su esposa, doña Letizia, y sus dos hijas. Estas, las infantas Leonor y Sofía, recibieron muestras de cariño de su padre durante toda la ceremonia.

En su proceso de formación, tanto el príncipe como sus compañeros se entrenaron en los aviones T-34 Mentor y C-101 respectivamente. También tuvo la ocasión de volar el C-212 Aviocar. Antes que él, su padre el rey, don Juan Carlos, recibió formación en la AGA. Esto lo hizo 30 años antes, en el curso académico 1958-1959. El Rey padre realizó su primer vuelo el 16 de septiembre de 1958. Su emblema de piloto militar lo recibió el 15 de julio de 1959.

San Javier fue un regio escenario para el juramento de bandera

El príncipe llegó a la sede de la academia, en San Javier, unos 10 minutos antes de las 11 de la mañana. Acto seguido pasó revista a las tropas. Luego pasó a ocupar su puesto en la formación junto con otros 62 componentes de su promoción. Posteriormente, el Príncipe renovó su juramento de bandera. Como se recuerda, esto es algo que también había hecho al cumplirse las bodas de plata de su promoción en el Ejército del Aire y en la Armada.

Tras él, hicieron lo propio el resto de miembros de la promoción, así como 7 miembros de las promociones del 89 del Cuerpo de Ingenieros. De igual forma procedieron los Cuerpos Comunes de la Fuerzas Armadas, y familiares de los integrantes ya fallecidos de la promoción.

Asimismo, unos 48 civiles juraron también hoy sus respetos a la enseña nacional. Tras esos actos, y ocupando ya Don Felipe su puesto en la tribuna de honor, se continuó el acto protocolar. Pasó a hablar el teniente coronel Manuel de la Chica Camúñez quien felicitó a los componentes de la XLI promoción por su nuevo aniversario. También los reconoció por cumplir en estos años con fidelidad su deber de servir a la patria de las más diversas maneras.

La renovación del juramento de bandera, ha dicho, no puede ser solo una mirada hacia el pasado. Por el contrario,debe ser también un modo de recobrar la ilusión, renovar los ánimos y ser conscientes de la trascendencia que tiene su cometido. A los alumnos actuales de la AGA les recomendó trabajar unidos y con compañerismo para hacer frente a los obstáculos. Al final, tuvo un recuerdo emocionado para los fallecidos.

Cierre del acto

En el inicio del cierre de la ceremonia tomó la palabra el director de la base, el coronel Gracia. Este recordó a los homenajeados la vocación y voluntad de servicio de los miembros del Ejército del Aire. Hizo énfasis con sus palabras en los valores de honor, lealtad, valor, compañerismo, disciplina y respeto que deben caracterizarlos.

Luego de  escuchar el himno del Ejército del Aire, los alumnos de la AGA desfilaron ante los Príncipes. Para el cierre del acto, se hizo un homenaje a los caídos. Posteriormente hubo una exhibición de la patrulla acrobática “Águila” del Ejército del Aire. Las maniobras fueron en honor de la Casa Real, el  resto de miembros de la promoción y de sus familiares. En ellas participaron siete aviones que realizaron movimientos aéreos con velocidades que superaron los 500 kilómetros por hora.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here