La Fuerza Aérea de EE.UU acaba de anunciar que podría paralizar el programa de retiro del avión de ataque A-10. Según informa “Defense One”, se tienen planes para usar la aeronave en los bombardeos contra el Daesh en Irak y Siria.

El avión de ataque A-10 es un avión turbo ventilador de doble asiento, monomotor, de reacción y de ala recta. El grupo Fairchild-Republic es el responsable por el desarrollo para la USAF (Fuerza Aérea de los Estados Unidos). Comúnmente se le conoce por los apodos “Warthog” o “Hog”. Fue diseñado para operaciones de  apoyo aéreo cercano (CAS) de tropas terrestres.

El A-10 sirvió en la Operación Tormenta del Desierto (Guerra del Golfo), y en la invasión de Kuwait por Irak, en donde el A-10 se distinguió. El avión de ataque A-10 también participó en otros conflictos como en Granada, los Balcanes, Afganistán, Irak y contra el Estado Islámico en el Medio Oriente.

El avión modelo A-10 ronda ya los 40 años de servicio. Debido a su destacada participación en conflicto en el medio oriente, se piensa en retrasar su pase a desincorporación. Oficiales de la Fuerza Aérea manifiestan que estas aeronaves serán usadas en condiciones donde ya han demostrado alta eficiencia. 

El avión de ataque A-10 y su intento de jubilación anticipada

Hace dos años la USAF  propuso la retirada del avión de ataque A-10. Esto levantó una oleada de críticas negativas. A lo largo de este tiempo, la Fuerza Aérea había  desplegado escuadrones para volar misiones de combate contra Estado Islámico. Tanto en Irak y Siria estos modelos probaron ser muy eficaces.

La aeronave A-10 tiene una alta capacidad para resistir el fuego enemigo desde tierra. Su diseño le permite volar bajo y lento cerca del campo de batalla. Por este motivo su velocidad ha sido la característica más criticada durante los últimos años. “Tal vez podamos mantener el avión un poco más de tiempo”, dijo el general Herbert Carlisle, jefe del Comando de Combate Aéreo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here